Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-12-2011

Ante el LXIII aniversario de la Declaracin de Derechos Humanos
Qu podemos celebrar? Acaso la bajada de las primas de riesgo?

Luis ngel Aguilar Montero
Rebelin


Si hace 4 das escribamos que En el da de la constitucin, ya no hay nada que celebrar , tres cuartos de lo mismo nos ocurre con la declaracin universal de los DDHH, este 10 de diciembre. Con la constitucin, los motivos para considerar cinismo las grandilocuentes celebraciones se basaban en que la carta magna no garantiza los derechos mas elementales que refiere (trabajo, vivienda, salud, educacin, libertades, progresividad fiscal, igualdad del voto,), ni se respeta su consenso, ni se consulta a la ciudadana su reforma, y la pueden modificar a su antojo Zapatero y Rajoy al dictado de los mercados europeos (Merkozy) y americanos (Goldman Sachs, Trilateral, club Bilderberg). En el caso de los Derechos Humanos, cada da mas vilipendiados, tampoco puede decirse que se cumplan, ni los mas esenciales como los derechos a la salud, el bienestar, la vivienda digna, la alimentacin, el vestido, la asistencia mdica, o los servicios sociales, ni los seguros de paro, enfermedad, invalidez, viudedad o vejez, ni otros derechos, que muchos consideran terciarios como el de la participacin en el gobierno del pas, el derecho al voto y a la representacin, o el poder popular sobre el que debera recaer la autoridad de los poderes pblicos.

Como dicen mis amigos de Derechos Humanos de Andaluca (APDH-A), las bolsas de marginacin y exclusin social, lejos de reducirse, tienden a crecer a costa del aumento del paro y la precariedad, de los problemas de vivienda cada vez ms agudizados o del comienzo de recortes en atencin e inversin pblica que afectan en muchas ocasiones a los sectores ms dbiles. As con la excusa de la crisis, este capitalismo inhumano y neoliberal va exigiendo a los gobiernos cesiones que van claramente en contra de los Derechos Humanos y, estos, sean del signo que sean se ponen del lado de los hoy llamados tecncratas y banqueros y enfrente de las personas y de espaldas a la ciudadana.

Yo, hoy, quiero fijarme especialmente en la injusta forma en la que estamos echando a las personas inmigrantes, la indecorosa criminalizacin que la que siguen siendo objeto, la desigualdad en el trato ante la ley y los derechos mas elementales, como ahora cuando se les pide innecesariamente sus pasaportes tanto en los centros sanitarios (SESCAM), como en los de empleo (SEPECAM)

Si de verdad queremos conmemorar con sentido la Declaracin Universal de los DDHH de 1948, solo tenemos que pedir que se cumplan, denunciar cuando no se ejerzan, y exigir que se garanticen, pues como siempre hemos dicho en nuestras luchas sindicales, polticas y ciudadanas, los derechos que no se ejercen, ni se defienden, se pierden definitivamente. Es la dignidad humana la que est en juego y de nosotras y nosotros depende.

Por eso, termino con dos apoyos expresos, ejemplo de los otros muchos que se repartirn por todo el pas. Por un lado, el manifiesto conjunto y su campaa correspondiente organizada desde la Baha de Cdiz, que puede verse en http://www.apdha.org/media/cadiz_Manifiesto_acto101211.doc . Y, por otro, los talleres y actividades programados por el 15-M de Albacete que junto a diversas organizaciones estarn en la Plaza de la Constitucin (hoy de la Revolucin) este 10 de diciembre desde las 13.00 hasta las 21.00 horas, tambin disponibles en Albacete Toma la calle.

Porque las personas sean el verdadero centro, por su dignidad y por sus derechos, an en tiempos de crisis, ms hermanos solidarios y menos primas de riesgo.

Blog del autor: http://luisangelaguilar.blogspot.com


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter