Portada :: Espaa :: Inmigracin
(defendiendo el libre mercado)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-12-2011

Seor y seora inmigrante, estn invitados a dejar el pas
Y si nos vamos

Fernando Cruz Artunduaga
Rebelin


Se marcharon los Rodrguez, no se sabe para donde,

dejaron su terruito, se fueron del monte.

Hay que pena me dio cuando los Rodrguez se fueron...

buscando riqueza en un pas extrao.

Cancin Los Rodrguez - Conjunto Clsico

 

Seor y seora inmigrante; estn invitados a dejar el pas. Eso es lo que hoy resuena ya de dientes para afuera- en algunos crculos polticos y empresariales, y el eco no se hace esperar en la gente comn.

El chivo expiatorio perfecto es el eslabn ms dbil de la sociedad: el inmigrante. Hay que ir a por l. Todos los males posibles se cargan a sus espaldas: la inseguridad, el paro, la prdida del Estado del Bienestar, la crisis econmica y un largo etctera de males acumulados en cientos de aos de historia.

Y si nos vamos, hay la certeza que maana se curaran esos males que ha generado el capitalismo, que llev peores males a los pases, que expuls a esos inmigrantes de sus fronteras por la exclusin y la miseria? Acaso no fueron gente de Europa quienes invadieron pases del sur y entraron a por todas sus riquezas? No continan ahora la labor depredadora de personajes como Coln, multinacionales como Iberdrola, Aguas de Barcelona, Banco de Santander y el BBVA, entre otros.

Y si nos vamos, el invento del individualismo y la explotacin del hombre por el hombre que ahora se siente en el patio propio, desaparecer para siempre?

Y si nos vamos, el invierno ser ms clido para los abuelos y abuelas enfermas y olvidadas por los mismos seres a los que ellos y ellas les dieron vida?

Y si nos vamos, los colores de la prxima primavera sern igual de relucientes con la ausencia de aquellos a quienes les endilgan todos los males?

Y si nos vamos, La pennsula dejar de ser el patio trasero de los pases ms desarrollados de Europa: Alemania, Inglaterra y Francia?

Y si nos vamos, mejorar el precio de la mano de obra que la deslocalizacin de las empresas y la lgica perversa de la globalizacin han desarrollado?

Y si nos vamos seguramente las cosas no cambiarn mucho, pero s se notar la ausencia de quienes han venido a buscar oportunidades y a contribuir al desarrollo de este territorio arriesgndolo todo, incluso la propia vida.

Mientras tanto, para desviar la atencin o, ms bien, para la entretencin o, para que entren en tensin, hay que continuar atacando al vulnerable, al temible enemigo del bienestar europeo: el inmigrante. En la historia, con disculpas parecidas se persigui a otros grupos humanos.

Mientras el stablishment acusa, casi un pas entero calla para ocultar sus miedos, pero la cobarda nunca ha sido un buen remedio para conjurar el engao. La lista de indeseables se puede ampliar con los que viven en la parte ms baja de la pirmide social propia. Ya encontrarn una forma de hacerlos ilegtimos.

Otra vez en la historia, Europa est en la punta de lanza de una cruzada que no tiene futuro, que solo aplazar la agona y que otra vez la llenar de infamia de continuar as. La lucha no es contra los pobres sino contra la pobreza. La ausencia de pan en la mesa del pobre solo sirve para acrecentar la riqueza de unos pocos, que tienen todo lo necesario para consumir hasta intoxicar el mundo de su cuerpo y, tristemente el cuerpo de sus mundos decide el futuro de la vida sobre el planeta.

El silencio es bastante parecido a la complicidad. Citando a Warren Buffet Solamente cuando baje la marea sabremos quienes estaban nadando desnudos. Para entonces puede ser demasiado tarde y la vorgine nos habr devorado a todos sin distincin de bienes de fortuna, de color de la piel o de la lengua que se hable. Todos tenemos un destino comn, no es necesario esperar que sea la muerte la que nos haga ms iguales.

Y si nos vamos, tambin nos quedamos. Ahora ni t, ni yo, podremos olvidar los diversos sabores y olores que se han encontrado, tampoco borrar los ritmos continentales incorporados en nuestros cuerpos y menos los colores de las mezclas culturales que estarn presentes por siempre en nuestros descendientes.

Fernando Cruz Artunduaga, Director IDEASUR

Editorial Bideasur 18 // www.ideasur.org

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter