Portada :: Colombia :: Derechos Humanos en Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-11-2011

Grave amenaza de desplazamiento y muerte sobre los campesinos
200 paramilitares toman el control sobre la zona de San Jos de Apartad, con la complicidad del Estado

Comunidad de Paz de San Jos de Apartad
Agencia Prensa Rural


Desde hace algunos das hemos dejado constancia de situaciones muy difciles que se viven en este momento en la zona de nuestra Comunidad de Paz de San Jos de Apartad; pese a todo, el Estado sigue siendo espectador y cmplice de todo este actuar.

El lunes 28 de noviembre, cerca de 200 paramilitares llegaron a la vereda La Esperanza donde han retenido a la gente por varias horas tenindolos encerrados en el centro de salud, mantenindolos incomunicados. All, segn ellos, estn revisando los antecedentes de cada uno. De igual forma han dicho que van a quedarse all como los que mandan y tener control de todo. Adems han dicho que han comprado varias fincas en Playa Larga y que la orden es que la finca que necesiten, se les venda, quieran o no. Ya han comprado tres grandes fincas donde tendrn sus bases en Playa Larga y afirman que lo mismo harn en todas las veredas.

Esta situacin es muy dramtica puesto coloca a las diversas veredas en un desplazamiento inminente y en peligro la vida de la gente. As mismo se pretende someter a las comunidades a la lgica paramilitar. Nos negamos a ello y no lo aceptaremos, obedeciendo nuestros principios por la vida. Pedimos solidaridad ante estas situaciones y apoyo para exigirle al Estado que cese este actuar cmplice.

Nuestras constancias y clamores se suceden sin que ninguna instancia del Estado muestre preocupacin alguna por el accionar intenso del paramilitarismo, como brazo armado que acta en plena coordinacin con los puntos de control de la fuerza pblica. Los paramilitares insisten en que nos sometamos a ellos bajo la amenaza de exterminarnos. No nos someteremos y hacemos una vez ms responsable al Gobierno de todos los horrores a que nos tienen sometidos. El Presidente Santos ha estado informado minuciosamente de todos estos horrores y se niega a actuar. Las bases paramilitares siguen intactas y protegidas por la fuerza pblica. Continuamos dejando constancias para la historia y estamos seguros de que la gente consciente sigue caminando con nosotros en una resistencia moral ante tanta infamia.

La Comunidad de Paz ha hecho un llamamiento a las autoridades a que actuen y ha dejado constancia de los siguientes hechos:

  • El lunes 14 de noviembre de 2011, hacia las 18:00 horas, 30 paramilitares llegaron a la vereda La Esperanza con armas largas y en trajes civiles, penetraron en las viviendas, entre ellas las de familias de nuestra Comunidad de Paz. Nuevamente repitieron su mensaje: los que no se sometan a ellos y trabajen con ellos, tendrn que irse o morirse, Van a actuar en delante de manera ms contundente.
  • El viernes 18 de noviembre de 2011, hacia las 16:00 horas, los paramilitares ingresaron de nuevo a la vereda La Esperanza, esta vez con trajes de camuflado y armas largas. Afirmaron que comenzaran a actuar ms contundentemente.
  • El sbado 19 y el domingo 20 de noviembre de 2011, durante todo el da los paramilitares hicieron presencia en los caminos aledaos a las veredas La Esperanza, Rodoxal y El Porvenir. Instalaron retenes y se robaron los alimentos que la gente transportaba, afirmando que est prohibido llevar alimentos a las casas; que han decretado un bloqueo de alimentos y que el que incumpla estas disposiciones ser asesinado.
  • El martes 22 de Noviembre de 2011, hacia las 05:00 horas y hasta las 09:00 horas, se presentaron combates entre los paramilitares y la guerrilla en las veredas La Esperanza y Playa Larga, poniendo a la poblacin civil en medio del fuego. Varias familias tuvieron que huir de en medio del combate y salvar sus vidas. Nuevamente se evidencia que los paramilitares, quienes continan actuando en estrecha unidad de accin con el Ejrcito, buscan poner como ESCUDO a la poblacin civil, lo cual constituye un CRIMEN DE GUERRA. Hace tan solo una semana que denunciamos hechos similares y nuevamente se repiten.

Las familias de La Esperanza, as como las de Rodoxal, El Porvenir y veredas aledaas, estn en altsimo riesgo. Varias familias quieren desplazarse. Por eso hacemos un llamado apremiante para que se intervenga ante el Gobierno central y se exija cesar el accionar paramilitar que es un accionar camuflado del Estado. La Comunidad de Paz se mantendr firme en sus lugares y no se someter de ningn modo a los dictmenes de estos criminales amparados por el Estado.

Fuente: http://prensarural.org/spip/spip.php?article6877


NOTAS RELACIONADAS:




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter