Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-11-2011

Comunicado revela que las FARC anuncia su disposicin a liberar a 6 prisioneros de guerra
La muerte de integrantes de la fuerza pblica es un doloroso hecho que nos exige convocar a una fuerza tica por la paz

Colombianas y Colombianos por la Paz
Rebelin


Colombianas y Colombianos por la Paz expresa nuestra solidaridad a la familia del coronel Edgar Yesid Duarte Valero; del mayor, Elkn Hernndez Rivas; del sargento, Jos Libio Martnez Estrada y del intendente lvaro Moreno, que se encontraban en poder de la guerrilla de las FARC.

Queremos arroparlos en un gran abrazo de hermanos y hermanas en estos momentos de dolor y de prdida de la esperanza. La muerte de sus seres queridos, nuestros compatriotas, no puede ser una muerte ms. Los hechos de guerra no abren ninguna puerta de la paz.

Colombianas y Colombianos por la Paz recibe con mucha tristeza esta noticia y comparte a Colombia y el mundo, que el pasado
jueves 24 de noviembre, al finalizar la tarde, conocimos que vena en camino la carta de respuesta de las FARC, a la misiva que mujeres del mundo hicieran pblica meses atrs solicitando la liberacin unilateral. Para tales efectos, algunos integrantes de Colombianas y Colombianos por la Paz, nos reunimos en el apartamento de la lideresa, Piedad Crdoba, antes de su viaje a Europa, para preparar la presentacin pblica cuando llegara dicho mensaje.

Efectivamente, en la noche de ayer se recibi la carta con la respuesta de las FARC, que se adjunta, y de la cual se empez a
informar a las mujeres firmantes de varios pases, tal como ellas dan fe, y a convocarlas para estar presentes en Bogot en los prximos das y compartirla con las familias de ASFAMIPAZ.

Estas muertes violentas y la de Guillermo Len Senz, "Alfonso Cano", y los dolorosos hechos que vivimos da a da, muchos de ellos silenciados, los que vive la poblacin y millares de personas combatientes de ambos bandos, nos motivan desde la conmocin que generan, a insistir en la necesidad urgente de abrir espacios humanitarios y el dilogo poltico.

El conflicto armado interno debe parar !!! ya!!!.

Los esfuerzos de todas y todos nos exigen convocar de inmediato a la construccin de una fuerza tica para poner fin a este desangre.

Nos sumamos a las voces de familiares de las personas que an se encuentran en poder de la guerrilla de las FARC, para que
el gobierno acepte la posibilidad de cese de operaciones militares que permitan la salvaguarda de su vida, habilitando as un espacio para la puesta en libertad del resto de policas y militares, sanos y salvos.

Llamamos a todos los sectores de la sociedad para que generemos con compromiso, imaginacin y creatividad una fuerza tica pro activa, deliberante y pluralista, que haga posible la democracia con justicia social e impensable la guerra. Nos merecemos un
presente y un futuro en paz. La llave de la paz la tiene el pueblo.

Con dolor de humanidad

COLOMBIANAS Y COLOMBIANOS POR LA PAZ

Bogot, D.C. noviembre 26 de 2011

Carta Abierta de las FARC a Colombianos por la Paz

(Fechada en noviembre de 2011 y firmada por el Secretariado del Estado Mayor de las FARC-EP)


Colombianas y colombianos por la paz

Lucia Topolanski
Senadora de Uruguay

Jody Williams
Premio Nobel de la Paz 1997

Elena Poniatowska Amor
Escritora mexicana

Alice Williams
Escritora afroamericana y feminista. Premio Pulitzer a la obra de ficcin en 1983 por la novela El color prpura

Mirta Baravalle

Presidenta de las Madres de la Plaza de Mayo

Isabel Allende
Escritora y Senadora Chilena

Danielle Miterrand
Francia

Rigoberta Mench
Premio Nobel de Paz

Socorro Gmez
Presidenta del Consejo mundial por la Paz

Hermana Elsie Mongue
Ecuador

Nidia Daz
Dirigente FMLN

Margarita Zapata
Embajadora Nicaragua

Xiomara Castro de Zelaya
Vocera Frente de Resistencia Hondureo

A nombre del Secretariado de las FARC-EP, a ustedes amigas de la paz y de la solucin poltica de los conflictos, nuestro saludo cordial.

Aferrados a la esperanza de que la liberacin de prisioneros de guerra, como resultado de un acuerdo entre las partes contendientes, puede encausar la nacin hacia el raudal de la solucin poltica, respondemos hoy su misiva de agosto.

De acuerdo. El conflicto armado colombiano tiene profundas causas sociales, econmicas y polticas, que deben ser temas de discusin para su superacin definitiva. Compartimos igualmente que la paz de Colombia est ligada a la paz de la regin y que, adems, es anhelo universal. No permitiremos que se nos escape esta oportunidad para reiterar a travs de ustedes, nuestra disposicin de dialogar con el estado, de cara al pas, con miras a un futuro de paz. Desde luego, aceptamos la disposicin y concurso de ustedes para contribuir en la bsqueda del noble propsito.

Nos solicitan en su carta un nuevo gesto de liberacin unilateral de prisioneros de guerra. Est bien. Pero quisiramos compartir algunas reflexiones sobre el tema:

Sera justo que apelando al ejercicio de la razn, el derecho y la tica en el tratamiento del problema, no se invisibilizara a los guerrilleros presos. Son alrededor de 800. El dolor no es solamente de los familiares de los prisioneros en nuestro poder. El humanitarismo debe mirar, siempre, con sus dos ojos.

Durante el gobierno de Ernesto Samper liberamos unilateralmente en Cartagena del Chair a 80 prisioneros de guerra. En el cuatrienio de Andrs Pastrana, luego de la firma de un acuerdo humanitario, liberamos a 47 militares y policas y en cambio recibimos 13 guerrilleros. Inmediatamente, con la esperanza de generar un medio ambiente propicio para el abordaje del canje, dejamos en libertad en la Macarena, sin ninguna contraprestacin, a 305 soldados y policas que haban sido capturados en combate. Ms recientemente, durante el gobierno de lvaro Uribe, gracias a la gestin humanitaria del presidente de Venezuela Hugo Chvez y de la senadora Piedad Crdoba, liberamos, tambin de manera unilateral, a algunos senadores, representantes, diputados y concejales, y a otro grupo de militares y policas. La verdad es que nunca hubo reciprocidad por parte del gobierno de Colombia.

La disposicin de las FARC en este sentido ha sido difana. No admite discusin ni cuestionamiento. Seguimos a la espera del momento propicio para pactar con el Estado colombiano un canje de prisioneros de guerra.

La realidad es dura. Cuando en Medio Oriente el Estado sionista de Israel libera a ms de 1.000 prisioneros palestinos a cambio de uno slo de sus soldados, el gobierno de Colombia le ha dado la espalda, por 13 aos, a los suyos. Aqu hay una indolencia infinita con el sentimiento de los familiares de los soldados prisioneros, pero tambin un desprecio por la suerte de unos hombres que arriesgando como nadie su vida, cayeron en el campo de combate defendiendo los intereses de quienes hoy los olvidan.

En sana lgica, un acuerdo de paz en Colombia debiera estar antecedido por un canje de prisioneros entre las partes contendientes porque, sin duda, un evento tal allanara la senda del entendimiento y el fin de la guerra, del conflicto social y armado que se prolonga por seis dcadas por la intransigencia estril de los gobiernos. Se debe poner punto final a una larga historia de violencia institucional, de despojo, de paramilitarismo, desapariciones forzadas, masacres, falsos positivos, fosas comunes, exclusin, imposiciones neoliberales y manipulacin de la opinin. A las mujeres pacifistas del mundo representadas en ustedes les pedimos actuar y extender sus manos solidarias hacia el pueblo de Colombia.

Les sugerimos dirigir su mirada sobre la situacin que afrontan centenares de guerrilleros presos y unos 7.500 ciudadanos encarcelados por sus ideas, como resultado de la criminalizacin de la oposicin poltica y la protesta social; la mayora de ellos acusados de terrorismo y de otros delitos que tratan de ocultar el carcter poltico de su causa y sometidos a condiciones infrahumanas de reclusin, irrespeto a la dignidad, violacin de sus derechos humanos, hacinamiento y torturas, polticas acentuadas por la injerencia del bur federal de prisiones de los Estados Unidos. Les pedimos analizar la posibilidad de constituirse en comisin, o gestionar la conformacin de una comisin humanitaria que visite las crceles de Colombia y constate en el terreno la veracidad de la denuncia. Intercedemos, igualmente, por los presos sociales, por los que casi nadie habla, para protestar por las condiciones degradantes de su reclusin.

Les solicitamos considerar, como asunto crucial para aclimatar la convivencia, el estudio de frmulas que permitan la repatriacin y liberacin de Simn Trinidad, Sonia e Ivn Vargas, guerrilleros de las FARC prisioneros del imperio, extraditados a los Estados Unidos por el rencor y la retaliacin de un ex presidente desquiciado. Su extradicin, sustentada en montajes jurdicos urdidos por Uribe Vlez, la inteligencia militar y el ex Fiscal Osorio, fue una flagrante violacin de claras disposiciones constitucionales. Simn Trinidad ha sido condenado a 60 aos de prisin por una causa ajena a la que fue extraditado. Vaya nuestra voz de aliento a los tres rebeldes farianos, ante su infame y largo cautiverio neocolonial.

Permtannos reiterarles, distinguidas ciudadanas del mundo, nuestro mensaje de irrenunciable decisin de continuar y elevar a nuevos niveles la brega por la libertad de los prisioneros de guerra y de los presos polticos.

Como un nuevo acto humanitario que respalda esta carta, anunciamos la liberacin de 6 prisioneros de los que permanecen en nuestro poder, los cuales sern entregados a las firmantes de la misiva que hoy respondemos, encabezadas por la insigne dirigente poltica colombiana, la senadora Piedad Crdoba, previa precisin de los protocolos de seguridad. Esta fue la determinacin del comandante Alfonso Cano das antes de ser asesinado por el rgimen guerrerista y sanguinario de Juan Manuel Santos.

Viva la memoria del comandante Alfonso Cano!

Con sentimientos de respeto y admiracin,

Secretariado del Estado Mayor Central de las FARC-EP
Montaas de Colombia, noviembre de 2011."








Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter