Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-12-2011

Israel, despierta y huele el caf

Gideon Levy
Haaretz

Traducido para Rebelin por J. M. y revisado por Caty R.


Aos de disturbios contra los palestinos, de destruir sus rboles, de vandalismo, incendios premeditados, destruccin, despojo, robo; ni las rocas ni los machetes movieron algo, sino una piedra en la cabeza de un ayudante de la comandancia de brigada hizo toda la diferencia.

Si pudiera, me gustara enviar un modesto ramo de flores como un gesto de agradecimiento por el trabajo de los manifestantes, los que se infiltraron en la base de la Brigada Efran en Cisjordania la semana pasada. Ellos lograron, al menos por un momento, lo que otros haban dejado de hacer: agitar a la opinin pblica israel e incluso al ejrcito y al gobierno en contra de los colonos de Cisjordania.

Buenos das, Israel. Has despertado? Aos de disturbios contra los palestinos, la destruccin de rboles, vandalismo, incendio, destruccin, despojo, robo, piedras y machetes no movieron siquiera un pelo aqu. Pero una piedra en la cabeza de un subcomandante de la brigada, el teniente coronel Tzur Harpaz, hizo toda la diferencia.

Un motn en toda regla. Terrorismo judo. Hay milicias en Cisjordania, los colonos terroristas en una tierra de nadie. Y todo esto debido a una piedra que provoc unas cuantas gotas de sagrada sangre juda.

Aqu estn de nuevo: la arrogancia y la ideologa nacionalista. Cmo es posible que el terrorismo haya surgido del pueblo elegido? Cmo podran unas pocas gotas de sangre producidas por una persona conmocionar ms que los ros de sangre de otro pueblo? Cmo pudo la piedra que ara la frente de Harpaz repercutir tanto ms fuertemente que la lata de gas lacrimgeno lanzada sobre la frente del palestino Tamimi Mustaf, asesinado cuatro das antes por los soldados del ejrcito en el cual sirve Harpaz?

No, los jvenes de encumbrada derecha no han puesto en peligro el Estado de Israel. Ni siquiera se ha distorsionado su imagen, algo que es popular proclamar ahora. Qu quiere usted de ellos? Les han acostumbrado a pensar que todo vale. Suficiente con el cacareo de las lenguas por justicia propia. Suficiente con la "condena" y expresiones falsas y tardas de asombro. No hay nada nuevo bajo el sol cuando se trata de los colonos. No es un "nuevo nivel" de actividad, y tampoco implica el cruce de las "lneas rojas". La nica lnea que se ha cruzado, tal vez, es la lnea de la apata.

Hemos estado informando durante aos sobre las fechoras de los colonos, semana tras semana. Hemos contado cmo amenazan a los palestinos, golpean a sus hijos en su camino a la escuela, tiran basura a sus madres, azuzan a los perros contra los ancianos palestinos, secuestraron pastores, robaron ganado, les amargaron su vida de da y de noche, por valles y montaas, invadiendo y ocupando. Y nunca se conmovi un alma.

Ahora, de repente, hay conmocin. Buenos das, Israel. Por qu? Qu pas? No se puede castigar a esos jvenes despus de aos no solo de apata ante las fechoras de sus padres, sino tambin del clido abrazo y el apoyo que la mayora de la sociedad brinda al ejrcito y a todos los gobiernos israeles. No se puede hablar de ellos con doble intencionalidad, en principio como hermanos, pioneros a quienes se les asignan grandes presupuesto, se les promete autorizacin para que permanezcan donde estn para siempre, verlos como legtimos y dueos de principios afines a un segmento de la sociedad, y de repente darles la espalda, condenarlos y atacarlos. Y todo debido a una piedra.

No se pueden cambiar las reglas de esa manera, un buen da. Y las reglas se establecieron hace mucho tiempo. Es su tierra, la tierra de los colonos, ellos son los dueos y pueden hacer lo que quieran all. Slo una distorsin del doble discurso permitira un cambio de las normas debido a una lesin menor en el ejrcito israel. Slo en el nombre de una doble moral distorsionada uno podra ser sorprendido por los recientes actos, que no fueron de ninguna manera los ms graves ni los ms crueles.

Por supuesto que Israel tiene el derecho (y el deber) de cambiar las reglas, pero ese cambio debe ser revolucionario y se llevar a cabo a todo lo ancho de la empresa colonizadora, detenerla por completo y cambiar la realidad ilegal, inmoral e intolerable que existe en nuestro patio trasero. El gobierno no est interesado en semejante cambio. El ejrcito israel tampoco, y es dudoso que la mayora de los israeles quiera un cambio. Sin embargo, menos que eso sera palabra hueca, no ms que una pequea ola en el casco de esta empresa que lleva dcadas.

Hasta que eso ocurra, vamos a dejarlos solos. No tiene sentido desalojar un gallinero en el puesto Mitzp Yitzhar, mientras que el asentamiento de Efrat est lamiendo la orilla de Beln. No tiene sentido hacer la guerra contra los puestos de avanzada ilegales, mientras que el "legal" asentamiento de Ofra se construy en tierras robadas. Tampoco tiene sentido dar rdenes de alejamiento para impedir la entrada de un puado de manifestantes, mientras que a Israel no se le ocurre emitir rdenes similares contra todos sus hermanos.

Los manifestantes violentos en la base Efran Brigada son lo contrario de los anarquistas, como los llam el primer ministro Benjamin Netanyahu. Lo que quieren es preservar el orden existente, igual que la mayora de los israeles encabezados por el primer ministro. Flores para los manifestantes? En un segundo pensamiento, ellos no hicieron nada.

Fuente: http://www.haaretz.com/print-edition/opinion/israel-wake-up-and-smell-the-coffee-1.402044



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter