Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-11-2011

Espaa
Prevaricaron MAFO y Caruana?

Eduardo Gutirrez, Daniel Albarracn, Ignacio lvarez, Bruno Estrada, Manuel Gar y Bibiana Medialde
Pblico


Ante el abismo al que se enfrenta la zona euro, el nuevo presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ha empezado a enmendar a su antecesor recortando ligeramente los tipos de inters. En nuestro pas, en cambio, no se observa ninguna autocrtica de Miguel ngel Fernndez Ordez, el gobernador del Banco de Espaa, por su responsabilidad en relacin a la crisis financiera que padecemos.

El Banco de Espaa tiene encomendado legalmente preservar un importante bien pblico, fundamental para el bienestar social y econmico de nuestro pas: la estabilidad del sistema bancario. Funcin que no ejerci correctamente, como pone de manifiesto el actual colapso financiero que padecemos empresas y ciudadanos. Para su cumplimiento, los rganos rectores del Banco de Espaa, con sus gobernadores a la cabeza, tienen segn las leyes 13/1994 y 28/1988 capacidades legales y competencias especficas, con amplios recursos inspectores para incoar expedientes sancionadores, propuestas de intervencin o de sustitucin de las administraciones en relacin con las entidades bancarias espaolas. Por lo que no resulta exagerado considerar que el Banco de Espaa es la polica financiera del Estado espaol.

Por ello merece la pena hacerse dos preguntas: inici expedientes sancionadores a alguna entidad bancaria, por excesos de endeudamiento y prstamo a promotores inmobiliarios? Ha ejercido de forma completa sus competencias policiales en materia financiera? La respuesta a la primera es sencilla: no existen noticias de que fuera iniciado expediente sancionador alguno contra alguna entidad bancaria. La segunda requiere un mayor anlisis.

En mayo de 2006, un ao antes de que estallara la crisis financiera mundial, la Asociacin de Inspectores del Banco de Espaa envi una carta al entonces ministro de Economa, Pedro Solbes, en la que reflejaban literalmente: Nos vemos en la obligacin de hacer constar que el nivel de riesgo acumulado en el sistema financiero espaol como consecuencia de la anmala evolucin del mercado inmobiliario en Espaa en los ltimos seis aos es muy superior al que se desprende de la lectura de los mencionados discursos del gobernador () y obvia una de sus causas ms evidentes: la pasiva actitud adoptada por los rganos rectores del Banco de Espaa () por la voluntad de su mximo responsable, el gobernador. El gobernador entonces era Jaime Caruana, pero ni l, ni la persona que fue nombrada un mes y medio despus como gobernador del Banco de Espaa, Miguel ngel Fernndez Ordez, pusieron en marcha ninguno de los medios normativos necesarios para poner freno a los crecimientos del crdito con los que cuenta el Banco de Espaa, en palabras de los propios inspectores.

Los gobernadores alertaron en repetidas ocasiones, incluso en el Congreso, contra el excesivo endeudamiento inmobiliario, en apologticos discursos neoliberales en los que aprovechaban para cargar contra los derechos laborales, contra la regulacin protectora del trabajo, a favor del capital libre y liberador que ellos ven como santo grial de su mundo ideal neoclsico. Estos avisos son prueba evidente de que disponan de informacin fehaciente y precisa de cada entidad bancaria, elaborada por sus diligentes equipos inspectores, sobre los excesos de endeudamiento en los que haban incurrido varias de ellas. Pero se limitaron a alertar a los gestores de las entidades, a los polticos, a la sociedad de los riesgos que se acumulaban detrs de esa borrachera de endeudamiento.

Se imaginan ustedes que la Polica Nacional, ante la acumulacin de evidencias de conductas delictivas de mafias o delincuencia internacional, se limitase a alertar a esos presuntos delincuentes de que sus conductas atentan contra el bienestar y la propiedad de los ciudadanos, pero no les investigase ni detuviera?

Consideraramos que est incumpliendo con su deber profesional de servicio pblico y que presuntamente sera responsable de un delito de prevaricacin por omisin de las responsabilidades legales que se le tienen encomendadas. Tal como el propio fiscal general del Estado, Cndido Conde-Pumpido, puso de manifiesto en una sentencia condenatoria que dict como ponente (sentencia 674/1998 de la Sala II de lo Penal del Tribunal Supremo).

El inters general ha sido triturado y saqueado por las conductas irresponsables de las entidades bancarias, que desde 2008 han cerrado el crdito, han saqueado las cuentas pblicas, y han conseguido los recortes en el bienestar social ms sangrantes de la historia contempornea: reducciones en salarios pblicos, en pensiones, en personal de empresas pblicas y en la misma sanidad y educacin pblicas.

Creemos que es preciso, por salud democrtica, la persecucin de las supuestas responsabilidades de orden penal. Por eso entendemos que el fiscal general del Estado debera investigar si la conducta dilatoria de los gobernadores del Banco de Espaa en corregir las conductas irresponsables de varias entidades bancarias, durante los aos de borrachera de endeudamiento inmobiliario, podran suponer un presunto delito de prevaricacin por omisin por haber ocultado la situacin de endeudamiento insostenible de varias entidades financieras, poniendo en peligro al conjunto del sistema bancario espaol y el empleo y bienestar de millones de espaoles.

Fuente: http://blogs.publico.es/dominiopublico/4250/%C2%BFprevaricaron-mafo-y-caruana/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter