Portada :: Europa :: El rapto de Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-12-2011

Checkpoint Charlie

Andy Robinson
La Vanguardia


You are leaving the American sector. El famoso letrero de Checkpoint Charlie aun gua a los turistas en Friedrichstrasse y dos G.I.s estadounidenses posan con una bandera barras y estrella. Pero el letrero es una copia del original y los soldados son actores alemanes que cobran dos euros la foto. Y, dos dcadas desde la cada del muro de Berln, no queda claro que Alemania haya entendido exactamente qu supone abandonar la zona estadounidense y asumir el liderazgo de Europa. (Una version ampliada de este articulo y una entrevista con Peter Bofinger, miembro del consejo de sabios alemanes se publicar en el suplemento Dinero el prximo domingo)

Al margen de sus ms que discutibles estrategias geopolticas, la clave del xito del mundo americano, era una superpotencia estadounidense que ejerca una hegemona generosa en el mbito econmico. Creaba mercados para sus multinacionales y animaba a sus clases medias a consumir y crear mercados para los dems. Acab siendo una economa enormemente endeudada con un gigantesco dficit exterior. Pero el resto del mundo creca. As mismo, la Fed y Wall Street, conscientes de los inevitables ciclos de exceso y colapso que caracterizan el capitalismo de mercado, siempre entendan la importancia de los rescates financieros. EE.UU. no solo creaba mercados sino acuda siempre al rescate en crisis en Amrica Latina o Asia, dice el economista Leo Panitch, autor del nuevo libro The making of global capitalism (Verso, 2012). Rescatar, por supuesto, en su propio inters.

Ahora, tras dcadas de recelos ante el poder aleman, los lderes europeos estn pidiendo a gritos que Alemania asuma el liderazgo en la crisis. Ustedes ya son la nacin indispensable de Europa; no pueden escaquearse de su responsabilidad de liderar, declar en un extraordinario discurso en Berln el lunes el ministro de asuntos exteriores polaco Radolsaw Sikorski.

Pero a Alemania le resulta difcil cambiar un modelo econmico basado en un permanente supervit comercial -no ha registrado dficit por cuenta corriente desde 1954- y en permanentes recelos ante los rescates financieros. Desde el rescate del banco Herstaat en 1974, los alemanes jams han podido superar su obsesin con el moral hazard (riesgo moral, es decir que los rescates dejen impunes a los culpables de las crisis), dice Panitch. Jams quieren desempear el papel que ha jugado EE.UU. para contener las crisis financieras. Desde Grecia, se recuerda con nostalgia los tiempos del Bienvenido Mister Marshall. A diferencia de los estadunidenses, Alemania no entiende que el poder tiene costes, dijo Petros Mrkaris, el veterano autor griego de novelas negras en una entrevista mantenida esta semana en Berln. Los estadounidenses jams hablaban del sacrificio de sus contribuyentes.

Con Grecia ya insolvente y una fuga en el mercado de deuda desde Italia y Espaa que provocar moratorias catastrficas el ao prximo si no se reducen los costes de financiacin, queda ya muy poco tiempo para que Alemania aprenda las normas de la hegemona, dice Doug Henwood, editor de Left Business Observer en Nueva York.

Al inicio de esta crisis, se sola decir que el euro sera un escudo que protegera a los dbiles en la crisis. En realidad, es Alemania quien se ha visto ms beneficiado. Gracias a un euro debilitado , sus exportaciones se han disparado; un 10% en los ltimos 12 meses, segn datos publicados el martes. La Federacin de mayoristas en Berln (BGA) calcula que las exportaciones alcanzarn un cifra record de un billn de euros en el 2012. El supervit comercial alemn ya es el ms grande desde 2008. Al mismo tiempo, la fuga desde la periferia hacia valores refugio como el bund, mantiene tipos muy bajos para las empresas alemanas. Alemania ha sacado mltiples beneficios de la unin y debera pagar ms para salvarla, sostuvo en uan conferencia telefnica el mes apsado Sebastin Mallaby del Consejo de Relaciones Extranjeros en Nueva York. Mallaby calcula que, de no existir el euro, el marco se habra disparado y el aumento del 18% de exportaciones alemanas entre 2009 y 2011 solo habra sido el 10%.

As mismo, una reduccin fuerte de los costes unitarios laborales alemanes -principalmente mediante la contencin salarial- en la ltima dcada frente a sus socios de la zona euro inyect una fuerte dosis de competitividad que aun se mantiene. Pero las importaciones alemanas apenas crecen en un pas de bajo consumo por motivos demogrficos, culturales y tambin debido al estancamiento de los salarios.

Por todo esto, como ha advertido el gobernador del Banco de Inglaterra Mervyn King, la raz de la crisis de deuda en la zona euro es una crisis clsica de balanza de pagos. Si no se corrigen los desequilibrios de competitividad, ni mega inyecciones de liquidez para Italia y Espaa resolvern el problema, sostiene King. El supervit alemn por cuenta corriente equivale a unos 180.000 millones de euros ms o menos equivalente a los dficit agregados de Italia, Espaa, Portugal y Grecia. Espaa, por ejemplo, mantiene un dficit de 12.000 millones de euros con Alemania incluso despus del colapso de la demanda interna espaola. Estos dficit crean necesidades de financiacin en la periferia que, en estos momentos de sequia de capitales privados, son casi imposibles de satisfacer sin la intervencin del BCE. La debilidad de nuestras importaciones es un problema gordo para la zona euro, desde luego, reconoce Ferdinand Fichtner, jefe de previsiones macroeconmicas del instituto DIW en Berlin.

Hay seales de que en los prximos das , Alemania empezar a tapar la nariz y dar su beneplcito a los rescates. Tras acordar el llamado paquete six pack de seis criterios macroeconmicos que sern vigilados frreamente desde Bruselas, ngela Merkel puede dar el paso polticamente atrevido de dar su apoyo a que el BCE respalde las compras de bonos italianos y espaoles , actuando de prestamista de ltimo recurso para el fondo de estabilizacin , convertido en un banco que prestara billones de euros a Italia y Espaa.

Esto podra bajar los costes de financiacin de la deuda de los grandes periferias y salvar el euro en el plazo inmediato. Pero, luego entrar el segundo obstculo a que Alemania asuma la responsabilidad de hegemona generosa: su supervit por cuenta corriente. Unos dos tercios del comercio en la zona euro son internos. No es posible aritmticamente que todos los pases miembros registren simultneamente supervit comercial. .Pero en el nuevo six pack, se pretende castigar a pases con dficit mayores que el 4% sin crear ningn incentivo para que Alemana, Holanda y otros pases del ncelo competitivo bajen sus propios supervit mediante polticas de expansin fiscal y subidas salariales. Al igual que en los aos del patrn oro antes de la Gran Depresin, sern los pases deficitarios los responsables de ajustar, con recortes salariales y austeridad ad infinitum. Es el sesgo deflacionista de todo sistema de cambio fijo o sema fijo que Keynes trat de corregir con xito solo parcial en los acuerdos de Bretton Woods. Pero en la zona euro en el 2011, las falsas virtudes de la ortodoxia de la entreguerra han vuelto. Para nuestros lderes Los pases con supervit como Alemania son los tipos buenos de la pelcula; esto, me temo , acabar con el euro, dijo Heiner Flassbeck economista jefe de la UNCTAD.

Fuente: http://blogs.lavanguardia.com/diario-itinerante/?p=627



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter