Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-11-2011

Hasta el prximo sobresalto de los mercados

Michael R. Krtke
Freitag


Danzando el baile de San Vito, de cumbre en cumbre, desde hace semanas. Con el discurso descuidado de Merkel, las ociosas declaraciones de Sarkozy y contribuciones parecidas, la caravana viaja en crculo. Ninguna sorpresa que para los participantes se haya cargado la atmsfera. El primer ministro de Luxemburgo Jean-Claude Juncker reprueba el 'muddling through' (salir del paso) porque sabe que al pblico no le gusta el espectculo.

Con los nuevos planes de la Cumbre de Bruselas desde la condonacin de parte de la deuda a Grecia hasta la recapitalizacin de los bancos y el apalancamiento del fondo de rescate las manos podran irse al cuello de los que hasta ahora pertenecan a los ganadores de la crisis. Entre ellos se encuentran los airados contribuyentes alemanes, los holandeses, los franceses y los britnicos tanto como sus respectivas lites.

Que son los beneficiarios de la crisis, es cosa que no gusta or a los alemanes. Y por buenas razones: beneficiarios, slo unos pocos, que ahora salen ms reforzados an, si cabe, de la crisis. En primer lugar, el estado y los bancos. Es algo que puede verse en el caso de Holanda. El pequeo pas europeo, que navega viento en popa a la sombra de su vecino alemn, se ha aprovechado de la crisis europea desde su comienzo. Y no en poca medida. Entre enero de 2009 y octubre de 2011 el Ministerio de Economa en La Haya se ha ahorrado 7'6 mil millones de euros en intereses, y ello a pesar del aumento de la deuda del estado. Para los prstamos a diez aos, el estado holands paga un 1% menos de intereses que antes del estallido de la crisis europea en marzo de 2010. Y hasta la fecha la participacin de Holanda en las sucesivas medidas de rescate no le ha costado ni un cntimo. Todo lo contrario: el pas gana con los intereses a pagar por griegos, irlandeses y portugueses. Las ganancias multimillonarias para el fisco crecen con cada mes que el euro se aproxima al borde del precipicio.

Los intereses bajan a mnimos histricos

Lo mismo vale para Alemania. El ministro de Finanzas [Wolfgang] Schuble puede endeudarse ms barato que nunca, gracias a la enorme demanda de bonos alemanes debido a la fuga de capitales en el marco de Europa, donde los inversores evitan a toda costa a Grecia, el pas ms endeudado. As como la economa exportadora alemana se ha aprovechado del euro, as se ha aprovechado el estado alemn de la crisis europea. Empresas y bancos, pero tambin constructoras, han sacado igualmente su tajada, y lo seguirn haciendo mientras el Banco Central Europeo (BCE) mantenga los intereses mnimos histricos. Slo quienes tienen un salario decente o precario salen perdiendo.

Sin embargo, de lo que ahora se trata a la vista de una amenazadora fusin del ncleo de la Eurozona de algo ms que repartir las ganancias de la crisis. Con las decisiones tomadas en Bruselas debera de alcanzarse sobre todo una cosa: ganar tiempo para poder proseguir desde el comienzo con una poltica anticrisis en pequeas dosis hasta el prximo sobresalto de los mercados.

Las consecuencias de esta mala gestin, de la que son especialmente responsables Alemania y Francia, han traspasado entre tanto las fronteras de la Eurozona y los daos colaterales se hacen notar especialmente en las islas britnicas, donde residen los opositores ms virulentos al euro y el Primer ministro David Cameron debe aplacar la insurreccin de los euroescpticos en la Cmara baja. Los que no quieren saber nada del euro en el Reino Unido son ya mayora.

Demasiado tarde y demasiado poco

No es que uno no se pudiera hacer desde hace tiempo una composicin de las debilidades y los fallos en la construccin de esta unin de estados y moneda nica. Ya con el Tratado de Maastricht (1992), y an ms con el Tratado de Lisboa (2007), todos los estados europeos se alinearon con el mercado y la competencia como nicos criterios polticos racionales. No slo el euro ha salido daado. El modelo de un capitalismo dominado por las altas finanzas internacionales ha sido desacreditado, un modelo que no era mejor ni peor, slo un poco ms aerodinmico y posmoderno que otros modelos de capitalismo a los que sustituy. Equipado con un marco institucional en el que no encajaba, la Unin Europea se debate aqu y all entre ser una potencia mundial o volver al regionalismo. Cuando se trata solamente del capitalismo transnacional la cosa funciona. Pero sin unin econmica y fiscal toda unin monetaria est destinada al fracaso. Y quien dice una unin fiscal quiere decir algo ms que lo que hasta ahora tenemos: una pizca de autoridad impositiva aqu, algo de redistribucin all y un poco de burocracia transnacional acull.

En toda federacin justa que se precie de ese nombre existe un equilibrio financiero. Y eso no significa otra cosa que una unin de transferencias. Una unin que existe oculta y avergonzada desde hace aos en la UE en la poltica agraria y la promocin regional, slo que ahora se hace indispensable en las finanzas pblicas.

Comparados con los estados anglosajones, los pases del euro incluso Grecia y acaso Portugal son an solventes. Si estados en quiebra como los Estados Unidos o el Reino Unido siguen existiendo es porque pueden permitirse un banco central que en caso de necesidad concede crditos al gobierno sin atenerse a las prdidas y que inunda el mercado con liquidez (lase: crditos baratos). En medio de la crisis, donde todo padece bajo la sobrecapacidad, algo as apenas tiene consecuencias inflacionarias. Esto es justamente lo que necesita Europa y eso es lo que ahora recibe Europa, podra pensarse tras el apalancamiento del Fondo de rescate europeo. El tiempo en el que el BCE se comportara como un Banco central quedara a voluntad de los caprichos de los alemanes. En cualquier caso, debera de llevar a cabo una poltica econmica conjunta como la de la Reserva Federal (Fed) o el Bank of England. El recin jubilado Presidente del BCE Jean-Claude Trichet ha comenzado esta tarea. De comprar el BCE ttulos de deuda europeos, la emisin de Bonos se reducira a un detalle tcnico, pero con un potencial parecido al de los bonos del tesoro estadounidenses, con los cuales unos destartalados Estados Unidos pueden an impresionar y domar al mundo de las finanzas.

Pero debido a que ninguno de los protagonistas de las ya prcticamente diarias cumbres europeas quiere ponerse en contra a los ciudadanos o a la propia clientela conservadora en su pas, al final nos dan un popurr de medidas de efectividad reducida en sus tres cuartas partes, demasiado tarde y demasiado pequeas, demasiado como para salir de la crisis, pero que nos permiten sobrevivir. Alegra para quienes, en los mercados financieros, estn ganando. A los ciudadanos de Europa, mientras tanto, ya no les queda nada en el bolsillo que puedan rascar.

Michael R. Krtke, miembro del Consejo Editorial de SINPERMISO, es profesor de poltica econmica y derecho fiscal en la Universidad de msterdam, investigador asociado al Instituto Internacional de Historia Social de esa misma ciudad y catedrtico de economa poltica y director del Instituto de Estudios Superiores de la Universidad de Lancaster en el Reino Unido.

Traduccin parawww.sinpermiso.info: ngel Ferrero

http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=4527


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter