Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-11-2011

El V Encuentro Internacional sobre la Sociedad y sus retos frente a la corrupcin en La Habana
Con el mazo dando y la raz cortando

Jos Alejandro Rodrguez y Alina Perera
Juventud Rebelde


Algo anda podrido en el reino de este mundo, parafraseando al prncipe Hamlet: una pandemia que todo lo compra y lo extorsiona. Ese es el tema que ocupa desde este mircoles en La Habana a fiscales, contralores, criminalistas, auditores y otros estudiosos, en el V Encuentro Internacional sobre la Sociedad y sus retos frente a la corrupcin.

Cul es la terapia eficaz para esa serpiente gananciosa, un mal que viene de siglos, se acenta en la sociedad de mercado, y no deja de tener brotes hasta en el socialismo cubano, dispuesto a renovarse y dejar atrs las trabas y turbulencias econmicas que frenan su avance?

Las voces en el Palacio de las Convenciones, tanto de cubanos como de extranjeros, convergen en que, si bien se requieren polticas gubernamentales e institucionales de enfrentamiento a esa carcoma social, la solucin estratgica es ir a la raz del fenmeno, atacar las mltiples causas que lo generan.

En sus palabras de apertura y bienvenida, el fiscal general de la Repblica de Cuba, Daro Delgado Cura, expres que para enfrentar la corrupcin no bastan los discursos, no es suficiente estar convencido de que es algo grave para nuestras sociedades. Es necesario enfatiz tener voluntad para prevenirla y enfrentarla, pues unos no la encaran con determinacin, y otros conviven con ella, viven de ella y la toleran.

Al definir esa suprema distorsin, el Fiscal General subray que se trata de un fenmeno multicausal, en el cual las conductas individuales se encuentran motivadas por factores morales, ticos, econmicos y de compromiso poltico, lo que se une a la falta de control, permisibilidad y violaciones de lo legalmente establecido.

Daro Delgado reconoci que tenemos hechos de corrupcin en nuestra sociedad, los cuales requieren un enfrentamiento organizado, donde participen todos: fiscales, jueces, auditores, asesores, consultores jurdicos, abogados y notarios, entre otros. Tambin, subray, se necesita una poltica preventiva y penal coherente, para responder a las variables y crecientes manifestaciones que est teniendo (el fenmeno) en los tiempos actuales.

Por su parte, la contralora general de la Repblica, Gladys Bejerano, enfatiz que la lucha contra la corrupcin forma parte de la defensa de la soberana e independencia nacional. Y como caldos de cultivo mencion las lacras del pasado, la codicia imperialista sobre nuestra nacin, y errores y tendencias perniciosas en el diseo socioeconmico a lo interno.

Signific que la corrupcin destruye valores ticos, debilita la moral, mina por dentro a colectivos e instituciones, desva recursos, desvirta los esfuerzos y programas de desarrollo, desorganiza, desanima y afecta nuestros planes de desarrollo.

Destac que estamos ante una tarea muy compleja que refleja la situacin de la sociedad cubana actual; y en alusin al impostergable enfrentamiento, inst a recuperar y fortalecer valores, y asumir la institucionalizacin del pas sin improvisaciones ni apresuramientos, pero con la urgencia de rectificar y buscar vas para defender y salvar el socialismo.

A crimen transnacional, respuesta global

Cuba, preocupada y resuelta a pelear contra sus lacras; pero el mundo est enfermo de gravedad, consumido hasta los tutanos por la necrosis de la corrupcin. As lo revelaba el mapa desplegado por Antonio Mazzitelli, representante regional para Mxico, Centroamrica y el Caribe de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (ONUDC).

El mapa de Mazzitelli mostraba las rutas del crimen organizado transnacionalmente: Todas las corrientes iban desde el Sur al epicentro de la podredumbre, el elegante y fino Primer Mundo.

Revel datos frescos: el crimen transnacional y toda la ordala que genera mueve 2,1 millones de millones de dlares, lo cual representa el 4,7 por ciento del producto interno bruto del mundo. La espiral de las organizaciones criminales sobre el planeta tiene tres escaladas: la corrupcin, la intimidacin y la violencia.

Tal es el alcance del problema que esfuerzos ceidos a un pas u otro no podrn acabar con l: la transnacionalizacin del crimen organizado y la corrupcin requieren de respuestas y estrategias de toda la Humanidad, que trasciendan las fronteras.

Fuente: http://www.juventudrebelde.cu/cuba/2011-11-09/con-el-mazo-dando-y-la-raiz-cortando/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter