Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-04-2005

Resea: "Cuba 2005", de Alfonso Sastre, Carlos Fernndez Liria, Santiago Alba, Carlo Frabetti, John Brown y Beln Gopegui
Discutamos sobre la revolucin cubana

Mara Toledano
Rebelin




A ustedes les toca la gran tarea de fijar las peripecias,
contingencias, perfiles y triunfos de nuestra Revolucin

Alejo Carpentier
Talleres del peridico Granma,
15 de enero de 1975


Resulta difcil hablar con sinceridad y argumentos de la revolucin y del socialismo cubano sin ser acusado de cualquier cosa. Los autores de este libro lo saben. En la voluntad de pensar y escribir (trminos que no siempre caminan juntos) sobre este hecho poltico trascendental del siglo XX -cuya evolucin prosigue en la actualidad- se manifiesta el deseo de fijar sus puntos de vista, una mirada crtica. Lejos de la complacencia y la celebracin, este compendio de ideas invita a un recorrido a travs de las seas de identidad del socialismo en marcha. Alfonso Sastre, abriendo el fuego, declara que nos encontramos ante un libro inslito. Es cierto. El pensamiento dominante en Occidente, impulsado por la maquinaria ideolgica de EE.UU. y sus aparatos de reproduccin, ha llevado al comunismo, es decir, a la democracia, al rincn de la basura. La fuerza del capital, de la propiedad privada de los medios de produccin y de la verdad nica hace que este compendio sea necesario, imprescindible, para todos aquellos que alguna vez hayan pensado -por su cuenta y a fuerza de sentirse solos- que existe otra forma de acercarse a la realidad. Es ms, que la realidad no es el espejo del confort y la necesaria competitividad sobre el que descansa el sistema de opresin mundial.

Casi sin querer, como si de un desliz se tratase, lneas arriba se ha afirmado que el comunismo -tambin en su peculiar versin cubana- es la democracia. Los autores del libro lo intuyen, lo explican, lo sienten. Los estados de nen -donde la injusticia regentea, donde la precariedad es norma, donde las desigualdades de gnero son palpables y los bajos salarios y los abusos del poder impiden el desarrollo de la condicin humana- no son democracias. El comunismo, por tanto, en su aspiracin a la igualdad, negando toda forma de explotacin, es la verdadera y real democracia. Muchos -incluso los escasos socialdemcratras de buena fe- se sorprendern con afirmaciones de esta naturaleza. La igualdad (en un sentido amplio del trmino) debe ser el cimiento de la sociedad democrtica. El estado de derecho -una conquista burguesa frente a los poderes de la aristocracia, una forma compleja y sutil de regulacin de la injusticia cotidiana- es slo un captulo, un paso (pequeo y, a veces, tramposo) hacia el socialismo. No es un fin, no es el destino final del tren de la historia. Es el arranque del viaje. Es la condicin necesaria -hoy por hoy y teniendo en cuenta las circunstancias objetivas- para ahondar en la senda (perdida) del socialismo transformador. Los autores del libro lo saben, lo sienten, lo intuyen. En su diferentes maneras de expresin, desde un acalorado texto autobiogrfico (Fernndez Liria) hasta un sobria pieza (casi) brechtiana (Gopegui), pasando por las inteligentes entrevistas de Santiago Alba (y un texto de profundo recorrido histrico) o las reflexiones de Brown y Frabetti palpita el deseo de superacin de la legitimidad que el estado de derecho ha concedido al capitalismo (o al revs). Es posible que Cuba no sea todava una sociedad socialista, es posible que sus desajustes burocrticos y algunos errores cometidos desde 1959 sean graves, pero parece obvio que, teniendo enfrente a EEUU, es lo ms parecido a una sociedad de iguales (con un recuerdo para Babeuf) que se puede encontrar al este (y al oeste) del edn del mercado.

No es fcil hablar del socialismo cubano. No es fcil, en ocasiones, reconocer la estela de la revolucin en medio de la gigantesca maraa de mentiras difundidas por EEUU y sus empleados. Esta nota est escrita apoyndose en la obra de Fernando Ortiz, Contrapunteo cubano del tabaco y el azcar. Quiz conocer la historia ntima de Cuba, con sus requiebros y vicisitudes, sirva para valorar los logros concretos de la revolucin, su fuerza simblica, la determinacin de un pueblo sano y culto que se levanta cada da con la intencin de perseverar en su ser, en su ser revolucionario. Este un libro valiente. Un libro azul, azul como una naranja, con el que se debe conversar.

"CUBA 2005".  Alfonso Sastre, Carlos Fernndez Liria, Santiago Alba, Carlo Frabetti, John Brown, Beln Gopegui. Editorial Hiru http://www.hiru-ed.com . Hodarribia, 2005



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter