Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-11-2011

El 15-M: falsos amigos, enemigos externos

Carlos Taibo
Rebelin


En algn momento en los meses anteriores le he prestado atencin a los acosos que ha padecido el movimiento del 15 de mayo. Vuelvo ahora a la carga con la cuestin porque hay dos circunstancias que merecen -creo yo- atencin.

La primera alguna relacin guarda con un fenmeno que nos afecta desde tiempo atrs: la principal estrategia que los medios de comunicacin progresistas -El Pas y Pblico, la SER y La Sexta, Televisin Espaola y Radio Nacional- han desplegado en relacin con el movimiento ha consistido en rebajar la radicalidad de las demandas que a menudo llegaban de este ltimo. Hace unas semanas un periodista que cubra una manifestacin del 15-M madrileo para la televisin pblica termin su intervencin sealando que los asistentes haban coreado las consignas habituales a favor de la reforma de la ley electoral. No he escuchado nunca consignas sobre una cuestin tan estimulante como sa. El periodista estaba volcando sobre el movimiento una percepcin prejuiciosa que haca de ste una simptica y festiva reunin de jvenes que, lgicamente molestos por el horizonte que se les ofrece, se contentaran con demandar una ms que razonable reforma de la ley electoral Para qu prestar atencin a todo lo dems que se reclama en las manifestaciones y que revela con frecuencia una franca vocacin de poner el dedo en la llaga de las miserias del capitalismo que padecemos?

Cuento todo lo anterior porque hora es de subrayar que distorsiones parecidas se hacen valer, tambin, en el interior del movimiento. Las transmiten gentes que en la abrumadora mayora de los casos han peleado de siempre por horizontes bien diferentes de los que postula en estas horas el 15-M -en lugar central la asamblea, la autogestin y el rechazo de los liderazgos- y que hace unos meses no apreciaban otra posibilidad que la que ofrecan pactos cupulares de la mano de los sindicatos mayoritarios. Gentes que, luego de subrayar la aparente liviandad de muchos de los jvenes que estn en las calles y de afear su presunta falta de radicalidad contestataria, al final poco ms reclaman que la reconstruccin de los Estados del bienestar de los que se supone disfrutbamos un lustro atrs.

A tono con el retrato del 15-M que ofrecen los medios progresistas, las personas de las que hablo huyen de cualquier contestacin franca del capitalismo -basta, a sus ojos, con repudiar la deriva neoliberal de este ltimo- y apuestan por lo que a menudo es un cortoplacismo aberrante que cancela cualquier perspectiva de transformacin radical del sistema. Los derechos de las mujeres, los de las generaciones venideras y los de los habitantes de los pases del Sur rara vez se asoman a sus preocupaciones, que encajan a la perfeccin con las letanas que han acabado por hundir a la izquierda tradicional. Alguien agregar que nada de lo anterior sera particularmente relevante es evidente que la posicin que menciono est presente en el 15-M- si no empezase a cobrar cuerpo un fenmeno inquietante: tras chupar de la imagen de un movimiento con el que comnmente han mantenido vnculos escasos, algunos de los representantes de estas posiciones habran empezado a arrogarse una suerte de portavoca del 15-M, que a sus ojos precisara inequvocamente de representantes externos.

La otra circunstancia que quera mencionar remite a una realidad diferente ante la que conviene estar preparadas. Con el PSOE en la oposicin no conviene perder de vista un riesgo que est ah: el de que ese partido en virtud de una decisin orgnica -o sus militantes y simpatizantes de forma ms o menos espontnea- decida desembarcar en el 15-M y utilizar ste como ariete frente a las polticas del nuevo gobierno. Si semejante horizonte gana terreno habr que estar ojo avizor, y ello siquiera sea por una prosaica razn: el desembarco del que hablo acarreara, por lgica, un designio de rebajar, una vez ms, la radicalidad de muchas de las demandas del 15-M y alejara a ste del designio de buscar un acercamiento urgente con los segmentos resistentes del movimiento obrero. Pondra en bandeja, por aadidura, una posible alianza entre los antineoliberales que ya estn dentro y los que, luego de respaldar lo indefendible, se aprestan a llegar.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter