Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-12-2011

Se consolida en silencio el proyecto minero para volver a exprimir el uranio de las montaas argentinas

Alejandro Giuffrida
Rebelin


El pas avanza en un plan de reactivacin de la minera de uranio, que persigue inicialmente extraer la cantidad de mineral necesario para abastecer las centrales nucleares actuales y futuras. En los ltimos cuatro aos el Estado se mantuvo en la bsqueda uranfera a lo largo de 9 provincias, aumentando las tareas de exploracin en un 300%. El grueso de los desechos de la anterior etapa extractiva todava permanece sin una solucin efectiva.

El pasado domingo 11 de diciembre con el diario Tiempo Argentino se distribuy una especie de suplemento titulado Tiempo de Energa que condensa todas las caractersticas de volantillo poltico y propagandstico, pero sobre el que el matutino decidi eludir la aclaracin de si se trataba de informacin periodstica o de un espacio publicitario vendido en este caso- al sector del gobierno nacional que tiene a su cargo el desarrollo de la energa nuclear en la Argentina (lase CNEA NA-SA Dioxitek ARN Etc).

All, en lo que pasaremos a tomar como declaracin oficial (por lo menos hasta que se compruebe lo contrario), el gobierno reconoce quizs por primera vez tan abiertamente- que entre los principales objetivos del Plan Nuclear Argentino que comenz a desarrollarse en 2006 figura reactivar la minera de uranio en sus reas de exploracin, explotacin y restitucin ambiental (acaso este ltimo punto no estaba activo?).

La confesin no debera sorprender a nadie, sino fuera por el hermtico caminar con el que las reas de desarrollo nuclear suelen actuar. Actualmente, el pas utiliza entre 120 y 150 toneladas de uranio por ao y se estima que cuando Atucha II est en pleno funcionamiento el consumo se duplicar. Aunque en el pas hay un reservorio importante del mineral tatuado en las piedras de casi todas las regiones, por lo pronto la mayora de lo requerido es importado de Kazajistan, tal como ya lo hemos revelado ac http://relatosdetierra.blogspot.com/2011/10/argentina-duplicara-la-importacion-de.html#more.

Aparentemente estas compras al exterior tienen los meses o aos contados, dado que la intencin del oficialismo es volver a explotar la minera uranfera, como se hizo histricamente en el pas hasta que la dcada del noventa descalabr tanto y todo que los precios cayeron y la convertibilidad llev a que se congelaran producciones locales para pasar a buscar un proveedor internacional. Claro, cuando los motores se apagaron, la Comisin Nacional de Energa Atmica (CNEA) se encontr (se anim a encontrar) que la explotacin del uranio en la Argentina se haba olvidado debajo de la alfombra un total de casi cinco millones de toneladas de residuos contaminantes; los que motivaron el desarrollo del caraclico Proyecto de Restitucin Ambiental de la Minera de Uranio (PRAMU).

Como sea, y pese a que los eufemsticos pasivos ambientales siguen all, lo seguro del caso es que el Estado avanza a paso lento pero firme en la exploracin de posibles zonas de extraccin minera en mltiples rincones del territorio nacional, para posiblemente comenzar a autoabastecerse en silencio y progresivamente. Las tareas encaradas se orientan a asegurar el abastecimiento de uranio nacional para las centrales nucleares actuales y futuras, reconoce la CNEA en una comunicacin de difusin interna que permanece colgada en internet.

Y los nmeros terminan de reafirmarlo: El incremento de las reas de exploracin desde 2007 a esta parte es de casi un 300%, ampliando las zonas de trabajo de 26 a 74. As fue que, con perfil bajo, el Estado ha estado en los ltimos cuatro aos buscando uranio en Salta, Catamarca, La Rioja, San Juan, Mendoza, La Pampa, Ro Negro, Chubut y Santa Cruz.

Con lupa

En el misterioso suplemento de Tiempo Argentino se produjo el singular logro de hablar cuatro pginas seguidas de la energa nuclear sin repetir y sin soplar la palabra URANIO. Cierta suspicacia quizs sugerira que la poltica de Estado es eludir el tema, posiblemente prevenidos sobre el enojo social que generara la masividad del anuncio de re-explotacin del uranio en la Argentina. Con esto no se pretende afirmar que el sistema energtico es menos agresivo si depende de la explotacin hidrocarburfera, ni tampoco se persigue instaurar una campaa a favor de las represas hdricas o de los poticos parques elicos. Por el contrario, una justa difusin de la decisin oficial de explotar la minera de uranio puede generar (adems de un primer enojo) un riguroso debate en torno a la ms conveniente estructura de nuestro mapa energtico, sin la necesidad de avasallar en silencio la soberana decisin de poblaciones enteras sobre si aceptan avanzar en la extraccin del mineral con todo lo que eso conlleva.

En esa lnea, como la informacin que se conoce es tan escasa, la radiografa de producciones y exploraciones que se puede plasmar corre riesgo automtico de quedar desactualizada o de disparar imprecisiones. De acuerdo al balance 2010 de la CNEA presentado a comienzos de 2011, el nico lugar que se encuentra en produccin actualmente es el Complejo Minero Fabril San Rafael, en Mendoza. All, segn lo expuesto, el ao pasado se avanz en la construccin del vaso del dique de evaporacin de efluentes DN3B con recursos propios y licitacin de la impermeabilizacin de aproximadamente 2,5 hectreas, habindose obtenido la autorizacin para su utilizacin por parte de las autoridades ambientales provinciales. Adems, el organismo compr camiones tractores con caja roquera para servicio pesado con el fin fortalecer la capacidad operativa de la flota disponible.

Es en este lugar ms conocido como el Complejo Malarge- donde tambin se centraron hasta ahora las limitadas acciones que se enmarcan en este aejo proyecto de restitucin ambiental PRAMU. Sin embargo, los avances no son demasiado auspiciosos, dado que el ltimo informe difundido por internet da cuenta de que slo se gestion un 15% del volumen de colas de mineral, que son bsicamente los depsitos de desechos que quedaron en la zona despus de las amarillas pocas de extraccin uranfera.

Mientras tanto, la CNEA avanz (muchas veces en acuerdo con otros organismos o con gobiernos provinciales) en la prospeccin de decenas de posibles zonas de explotacin minera para sentar un mapa (hasta ahora silenciado) de cules sern los lugares en los que se trabajar. En ese sentido, realiz cateos y estudios de impacto ambiental en 9 provincias argentinas.

Salta. Cateos en Sierra de Vaquera y estudios geolgicos y adecuacin en el Yacimiento Don Otto.

Catamarca. Cateos Sierra de San Buenaventura.

Mendoza. Estudios emanomtricos de radn en el rea del Bloque de San Rafael.

San Juan. Realizacin de perfiles para la ejecucin en el futuro de trabajos de prospeccin.

La Rioja. Campaas geolgico-topogrficas en los cateos Donato I, II, III y IV, centrada principalmente en la Quebrada de Alipn de la Sierra de Velasco.

Chubut. Exploracin, evaluacin y estudios de prefactibilidad de explotacin en el Yacimiento Cerro Solo. En este caso en particular, algunos indicios sealan que ya se habra comenzado con cierta extraccin de mineral.

Santa Cruz. Cateo en Laguna Sirven.

Pampa. Elaboracin de los Informes de Impacto Ambiental.

Ro Negro. No hay informacin disponible, ms all de la confirmacin de cateos.

Dinero lento

El prximo jueves 15 de diciembre de 2011 vencer el reciente llamado a licitacin para movilizar una parte de los fondos que el Banco Mundial prest a la Argentina con el objetivo de que la CNEA termine de remediar el ex Complejo Fabril Malarge en Mendoza y proveer asistencia tcnica para el diseo de ingeniera de los otros sitios donde se desarrollaron actividades de la minera del uranio.

El dinero llega lento. Los fondos que se estn movilizando son parte de los 30 millones de dlares que el Banco Internacional de Reconstruccin y Fomento (BIRF) habilit para la CNEA hace casi dos aos: El 28 de abril de 2010.

En este caso, el organismo est a la bsqueda de consultoras que brinden apoyo al PRAMU en el desarrollo del estudio de caracterizacin de los residuos producto de la explotacin minera que la CNEA posee en el Sitio Los Gigantes, Crdoba.

El complejo Minero Fabril Los Gigantes est en Sierra Grande, a menos de 30 kilmetros de Villa Carlos Paz. Los resabios de la explotacin que dur hasta el noventa son unas 2.400.000 toneladas de colas, 1.000.000 de toneladas de estriles y 600.000 de marginales, dice la CNEA y advierte que si bien no hay poblaciones en las cercanas, la existencia de los materiales descriptos aguas arriba de zonas tursticas da al problema un carcter particular.

Los otros sitios a restituir son el Complejo Fabril Crdoba (donde se encuentra en funcionamiento la empresa DIOXITEK), Tonco (Salta), Pichin (Chubut), La Estela (San Lus), Los Colorados (La Rioja) y Huemul (Mendoza).

Principales fuentes:

http://www.cnea.gov.ar/ (Balance 2010 Anuncio de Expresin de Inters PRAMU Plan Nuclear en Marcha)

http://www.dioxitek.com.ar

http://www.congresogeologico.org.ar

Tiempo Argentino Tiempo de Energa. Plan Nuclear Argentino Domingo 11 de diciembre de 2011

Blog del autor: http://relatosdetierra.blogspot.com/2011/12/uranio-en-silencio-se-consolida-el.html

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter