Portada :: Europa :: El capitalismo devasta Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-11-2011

La guerra del euro

Gorka Larrabeiti
Rebelin


Repasemos titulares de otra semana de refriegas en Europa. S&P rebaja el rating de Blgica hasta AA. La Italia de Monti supervisada por la Troika coloca deuda con cifras de colapso. El Gobierno de Rajoy estudia pedir ayudas a la UE y el FMI si el BCE no compra deuda. Hungra, cuya calificacin se rebaj a la de bono basura, ha pedido ayuda al Fondo Monetario Internacional. Fitch considera la deuda de Portugal bono basura. Rumores de recorte del rating de Francia debidos a la noticia del desacuerdo entre Francia, Blgica y Luxemburgo para encontrar entre 30.000 y 40.000 millones de liquidez urgentemente para el grupo financiero Dexia. Fracaso de la subasta de los bonos alemanes a 10 aos el pasado da 23: el 35% no se vendieron, y eso que el Bundesbank se compr 2.356 millones para maquillar el peor resultadoque ha tenido nunca. La crisis europea de la deuda soberana se define ya como sistmica, la Reserva Federal de los EEUU anuncia que someter a los bancos a test de stress ante un posible colapso del euro, y enseguida los bancos estadounidenses informan de que estn preparndose para un escenario de derrumbamiento del euro. Los mercados slo se fan de pases como Reino Unido, Suiza o EE.UU que cuentan con bancos centrales capaces de garantizar la deuda.

La Comisin Europea ha seguido presionando esta semana para que se introduzcan eurobonos (en el Libro Verde que present la Comisin los llaman bonos de estabilidad), pero la Alemania de Merkel se niega a que el BCE sea un prestamista de ltima instancia porque tienen miedo de que una medida de emergencia se vuelva un estado de normalidad. En sustancia: los alemanes calvinistas no se fan de los pcaros meridionales y exigen refuerzo de controles y sanciones contra quienes infrinjan las medidas de austeridad que se impongan sobre la deuda. Dura demasiado este pulso peligroso. El tiempo pasa, los rescates no llegan, la reforma del Tratado de Maastricht llevar su tiempo y, entre tanto, la economa real se hunde. El 9 de diciembre se celebrar la prxima cumbre europea. Otra vez volveremos a ver que, para cobrar, el tiempo del capitalismo es la urgencia, la emergencia, la aceleracin de las reformas, el no hay tiempo, el dense prisa, el autoritarismo del ya; en cambio, a la hora de pagar, o de socializar las prdidas, el tiempo del capitalismo ser el aplazamiento, la prrroga, la promesa, la amenaza y la huida hacia adelante escapando de la recesin presente.

Nadie pone en duda la grave responsabilidad del gobierno de Angela Merkel en el colapso de la Unin Europea, sin embargo poco se habla del capitalismo financiero que sigue gobernando este caos. Es tan opaco, obsceno y complejo el funcionamiento de la megamquina que nos gobierna que no resulta extrao que reine el silencio en sus dominios. Resulta extrao que todo intento de reforma seria de ese capitalismo financiero sea desechada o aguada. Poco o casi nada se ha comentado del fracaso del la reforma de las agencias de calificacin propuesta el 14 de noviembre por Michel Barnier, Comisario europeo de Mercado Interior y Servicios. Se trataba del tercer intento de reforma en tres aos. Barnier se vio obligado a renunciar, por presiones de las agencias de calificacin, a una proposicin clave: la suspensin de la calificacin soberana de un pas en dificultades. Adems, la propuesta de Barnier intentaba reducir la dependencia de las instituciones financieras con respecto a la calificacin de las tres agencias mundiales, Standard & Poor's, Moody's y Fitch Ratings, obligando a los inversores a llevar a cabo sus propias evaluaciones y a constituir un ndice europeo de calificaciones (EURIX). Poco se ha hablado tambin de la decisin del Parlamento Europeo de prohibir las ventas al descubierto, o sea, la venta de un ttulo antes de tenerlo con la esperanza de comprarlo a un precio ms bajo. En realidad, la prohibicin del Parlamento no ser tal, pues esas operaciones meramente especulativas seguirn estando permitidas, pero los operadores debern, a partir de ahora, demostrar que estn en condiciones de contar con el ttulo en el momento de su entrega, que tendr lugar en un plazo de tiempo ms corto. Con licencia: los lobos podrn entrar en el gallinero siempre y cuando tengan bozal, y el dueo del gallinero podr vigilarlos o incluso expulsarlos en ciertos casos graves.

Montado en la montaa rusa de los ndices burstiles y la prima de riesgo, el ciudadano europeo slo siente vrtigo. Otra vez son pocos los que se preguntan por las razones de esa volatilidad criminal en las Bolsas que desestabiliza todo un continente, hunde Estados y mata personas. Aunque prestigiosas revistas de inteligencia como la italiana Gnosis le han dedicado artculos, apenas se habla de las transacciones de alta frecuencia (high frequency trading). Resumo, a continuacin, el contenido del reportaje de Mario Sanna para Rainews 24 Trading Superveloce. Se entiende por transacciones de alta frecuencia el empleo de herramientas tecnolgicas sofisticadas que permiten realizar al mismo tiempo miles de rdenes en distintos mercados. Gracias a ciertos algoritmos, a travs de medios informticos se pueden realizar 10.000 rdenes en 6 segundos. Cuestin de microsegundos por orden. Hoy el 50% del negocio burstil se realiza as. Ha habido un 160% de aumento desde 2005. La finanza est en manos de las mquinas, de ah que, como dice un viejo trader, hoy las sociedades de intermediacin financiera no busquen ya buenos corredores de Bolsa, sino buenos ingenieros informticos para crear software cada vez ms sofisticado para jugar en Bolsa, y que est pensado para eliminar el componente emotivo del corredor, que siempre tiene dificultad, cuando opera en Bolsa, para aceptar prdidas.

Supongamos que desde una de estas mquinas se lanza un aluvin de rdenes de venta de bonos de deuda soberana. Puede que muchas otras mquinas, al analizar los datos del mercado, se vean inducidas a tomar la misma decisin. Lo importante es ser el ms rpido. El ms rpido no en acabar adquiriendo el ttulo, sino en comprar y vender, entrar y salir, correr y esprintar, pero sin llegar jamsa la meta. Los defensores de estos mecanismos esgrimen un argumento que en el capitalismo financiero resulta lapidario: este tipo de comercio inyecta liquidez. Los detractores avisan de que estas transacciones supersnicas no slo generan inestabilidad en el mercado sino que perturban la naturaleza del mercado. Si antes el mercado burstil serva de intermediario entre un inversor y la economa real, ahora es otra cosa. Una cosa tan peligrosa que es objeto de atencin de las agencias de inteligencia. Caus escndalo el caso del informtico Sergey Aleynikov, detenido por el FBI y condenado a 8 aos de crcel por haber robado un cdigo fuente de las transacciones automticas de Goldman Sachs, que admiti pblicamente que ese cdigo poda ser un arma peligrosa si caa en manos inapropiadas. El asunto, pues, adquiere incluso tintes blicos. Quiao Liang y Wang Xiangsui, ambos generales de brigada de la Aeronutica militar china, escribieron a finales de los aos 90 un libro de estrategia militar ya clsico, Guerra sin lmites. Dicen los autores (1): Si bien ningn pensador militar ha formulado hasta ahora un concepto muy vasto de campo de batalla, la tecnologa se est empleando al mximo para ampliar el campo de batalla moderno de modo que se vuelva prcticamente infinito.

Parece cada vez ms obvio que vivimos un nuevo tipo de guerra en Europa. Una guerra monetaria. Con vctimas reales. Trabajadores despedidos, como los del establecimiento FIAT de Termini Imerese. Trabajadores fcilmente despedibles como los de las pymes del Reino Unido. Precarios annimos. Jubilados pauprrimos. Funcionarios griegos demediados. Parados espaoles. Jvenes que ni estudian ni trabajan. Segn el Telegraph, el Ministerio de Exteriores britnico avisa a sus embajadas de que preparen planes de socorro a ciudadanos britnicos residentes en Italia o Espaa ante un posible escenario de colapso del euro.

Comienza una nueva semana. Debido a la dilacin de la reforma poltica y fiscal de la Unin, gana fuerza la idea del fin del euro y la vuelta a las monedas nacionales. Segn Credit Suisse, la posibilidad de que ocurra es de un 10%. Segn el economista Roubini, es del 50%. Abren las Bolsas. Se recrudece la guerra del euro.

Notas:

1. Liang, Q. y Xiangsui, W.: Guerra senza limiti. L'arte della guerra asimmetrica fra terrorismo e globalizzazione. A cura del Generale Fabio Mini. Libreria Editrice Goriziana, Gorizia, 2001, p. 72.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter