Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-11-2011

J. Edgar

Sal Landau
Progreso Semanal


De nio escuchaba en la radio El FBI en la Paz y en la Guerra. Mis padres haban escuchado durante los aos 30 G-Men. J. Edgar Hoover, director del FBI, contribuy a producir esos programas y, en el nuevo filme biogrfico J.Edgar, nos enteramos tambin que Hoover orquest varios otros programas de radio y TV con el fin de mostrar a los perseguidos por su organizacin como criminales peligrosos y su monitoreo de comunistas subversivos como el resultado de un enfoque de equipo que l personalmente inculc

La gramtica del entretenimiento, sin embargo, reclama hroes individuales y Hoover no quera corajudos agentes de campo como Mel Purvis que mat a John Dillinger- que le robaran la gloria y, tal como ensea el filme, lo apart. El FBI ideal de Hoover consista en epgonos, con trajes y pelados similares dictados por el jefe. En el filme, un joven Hoover (Leonardo di Caprio) despide a un agente con bigote. No aprobaba el cabello facial.

A los diez aos, saba de Hoover a travs de toda la informacin radial que lo describa como el lder de un cuerpo policial que siempre capturaba al objetivo. Mi to Max, comunista, se mofaba. Hoover es un asqueroso farsante. Baila en tutu en la sala de su casa con su esposa Clyde Tolson.

Yo rabiaba de indignacin ante tales calumnias. Yo estaba mejor enterado que l porque escuchaba Caza Bandidos, que incluso vi en el cine en episodios semanales. En los 60 llegu a ponerme de acuerdo con el To Max. Con el COINTELPRO de Hoover, los informantes del FBI penetraron grupos de derechos civiles y anti-belicistas, proliferaron los agentes provocadores y el FBI cometi crmenes. Hoover destruy las vidas de muchas personas, lo cual justific con manida retrica anticomunista.

En 1974, gracias a la Ley de Libertad de Informacin, recib ms de 1000 pginas del archivo a mi nombre, la mitad de ellas tachadas. El Bur haba intervenido mi telfono. Pgina tras pgina recogen conversaciones con mi padre nada siquiera remotamente poltico- y planes que tena de viajar de San Francisco a Los ngeles para visitarle. El FBI haba plantado un informante en la estacin televisiva donde yo trabajaba, para conocer de mis planes de viajes areos.

A inicios de los 70, el Bur revel, por orden judicial, que haba plantado cerca de 70 informantes en el Instituto de Estudios Polticos (IPS) donde yo trabajaba. Un juez federal hizo que el FBI pagara todos los costes legales y jurdicos y les exigi que no repitieran tales actividades.

En septiembre de 1976, el FBI comenz a investigar el asesinato en Washington, mediante una bomba en su auto, de Orlando Letelier y Ronni Moffitt, una colega del IPS que estaba junto a l. Investigadores honestos de ese cuerpo resolvieron el caso y nombraron como responsables al jefe de la Inteligencia chilena y otros policas secretos, as como cinco exiliados derechistas cubanos.

La polica poltica de Hoover hizo poco para frenar a la Mafia o al crimen corporativo, pero cre archivos sobre millones de norteamericanos. Sera el instinto bibliotecario de Hoover?

Deduzco del J.Edgar de Clint Eastwood que aquel retrato radial de infancia, las burlas del To Max y mis propias experiencias con el FBI omitieron una cuestin: Hoover tambin tena alma. Di Caprio interpreta un torturado homosexual reprimido con una madre dominante (Judi Dench) que no quera tener de hijo a un pajarito.

Al morir ella, Hoover se pone su vestido y su collar y llora. Eastwood y el guionista Dustin Lance Black (del filme Milk) muestran que el poderoso y controlador jefe de la mayor agencia policial del pas tambin experimentaba profundo dolor emocional.

Vemos inteligencia y ambicin en su ascenso de bibliotecario a custodio de archivos policiales. John F. Kennedy durmi con una espa germano-occidental, Hoover le cuenta a Bobby Kennedy para hacerle saber que no poda siquiera pensar en despedirlo.

Di Caprio captura la extrema desorientacin de Hoover, casi babeando, al escuchar una cinta de un micrfono plantado en la habitacin de hotel de Martin Luther King con una mujer. Se deleita leyendo el correo de Eleanor Roosevelt, descubriendo una supuesta relacin lsbica con una reportera.

Tras morir Hoover en 1972, vemos cmo Nixon despacha de inmediato un escuadrn para destruir los archivos secretos del difunto algunos de ellos dedicados a Nixon. Helen Gandy, secretaria- custodio de Hoover (Naomi Watts), ha intentado limitar el alcance de las acciones desproporcionadas de su jefe e incluso en la muerte protege su imagen pblica que ella equipara a la del Bur. El filme la muestra haciendo trizas aquellos archivos antes de que el escuadrn de Nixon llegara a las oficinas de Hoover.

Eastwood retrata la indefensin de Hoover en una disputa entre esposos o amantes cuando l y su pareja Tolson (Armie Hammer) a quien dej todas sus posesiones- se pegan, luchan y luego se besan. Hoover lo amaba, aunque el film no muestra o siquiera sugiere la consumacin sexual. El pblico puede juzgar a este emotivo, desequilibrado y autoritario sicpata del control, a este hombre inteligente y vulnerable, que se encuentra en una situacin embarazosa durante una audiencia en el congreso debido a sus actividades auto-promocionales.

En el filme el viejo Hoover dicta su historia a jvenes Agentes Especiales, pero no quiere contar la verdad; ms bien se enaltece distorsionando los hechos para hacer ver que ha logrado, l solo, proteger el pas de asesinos despiadados, secuestradores (el secuestro de Lindbergh ocupa buena parte de la pelcula) y todo aquello que oliera a comunismo, anarquismo o rosa-izquierdismo.

El odio vomita patriotismo, odio al comunismo, pero el filme nos lleva a sospechar que Hoover se odiaba a s mismo. Incapaz de controlar su impulso ms repulsivo su madre odiaba los pajaritos intenta alcanzar poder sobre personas e instituciones. El filme sugiere con sutileza que Hoover se convirti en su propio enemigo interno, su madre lo subvirti al no permitirle manifestar su identidad sexual. Su carrera, ms que marcar, manch dcadas de la historia norteamericana y mucha gente pag un alto precio por la dinmica squica de J. Edgar.

Fuente: http://progreso-semanal.com/4/index.php?option=com_content&view=article&id=4052:j-edgar&catid=3:en-los-estados-unidos&Itemid=4



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter