Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-04-2005

Cambio en las estrategias de negociacin de los pases endeudados con el FMI
Rebelin en la granja

Paulo Braga
La Jornada

Despus de su exitosa renegociacin de la deuda, Argentina est impulsando la conformacin de un frente de pases endeudados en Amrica Latina. En las ltimas semanas, Brasil alcanz un acuerdo con el FMI en el que logr poner por delante su necesidad de crecer y en Buenos Aires se busca seguir por ese mismo camino. Es un nuevo captulo de la relacin entre las naciones deudoras y sus acreedores.


Gracias a la buena reputacin obtenida desde el inicio del gobierno del presidente Luiz Inacio Lula da Silva y el desempeo de las cuentas pblicas de 2004, Brasil cerr el mes pasado un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que permitir destinar 3 mil millones de dlares adicionales a inversiones en infraestructura en los prximos tres aos sin arriesgar el cumplimiento estricto de las metas de ahorro fiscal.

El plan piloto se usar como modelo en un posible cambio en la metodologa contable utilizada por la institucin financiera, beneficiando en un primer momento a Brasil, a partir de la superacin de la meta de supervit fiscal primario de 4.5 por ciento pactada con el FMI el ao pasado.

Los mil millones de dlares anuales, que sern destinados a obras, equivalen aproximadamente a 0.25 por ciento del producto interno bruto (PIB) de Brasil. De tal manera que aunque Brasil tenga un dficit programado de 4.25 por ciento, el objetivo estara cumplido si el resultado fiscal alcanzara 4 por ciento. As, las inversiones en infraestructura seguirn contabilizadas como gastos, pero se podr alterar la meta. E incluso si el pas finalmente no tuviera un acuerdo con el fondo, el gobierno se compromete a seguir cumpliendo con las metas fiscales establecidas para los prximos aos por la llamada Ley de Directrices Presupuestarias, aprobada como forma de demostrar rigor con las cuentas pblicas.

En 2003, Brasil propuso la flexibilizacin de las reglas del fondo para contabilizar inversiones, considerando que stas impulsan el crecimiento econmico y, por tanto, deben tener un trato contable distinto al de los gastos corrientes.

Segn el acuerdo entre Brasil y el FMI, los recursos adicionales se aplicarn a proyectos con potencial para generar un crculo virtuoso. La idea es que los proyectos apalanquen el crecimiento, creando una mejora general de las finanzas pblicas para reducir su pesado endeudamiento. El rea ms atendida ser la infraestructura vial. Casi 70 por ciento de los recursos sern canalizados para reparar dos terceras partes de los 58 mil kilmetros de rutas federales y a la construccin de carreteras.

La estructura vial de Brasil es considerada uno de los principales obstculos a la expansin econmica. El ao pasado las ya importantes deficiencias se agravaron ante la necesidad de transportar una cosecha agrcola rcord. Otras reas receptoras de inversiones sern puertos, saneamiento y energa.

El FMI monitorear el programa y el gobierno publicar los resultados. Si son positivos, el beneficio podr ser ampliado a otras reas de inversin pblica. Tras su reunin de primavera, en abril prximo, la direccin del fondo prev difundir reglas relacionadas con la inversin aplicables en otros pases.

El programa acordado entre Brasil y el FMI de cierta manera endosa la visin de que "slo si crezco puedo pagar", precisamente uno de los puntos que mencion el ministro de Economa argentino, Roberto Lavagna, durante la presentacin de los nmeros de aceptacin del canje de la deuda de su pas.

Lavagna expres que en la dcada de 1990, cuando Argentina era el modelo de buen comportamiento para las instituciones multilaterales de Washington, esa concepcin "haba sido remplazada por la lgica de que un programa es sustentable mientras tenga financiamiento". Esa lgica permiti que la economa argentina mantuviera un modelo de exclusin social, que tena como condicin un elevado aumento del endeudamiento que se mantena artificialmente.

Defendiendo la posicin argentina de negociacin con los acreedores, el ministro sostuvo que "nuestra lgica fue siempre la de que sin crecimiento no hay capacidad de pago durable en el tiempo. Este principio empieza a ser discutido y aceptado a escala internacional y quizs sea el mayor aporte que Argentina pueda hacer a la estabilidad y al desarrollo de los mercados financieros internacionales".

Brasil y Argentina consideran la posibilidad de no renovar sus acuerdos con el fondo, pero uno lo hace con el compromiso de mantener polticas igualmente ortodoxas, mientras el otro quiere liberarse de las injerencias del FMI en la conduccin econmica.

Para eso, el presidente Nstor Kirchner parece dispuesto a cancelar gradualmente los vencimientos con el organismo. Argentina y el FMI empezaron negociaciones que prometen ser largas y cuyo desenlace es incierto, pues el gobierno quiere evitar interferencias del organismo en temas que considera de mbito domstico. Un caso es la renegociacin de los contratos con las empresas privatizadas, cuyas matrices en en pases desarrollados tienen influencia sobre los principales accionistas del fondo, que a la vez presionan a Argentina a que permita, por ejemplo, una actualizacin tarifaria que termine con el congelamiento decretado en enero de 2002, junto con el fin del rgimen de paridad cambiaria.

Argentina busca articular un frente de pases endeudados para negociar con ms fuerza con los organismos multilaterales. El ltimo intento ocurri a principios de marzo, cuando los presidentes de Brasil, Argentina y Venezuela estuvieron en Montevideo para la asuncin de Tabar Vzquez. All, el canciller argentino, Rafael Bielsa, declar que los mandatarios haban acordado articular una estrategia comn de negociacin con los organismos.

"Es una rebelin en la granja. El FMI est dejando de ser un corral porque los animales empiezan a querer salir", afirm Bielsa. "Tenemos de aprovechar este momento para fortalecer nuestras posiciones. Tras el canje, Argentina se convirti en una rubia de ojos azules", ironiz el ministro argentino.

La declaracin de los tres gobiernos dice solamente que "los procesos de integracin son una necesidad para concretar la idea de presentarse con la misma posicin ante los organismos multilaterales regionales e internacionales", sin hacer mencin directa al fondo. Quiz no por casualidad, autoridades brasileas se limitaron a los vagos trminos del comunicado y no quisieron comentar las declaraciones del ministro argentino.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter