Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-12-2011

En cuanto a la negacin, Israel es como un pas del Tercer Mundo

Gideon Levy
Haaretz

Traducido para Rebelin por J. M. y revisado por Caty R.


Hay gente que quiere que tengamos miedo de la bomba iran y no de la que proviene del creciente malestar social en el pas; hay gente que, gustosamente, se dedica a este acto de encubrimiento y negacin.

Debera haber sido un titular hace mucho tiempo, o por lo menos el tema de conversacin del mircoles: una quinta parte de la poblacin israel vive con miedo a padecer hambre,una personade cada diez sufre hambre. Sin embargo, esta cifra casi parecida a un pas de frica, la oscuridad que viene del Tercer Mundo, slo apareci en las pginas interiores de los peridicos el mircoles. Otros temas fueron la comidilla del da.

Irn, Hizbul, los Hermanos Musulmanes, se implantan en nosotros otros temores con regularidad deliberada y maliciosa. Algunos son temores intiles, otros son exagerados, y en comparacin con ellos el miedo al hambre de una de cada cinco personas de nosotros y la gravedad del hambre de una de cada diez slo interesa a las vctimas. Ellos tienen los estmagos vacos, pero no tienen voz. La mayora de los israeles no tienen idea de qu se trata.

Despus de todas las autofelicitaciones sobre nuestra economa floreciente, despus de toda la nauseabunda glorificacin de los ricos, incluso despus de las decrecientes protestas de verano y la radiante incorporacin a la OCDE (1), llega esta mala noticia. Y no fue un golpe repentino. Israel ha recorrido un largo camino desde los das en que el pas, que era mucho ms igualitario, estallaba en un escndalo por los comentarios de la nia hambrienta de Beit Shean. Se llen de grasa e insensibilidad.

Hay gente que prefiere asustarse por la bomba iran y no por la bomba originada por la decreciente situacin social, hay gente que con gusto se dedica a este acto de encubrimiento y negacin. El sueo de los bombardeos de los reactores de Irn es ms emocionante que el sueo de Ron Petah Tikva Nagar, que quiere tener una cuenta bancaria. Hay gente que quiere ocasionarnos precisamente eso: miedo a las armas nucleares, que no nos pertenecen, y olvidarse del hambre, que es s es nuestra. Este comportamiento es tpico de los regmenes no democrticos, y tambin es tpico de la democracia de Israel.

El hecho de que haya tanta gente pobre y hambrienta entre nosotros, pone en peligro el futuro de Israel no menos que las armas nucleares de Irn; el hecho de que esta situacin se barra bajo la alfombra del discurso pblico hace que el peligro sea an mayor. El prximo Yom Kipur (2) de Israel puede tener origen en Hatzor Haglilit, el lugar de la planta de conversin de uranio en Isfahan, en Irn. La historia humana est llena de ejemplos aterradores de las naciones pobres y hambrientas que llevaron a sus gobernantes a cometer actos de locura. Podra pasar aqu tambin. Bsicamente, ya est sucediendo.

Los datos son fros, las estadsticas son aburridas, pero todos los viajes fuera de la burbuja de los medios de comunicacin a otras zonas de Israel pintan el cuadro en toda su urgencia. Esta semana visit la estacin central de autobuses de Afula, que no es la ciudad ms pobre de Israel. Una estacin de autobuses tercermundista, con comercios tercermundistas y pasajeros tercermundists. No hay nada parecido a la cobertura familiar que hacen los medios de comunicacin israeles.

Y de qu estaban hablando las personas en la estacin central de autobuses de Afula? De su pobreza? Por supuesto que no, estaban hablando de los rabes. Un residente del lugar, no muy joven, se acerc a m y se quej de su problema. Est en juicio y el juez es un rabe. "En la Brigada Golani me ensearon que hay que asesinar a los rabes", me dijo mientras tombamos una taza de caf en el pattico kiosco. "Es una raza a la que se debera eliminar. Estoy dispuesto a que me condenen a 20 aos de prisin, pero no un juez rabe".

Este discurso racista, que es tpico y autntico, florece sobre la base de las dificultades sociales, que alguna gente maliciosa utiliza para desviar tales asuntos sombros. Eso es lo que producen la pobreza y el hambre cuando el gobierno y los medios desvan la atencin de las autnticas dificultades a la xenofobia, que es el refugio de los gobernantes y los gobernados.

Tambin hay personas que desvan la atencin de las verdaderas soluciones a esta dificultad. Nos alientan a aceptar los presupuestos escandalosos para la seguridad y los asentamientos como un decreto divino y no a protestar, o incluso a preguntarse si estos esfuerzos deben ser las prioridades de una sociedad cuyos sectores marginales estn padeciendo hambre. Nos alientan a atacar a cualquiera que cuestione estas prioridades, afirmando que "no entiende nada" y "no tiene las herramientas", este "traidor y hereje.

El da que se public el informe sobre el hambre, el primer ministro se encontraba en Eilat. Las montaas que lo rodean estn llenas de policas de fronteras, un dirigible de observacin flotaba en el cielo, la ciudad era como una fortaleza, el hotel en el que hablaba era como una ciudadela, y Benjamin Netanyahu caminaba, como de costumbre, rodeado de docenas de tipos duros armados y ridculos. Eso tambin nos cuesta dinero, y ni siquiera preguntan cunto, por qu y a expensas de qu.

Notas:

(1) Organizacin para la Cooperacin y el Desarrollo Econmico

(2)Se refiere a la guerra as llamada de Yom Kipur (octubre de l973), donde Israel se vi sorprendido por los ejrcitos rabes (N de T.)

Fuente: http://www.haaretz.com/print-edition/opinion/israel-is-a-third-world-country-in-denial-1.398849 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter