Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-12-2011

La lucha de clases en el default

Andrea Fumagalli
uninomade.org

Traducido por nemoniente para Rebelin


La crisis de la deuda soberana europea ha puesto en boca de todos trminos que hasta hace poco tiempo solo eran conocidos por los especialistas. Entre ellos, default e insolvencia son trminos bastantes comunes dentro de los movimientos sociales que han origen a las grandes manifestaciones del pasado 15 de octubre. DeriveApprodi oportunamente la traduccin del libro de Franois Chesnais Le dettes illgitimes, publicado en Francia en este verano, con el acertado ttulo: Deudas ilegtimas y derecho a la insolvencia.

El panfleto de Chesnais permite aclarar el uso, a menudo distorsionado, del trmino insolvencia, que puede referirse a dos contextos muy diversos entre s: el micro y el macroeconmico. A nivel micro, la insolvencia es una prctica ilegal normalmente llevada a cabo en momentos de necesidad cuando los ingresos percibidos no consiguen hacer frente a los compromisos para el pago de los gastos corrientes (hipoteca o alquiler, facturas, etc ). No se trata de una novedad pero la diferencia es que hoy, en un contexto de individualizacin (del trabajo y de la propiedad), frente al desmantelamiento de lo pblico, la prctica de la insolvencia debera extenderse a todo el sistema econmico.

La lgica envenenada de las finanzas

En el segundo nmero de los Quaderni di San Precario, se mantiene provocativamente que el derecho a la quiebra, aplicado en Italia solo para las empresas, pueda extenderse tambin a los precarios. No es ms que el reconocimiento de un fundamento del capitalismo, o, como escribe Maurizio Lazzarato en su ltimo ensayo (La Fabrique de lhomme endett, Editions Amsterdam, Paris), el fundamento de la relacin social no es la igualdad (de cambio) sino la asimetra de la deuda/prstamo que precede, histricamente y tericamente, a la de la produccin y el trabajo asalariado. En otras palabras, el hombre en el capitalismo est estructuralmente endeudado, porque solo del endeudamiento nacen la acumulacin y el plusvalor. La diferencia, en el capitalismo propietario contemporneo, donde el precario debe convertirse en empresa individual, es que todos estamos endeudados.

Una condicin que va mucho ms all de los nmeros rojos de las empresas y del Estado. Desde este punto de vista, ejercitar el derecho a la insolvencia es una forma de contrapoder que interviene, cuando se organiza colectiva y conscientemente, a travs de la relacin de explotacin, apuntando a una reapropiacin, aunque indirecta, del salario y la renta. La insolvencia individual podra socavar as el biopoder de los mercados financieros y comprender el autntico significado de la financiarizacin: controlar la relacin capital-trabajo.

Distinto es en cambio el contexto macroeconmico, donde no se habla de insolvencia. Se habla sobre todo de default, o de, posible, quiebra del Estado. Es necesario especificar este punto para evitar que surjan equvocos: una declaracin de quiebra, o la decisin poltica de no pagar parte de la deuda o sus intereses, implicasu renegociacin y no su impago,como pasa con un particular. Tanto es as que los diversos ejemplos citados a menudo como casos de insolvencia (Argentina, Ecuador, Islandia), en realidad no significaron el impago de la deuda, sino surestructuracin y/o su congelacin, incluso en condiciones ms favorables. No es casual que Chesnais en el libro en cuestin no mencione jams el trmino insolvencia.

El texto de Chesnais contiene tres captulos y una breve conclusin. El primero se centra en el rol siempre ms dominante de los mercados financieros, a partir de los anlisis tericos de Marx y Keynes. El nexo entre finanzas y especulacin es inseparable y solo en el siglo XX el poder de las finanzas ha conocido un parntesis, en particular entre la crisis del 29 y el colapso del sistema Bretton Woods en 1971.

Con el desarrollo de los fondos de pensiones y los productos derivados asistimos a una inversin de la tendencia que ha llevado a la actividad especulativa globalizada a ser uno de los ejes de la acumulacin de capital. La crisis de las subprime de 2008 y la reciente crisis de la deuda europea son la consecuencia. Se trata por tanto, segn el autor, de una crisis endgena del sistema econmico, generada por la misma lgica financiera.

El segundo captulo se centra en la dinmica de la deuda pblica, con particular referencia a la francesa, analizndose la relacin estado-banca. La tesis, compartida, es que buena parte de la responsabilidad del incremento de la relacin dficit-PIBen Francia y en otros pases europeos, se debe a la intervencin pblica en favor del sistema del crdito, debido a los riesgos de quiebra de muchos operadores financieros. Se trata de intervenciones a fondo perdido, que no tienen efectos multiplicadores como el tradicional deficit-spending keynesiano. Adems, la imposicin de polticas de austeridad pro-ciclicas tiene el efecto de empeorar tal relacin, porquesi por un lado pueden mejorar el balance estatal, por otro causan pesados efectos recesivos.

Entrampados por las armas

Precisamente partiendo de tales consideraciones, Chesnais introduce en el tercer captulo la nocin de deuda ilegitima: aquel contrato contra los intereses de los ciudadanos de un Estado y con pleno conocimiento de causa sobre quines son los acreedores. La cuestin, ya planteada en 1927 por el jurista ruso Alexander Sack, a propsito de las deudas pblicas en las dictaduras para fines militares, recobra actualidad frente a las imposiciones de la dictadura financiera. La actividad especulativa actual, destinada a favorecer la creacin de plusvalas sobre los ttulos derivados, ha creado un circulo vicioso para reducir los balances pblicos y permitir mayores ingresos para las compaas financieras que controlan los mercados. Pero no se trata solo de esto. Chesnais recuerda cmo, en el caso griego, la deuda pblica se ha incrementado debido a la creciente compra de armamento.

Los datos publicados en el informe de2010 del SIPRI de Estocolmo demuestran que Grecia ha sido uno de los cinco mayores importadores de armas en Europa entre 2005-2009. La adquisicin de aviones de combate americanos y franceses y tambin de equipos militares alemanes representa el 38% del volumen de sus importaciones. Se verifica as una combinacin, nada nueva, entre endeudamiento contratado con los bancos, no casualmente franceses y alemanes, principalmente, y endeudamiento con fondos de inversin procedentes de las industrias militares de esos mismos pases. Un caso de manual de deuda ilegitima. La situacin griega no es tan diferente a la de Italia, donde el ministro de defensa ha aprobado recientemente la compra de F-35 por 15 mil millones.

Sobre las cenizas del estado del bienestar

La propuesta de Chesnais es la de hacer una auditora sobre las deudas pblicas europeas sujetas a la presin especulativa. La auditora pretende determinar, mediante una investigacin, la adecuacin y el cumplimiento de los procedimientos de gasto y financiacin que han caracterizado el aumento de la deuda soberana en los ltimos aos, a fin de identificar la cuota ilegtima que ha alimentado la espiral de la deuda. Adems, pone de manifiesto la iniquidad del sistema fiscal, cada vez ms caracterizado por elementos de regresividad impositivos. La constante reduccin de las tasas sobre las rentas ms altas, del 62% al actual 43% en Italia, junto al incremento de los impuestos indirectos sobre el consumo, actualmente llegan al 23%, han favorecido el proceso de desmantelamiento del estado de bienestar y aumentado el endeudamiento de las familias.

La auditora sobre la deuda pblica se convierte as en el instrumento principal para sostener, a nivel nacional y europeo, la demanda de congelacin y restructuracin de la deuda, en lnea con algunas propuestas ya existentes. La demanda de congelacinunilateralde los bonos del estado, de hecho un default controlado, no implica el impago completo de la deuda sino su renegociacin de las condiciones de su parcial devolucin, junto a la introduccin de restricciones a su libre circulacin, con el fin de sustraer una parte de la misma a la actividad especulativa.

().http://uninomade.org/prove-conclamate-di-dittatura-finanziaria/

Desde este punto de vista, la denuncia de la deuda ilegitima e intervenciones ad hoc sobre los mercados de capitales van de la mano. Y, como seala Chesnais, una campaa as no puede hacerse por delegacin. El pueblo griego no puede llevarla a cabo solo por cuenta de los dems ciudadanos europeos. A pesar del escepticismo de Chesnais sobre el euro, es Europa, y no unos estados-nacin ya desmontados, quien represente el campo de batalla.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter