Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-12-2011

Celac: bolivarismo, nacionalismo y socialismo (y III)

Jos Steinsleger
La Jornada


Luego del frustrado lance de caballeros con el embajador de Washington en La Paz y el impacto de sus disertaciones bolivarianas en Santiago de Chile, Manuel Ugarte llega a Buenos Aires y, tras ocho aos de ausencia, choca con el espritu de campanario de los que dicen representar la civilizacin y el progreso.

En abril de 1914, cuando la Armada de Estados Unidos bombardea el puerto de Veracruz, Ugarte funda la Asociacin Latinoamericana para Defender la Revolucin Mexicana, y se enfrenta con el Partido Socialista Argentino (PSA), que prefiere saludar la apertura del Canal de Panam y la visita a la capital argentina del campen del big stick, Teodoro Roosevelt, al que los socialistas califican de gran demcrata moderno.

Expulsado del PSA, Ugarte prosigue su gira por Uruguay y Brasil. En 1916, el mexicano Carlos Pereyra le enva su libro El mito de Monroe, donde lo califica de hroe de una odisea continental sin ejemplo, y al ao siguiente viaja a Mxico, invitado por el gobierno de Venustiano Carranza, quien lo recibe con honores.

En 1912, la embajada de Washington haba hecho lo imposible para evitar que la voz de Ugarte fuera oda en nuestro pas. Segn investigaciones del periodista argentino scar R. Gonzlez, el diario Gil Blas dice: Estados Unidos tiene miedo de la palabra vibrante del poeta argentino Manuel Ugarte, y otro peridico dice por su lado: Ugarte se ha presentado como intrprete de una idea latente en el alma de los latinoamericanos desde que la concibi Bolvar: la unin de todos los pases de Amrica que tienen alma latina (El Periodista de Buenos Aires, nmero 65, 6-12/1985).

Segn Gonzlez, los estudiantes se rebelaron contra la posibilidad de que se censure a Ugarte y mil 500 de ellos se lanzan a las calles de la capital mexicana en defensa de la libertad de prensa y, antes de llegar al Zcalo de la ciudad, se detienen en el hotel donde se aloja el argentino para homenajearlo.

En Palacio Nacional, el presidente Madero declara que su gobierno no intentar callar al visitante, pese a que la prensa estadunidense ya se ha hecho eco del asunto y no oculta que la embajada ha hecho uso de su influencia para crear obstculos al conferencista.

En el Teatro Nuevo y frente al monumento a los Nios Hroes, Ugarte hace votos por que si un nuevo atentado se desencadena maana sobre una de nuestras repblicas, la opinin se levante unnime imponiendo a los gobiernos latinoamericanos la solidaridad salvadora.

Ugarte public en Madrid el folleto La verdad sobre Mxico (1919), donde reafirma la defensa de la revolucin frente a los ataques de la prensa yanqui. Y en 1925, tras la publicacin de La patria grande (1922) y El destino de un continente (1923), intervino junto a Miguel de Unamuno, Jos Ortega y Gasset, Miguel ngel Asturias, Carlos Quijano, Jos Vasconcelos y Vctor Ral Haya de la Torre, en un gran acto latinoamericano celebrado en Pars en apoyo de la Revolucin Mexicana.

La prdica latinoamericanista de Ugarte suscit el inters de grandes personalidades: Jos Carlos Maritegui lo invit a escribir en su revista Amauta; el Partido Nacionalista de Puerto Rico lo design delegado al Congreso Internacional de la Liga contra a crueldad y la opresin en las colonias, y el boliviano Tristn Maroff consigui que lo nombraran cnsul del pas andino en Niza.

En 1927, integrando la reducida comitiva que presiden Henri Barbusse y Diego Rivera, Ugarte visit la Unin Sovitica, y en 1928, el lder guerrillero Augusto Csar Sandino le agradeci sus artculos de solidaridad con la causa antimperialista de Nicaragua que aparecieron en la revista Monde, de Pars, en cuyo comit de redaccin figuran Albert Einstein, Mximo Gorki, Upton Sinclair, Unamuno y Len Perth.

El hispanismo latinoamericanista anticlerical, bolivariano, antimperialista y socialista de Manuel Ugarte no dej lugar a dudas. En abril de 1931 se adhiri a la proclamacin de la repblica espaola, salud la insurreccin de los mineros asturianos, se ofreci para colaborar con el gobierno cubano de Grau San Martn, denunci la hipocresa del congreso panamericano de Montevideo, y polemiz con el hispanismo de derechas del mexicano Carlos Pereyra.

En 1934, en la Sorbona, pronunci una conferencia sobre fascismo y comunismo, a la que asistieron cientos de jvenes. Entre Roma y Mosc dijo elijo Mosc.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial (1939), Ugarte declar: No estoy con Francia ni con Alemania. Estoy con la Amrica Latina No soy vagn atado a una locomotora ni tengo mentalidad de tropa colonial Y en 1940: Nuestra misin no es optar entre la victoria de estos o aquellos pases en guerra. Nuestra misin es preparar nuestra propia victoria No hay que opinar colonialmente, sino nacionalmente. Iberoamrica para los iberoamericanos.

En 1946, retorn una vez ms a Argentina, donde declar su adhesin al movimiento nacional y popular de Juan Domingo Pern. En septiembre, el gobierno peronista lo design embajador en Mxico, tarea que prosigui en Nicaragua (1949) y Cuba (1950).

Manuel Ugarte muri en el balneario francs de Niza, el 2 de diciembre de 1951. La reconstruccin de Hispanoamrica fue su libro pstumo.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2011/12/21/index.php?section=opinion&article=019a2pol



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter