Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-12-2011

Puerto Rico
Otra perspectiva sobre la CELAC

Alejandro Torres Rivera
Rebelin


Con la participacin de 33 naciones latinoamericanas y caribeas, qued constituida la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeos, (CELAC). Indicamos entonces y reiteramos esta noche, que dicha iniciativa es la incipiente concrecin del anhelado instrumento que por dcadas reclamaron los pueblos del subcontinente americano, expresando de paso, nuestra esperanza en que con el tiempo, dicho instrumento de integracin regional, supere los obstculos sembrados en nuestros pueblos por las potencias imperiales.

A pesar de lo esperanzador de esta reunin fundacional, no han sido pocas las voces que hemos escuchado en Puerto Rico cuestionando algunos aspectos dentro del contexto de la misma. El sealamiento ms agudo que ha sido la ausencia de referencias especficas, ms all de las expresiones del Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega Saavedra sobre la ausencia de Puerto Rico, sobre el caso colonial puertorriqueo. De hecho, se ha comentado con algn amargo sabor, la referencia hecha por la presidenta de Argentina sobre el caso colonial de Las Malvinas, destacando dichas islas como ejemplo de los ltimos remanentes coloniales en la regin, sin que dicha expresin de extienda a otros territorios coloniales, principalmente en la regin del Caribe, donde todava ondean en algunas de sus islas las banderas imperiales de ciertas potencias europeas y la estadounidense.

Ciertamente como pueblo que lleva ms de cinco siglos de forcejeo en su lucha anti colonial, desearamos que en todo evento donde se discuta la integracin de Amrica Latina y el Caribe, se discuta el caso colonial puertorriqueo, destacando, adems, la lucha histrica que hemos llevado a cabo por la libre determinacin e independencia. Igualmente, nos parece apropiado y casi inexcusable, que otros ejemplos de colonialismo en la regin, incluyendo Puerto Rico, no fueran mencionados en manera especfica en los documentos aprobados o mencionados por otros dirigentes polticos solidarios con la lucha del pueblo puertorriqueo. Pero de ah pasar a desvalorizar la importancia del evento y su significado para nuestros pueblos, equiparando el proyecto propuesto por la CELAC en sus documentos a la OEA, o equiparando el rol que habr de asumir dicho organismo en el futuro con este desacreditado organismo, resulta tambin igualmente desproporcionado.

Un examen de la Declaracin de Caracas titulada En el Bicentenario de la lucha de independencia, Hacia el camino de nuestros libertadores, demuestra qu tan lejos se encuentran tales juicios apresurados sobre el significado histrico del evento.

A diferencia de la Organizacin de Estados Americanos, descrita por el ex Canciller cubano Ral Roa Garca durante los primeros aos de la dcada de 1960 como Ministerio de Colonias de Estados Unidos, la CELAC establece como principios y valores comunes: el respeto al Derecho Internacional, la solucin pacfica de controversias, la prohibicin del uso y de la amenaza de la fuerza, el respeto a la soberana y la autodeterminacin de los pueblos, el reconocimiento de la integridad territorial de las naciones y la no injerencia en sus asuntos internos, la proteccin y la promocin de todos los derechos humanos y la democracia, como elementos esenciales en que cada nacin construya la paz y construya libremente su propio sistema poltico y econmico.

Tambin la Declaracin de Caracas compromete a los pases signatarios a impulsar el desarrollo de la regin, concentrando esfuerzos en la cooperacin, la integracin poltica, econmica, social y cultural de sus integrantes, contribuyendo as a la consolidacin de un mundo multipolar y democrtico, justo y equilibrado, y en paz, despojado del flagelos del colonialismo y de la ocupacin militar. Dentro de tales compromisos ciertamente se encuentra el compromiso de la CELAC con Puerto Rico y con el resto de los pases coloniales de la regin.

A diferencia de la OEA, donde se han representado histricamente los sectores oligrquicos de Amrica Latina entronizados en sus gobiernos; y donde con algunas excepciones, los pueblos en los cuales dichos sectores econmicos ya no les gobiernan gracias a las luchas de masas que han desarrollado bajo diferentes mtodos de lucha, la CELAC propone la reafirmacin de la identidad de Amrica Latina y el Caribe, incluyendo como parte de este proceso, la existencia, preservacin y convivencia de todas las culturas, razas y etnias que en ella habitan, con un llamado a la unidad en la diversidad.

Otro sealamiento que hemos escuchado en el debate pblico, es precisamente la ausencia de planteamientos ms radicales en el contenido de la Declaracin. A nuestro juicio, la Declaracin llega tan lejos como lo permite en esta etapa histrica las diferencias entre los proyectos polticos y econmicos particulares de cada pas. Si lo que se persigue es la integracin latinoamericana y caribea, el hilo conductor tiene que partir de una visin de inclusin y no de exclusin. A riesgo de no mencionar todos los Estados, en CELAC tienen que tener cabida pases con gobiernos y modelos de desarrollo econmico como los que se impulsan en Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia; como tambin, pases con modelos y gobiernos como los que prevalecen en estos momentos en Colombia, Mxico, Costa Rica, Repblica Dominicana, Honduras y Guatemala, por solo mencionar algunos extremos de la ecuacin; as como pases como Chile, Argentina, Brasil, Ecuador, Uruguay y Paraguay; o territorios insulares como los que representan ex colonias inglesas o francesas que han accedido a la soberana poltica en el Caribe.

Precisamente, la voluntad de estos pueblos para constituirse entre s en una entidad regional al margen de la tutela de Estados Unidos y Canad, representa un salto cualitativo que coloca a Amrica Latina y el Caribe en un nuevo paradigma de integracin.

Como indica la Declaracin de Caracas, ahora le tocar a los Ministros de Relaciones Exteriores de los pases de la CELAC formular aquellas propuestas y destinar los recursos necesarios, materiales y financieros necesarios para echar a caminar hacia puerto seguro el proyecto recin comenzado en esta nueva etapa de desarrollo para la regin.

La nueva instancia de integracin adopt, adems, otro documento titulado Procedimientos para el funcionamiento orgnico de la CELAC. As las cosas, define sus rganos de direccin como los siguientes: a) Cumbre de Jefes y Jefas de Estado y de Gobierno; b) Reuniones de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores; c) Presidencia pro tempore; d) Reunin de Coordinadores Nacionales; e) Reuniones Especializadas; y f) Troika. Es importante destacar que las decisiones del nuevo organismo, en todos sus niveles, se tomar por consenso. En situaciones en que sea necesario hacer algn pronunciamiento urgente, se ha dispuesto que se tome por intermedio de la Presidencia Pro Tempore en conjunto con los integrantes de la Troika, el Estado que le precedi en la Presidencia Pro Tempore y el Estado que asumir el ao siguiente dicha responsabilidad.

Como instancia superior de integracin, la CELAC asume la representacin de Amrica Latina y el Caribe en todos aquellos asuntos en los cuales la regin deba representarse en organismos e instancias internacionales, particularmente en la Cumbre de Amrica Latina y el Caribe con la Unin Europea; el Dilogo Ministerial Institucionalizado entre el Grupo de Ro y la Unin Europea y los dilogos que haya mantenido al presente el Grupo de Ro con terceros pases en el marco de reuniones que se llevan a cabo al margen de la Asamblea General de las Naciones Unidas. En tal sentido, CELAC sustituye no solo al Grupo de Ro, sino tambin a la Cumbre de Amrica Latina y el Caribe sobre Integracin y Desarrollo (CALC).

Otro documento elaborado y aprobado en el marco de la Asamblea fundacional de la CELAC fue el llamado Plan de Accin de Caracas 2012". En l se atienden propuestas y proyecciones para el manejo de la situacin financiera internacional y la nueva arquitectura financiera; la complementaridad y cooperacin entre los mecanismos regionales y sub regionales de integracin; la infraestructura para la integracin fsica del transporte, las telecomunicaciones y la integracin fronteriza; el desarrollo social y la erradicacin del hambre y la pobreza; la asistencia humanitaria; la proteccin del migrante; la cultura; y las tecnologas de la informacin y comunicacin.

Como puede verse, ms all de si Puerto Rico estuvo o no presente de manera particular en los documentos aprobados por la CELAC; y ms all de nuestros deseos de tener algn nivel de participacin directa en este tipo de evento o en este tipo de organismo, cosa que an no debemos descartar y por el contrario impulsar, lo cierto es que la fundacin de la CELAC representa un nuevo paradigma para Amrica Latina y el Caribe del cual nosotros los puertorriqueo(as) debemos sentirnos orgullosos y solidarios.

Ciertamente, la tarea que en adelante asume CELAC es una inmensa y grande. En el camino, surgirn mltiples obstculos dirigidos a desarticular este esfuerzo por parte de aquellos que quieren para los pueblos de Amrica Latina lo que dicten sus intereses econmicos e imperiales. En Amrica Latina y el Caribe se ha establecido una nueva frontera sostenida en la solidaridad de los pueblos y su decisin de marchar por su propia ruta.

Parafraseando a Jos Mart, Apstol de la independencia de su patria al referirse a Cuba, podemos decir hoy que quien se levante por Amrica Latina y el Caribe, se levanta para todos los tiempos...Los flojos, respeten, los grandes, adelante! Esta es tarea de grandes.

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter