Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-12-2011

Comentario a la breve apostilla al artculo de ngeles Diez
El contubernio de los Rebeldes greco-cristianos

Carlos Tena
Rebelin


Con un estilo que desprende un profundo aroma judeo-greco-romano-cristiano, Rebelin publica, firmado por un colectivo sin duda de origen conventual, una llamada "apostilla"  a un excelente y preciso escrito de la profesora ngeles Diez*, en el que bajo rigurosos planteamientos de todo tipo (polticos, meditico, ticos, etc.), intenta que la izquierda recupere conciencia de grupo y medite acerca de su papel en las publicaciones electrnicas o aparecidas en diarios de cierta repercusin nacional. Revitalizar el sentido de la unidad en la militancia es algo complicado en los tiempos que corren.

No voy a entrar ahora en un anlisis sobre dicho artculo, pero s coincido con los autores de la postilla (se nota que alguien se rasc y se hizo sangre) cuando aconsejan la lectura del mismo. Una crtica respetable no puede recomendar lo contrario, no resulta moderno. Hasta ah podamos llegar. Y el colectivo lo sabe.

Cuando alguien enciende una bombilla lo ruin es hacer lo imposible para fundir los plomos, que se deca antes en tiempos de oscuridad permanente. Ahora los plomos son otros, cuando para desbaratar un escrito se aferran a un clavo de cabeza inquisitorial, al rojo vivo, tal vez para prender fuego a la hoguera virtual donde han colocado a la autora de Comunicar en campo enemigo, eso s, con todo el amor del mundo, que cantaba Lucho Gatica.

Tampoco voy a entrar en ese presunto (y conmovedor) cario que dicen profesar por la sociloga madrilea, a la que preocupa y mucho, que tras varios aos de presencia en la red exista un ambiente cercano a la desolacin dentro de aquellos colectivos que, con motivo de las graves divisiones sobre la realidad de las primaveras rabes, se niegan a admitir lo errneo de sus ovaciones al personal que tomaron por rebelde.

Hay amores que matan, como el de Benito Zambrano hacia Cuba, cuando dirigi aquel esperpento cinematogrfico titulado Habana Blues, que el director andaluz defini como un acto de amor a Cuba. Fue todo un xito de crtica y pblico, como Marcelino pan y vino.

Lo que s resulta en extremo revelador de la tal apostilla es su aire paternalista, en el mejor estilo Monseor Escriv de Balaguer, reflejado en sus prrafos con luz divina. Bajo el cabreo greco-cristiano que provoc el artculo en cuestin, tratando de lapidar a la firmante con la sola precisin histrica, que no histrica, acerca del judeocristianismo-que-no-es-tal, se intenta en vano suspender a divinis a la firmante. Segn este colectivo, experto en el conocimiento acerca de las religiones y creencias que en el mundo existen, incluido el platonismo, utilizar el trmino judeo-cristiano, adems de una blasfemia es un detalle que desmerece a la autora.

Una vez leda la postilla, tuve la sensacin de estar ante una carta al director de un peridico, de esas que redactan aquellas personas que han ingerido una excesiva dosis de allium sativum, una hortaliza muy utilizada para dar cierto sabor picante a alimentos tan nutritivos como las Ensaladas, el Gazpacho o el Ajoblanco. Y lo del ltimo y exquisito invento carece de segundas lecturas.

Comunicando en campo enemigo es una de las ms necesarias reflexiones que he tenido el placer de leer y releer, aunque lo del trmino judeo-cristiano rasgue las tnicas de los fariseos cuyo siniestro objetivo, precisa el Colectivo Sacro, fue siempre matar a Jess.

En pleno invierno, los fans de las primaveras rabes provocadas por espontneos rebeldes libios, egipcios, tunecinos, sirios o iranes (en Cuba, aunque los mismos patrocinadores invierten dinero, no encuentran una respuesta popular), parecen haber perdido fuelle y ganado en injerencia de rebeldes como Obama y Sarkozy.

Hace meses, desde el greco-cristianismo, el platonismo y un supuesto ideario progresista de colectivos como el que trata de que la postilla recupere piel tersa y suave, se jaleaba a las multitudes para ganar la democracia (que ellos saban era de origen judeo-norteamericano) en el mundo rabe y ms all.

Hoy, los acontecimientos demuestran que el dilogo con los gobiernos de naciones a las que se intenta llevar al camino de la concordia y la participacin, se suspendi, incluso desde esa izquierda, en beneficio de los discursos de los drones, los ladrones y la OTAN.

La imagen del cadver de Muanmar Al Gaddaffi. linchado por los demcratas, es una respuesta atroz para muchos colectivos.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter