Portada :: Espaa :: Campaas, Documentos y Comunicados
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-11-2011

Declaracin
El 20 N y las tareas reales de los pueblos

Red Roja
Rebelin

El combate popular y de clase, la construccin de un referente poltico revolucionario y la unidad en la lucha


El adelanto electoral ha sido impuesto por los estados mayores de la burguesa espaola e internacional a un Gobierno PSOE que ha dilapidado todos los restos de credibilidad que pudiera haber tenido para las capas populares y que ya no les sirve para implementar los draconianos programas de ajuste en materia de relaciones laborales, de recorte de salarios y de pensiones, de avance en las privatizaciones de lo que queda de sector pblico y de liquidacin de prestaciones sociales que estn preparados.

La Reforma Constitucional ha sido el smbolo ms evidente de su enorme debilidad. Como decamos en nuestro comunicado: Zapatero y Rubalcaba han decidido marcharse llevando hasta sus ltimas consecuencias el papel histrico de la socialdemocracia, y del PSOE en particular, servir de mamporreros al capital. Su propuesta de nuevo artculo 135 de la Constitucin podra parecer un esperpento y hasta un harakiri poltico: pocas semanas antes de las elecciones deciden ejecutar una de las propuestas estrella del PP dejando a su candidato con cara de pker en absoluto fuera de juego. Podra parecerlo, si no fuera porque ya no puede ocultarse una realidad que es cada vez ms del dominio pblico: no hay margen para los matices polticos en un capitalismo que se debate en una crisis general sin salida.

Las elecciones generales del prximo 20N llegan en un momento en el que la credibilidad del sistema poltico, incluyendo la propia Constitucin de 1978 est bajo mnimos. La ms que previsible victoria del PP se producir por el hundimiento del voto de izquierda que tena el PSOE y por la incapacidad de IU de constituirse en referente del malestar social y la movilizacin popular. El voto que desde sectores populares vaya al PSOE, e incluso al PP, no implica identificacin con esas opciones polticas, ni mucho menos aprobacin del programa real de medidas antipopulares que llevarn a cabo. Ese voto no significa renuncia concreta a la defensa de sus intereses.

Las elecciones son utilizadas por la burguesa para perpetuar su poder poltico. La historia de los procesos electorales desde la Transicin, inscrita en un proceso continuado de debilitamiento de las posiciones de clase, nos muestra con claridad dos hechos:

- Los derechos laborales no han hecho ms que retroceder

- El programa del capital es ejecutado fielmente por el gobierno de turno independientemente de sus siglas.

La transformacin social, e incluso el avance parcial en la situacin de los sectores populares, dependen de la lucha social y no de los resultados electorales. Estos, en el mejor de los casos, reflejan los avances producidos en la lucha de clases. El abandono de la lucha social por parte de sedicentes organizaciones de izquierda para dedicarse exclusivamente a actividades electorales es la expresin poltica de la renuncia a la transformacin social.

La participacin electoral, no obstante, puede ser usada como un arma ms en la lucha revolucionaria, a condicin de que la movilizacin de masas haya reconocido, al menos en parte, a un determinado referente poltico como expresin de los objetivos de su lucha, y no por autoproclamacin. Entendemos que la enorme diversidad poltica de los pueblos del Estados espaol, principalmente la derivada del hecho nacional, pero no slo por l, y la variedad de experiencias de lucha que ha producido una gran pluralidad en la izquierda poltica, sindical y social, exige que ese referente poltico refleje el componente de clase y el nacional.

Por esas mismas razones el proceso de construccin de ese Bloque debe, inevitablemente, realizarse desde la base, erigindose como expresin de la voluntad unitaria expresada en la lucha obrera y popular y reconocido por ellas. Esas circunstancias no se dan y Red Roja no se presentar a las elecciones, entendiendo que el gasto de recursos y de esfuerzos que exige una campaa electoral no tiene sentido emplearlos en conseguir unos cuantos miles de votos, mxime cuando la lucha social entra en momentos lgidos y todas las fuerzas son pocas. Todo ello sin olvidar la vigencia de una drstica legislacin represiva, una Ley de Partidos que excluye a determinadas fuerzas del juego poltico o electoral y una Audiencia Nacional que encarcela a dirigentes como Otegi.

Red Roja s intervendr polticamente en el proceso electoral. En un momento tan grave como el actual, cuando los partidos polticos institucionales se disfrazan de oponentes para mejor vender su mercanca, entendemos que es preciso desenmascararles, hablar con la gente de las causas reales de los desastres que nos caen encima, de sus verdaderos responsables y del programa alternativo.

La militancia de Red Roja pondr toda su energa en plantear la podredumbre del sistema poltico engendrado por la Transicin y encabezado por un rey heredero de Franco. La presencia masiva de banderas republicanas y de las nacionalidades oprimidas en todo tipo de movilizacin obrera y popular, es determinante.

La tarea ms importante que tenemos ante nosotros para conseguir avances reales en las posiciones de la clase obrera es superar las dificultades y limitaciones del sindicalismo de clase para construir formas de organizacin y de lucha tiles para todos los sectores en proceso de proletarizacin creciente (juventud precaria, mujeres e inmigrantes). Es hora de tejer incansablemente lazos de unidad entre las organizaciones del sindicalismo de combate y asambleario y de ellas con el movimiento popular. Las Marchas que se preparan en Madrid para el 27N con el lema: Contra la Crisis y el Capital, a la Huelga General caminan con ese objetivo.

Nuestra intervencin en el contexto electoral y ms all de l, ir dirigida a hablar con [email protected] [email protected] de los problemas reales: los despidos masivos, la desesperanza de los cientos de miles a quienes se les acaba la prestacin por paro, los desahucios, la angustia de no llegar a fin de mes, la ausencia de futuro para [email protected] jvenes, la explotacin cada vez ms brutal de quienes trabajan, a destruccin de servicios pblicos bsicos como la sanidad y la educacin, la depredacin del medio natural, la opresin especfica de las mujeres y, en definitiva, de la barbarie instalada en las relaciones sociales. Nada de todo ello tiene solucin en el capitalismo.

La propiedad pblica de la riqueza, ahora en manos de la banca y de las grandes multinacionales, servicios pblicos, nicos, de calidad, gratuitos universales de sanidad y educacin, la igualdad real de hombres y mujeres, la reforma agraria, la derogacin de la Constitucin monrquica de 1978, el reconocimiento efectivo del Derecho de Autodeterminacin, la salida de la OTAN, la negativa al pago de la deuda y la salida de la UE, son pasos en el camino de la nica alternativa real: el socialismo.

Red Roja continuar insistiendo en la necesidad de dar pasos reales hacia la construccin del Frente de Izquierdas con las organizaciones que comparten de hecho este programa y con las que coincidimos en la lucha en la calle.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter