Portada :: Feminismos :: Feminismos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-11-2011

La violencia contra las mujeres es un problema poltico

Lily Muoz
Alainet


Casi siempre que se habla de la violencia contra las mujeres, en la opinin pblica predomina la idea de un problema domstico, intrafamiliar, del mbito privado. Por eso, parece que la solucin es tan sencilla como sensibilizar a los hombres para que no sean tan machistas y violentos y trabajar con las mujeres para que conozcan sus derechos.

Pero esa es una concepcin muy reduccionista del problema que no llega a examinar su raz. Encerrar el problema de la violencia contra las mujeres entre las cuatro paredes de la casa no slo es un error, sino que es tambin una trampa. Porque esa es slo una parte del problema, que en realidad est presente en las vidas de las mujeres en la casa, en los lugares de trabajo, en la calle, en las veredas y caminos, en los centros de estudio, en las fincas, en las iglesias, en la organizacin y en todos los sitios donde las mujeres nos movemos en nuestro da a da.

Y es que la violencia contra las mujeres tiene muchas caras. La violencia fsica, la violencia psicolgica, la violencia verbal, el incesto, la violacin sexual, el acoso sexual, la pornografa infantil, la explotacin sexual y/o laboral de las nias y las mujeres, la heterosexualidad obligatoria, el embarazo forzado, el aborto forzado, las relaciones sexuales obligadas, la trata y el trfico de mujeres con fines de explotacin sexual o laboral, la expropiacin de bienes, el no acceso a la propiedad, los femicidios, las violaciones y abusos sexuales cometidos por los militares y paramilitares durante la poca del genocidio, la violencia sexual cometida por las fuerzas de seguridad en el marco de las luchas por la defensa del territorio y los recursos naturales, son las caras ms visibles de la violencia patriarcal contra las mujeres en nuestra sociedad.

Pero invisibilizar, negar o rechazar la participacin de las mujeres en la historia, en la poltica, en la ciencia, en la filosofa, en la cultura, en la economa y en todos los mbitos de la vida social, tambin es ejercer violencia contra ellas. La utilizacin de imgenes o discursos que denigran a las mujeres en los medios de comunicacin, en las vallas y dems medios publicitarios, es violencia simblica contra ellas, al igual que el uso generalizado del acoso disfrazado de piropos, los insultos, los chistes, las bromas y las canciones que ofenden la dignidad de las mujeres o reproducen los estereotipos y prejuicios que refuerzan y justifican la opresin y la discriminacin de las mujeres en la sociedad.

Si la violencia contra las mujeres tiene tantas caras, tantos victimarios y tantos lugares comunes, es porque no se trata de un problema de los individuos sino de un problema social. Por eso he dicho antes que entender el problema de la violencia contra las mujeres como un problema privado es una trampa. Porque en realidad, es un problema estructural, un problema del sistema patriarcal en el que vivimos, un sistema que construye relaciones desiguales de poder entre las mujeres y los hombres, permitiendo que las mujeres vivamos en situaciones de opresin y discriminacin, y los hombres, independientemente de la clase social y de la etnia a la que pertenezcan, siempre tengan el poder sobre las mujeres. Aun entre los grupos sociales ms empobrecidos, es evidente que a las mujeres siempre les toca la peor parte, sufriendo hasta triple opresin, como en el caso de las mujeres indgenas empobrecidas. Es por eso que la autora mexicana Adriana Carmona afirma que la estructura patriarcal es una estructura de violencia que se aprende en la familia, se refuerza en la sociedad civil y se legitima en el Estado [1]. Eso significa que todas las personas participamos en la reproduccin social del patriarcado en los distintos espacios sociales.

Significa tambin que la violencia patriarcal contra las mujeres es tambin un problema poltico. La filsofa alemana Hannah Arendt escribi que el poder nunca es propiedad de un individuo, [pues] pertenece a un grupo y sigue existiendo mientras que el grupo se mantenga unido [2]. El sistema patriarcal se ha mantenido por largos siglos, gracias a la forma en que ha sido estructurado y a una serie de estrategias que ha utilizado para perpetuarse, entre ellas, la violencia patriarcal contra las mujeres.

Por eso, para erradicar la violencia patriarcal contra las mujeres, es necesario avanzar hacia el desmantelamiento del sistema patriarcal y en la construccin de una nueva organizacin social, poltica, econmica y cultural, con justicia e igualdad para todas y todos.

Notas:

[1] La discriminacin de gnero en la imparticin de justicia en Ciudad Jurez, Chihuahua (UNAM, 2004).

[2] Sobre la violencia (Alianza Editorial, 2006).

Lily Muoz es Investigadora Asociada de la Asociacin para el Avance de las Ciencias Sociales en Guatemala AVANCSO.

Fuente: http://alainet.org/active/51146

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter