Portada :: Espaa :: La indignacin toma las plazas
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-10-2011

Ideas en accin (I)
Lenin para [email protected]

scar Simn
En lucha / En lluita


Iniciamos una serie de artculos en esta seccin que tratarn de explicar la relevancia de las ideas de Lenin para el movimiento 15M.

La primera cuestin es entender que cuando hablamos de leninismo nos referimos a un corpus terico prctico que se origina en Marx y Engels, y pasa por Trotsky, Rosa Luxemburg, Gramsci o los ms recientes Cliff, Bensad o Callinicos, entre otros. Aclarado este tema insistir ms, sin embargo, en las aportaciones del propio Lenin, ya que hoy es presentado como una especie de vengador totalitario que abri el camino a Stalin.

La segunda cuestin es la insistencia de Lenin en analizar la realidad concreta en la que se desarrollan las luchas, para as adaptar las tcticas y estrategias al contexto del momento. Tony Cliff deca que un reloj parado puede dar la hora dos veces al da, pero realmente es intil. Es decir, ningn movimiento debe actuar con clichs predeterminados. De hecho el 15M, tras casi cuatro meses de existencia, se est desarrollando en circunstancias diferentes a las que vieron su nacimiento.

El Gobierno est adaptando su discurso para cooptar a cierta parte del movimiento; la represin empieza a concentrarse en aquellos sectores del movimiento ms activos, como los que tratan de impedir los desahucios; sobre todo, el conjunto de la sociedad ya conoce al 15M y de alguna manera espera nuevos avances.

El movimiento debe ser consciente de esta necesidad de flexibilidad y anlisis o puede quedarse fosilizado.

Las personas tienen diferentes motivaciones para luchar, pero la mayora lo hace para mejorar sus propias vidas. Dado que la mayora de la sociedad no es revolucionaria, las ideas dominantes en el 15M, al ser ste un movimiento amplio, son reformistas, es decir abogan por cambiar cosas tales como la ley electoral, las pensiones, la ley hipotecaria, el salario mnimo, defender los servicios pblicos, etc.

Es aqu cuando llegamos a la tercera cuestin: el papel de las demandas y cmo el camino para conseguir las mismas determina el fin en s mismo. De hecho, Lenin sola repetir una frase similar de Lafarge (yerno de Marx). Es decir, cuando en la Rusia de 1917 la gente peda Paz, Pan y Tierra, algunos como los social-revolucionarios (reformistas) abogaban por intentar conseguir esas demandas mediante el parlamento. En cambio Lenin, en Las tesis de abril, abogaba por tomar el poder desde los soviets para obtener estas mismas demandas. El resultado fue la revolucin rusa, la primera victoria total de la clase trabajadora frente al capitalismo.

As en el 15M, salvando las distancias, el mtodo de lucha para conseguir las demandas es la clave.

Una cosa es esperar a que los polticos modifiquen la ley de extranjera para evitar las redadas contra los inmigrantes. Otra muy diferente es formar redes de solidaridad que impidan las mismas y forzar a los polticos a cambiar la ley. Los diferentes caminos recorridos determinan resultados diferentes. Las redes de solidaridad, la modificacin de las consciencias y la autoorganizacin generadas por el segundo camino son los que el movimiento debera buscar en todos los ejes.

El papel de las demandas introduce la cuarta cuestin: lo que Lenin llam la enfermedad infantil del comunismo, el ultraizquierdismo.

Desde ciertos sectores del movimiento se ha torpedeado la aprobacin de un documento de mnimos, argumentando que no era ms que una carta a los reyes. Los defensores de esta posicin cometen al menos tres errores importantes.

El primero es no entender la interaccin entre el nivel de consciencia y el desarrollo de las luchas. Miles de personas en las calles luchando por demandas de manera radical, estn mucho ms cerca de la revolucin que unos cientos hablando de la misma.

El segundo error es reducir la posicin revolucionaria a la propaganda, no entender el papel que los mnimos juegan dentro del 15M como aglutinadores del mismo en cuanto al discurso y la accin. Adems, fuera del movimiento, son uno de los mecanismos centrales mediante el cual el 15M establece vnculos con el resto de la sociedad, al incidir sobre aspectos fundamentales de la clase trabajadora: vivienda, servicios pblicos y condiciones laborales.

El tercer error es utilizar la existencia de contradicciones en el seno del 15M para calificarlo de pequeo burgus, por no tener un programa revolucionario o de espaolista por no tener del todo claro el derecho a la autodeterminacin y en consecuencia dejar de participar en el mismo o hacerlo desde la barrera. Aqu Lenin le deca a Luxemburg algo as como quien espere una revolucin socialista pura deber esperar sentado.

Quedan tres cuestiones clave: el papel de las y los revolucionarios dentro del movimiento; la democracia dentro del 15M y el papel de las asambleas; y la cuestin del poder y la clase trabajadora. A stas volveremos en los prximos artculos.

scar Simn es militante de En lluita / En lucha

Fuente:   http://enlucha.org/site/?q=node/16325

VERSI EN CATAL: http://www.enlluita.org/site/?q=node/3934 


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter