Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-12-2011

Organizaciones comunitarias del barrio valenciano piden a las Administraciones que les abonen una deuda de 400.000 euros
Parque Alcosa: 25 aos de lucha social y participacin ciudadana

Enric Llopis
Rebelin


La Koordinadora de Kolectivos del Parque Alcosa ha elegido un lugar estratgico para plantear sus reivindicaciones. Una acampada frente al Palau de la Generalitat sede del Gobierno Valenciano, el que asume los costes de la Frmula 1 pero no paga a universidades, farmacias o familiares de enfermos mentales- para dar una vez ms ejemplo de lucha social en la calle y democracia participativa. Han decidido, adems, organizar estas navidades una huelga de hambre indefinida. Justo cuando se cumplen 26 aos del nacimiento de la Koordinadora.

Piden a la Generalitat Valenciana y al Ayuntamiento de Alfafar (municipio al que pertenece el Parque Alcosa, gobernado por el PP) el pago de los ms de 400.000 euros que estas instituciones deben a las organizaciones comunitarias del parque. Esto implica que un buen nmero de trabajadores lleven cinco meses sin cobrar y que las organizaciones no hayan podido abonar alquileres o material educativo y laboral, entre otras cuestiones. Pero van ms all de su barrio. Reivindican, para el conjunto de la sociedad, las becas para comedores escolares, las prestaciones de la Ley de Dependencia o las rentas mnimas de insercin, que el Gobierno Valenciano no abona o recorta.

El Parque Alcosa es un barrio dormitorio situado 8 kilmetros al sur de la ciudad de Valencia. Nacido en la dcada de los 60, al calor del desarrollismo franquista, se forma a partir de las oleadas de inmigrantes andaluces, castellanos y extremeos que abandonan el mundo rural. Tras superar muchas de las carencias que caracterizaban a estas barriadas, hoy viven en el Parque Alcosa unas 10.000 personas (8.000 censadas y 2.000 itinerantes), con una inmigracin de nuevo cuo formada sobre todo por ciudadanos latinos y magrebes. El Parque presenta indicadores sociolgicos inquietantes: tasas de paro que oscilan entre el 30 y el 40%; ms del 70% de la poblacin por debajo del umbral de la pobreza; y primera posicin de la comarca (lHorta) en personas atendidas tanto en centros de salud mental como para drogodependientes. Otro tanto ocurre con el absentismo escolar y las tasas de analfabetismo funcional.

Estas cifras explican que los acampados frente al Palau de la Generalitat exijan al Ayuntamiento de Alfafar un Plan de Medidas de Urgencia, en el que se establezcan ingresos dignos para las personas que carecen de ellos o viven por debajo del umbral de la pobreza; que los empleos en el Parque Alcosa los ocupen trabajadores del barrio; y, de acuerdo con el criterio autogestionario que inspira a la koordinadora, la participacin directa y con capacidad de decisin colectiva en los presupuestos municipales. Toni Valero, miembro de la Koordinadora, destaca este punto: para que algo se considere pblico tiene que haber una participacin ciudadana en la gestin; si, por el contrario, sta corre a cargo de funcionarios o polticos, permanecemos en el mbito de lo privado.

La Koordinadora agrupa a diferentes asociaciones que trabajan en proyectos sociales y culturales en el Parque Alcosa. La iniciativa ms representativa Nosotros Mismos- naci en 1995 y lleva por nombre una verdadera declaracin de principios. Se trata, afirman en un documento titulado Quines somos?, de hacer posible que valores como el apoyo mutuo, la solidaridad o la justicia y el poder de decisin, tomen forma concreta y diaria. Y con este fin se impuls el proyecto comunitario Nosotros mismos, para dar una respuesta al empobrecimiento del barrio, arrancando la financiacin a las instituciones locales y autonmicas.

Los grandes principios de materializan en proyectos concretos: un centro de insercin socio-laboral; un centro de da para menores, otro de informacin juvenil, iniciativas de economa social y una cooperativa, entre otros. A los 10 aos de constituirse Nosotros Mismos se haban desarrollado 14 iniciativas de empleo social, que supusieron la creacin de 120 puestos de trabajo. Unos aos antes, en 1987, vio la luz uno de los proyectos con mayor recorrido en el Parque Alcosa, la Cooperativa social para la limpieza de las calles. Los vecinos lograron as autogestionar la limpieza de las calles del barrio, frente a los propsitos municipales de adjudicrsela a empresas privadas. Pero siempre a costa de intensas luchas, como la huelga de hambre de 1992, que hizo posible arrancarle al Ayuntamiento una relacin contractual con la cooperativa.

La historia de la Koordinadora aparece vinculada a la movilizacin desde el primer da. De hecho, surge en 1991 en paralelo al juicio contra los inculpados por la ocupacin del supermercado Continente. En marzo de 1994 comienza una campaa y huelga de hambre contra los impagos del Ayuntamiento y la retirada de las ayudas de la Generalitat Valenciana. Se logran, al final, fondos para iniciativas de empleo social en el Parque Alcosa. Otra acampada y huelga de hambre en 2001 en defensa de la cooperativa y, entre 2004 y 2006, una nueva campaa contra los impagos del Servicio Valenciano de Empleo y Formacin (SERVEF). La accin directa en la calle y la reivindicacin sin mediadores ante las instituciones llega hasta hoy, cuando el barrio padece singularmente el azote de la crisis. Y siempre con el mismo mtodo: resistencia para arrancar recursos a las Administraciones, y participacin ciudadana en la gestin de los proyectos.

Precisamente por la gravedad de la coyuntura se redoblan ahora las movilizaciones. Tras ms de un mes de estancia indefinida en Valencia de miembros de la Koordinadora de Kolectivos, se ha convocado una jornada estatal de lucha por los derechos humanos y el derecho a decidir, en solidaridad con el Parque Alcosa; una manifestacin el 14 de diciembre y una nueva concentracin ante el Palau de la Generalitat el da 22. Tambin se han establecido contactos con partidos polticos y sindicatos para que apoyen sus demandas. Lo decisivo es que el futuro no est escrito y que puede sentarse un precedente para otras luchas. Segn Toni Valero, es posible crear simpatas entre la poblacin porque muchos colectivos sufren la crisis y los impagos de las administraciones; incluso puede que cunda el ejemplo; ahora bien, ser muy duro, vaticina el activista.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter