Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-12-2011

Militares de EE.UU. y Chile asesinaron a Horman y Teruggi
Asociados para matar

Manuel Salazar Salvo
Punto Final


El ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago, Jorge Zepeda, decidi procesar por los homicidios de los ciudadanos estadounidenses Charles Horman Lazar y Frank Teruggi Bombatch -ocurridos el 17 y 22 de septiembre de 1973-, respectivamente, al brigadier (r) Pedro Espinoza Bravo y al entonces jefe de la misin militar de Estados Unidos, capitn de navo Ray Davis. La decisin del magistrado empieza a develar el papel que cumplieron miembros de la embajada norteamericana en Chile, antes, durante y despus del golpe militar que derroc al gobierno del presidente Salvador Allende.

Los asesinatos de Horman y Teruggi lograron connotacin mundial a travs del libro The execution of Charles Horman ( Desaparecido, en la versin en espaol), publicado por Thomas Hauser en 1978, y por la pelcula Missing , dirigida por Costa Gavras y protagonizada por Jack Lemmon y Sissy Spacek, estrenada en 1982 pero entonces prohibida en Chile por la dictadura.

Horman, de 31 aos, y Teruggi, de 24, fueron detenidos en sus casas por militares, conducidos al Estadio Nacional y ejecutados secretamente.

La resolucin del ministro Jorge Zepeda sostiene que la decisin de asesinar a Charles Horman la tom el Departamento II del Estado Mayor de la Defensa Nacional, dependiente del general Augusto Lutz Urza, y fue ejecutada por el Batalln de Inteligencia Militar o cuartel de inteligencia del ejrcito, a cargo de un oficial de esa reparticin que supervisaba la ejecucin de detenidos.

Charles Horman era periodista y trabajaba como guionista para Chile Films; Teruggi estudiaba ciencias polticas en la Universidad de Chile. Ambos colaboraban con una agencia noticiosa alternativa, llamada Fuentes de Informacin Norteamericana (FIN), creada por un grupo de jvenes norteamericanos que vinieron a Chile para apoyar al gobierno de la Unidad Popular. Uno de los ltimos boletines semanales de la agencia FIN, en julio de 1973, aseguraba que varios agentes de la CIA que operan en Chile estn implicados en las actividades de grupos abiertamente sediciosos, sin que est libre de sospecha el embajador Nathaniel Davis, quien estuvo con el mismo cargo en Guatemala en el perodo en que asesores diplomticos y militares norteamericanos ayudaron a organizar grupos terroristas fascistas como La Mano Blanca, Nueva Organizacin Anticomunista y el Consejo Anticomunista de Guatemala, que asesinaron a miles de estudiantes, trabajadores y campesinos.

La agencia FIN, el nexo que vinculaba a Horman con Teruggi, fue creada, entre otros, por Steve Volk, que vivi un tiempo en Chile con una beca Fulbright y tras regresar a Estados Unidos, volvi a Santiago a terminar su tesis para un doctorado de la Universidad de Columbia. Volk trabajaba nueve horas diarias en la Biblioteca Nacional investigando el desarrollo de las clases sociales en la regin minera del norte de Chile durante el siglo XIX. Por las noches, se reuna con Horman, Teruggi y una decena de norteamericanos en las oficinas de FIN para producir un semanario de noticias.

La elaboracin del boletn y los mtodos que empleaban los jvenes norteamericanos simpatizantes de la Unidad Popular para recolectar informacin eran considerados subversivos y vigilados de cerca por agentes secretos encubiertos como personal diplomtico de la embajada de Estados Unidos, quienes, adems, reciban datos sobre ellos desde diversas fuentes de inteligencia. El juez Zepeda seala en su resolucin que una agencia gubernamental de Estados Unidos proporcion al FBI la direccin de Teruggi y que, adems, inform que el joven estaba estrechamente vinculado con el Grupo para la Liberacin de las Amricas, rea Chicago.

Das de angustia

Charles Horman viaj a Nueva York a visitar a sus padres en agosto de 1973. Volvi a Chile con una de amiga, la escritora Terry Simon, de 28 aos. En el aeropuerto los esperaba Joyce, esposa de Charles. La joven escritora, a los pocos das, se sinti atemorizada por el denso clima poltico que se viva en Santiago y decidi marcharse. Horman le dijo que no poda irse sin conocer Via del Mar y hacia all viajaron el lunes 10 de septiembre. Joyce permaneci en la capital. Horman y su amiga pasearon casi toda la tarde por Via y al anochecer acudieron a tomar un bus para regresar a Santiago. Pero no haba buses en el terminal y la ruta estaba interrumpida. Decidieron entonces pernoctar en el Hotel Miramar. A la maana siguiente, martes 11, pagaron y se dirigieron al centro de Via. Sin embargo, en la calle los detuvo un soldado armado.

-Las fuerzas armadas han tomado el gobierno. Hay toque de queda. Vuelvan al hotel y qudense all-, les dijo luego que ellos se identificaran como turistas norteamericanos. El martes 12 volvieron a salir del hotel. Charles quera comprar un peridico y enterarse de las noticias, pero no pudieron conseguir ninguno. De regreso en el Hotel Miramar se encontraron en la terraza con una pareja. Junto a ellos haba un ejemplar de El Mercurio . Horman, hablando en espaol, se dirigi al hombre para pedirle prestado el peridico.

-Es mejor que lo pida en ingls-, fue la respuesta del sujeto, algo obeso, de cabello escaso y rojizo.

-Usted es norteamericano!-, exclam Terry.

-En efecto.

-Est en viaje de turismo?

-No, exactamente.

-Qu hace aqu, entonces?

-Estoy aqu con la Marina de Estados Unidos. Hemos venido a hacer un trabajo, y ya lo hemos terminado.

El hombre dijo llamarse Arthur Creter, ingeniero naval retirado, en misin especial con la Marina estadounidense, con domicilio en Panam. Cont que antes de llegar al hotel haba estado una semana en un barco fondeado en Valparaso y tranquiliz a los jvenes afirmando que el golpe militar haba sido muy suave. Cuando todo sale bien, es que las cosas se han previsto con detalle, agreg antes de marcharse.

Al da siguiente, Horman baj temprano de su habitacin para intentar otra vez llamar a su esposa Joyce. Las comunicaciones seguan interrumpidas. Recin se le una Terry cuando vieron a un hombre alto y macizo que vesta uniforme militar estadounidense, que se les acerc sonriente. Era el teniente coronel Patrick Ryan, de la Infantera de Marina de EE.UU., boina verde, paracaidista y buzo tctico. Se haba entrenado para invadir Cuba y fue destinado en tres ocasiones a Vietnam. Lleg a Chile en diciembre de 1972 como segundo jefe de la Delegacin Naval de EE.UU. en Valparaso. Su jefe directo era Ray Davis, comandante de la Agrupacin Militar de EE.UU., ahora procesado por el juez Jorge Zepeda. Ryan haba acudido al hotel para ver cmo estaba Arthur Creter, el ingeniero naval enviado a Chile por el Comando Sur estadounidense para asuntos oficiales del Milgroup, y ste le inform de la presencia en el hotel de la pareja de jvenes norteamericanos.

Charles Horman llevaba tiempo recopilando informacin sobre el secuestro y asesinato del general Ren Schneider, ocurrido en octubre de 1970. Saba de la ingerencia del gobierno de Estados Unidos, del Pentgono y de las agencias de inteligencia de ese pas en actividades destinadas a desestabilizar al gobierno del presidente Allende. Tanto l como sus colegas analistas y redactores de la agencia FIN crean que el gobierno de Richard Nixon estaba ayudando a preparar un golpe de Estado y que en esa tarea estaba involucrado personal de la embajada.

En las horas siguientes, en una bsqueda desesperada de transporte para retornar a Santiago, Horman y Terry Simon mantuvieron contactos con varios miembros de la misin militar de Estados Unidos en Valparaso y escucharon relatos que parecan prueba fehaciente de la participacin norteamericana en el golpe. Tomaron minuciosos apuntes, que ms tarde serviran para que la familia y amigos del periodista Horman intentaran aclarar los motivos de su asesinato.

El sbado 15 de septiembre de 1973, el propio Ray Davis transport a Charles y Terry a Santiago en su automvil y los dej frente al Hotel Carrera. Horman no quiso que los llevara hasta su casa en la Avenida Vicua Mackenna 4126, donde pocos das antes se haba mudado con Joyce.

Este episodio consta en la resolucin del juez Zepeda quien, adems, destaca que el transporte de la pareja fue hecho por el capitn de navo norteamericano con salvoconducto otorgado por el oficial de inteligencia del Departamento Segundo del Estado Mayor de la Defensa Nacional, que se desempeaba como oficial de enlace con los militares norteamericanos. El enlace de Davis era el capitn de fragata Ral Monsalve Poblete, con oficina en el sptimo piso del Ministerio de Defensa chileno.

Un testigo imprevisto

Charles Horman fue detenido en su casa al atardecer del 17 de septiembre por un grupo de militares que lo subieron a un camin junto con varias cajas con sus libros y otros papeles. El periodista estaba solo. Una mujer que presenci el arresto sigui al camin en un taxi colectivo, y pudo ver que lo llevaron al Estadio Nacional, convertido en campo de prisioneros. En las horas siguientes, Horman fue llevado al noveno piso del Ministerio de Defensa, ante la presencia del director del Servicio de Inteligencia Militar, general Augusto Lutz; del coronel Vctor Hugo Barra, segundo jefe del organismo; de un norteamericano an no identificado y del agente del Departamento II de Inteligencia, Rafael Agustn Gonzlez Berdugo, quien lo interrog en ingls y sirvi de traductor.

Gonzlez Berdugo, empleado civil de la fuerza area chilena, era un veterano agente de la inteligencia militar. Entre 1970 y 1973 haba integrado el Subdepartamento de Contrainteligencia del Estado Mayor de la Defensa. El da del golpe le ordenaron ingresar a La Moneda y rescatar todos los documentos que considerara importantes, en especial los que estuvieran en el gabinete presidencial. A la salida reconoci entre los detenidos que permanecan boca abajo en la calle Morand al periodista Carlos Jonquera Tolosa, asesor de prensa del presidente Allende. Lo hizo levantarse y lo llev a un costado. Ese gesto le salv la vida a Jorquera. En las horas siguientes, el agente Gonzlez pas a depender directamente del jefe del Estado Mayor de la Defensa, almirante Patricio Carvajal, quien le encarg diversas misiones. En la lnea de mando, sin embargo, obedeca al jefe del Departamento de Inteligencia del Estado Mayor, capitn de navo Ariel Gonzlez Cornejo. En la noche del 17 fue llamado a las oficinas del general Lutz para servir como intrprete de Horman. En los aos siguientes Gonzlez Berdugo repetira la misma historia: Lutz fue rpidamente al asunto. Charles Horman era un caso especial. Acababa de llegar de Valparaso y saba demasiado. Tiene que desaparecer, dijo el general.

Tiempo despus, el agente que sirvi de traductor se asil con su familia en la embajada de Italia. All cont que el principal inters de Lutz, Barra y del norteamericano no identificado aquella noche del 17 de septiembre de 1973, era conocer qu saba Charles Horman sobre el intento de secuestro y asesinato del general Ren Schneider, ex comandante en jefe del ejrcito, as como del apoyo que recibieron el general (r) Roberto Viaux y sus hombres -ejecutores de ese atentado-, de la embajada estadounidense.

El papel de Espinoza

Varios altos funcionarios del gobierno de la Unidad Popular conocan al coronel Pedro Octavio Espinoza Bravo. El general Carlos Prats, que reemplaz al general Schneider en la comandancia del ejrcito, lo present ms de una vez como uno de los oficiales de inteligencia ms talentosos que haba conocido en la institucin. Desde comienzos de 1973, el coronel Espinoza estuvo bajo el mando del general Lutz en el SIM, al igual que el coronel Vctor Hugo Barra. Pero tambin se encarg de las tareas de proteccin y seguridad de los conjurados -civiles y militares- que preparaban el golpe de Estado. Interrogado por el juez Jorge Zepeda, Espinoza neg todo conocimiento o participacin en las detenciones y asesinatos de Horman y Teruggi. No obstante, diversos oficiales en retiro lo sindicaron como un hombre clave en la estructura superior de inteligencia del Estado Mayor de la Defensa, y con un poder de mando que opacaba al mismo general Lutz.

En la resolucin de 33 pginas del ministro Zepeda no se revela el papel exacto que cumpli Espinoza -hoy cumpliendo condena por otros asesinatos- en los crmenes de ambos jvenes estadounidenses, ni tampoco qu funciones tena cuando ocurrieron los hechos. Jorge Balmaceda, abogado del hoy brigadier en retiro Pedro Espinoza, segundo jefe de la Dina entre 1974 y 1977, declar que Espinoza Bravo asegura no tener responsabilidad alguna en el caso Horman y que el magistrado lo ha confundido con el fallecido coronel Jorge Espinoza Ulloa, comandante del campo de prisioneros del Estadio Nacional.

La acusacin del general Prats

El 27 de octubre de 1974, el Times de Londres public un reportaje basado en una entrevista con el general Carlos Prats realizada a mediados de septiembre por la periodista Marlise Simons en Buenos Aires, donde el militar se encontraba exiliado. En ella, Prats relat que el golpe militar que puso a Pinochet en el poder fue proyectado y coordinado desde Valparaso. Fue all -afirm el Times citando a Prats- donde los oficiales comprometidos en la conspiracin se reunieron en secreto con un oficial de marines estadounidense, el mismo que despus mantendra contactos con el almirante Toribio Merino, jefe de la Armada. Ese hombre era el teniente coronel Patrick Ryan. El mismo que Horman y Terry Simon conocieron en el vestbulo del hotel Miramar en la maana del 13 de septiembre.

Pocas semanas antes de publicarse el reportaje del Times , el 30 de septiembre de 1974, el general Prats y su esposa fueron vctimas en Buenos Aires de un atentado organizado por la Dina

www.puntofinal.cl



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter