Portada :: Otro mundo es posible :: Feminismos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-12-2011

Herencias

Hernando Calvo Ospina
Rebelin

Texto presentado por Hernando Calvo Ospina en el Coloquio Internacional Por una Civilizacin de la Emancipacin Humana: Trans-revoluciones, Revoluciones Individuales y Colectivas, realizado en Pars los das 2, 3 y 4 de diciembre 2011, y organizado por la Asociacin Elan Retrouv, de Francia, y el Centro Nacional de Educacin Sexual de Cuba, Cenesex.


Hace unos aos di una conferencia en una universidad espaola. Al llegar el momento del debate uno de los presentes me pregunt por qu los latinoamericanos tenamos fobia a los homosexuales. No era el tema de mi charla, pero no quise dejar pasar la oportunidad. No es fobia, respond: desgraciadamente es herencia. Una de tantas. En la sala se instal el silencio y algunos intercambiaron miradas. Como deduje que nadie entendi, pas a explicar.

Aunque solo es conocido por sus catastrficas profecas, Nostradamus fue mdico. Y recetaba el agua como medicamento contra las enfermedades. La mugre incuba los males. Pero la Europa cristiana tenia al agua solo para el bautizo. Recordemos que la reina Isabel la Catlica se ba unas tres veces en su vida, y el Rey Sol de Francia lo hizo una sola vez. Cuando el cristianismo se impuso en Espaa y los musulmanes fueron expulsados, los reyes mandaron destruir todas las duchas pblicas que ellos haban construido. La Iglesia vea el agua, el bao, como un camino al pecado por dar placer al cuerpo. Se dijo que por el agua los hombres musulmanes se dedicaban en esos lugares a fornicar entre ellos.

Cuando los europeos, en especial los espaoles enviados por doa Isabel, llegaron al continente americano encontraron que los nativos disfrutaban a plenitud con el agua. Es ms: muchos de sus ritos sagrados se realizaban en ros y lagunas. Si ya por ello merecan ser asesinados bajo la cruz y la espada, el que en muchas de estas sociedades nuestras se practicara el homosexualismo libremente, antes o despus de un bao, mereci que varios millones murieran.

El 99% de los conquistadores espaoles, ingleses, franceses, holandeses y portugueses que llegaron eran aventureros, delincuentes y asesinos, por lo tanto muy machos. Para estos machos la homosexualidad era muestra de debilidad, de feminidad, y les produca asco. Y la cultura del vencedor se impuso.

- De dnde viene esa imagen de machos que tienen los latinos?, ha sido otra pregunta.

Casi que por herencia. El machismo nos lo regalaron los europeos, pero como imagen se molde y se expandi desde Estados Unidos. Al macho latino se le imagina con bigotes, rudo, aprovechado fsicamente de las mujeres, y regularmente violento. Y aunque no se crea, esta es una imagen de marketing que empez a tomar camino a comienzos del siglo pasado. El prototipo de macho es Pancho Villa, y no de gratis. Digamos que l es el culpable. En marzo de 1916, este revolucionario mexicano hizo lo que no se haba hecho y lo que nunca se ha vuelto a repetir: traspas la frontera estadounidense y atac el poblado de Columbus, en Nuevo Mxico, barriendo el cuartel militar. La reaccin no se hizo esperar: las tropas estadounidenses lo persiguieron hasta muchos kilmetros adentro de Mxico, sin lograrlo capturar. Entonces su imagen empez a ser ridiculizada en todos los medios de prensa estadounidenses, y los europeos no se demoraron.

- Por qu amamos a la madre y la castidad de las mujeres?, me pregunt un da una joven francesa.

Herencia, dije. La madre es sinnimo de Mara, la virgen. Por algo Mara es el nombre ms popular en el cristianismo. Mara trajo a este mundo a Jess de Nazaret sin que un terrenal la tocara, ni su esposo Jos. Solo una paloma, el espritu santo, que entr por la ventana y la embaraz. Adems, en 1854, el Papa de Roma dijo que Mara haba llegado a este mundo sin pecado concebida, o sea que su madre tampoco fue tocada por mano de hombre para concebir a Mara. Y esa virginidad de Mara es la que le ha dado el prestigio de intocable, de inmaculada. Nuestras madres deben ser muestra de ello. Lo escribieron los hombres en la Biblia para que sus mujeres siguieran el ejemplo de pureza. Nuestra madre, nuestra esposa, antes que mujeres son Maras vrgenes. Deben vivir para la devocin, el sufrimiento y la entrega al esposo e hijos. No pueden pecar y apenas gozar de su cuerpo.

A nadie se le ha ocurrido tener como madre a una Eva, la que hizo pecar a Adn con SU manzana plvica, y culpable de que dios nos castigara expulsndonos del paraso. Aunque el hombre siempre suea con la Eva, pero fuera de la casa. La Iglesia nos ha enseado que el paraso est lleno de pobres y el infierno de Evas y maricones.

- Por qu algunas mujeres no son recordadas igual en la historia latinoamericana?, me increpa una estudiante en Bruselas

Herencia, siempre herencia. Y puse dos ejemplos. Manuelita Senz, una ecuatoriana. Aunque desde el ao pasado tiene el ttulo de Gran Libertadora, se le sigue recordando casi como una puta porque hasta en los textos de estudio se da a entender. Ella fue el gran amor del libertador Simn Bolvar. Ella lo acompa, se bati a su lado espada en mano, contra de las tropas espaolas. Vesta uniforme militar, algo escandaloso para las damas de la poca. Pero ms escandaliz porque perteneca a la gran burguesa y era casada con un ingls. Los poderosos enemigos de Bolvar, espaoles y criollos, empezaron a construir la imagen de la Manuela, la puta. Viva en Colombia a la muerte de Bolvar, entonces de ah la expulsaron, y ni su pas le permiti el ingreso. Muri bien pobre, exiliada en un pueblo perdido del Per. La rebelda no se perdona. Y menos si eres mujer.

La Malinche era una india mexicana, que ayud como pocas a la invasin y genocidio de su pueblo. Traicion y entreg los secretos de los suyos a los europeos. Los que escribieron la historia oficial, los vencedores, la catalogan como madre simblica de los mexicanos. Tiene muchas estatuas.

En Cartagena, Colombia, est una de las estatuas ms populares del pas, la de la india Catalina. Ella tambin traicion a su pueblo, hasta entreg a su propio padre para que lo asesinaran por rebelde.

Los europeos nos ensearon que traicionar es buen negocio si se hace a su lado.

- Por qu quieren esconder que la pintora Frida Kahlo era bisexual? Alguna vez me preguntaron

Por herencia. Pero por suerte ha primado su valor artstico como pintora a sus placeres sexuales. Aunque esta mexicana estaba casada con el tambin pintor Diego Rivera, disfrut de su cuerpo hasta la saciedad. Miembro del Partido Comunista, fue la amante, entre varios, del poltico ruso Len Trosky y su esposa, pero tambin de Tina Modotti, Mara Flix y de una buena cantidad de mujeres, prestigiosas o simples ciudadanas. Deca que el placer de la piel la inspiraba, pero sobre todo la ayudaba a sobrellevar los males que aquejaron su cuerpo durante casi toda su vida. Para la buena sociedad mexicana, cortada con la misma tijera que la europea y estadounidense.

Para terminar falta otra historia. Pero antes quiero recordar las palabras de Monseor Gaillot (1) y de la recin fallecida Danielle Mitterrand (2), cuando me decan en entrevistas que el futuro vendr de Amrica Latina. Es cierto. Es en el nico lugar del mundo donde las sociedades se estn transformando social y polticamente. Donde se est luchando para acabar con tantas taras, tantas malas herencias que nos han dejado ms de quinientos aos de colonialismo ideolgico y cultural europeo. Cuba es la vanguardia. La lucha no es fcil, pero se est haciendo. Hemos sido un subcontinente rebelde. Desde que llegaron los europeos no ha pasado un da sin que all no se luche, en cualquier rincn, por transformaciones individuales y colectivas.

Y ahora s voy a terminar. Voy a narrar algo que nunca he contado, ni a m familia. A finales de 1985 estaba en la crcel de Quito, Ecuador, como preso poltico, con otro compaero. Decidimos fugarnos. Preparando el plan, junto a dos asaltantes de bancos y dos ladrones de ganado al por mayor, nos dimos cuenta de que necesitbamos a alguien de confianza que hiciera el puente con los compaeros nuestros en el exterior. Mi esposa de entonces no poda ser, ni ningn compaero, al existir la posibilidad de que fueran seguidos. Uno de los asaltantes y un ladrn propusieron que fueran sus mujeres. Ellos metan las manos a la candela por ellas. Se acept. Y ellas empezaron a colaborar como si fueran militantes. Ellas caan regularmente en la crcel por prostitucin callejera. Se quedaban unos dos das, pagaban la multa y salan de nuevo. Nunca nos pidieron nada a cambio, fuera de un paquete de cigarrillos o una comida de vez en cuando. Todo estaba listo para la fuga el primero de enero de 1986. Pero cuatro das antes, a m y a mi compaero nos expulsaron para Per. El plan tuvo que detenerse, pero unos meses despus la fuga se concret. Ellas cumplieron a riesgo de sus propias vidas. Nunca supe sus verdaderos nombres, no s si viven, pero hoy, aqu, quiero aprovechar para agradecerles. Y tambin decirles que siempre han tenido todo mi respeto y admiracin, porque demostraron que no son la escoria social que dicen que son las de su categora.

Porque Lola y Mara eran dos travestis.

Muchas gracias.

Hernando Calvo Ospina.

  1. http://hcalvospina.free.fr/spip.php?article311
  2. http://hcalvospina.free.fr/spip.php?article120

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter