Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Revoluciones en el mundo rabe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-11-2011

La sexualidad en Egipto
Esperando a Alia

Maya Mikdashi
Jadaliya

Traduccin para Rebelin de Loles Olivn


Resulta bastante fcil ver a una mujer desnuda. De hecho, aparecen mujeres desnudas con una simple bsqueda en Internet, en una galera de arte, en un programa de televisin o en el cine. Las formas femeninas semi-desnudas y atractivas estn incluso ms omnipresentes. Esas imgenes nos miran desde las vallas publicitarias, los vdeos musicales y los anuncios de televisin pidindonos con su carne y sus expresiones de fllame que compremos ms y ms cosas. S, las imgenes de mujeres desnudas y / o semi-desnudas estn por todas partes, incluso en el mundo rabe. Estn destinadas a ser consumidas. Sin embargo, la imagen desnuda de una estudiante universitaria de veinte aos que contempla una cmara automtica con las piernas abiertas ha incitado amenazas de muerte hace unas semanas en El Cairo. Despus de que Magda Alia al-Mahdy hiciera circular su foto en su blog, tanto los conservadores como los liberales la atacaron por su inmoralidad. Si los islamistas y otros grupos socio-polticos conservadores han llegado a llamarla diablo, la izquierda liberal la ha repudiado pblicamente indicando que no aceptan ateos en su movimiento. En privado, muchos militantes egipcios situados a la izquierda de la izquierda afirman que Alia ha cometido un delito estratgico que podra hacer que el movimiento por los derechos de la mujer retrocediera aos, si no dcadas. Aunque esta ltima afirmacin puede ser verdad, me gustara plantear qu es exactamente lo que hace que el autorretrato de Alia sea tan amenazante no slo para la estructura moral de una sociedad mayoritariamente musulmana, sino tambin para aquello para lo que los cuerpos femeninos resultan un escenario de control poltico y de consumo capitalista.

La idea de que en Egipto los cuerpos femeninos son sagrados y que de alguna manera estn protegidos de la sexualidad manifiesta es falsa. Contrariamente a lo que muchos detractores de Alia y muchos comentaristas del mundo rabe han afirmado, los cuerpos femeninos son desde hace tiempo un escenario de lucha, interrogatorio, acoso y mercantilizacin en toda la regin. En particular, El Cairo es famoso por ser la capital rabe a la cabeza de pblicos pellizcos en el culo, metidas de mano al pecho y frotamientos de cuerpo. El hecho es que una mujer (cubierta o sin cubrir) no puede caminar por una calle concurrida de El Cairo ni tomar un autobs pblico sin esperar y por ello, sin dejar de protegerse en todo momento el acoso sexual. En los ltimos meses, mujeres que participaban en las protestas de la plaza Tahrir han sido sometidas a pruebas de virginidad por la junta militar. Pruebas de virginidad que se practican segn el antiguo mtodo de insertar dos dedos (de soldados) en la vagina de cada mujer.

Esas mujeres fueron violadas con el fin de determinar si haban tenido relaciones sexuales consentidas. Por supuesto, la verdadera cuestin de esos test de virginidad no es ver si alguien es realmente virgen. La cuestin es humillar y amenazar; y demostrar y reafirmar el control sobre un cuerpo, y a travs de ese cuerpo individual, sobre el cuerpo pblico y sobre la nocin de moral pblica. La cuestin es aterrorizar, y el objetivo del terrorismo es siempre el de infundir miedo (y esperar que ese miedo incite al autocontrol) en la poblacin civil. El sexo, como el terrorismo, ha sido utilizado en Abu-Ghraib, en Guantnamo, en el Iraq de Sadam Husein, en Libia, en la Repblica Democrtica del Congo, en Argentina, y en el Afganistn ocupado por Estados Unidos. Cuando se trata de cuerpos femeninos y de cuerpos que no responden a un gnero normalizado, la violacin fsica es comn no slo en las celdas policiales del mundo rabe sino en las crceles de todo el mundo. Estas violaciones son siempre pblicas (incluso en su insidiosa forma del secreto a voces) porque la cuestin es demostrar la impunidad con que el poder extranjero y local puede violar los cuerpos de los ciudadanos.

Por supuesto, el cuerpo femenino no es slo un escenario de control poltico y de regulacin de la moral pblica patriarcal. Es asimismo el principal vehculo para ganar dinero. La cabalgata horizontal y vertical de imgenes visuales y de sealizacin omnipresentes en toda la ciudad habr dejado maravillado a quien haya estado en El Cairo. En El Cairo y en Beirut, la hermana pequea con complejo de Napolen, la exhibicin pblica del cuerpo femenino sexualizado aparece en todas partes. Mujeres en varios grados de desnudez se contornean y posan en carteles de cine, anuncios y campaas publicitarias de estrellas del pop femenino.

De lo que se trata con esas imgenes es de excitar al espectador. Dicho de manera ms cruda: se espera que con esas imgenes el espectador / consumidor piense en el sexo y/o acerca de lo que significa ser sexy. La tendencia es an ms extrema en los vdeos musicales, donde mujeres en diferentes grados de desnudez se escabullen de arriba abajo, giran alrededor de barras y se rocan con agua como si se tratara de una manera sexy de simular un ahogo. Los tres vdeos que se muestran aqu (*) son representativos de cmo en muchos de esos materiales no est claro cul es exactamente el producto: si la msica o el cuerpo. Dos de los vdeos estn interpretados por cantantes no egipcios cantando con acento egipcio, lo que indica que tales vdeos y su msica triunfarn o se hundirn dependiendo de cmo funcionen en el mercado egipcio, el ms importante del mundo rabe.

Antes de que condenemos o alabemos la decisin de Alia de hacerse una foto desnuda y distribuirla, por revolucionaria o antirrevolucionaria, debemos entender el contexto en el que hizo su declaracin. No es un contexto al que le resulte ajena la desnudez de la figura femenina, y no es un contexto donde la gente no habla de sexo. De hecho, el sexo est en el vrtice de mucha de la ansiedad pblica y de la poltica del gobierno. No es sorprendente dado que en momentos de gran agitacin social buena parte de la ansiedad pblica por el cambio poltico se libra en el terreno de los roles sexuales y de gnero. Pero lo que s sorprende es que la decisin de una mujer adulta de hacerse una foto a s misma desnuda y de publicarla en su blog haya creado ms controversia en todo el espectro poltico que el hecho de que los soldados egipcios practicaran pruebas de virginidad con los dedos sobre y dentro de manifestantes femeninas. Es menos sorprendente que una foto que pretende desafiar y no excitar al espectador, haya inspirado ms rabia que los carteles de pelculas que muestran a una mujer desnuda intentando escapar de las garras estratgicamente situadas de un hombre presentado como un posible violador.

En su blog, Magda Alia public este comentario a pie de su ya famosa foto:

La foto de Alia no sigue las reglas del juego, y es por ello que tanto liberales como islamistas le han condenado. No se ha esperado a que llegue el momento adecuado para plantear derechos corporales y derechos sexuales en el Egipto post-Mubarak. No se est portando bien con las estructuras del poder patriarcal egipcio. No espera su turno. Su boca no est abierta ni pone morritos. Su pecho no es voluminoso. Sus ojos no tienen ni hambre ni miedo. No lleva zapatos de tacn de aguja. Su vagina est al descubierto. No vende nada y no trata de excitarnos. Su uso de las medias de rejilla bien parece una crtica al tpico de la seduccin como mercanca. Su desnudez no tiene que ver con el sexo sino que pretende vigorizar el dilogo sobre la poltica del sexo y las desiguales formas en que se articula a travs del gnero, del capital y del control. Nos mira fijamente para que nos atrevamos a mirarla y a no darle la espalda. Para que nos atrevamos a mantener ese debate.

(*) Vdeos:

http://www.jadaliyya.com/pages/index/3208/waiting-for-alia (La cantante Mara muestra cmo lamer diferentes objetos e insertarse otros en la boca. A continuacin, se tumba desnuda en una baera llena de leche. Luego le echan cereales encima por si acaso se nos olvida que est all para nuestro consumo).

http://www.jadaliyya.com/pages/index/3208/waiting-for-alia (Haifa Wehbe protagoniza un espectculo pornogrfico en el que aparecen barras metlicas y striptease).

http://www.jadaliyya.com/pages/index/3208/waiting-for-alia (Joe Ashkar es siempre "mhaypar", una palabra que no accidentalmente se parece a mhayyaj, trmino libanes para referirse a caliente. Se insina el lesbianismo y el sexo en grupo. Todo el mundo se moja).

Fuente: http://www.jadaliyya.com/pages/index/3208/waiting-for-alia



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter