Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-11-2011

Como creyente me duele que el Valle de los cados perviva como monumento del fascismo y la Dictadura

Luis ngel Aguilar Montero
Rebelin


La Ley de Memoria histrica tambin debera ser aplicable al originariamente llamado Valle de cuelgamuros.

1. Como creyente en Jess de Nazareth y miembro de las comunidades cristianas populares, quiero empezar por recordar las propuestas que desde Redes Cristianas siempre hemos hecho en pro de la laicidad, las victimas y la Ley de Memoria.

2. Estoy convencido que habra que rescatar la memoria histrica en el Valle de los Cados. En l a Ley de Memoria Histrica, una Ley que por cierto se queda corta, al no defender los derechos de todas las vctimas, ya se hace mencin al Valle de los Cados como lugar en el que no se pueden hacer actos polticos o de exaltacin de la Guerra Civil, y sin embargo, esto no se respeta porque, con la excusa de los actos religiosos que hacen los Monjes Benedictinos, ao tras ao se oficia una misa al Dictador, en la que vienen en peregrinacin fascistas de toda Espaa.

En estos momentos que escribo leo que 300 falangistas acaban de concentrarse en Madrid pese a estar en el inicio de la jornada de reflexin previa al da de las elecciones, y que se disponen a celebrar su marcha al Valle como vienen haciendo todos los 20-N. Esperemos no haya que lamentar esta creo que impropia autorizacin, tan cicatera con las pacficas concentraciones del 15-M o las tambin solicitadas marchas antifascistas, y tan generosa con estos ultraderechistas nada pacficos por cierto.

 No me parece nada descabellada la propuesta hecha por el Foro por la Memoria de la Comunidad de Madrid y la Federacin Estatal de Foros por la Memoria en la que piden la transformacin del Valle de los Cados en un "memorial por la democracia".

3. Pero, precisamente desde mi condicin antes citada y no como cargo poltico que fui, quiero ir mas lejos y manifestar pblicamente mi deseo y el de cientos de cristianos de base de toda Espaa, de que algn da el Cristianismo en este pas, pueda liberarse de la ignominiosa complicidad que siempre mantuvo con la dictadura franquista y que, por suerte, no tiene nada que ver con el ntido mensaje humanista y liberador que reflejan los evangelios .

4. Y tambin, desde mi condicin creyente, suscribo las denuncias de cuantos ven en el actual estatus del Valle de los Cados, un deprimente smbolo que sigue perpetuando en nuestros das esa nefasta complicidad poltico-religiosa del pasado nacional-catolicismo.

Luis ngel Aguilar Montero es miembro de las Comunidades Cristianas Populares (CCP) del estado espaol.

Blog del autor: http://luisangelaguilar.blogspot.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter