Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-12-2011

Celac: bolivarismo, nacionalismo y socialismo

Jos Steinsleger
La Jornada


En 1783. El primer atisbo de unidad poltica de Amrica hispana tuvo lugar en el Madrid liberal y reformista del rey borbn Carlos III. El ministro Pedro Pablo Abarca de Bolea (conde de Aranda) haba entregado al monarca un proyecto neocolonial sobre las provincias americanas, sugiriendo que la referida unidad fuera una suerte de Commonwealth hispano.

Con vista larga, el conde de Aranda recomendaba a la corona deshacerse de sus posesiones americanas, conservando slo Cuba y Puerto Rico para el comercio espaol. Para ello se estableceran tres infantes o reyes en Amrica: uno como rey de Mxico, otro como rey de Per y otro como rey de Costafirme. Los tres gobernaran el continente en nombre del emperador Carlos III.

El Informe Aranda qued en agua de borrajas, y recin en 1808 sera retomado por Manuel Godoy, el todopoderoso ministro de Carlos IV. Plan que, asimismo, lleg demasiado tarde, a causa de la invasin francesa, la abdicacin de Fernando VII, la falta de generosidad de la Junta Suprema de Aranjuez con los hermanos americanos (se les conceda representacin con arreglo a los blancos, excluyendo a indios, negros y zambos), y la inminente guerra con Inglaterra (1808).

La guerra de la independencia dio a la burguesa criolla la oportunidad que esperaba. Dos aos despus se iniciar el proceso que en veinticinco aos llevar a la independencia a la casi totalidad del continente americano.

1910. Barcelona, 25 de mayo. En la conferencia Causas y consecuencias de la revolucin americana, el socialista argentino Manuel Ugarte (1875-1951), manifiesta que la insurreccin producida en las colonias un siglo atrs, no llevaba propsitos separatistas. Ugarte fue el primero en plantear la cuestin nacional de la independencia.

El historiador Norberto Galasso sostiene que, a juicio de su biografiado (Manuel Ugarte), la misma revolucin democrtica que se operaba en Espaa contra el oscurantismo monrquico se realizaba en las colonias. Pero no contra Espaa, sino contra la minora que dominaba en Espaa y en las colonias, es decir, contra el absolutismo. El separatismo, segn esta tesis, surgi despus, inevitablemente, al ser derrotada la revolucin democrtica por la reaccin en Espaa.

En El porvenir de la Amrica espaola (1910) Ugarte analiz los orgenes de la Amrica espaola, refirindose en particular a los pueblos indgenas, espaoles, mestizos, negros, mulatos y criollos como componentes del hombre latinoamericano. Los socialistas argentinos, en nombre del internacionalismo proletario, niegan toda cuestin nacional en Amrica Latina. El imperialismo carece de importancia o no existe, y hay que limitarse a lograr conquistas obreras.

1946. En febrero de 1946, horas despus de los comicios presidenciales, el presidente electo Juan Domingo Pern (1895-1974) se dirigi por escrito al legendario caudillo del Uruguay Luis Alberto Herrera (1873-1959). El mensaje del lder argentino (hallado por el investigador Carlos Machado) dice: Hay que realizar el sueo de Bolvar. Debemos formar los Estados Unidos de Sudamrica.

El 7 de julio de 1953, en una cena de camaradera de las fuerzas armadas, Pern expresa por primera vez las ideas que presidiran su programa global:

No hay soberana poltica plena mientras el continente siga fragmentado por el inters imperial. No hay independencia econmica en el marco de la dependencia como fruto de la monoproduccin. No hay justicia social sin asentar la base material que la posibilite, y resulta imposible lograrla malherida por la desunin Presentimos que el 2000 nos encontrar unidos o dominados.

Pern err por menos de cinco aos. En efecto, y con excepcin de Cuba y Venezuela, el escenario latinoamericano de finales del siglo mostraba un cuadro ideolgicamente confuso y polticamente desolador.

No obstante, en la cuarta Cumbre de presidentes, frente a las narices de W. Bush, el peronista Nstor Kirchner, el bolivariano Hugo Chvez, y el sindicalista Lula enterraron el proyecto de libre comercio de las Amricas (Mar del Plata, noviembre de 2005).

Tres aos despus se constituy la Unin de Naciones Suramericanas (Unasur), y en das pasados, en Caracas, la flamante Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) puso punto final al monrosmo, abriendo de par en par (y con exclusin de Estados Unidos y Canad), la integracin, cooperacin y solidaridad entre los pases del continente.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2011/12/07/opinion/027a2pol



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter