Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Revoluciones en el mundo rabe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-11-2011

Por la paz en Siria y el despertar de la izquierda europea

VV.AA.
Rebelin


La expresin eje del mal [1] fue utilizada por primera vez por el presidente de los Estados Unidos George W. Bush en su discurso del Estado de la Unin el 29 de enero de 2002 , tres meses despus de comenzar la guerra de Afganistn, para describir a los regmenes que segn Estados Unidos apoyaban el terrorismo o sea para sealar a las naciones que no se doblegaban ante el dictado de Washington. Las que Bush mencion en su discurso fueron Irak , Irn y Corea del Norte , a los cuales posteriormente se aadieron Libia , Siria y Cuba [2]. Ms tarde se agregaron otros cuatro Estados ms: Bielorrusia , Myanmar , Sudn y Zimbabue y en ms de una ocasin hubo alusiones claras a China, e incluso Rusia. La globalizacin neoliberal conducida con esplendor por los Estados Unidos requera un claro dominio de la cultura occidental sobre todo el planeta. Solo desde este punto de vista es como se entiende mejor la tesis de Samuel Huntington [3] . Mientras hubiera disidencia de naciones se producira un choque de civilizaciones. La asimilacin y adhesin de todos los pueblos y culturas al ordenestadounidense fue diseada por su amigo Zbigniew Brzezinski [4] el gran estratega militar y meditico, que al trmino de la Guerra Fra estableci las prioridades para la hegemona global estadounidense. Era obligado extender a todas las naciones, con independencia de la civilizacin de la que provengan, el modelo de democracia y derechos humanos occidental de manera que se lograra un mundo ordenado, homogneo y de pensamiento nico. Esta era en resumen la aspiracin expresada por Francis Fukuyama en su famoso artculo "El fin de la Historia".

De los once pases de la lista, los EEUU han destruido, desde entonces, tres de ellos, Irak, Afganistn y Libia, con ms de cientos de miles de muertos en los dos primeros y ms de50.000 en el tercero [5] .

No han podido hacerlo con Bielorrusia por la firme oposicin de Rusia con la que ya no contaron tras el desencuentro con Putin a comienzos de 2005. Tampoco lo consiguieron con Zimbabue, ni con Myanmar ni con Corea del Norte por la apuesta firme que China ha hecho para impedirlo, una China, sin duda, que ha acelerado su entrada en escena mundial, tras el desastre de las economas de los EEUU y la Unin Europea.

Despus de haber destruido Libia, ahora buscan la devastacin de Siria y ya se anuncia la de Irn como la siguiente. Como puede apreciarse, el plan estaba claramente trazado de antemano, aunque la Gran Recesin ha acelerado su cumplimiento a marchas forzadas. Tnez y Egipto no estaban en la lista, eran pases sometidos al dominio de Occidente y como se comprueba tienen un tratamiento bien distinto, lo mismo que Bahrein o Marruecos. El estallido de la rebelin popular pill desprevenidos a Francia, Gran Bretaa y EEUU, los cuales siguen teniendo un gran control sobre su comercio y mucho ms sobre sus ejrcitos y servicios de inteligencia.

En Libia ha ocurrido todo lo contrario. Se ha destruido un Estado, se han devastado las ciudades con varios miles de operaciones de bombardeo, empleando los drones (aviones sin tripulacin) estadounidenses y cientos de cazabombarderos con apoyo de submarinos, fragatas, y los medios de guerra de destruccin masiva ms sofisticados. Todas estas operaciones se han censurado y se han ocultado a los telespectadores, para no provocar reacciones de parte de los sentimientos humanitarios de los ciudadanos, en un alarde meditico de prefabricacin de imgenes y noticias noveladas siguiendo el patrn conductista. Ahora comienzan a llegar testimonios de periodistas independientes que lo presenciaron y nos dejan atnitos.

Cada da que se investiga ms y ms lo sucedido en los pases rabes, descendiendo al anlisis de las noticias, correlacionando unas con otras, se llega a la inevitable conclusin de que la llamada primavera rabe ha sido la obra maestra de unos servicios de inteligencia occidentales muy coordinados con el predominio meditico para desatar las contradicciones tribales de estos pueblos de religin islmica. En aquellos pases como Libia y Siria, cuyas cpulas estatales no han estado sometidas al poder comercial, financiero y militar de los EEUU, Israel y sus aliados, como ha sido el caso de Tnez y Egipto, la desestabilizacin social se ha de completar con el derrocamiento de un rgimen por medio de la guerra.

Servicios de Seguridad, diplomacia, presin militar, financiamiento masivo, compra de voluntades, conspiraciones de palacio, etc., todo un entramado que ha requerido tres elementos bsicos: el dlar, la tecnologa y las armas. En la actualidad se ha aadido otro: el control meditico de la percepcin de las poblaciones occidentales, manipulando sus sentimientos y valores, como la democracia y los derechos humanos, dando la espalda a esta campaa blica de destruccin masiva de colectividades y pueblos que hasta hace bien poco eran sujetos de la pacfica Cooperacin Internacional al desarrollo y de una Alianza de Civilizaciones. Una magistral operacin de conductismo ciudadano para dar cumplimiento al plan de ordenacin del mundo divulgado por George W. Bush.

Se trata de la misma tctica empleada en la Guerra Fra pero perfeccionada, en la actualidad, gracias a los grandes avances tcnicos de las comunicaciones y el transporte operados en la dcada de los 90. Se va comprando a las disidencias nacionales, refugiadas en las capitales occidentales, proporcionndolas poder econmico y poltico, se capacita y organiza un ejrcito de nativos descontentos del pas y se hace caer sobre ellos una lluvia de dlares y armas de tecnologa punta. Se les promete un botn si logran sus objetivos. Van a ser la nueva clase dirigente y las fuerzas mercenarias la mdula del nuevo ejrcito nacional. Es el plan sempiterno del conquistador.

Este conductismo mgico se consigue gracias a la televisin capaz de ofrecer la imagen en tiempo real que ellos quieran proyectar, prefabricando las secuencias. No importa dnde se elabore el producto, las imgenes mviles pueden ser perfectamente producidas y emitidas desde un despacho por expertos, cumpliendo la profeca orweliana. Con este predominio cualquier pas se puede desestabilizar.

James Petras, asombrado por la pasividad de la izquierda europea, declaraba, en una entrevista realizada un da despus de la entrada de las fuerzas rebeldes en Trpoli:

Primero debemos caracterizar esta guerra contra Libia y su pueblo como uno de los grandes crmenes del nuevo milenio. El hecho es que por 188 das la OTAN, las fuerzas de Francia, Estados Unidos y Gran Bretaa estn tirando bombas. Son 188 das de terror, de destruccin y a partir de los actos destructivos han tomado terreno sus mercenarios, en la lucha terrestre [...] tenemos otra gran tragedia pues en ninguno de los pases de Europa o en los EEUU aparece ni una sola protesta. Todos los personajes intelectuales franceses que aparecen en los peridicos de izquierda en Brasil, en Uruguay, en Argentina, personajes bien conocidos como figuras marxistas, son parte de este partido que apoya este levantamiento dirigido y financiado por la OTAN. Esa es una de las grandes tragedias, porque mientras entendemos que el imperialismo y sus medios de comunicacin estn apoyando este acto criminal, la izquierda -en el mejor de los casos- est silenciosa cuando no se suma a la celebracin, supuestamentecontra el tirano. Pero, quin es ms tirano? Una fuerza colonial que est tirando miles y miles, cientos de miles de misiles y bombas por casi 6 meses, o un gobierno que legtimo en su pas y apoyado por su pueblo antes que entraran en Trpoli. Y ahora, toda la poblacin, hace lo que puede para salvar la vida incluso para evitar persecucin y asesinatos si salen a la calle a celebrar la ocupacin". [6]

En Madrid no fue posible organizar una movilizacin masiva de rechazo a la implicacin militar de Espaa en la guerra de la OTAN, porque antes haba que procesar a Gadafi por una acusacin de crmenes que no estaban demostrados, ni se quisieron demostrar. Se contribuy a una matanza que supera ya las 50.000 vctimas y se ocult que el levantamiento contra el rgimen social en Libia fue progresivamente auspiciado, financiado, armado y relatado desde afuera. Y ahora en el caso de Siria se vuelve a repetir la misma perversin paralizante de la opinin pblica.

La verdadera agresin contra el pueblo libio es la autntica matanza indiscriminada que han realizado la fuerza area de la OTAN y sus rebeldes armados, que han asolado ciudades enteras y que estn imponiendo a sangre y fuego su dominio y el retroceso social y cultural que representan. Y desgraciadamente la catstrofe libia no ha concluido. Pero no importa, porque el negocio de la reconstruccin va a suponer una ayuda a la reactivacin de las economas de los pases agresores, ya que Libia puede pagar el coste dada su rica produccin energtica.

SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO SIRIO!! Si pero la solidaridad no puede olvidar que Siria, desde hace aos, est en la lista negra de la guerra imperialista que se propone doblegarla o devastarla abriendo la puerta a la expansin territorial de Israel. Que a no ser por el veto de China, Rusia y la negativa de Brasil y Sudfrica en el Consejo de Seguridad, la OTAN estara ya en destruyendo militarmente el Estado. Solidaridad con el pueblo sirio y maldicin y condena a los agresores que conspiran para hacerse con el pas, una vez que Bashar Al Assad haya sido derrocado y arda por los cuatro costados en una interminable guerra civil. Los artfices de esta descabellada aventura son los neoconservadores que han diseado y fabricado la gran maquinaria de castigo dirigida a reducir uno por uno a todos los integrantes de la lista del eje del mal. Es un camino de guerra mundial porque al final de la lista estn Rusia y China.

Siria es ahora el cuarto de la lista e Irn ser el quinto. No se pueden ignorar estos elementos estratgicos a la hora de plantear nuestra solidaridad con el pueblo sirio. Sobran demagogias y discursos fciles llenos de humanismo abstracto. Si la OTAN ha logrado aparecer como elemento civilizador, exportador de la democracia y de la cultura de los derechos humanos, qu es lo que pinta la izquierda anticapitalista compitiendo con ese moderno fascismo benemrito? Cuando en realidad la agresin a Libia, los bombardeos de sus ciudades por parte de la OTAN y la represin social a manos de los rebeldes tras la victoria de la OTAN ha sido la ltima mayor accin de terrorismo occidental y la solidaridad para animar a un nuevo levantamiento es lo que culminara el xito del fascismo neoconservador.

Desde una parte de la izquierda se nos dice que millares de manifestantes pacficos han sido asesinados por las fuerzas de seguridad del rgimen de Bachar Al-Asad y se lamentan de la inoperancia internacional. Sin embargo, a lo que estamos asistiendo en Siria es a un levantamiento armado de sectores tribales, bien pertrechados por las fuerzas occidentales, dentro de la estrategia ya desarrollada en Libia. Ni se han documentado los supuestos bombardeos de ciudades por parte del legtimo gobierno libio s se han documentado, en cambio, los de la OTAN- ni se ha documentado el bombardeo de ciudades en Siria que denuncia esta parte de la izquierda. Lo que se estn produciendo son graves choques militares con cientos de muertos por las dos partes.

La gran operacin de la OTAN, no parece ampliarse hasta la aniquilacin blanda de la izquierda europea reducindola a un papel de comparsa?

Por eso desde nuestra humilde posicin personal, queremos manifestar:

1.- Nuestro total acuerdo con la percepcin que de estas masacres tiene la izquierda latinoamericana. Nos alegra que los partidos polticos latinoamericanos de raz popular y transformadora, y sus Gobiernos en Cuba, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Brasil, tengan asumido que nos encontramos ante una de las ms arteras maniobras del imperialismo, cuyo desarrollo nos aproxima al abismo de una guerra mundial.

2.- Llamamos a que la izquierda, sin exclusin de fuerzas, despierte explicando a sus electores y a la opinin pblica, la perversa irracionalidad que encierra toda accin blica pretendidamente salvadora. En este sentido, las actividades realmente solidarias deben ir dirigidas a promover la pacificacin y el armisticio y no a la criminalizacin de una de las partes.

3.- Que no se puede hablar de pueblo en trminos generales cuando sus ciudadanos estn sumidos en una guerra civil. En Siria hay grandes manifestaciones populares que apoyan al rgimen, lo mismo que las haba en Libia. Por qu los medios no informan de ello? No estarn actuando estos medios en complicidad con la doctrina del eje del mal?

4.- Exhortamos a todas las esferas de poder a abogar por soluciones de reconciliacin entre las partes. Durante la guerra de Libia hubo sucesivos intentos de favorecer un armisticio, como propugnaron los Gobiernos de Venezuela, Turqua, la Unin Africana y Sudfrica, Rusia, Brasil y otros, pero las potencias agresoras hicieron odos sordos. Nos pronunciamos por esta solucin en SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO SIRIO. La Liga rabe recientemente ha acordado un Plan con el Gobierno sirio, pero no se lograr en un da. Resulta inaceptable y condenable que ciertos rotativos hipcritamente renuncien a esa pacificacin bajo el pretexto de que una de las partes lo acaba de boicotear. Si fuera preciso debera convocarse una Conferencia internacional para ese objetivo. Nuestros gobiernos de la UE deben abstenerse de emplear la fuerza militar como solucin del conflicto. Apoyamos las soluciones de negociacin, denunciamos la informacin sesgada que alienta el odio y la confrontacin. Celebramos que China y Rusia trabajen por la reconciliacin, junto a otros pases vecinos.

5.- Declaramos que los derechos humanos son violados en primer lugar por las potencias, las organizaciones y los medios de comunicacin que jalean o apoyan la lucha armada para una supuesta liberacin o conquista de la democracia, cuando se desconoce el supuesto programa poltico liberador. Si las potencias extranjeras no respetan la institucionalidad del Estado legtimamente constituido y Washington no renuncia a su poltica de Choque de Civilizaciones, contra ellas debe ir toda la condena en primer lugar.

6.- Exigimos a Israel que renuncie al trafico de armas a travs de las fronteras.

7.- Llamamos a la constitucin de un Foro por la Paz Mundial y en contra de la guerra imperialista que ante la depresin econmica de Occidente corre el riesgo de ampliarse cada vez a una escala ms global.

Jos Mara Torres Prez , Presidente de la Fundacin Rubn Daro- Campo Ciudad

Ricardo Gayol Rodrguez, Presidente de la Fundacin HIJOS DEL MAIZ

Pedro Barragn Crdenas , Pilar Navarro Rico, Mara del Carmen Domnguez Luque. Alicia Garca Vzquez, Jos Porrero Montalbn. Jos Hernndez Lpez, Antonio Garca Ruiz, Paco Caldern Snchez de Rojas

NOTAS

[1] Bush seala a Irn, Irak y Corea del Norte como protagonistas de un nuevo "eje del mal". El Pas, 31 de enero de 2002. http://www.elpais.com/articulo/internacional/BUSH/_GEORGE_W/Bush/senala/Iran/Irak/Corea/Norte/protagonistas/nuevo/eje/mal/elpepiint/20020131elpepiint_6/Tes. Las palabras del discurso de George Bush haran despertar las conciencias. Pueden encontrarse en http://georgewbush-whitehouse.archives.gov/news/releases/2002/01/20020129-11.html: Reproducimos aqu un extracto:

[Nuestro objetivo] es prevenir que regmenes que apoyan al terror amenacen a [Estados Unidos] o a nuestros amigos y aliados con armas de destruccin masiva. Algunos de estos regmenes han estado bastante callados desde el 11 de septiembre. Pero conocemos su verdadera naturaleza. Corea del Norte es un rgimen que se est armando con misiles y armas de destruccin masiva mientras mata de hambre a sus ciudadanos [...] Irn anda enrgicamente tras estas armas y exporta terror, mientras que unos pocos que no han sido elegidos reprimen el deseo de libertad del pueblo iran [...] Iraq sigue haciendo alarde de su hostilidad hacia [Estados Unidos] y apoyando el terror. El rgimen iraqu ha conspirado para desarrollar ntrax, gas nervioso y armas nucleares desde hace ms de una dcada. ste es un rgimen que ya ha utilizado gas venenoso para asesinar a miles de sus propios ciudadanos, dejando cuerpos de madres apiados sobre sus hijos muertos. ste es un rgimen que acept las inspecciones internacionales y luego expuls a los inspectores. ste es un rgimen que tiene algo que ocultar al mundo civilizado. Estados como stos, y sus aliados terroristas, constituyen un eje del mal que se arma para amenazar la paz del mundo (George W. Bush, Discurso sobre el estado de la Unin. 29 de enero de 2002).

[2] The United States has added Cuba, Libya and Syria to the nations it claims are deliberately seeking to obtain chemical or biological weapons http://news.bbc.co.uk/2/hi/americas/1971852.stm

[3] The Clash of Civilizations and the Remaking of World Order. Samuel Huntington . La traduccin completa: El Choque de Civilizaciones y la construccin de un Nuevo Orden

[4] El Gran Tablero Mundial. Zbigniew Brzezinski.

[5] Solo hasta el 31 de agosto se reportaron 50.000 muertes, segn fuentes oficiales libias. Verh ttp://www.elmundo.com.ve/noticias/economia/internacional/los-rebeldes-reportan-50-000-muertos-durante-el-co.aspx, http://www.elpais.com.uy/110831/pinter-590145/mundo/rebeldes-dan-ultimatum-a-gadafi-y-su-ejercito-van-50-000-muertos/

[6] http://www.radio36.com.uy/entrevistas/2011/08/23/petras.html

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter