Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-01-2012

Pedro Morens, un ministro de Defensa de armas vender y gasto militar disparar

Estitxu Martnez de Guevara
Rebelin/Gasteizkoak


En las ltimas semanas, a raz del nombramiento del nuevo gobierno espaol, se han publicado sorprendentes datos en torno al nuevo ministro de Defensa, el ministro vasco del ejecutivo. Curiosamente ha sido omitida mucha informacin, as como algunas de sus grandes hazaas, que an pagamos todas, y que seguiremos pagando durante dcadas. Vayamos a ello.

Un currculo de armas vender

Este vizcano, de Getxo, procede de una de las grandes familias burguesas de Las Arenas (segundo hijo del Vizconde de Alern y nieto de los condes del Asalto, grandes de Espaa), es poseedor de la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Catlica y, hasta hace poco, ha sido Presidente del elitista Club Puerta de Hierro madrileo y Secretario General del Crculo de Empresarios.

Por lo que respecta a su trayectoria en la Administracin, de la mano de los gobiernos de Aznar, fue Secretario de Estado de Defensa entre 1996 y 2000 (siendo ministro Eduardo Serra), Secretario de Estado de Seguridad entre 2000 y 2002 (siendo ministros Jaime Mayor y Mariano Rajoy) y Secretario de Estado de Ciencia y Tecnologa de 2002 a 2004 (siendo ministro Josep Piqu). A parte de todo ello (o gracias a ello) ahora llega a la titularidad del Ministerio de Defensa, eso s, tras acumular en los aos posteriores a sus cargos administrativos un extenso currculo por buena parte de las empresas que componen el mercadeo de la muerte que constituye la industria de armamento.

As, desde mediados de 2005 y hasta hace pocos meses, ha sido consejero o representante de Instalaza, empresa fabricante de municiones y bombas especialmente deleznables como, por ejemplo, las llamadas bombas racimo, sobre las que en 2008 un tratado internacional suscrito por 107 pases estableci la prohibicin de uso, desarrollo y fabricacin. Esto no debi gustarle a la empresa representada por Morens, pues recientemente ha reclamado al gobierno espaol una compensacin de 40 millones de euros en concepto de dao emergente y lucro cesante (Cinco Das, 09-05-2011) por dejar de producirlas. No podemos hacernos una idea, aunque nos lo podemos imaginar, de qu pensar, por ejemplo, la poblacin civil libia que ha sido uno de los objetivos contra los que (segn denunciaba el New York Times el pasado 15 de abril) se han utilizado las bombas racimo MAT-120 fabricadas por la empresa aragonesa defendida por el actual ministro de Defensa, y que exporta sus criminales producciones a ms de 90 ejrcitos.

No obstante, al actual ministro, sin duda un hombre de armas tomar (para luego venderlas, se supone), no le deba parecer suficiente este tipo de armamento, por lo que en los ltimos meses se decidi a compatibilizar su cargo en Instalaza con el de Presidente ejecutivo de la empresa paneuropea de misiles MBDA. Esta empresa ha suministrado dos grandes contratos de misiles al gobierno espaol del que ahora forma parte Morens; el primero, de casi 28 millones de euros, por la venta de misiles Mistral para los helicpteros de ataque Tigre; el segundo se trata de un contrato de ms de 100 millones de euros para el suministro de misiles a los Eurofighter espaoles. Este programa sigue actualmente en vigor, por lo que Morens tendr que abonar la cuenta a sus, hasta ahora, compaeros de empresa (o no; ahora entraremos en ello). De paso tambin se ven favorecidos unos antiguos vecinos de Morens, ya que la vizcana empresa SENER (ubicada en Las Arenas, qu casualidades) es responsable del diseo y produccin del sistema de actuacin y control del misil contratado por Defensa.

Pero no pensemos que esta casualidad es el nico contacto de Morens con los mercaderes de la muerte made in Euskadi, qu va. Tambin ha formado parte del Consejo de Administracin de SAPA, la empresa guipuzcoana de la familia del presidente de la Real, Jokin Aperribay, especializada en carros de combate, caones y otro elementos de artillera, en cuyo consejo coincida con otro de sus amigos del Club Puerta de Hierro, Enrique Falc y Carrin, tambin miembro de la nobleza por ser Conde de Elda.

No acaban aqu las relaciones de Morens con la industria de la muerte. Este nclito personaje ha sido, hasta ahora, presidente de la empresa KuitVer Estudios SL, especializada en I+D+i, y que se define como asesores tecnolgicos que basan su accin en el conocimiento del sistema y de las personas que lo gestionan; y si algo conoce Morens a fondo y por dentro es el sistema y las personas que gestionan los recursos del Ministerio de Defensa y los de Interior. Algunos de los que hasta ahora eran los principales clientes de KuitVer, en concreto, los ligados al sector de Seguridad y Defensa, como INDRA, Instalaza, INTA, Amper, Ariex Complex o las vascas SENER, SAPA-Placencia, ITP o Aernnova, es decir, lo ms granado de la vergonzante industria militar vasca, estarn encantados de su nombramiento.

Por si fuera poco, en el caso de Morens se demuestra que tambin en otros sectores han sabido valorar su conocimiento de los entresijos de los Ministerios de Interior y Defensa, por los que ha pasado. Buena prueba de ello es su recientsimo nombramiento como Presidente y Consejero de la empresa de seguridad privada, Segur Ibrica, la que, por cierto, ha recibido adjudicaciones de contratos en los ltimos tres aos (algunos an en vigor) por valor de ms de 4 millones de euros para la vigilancia y seguridad de diversas dependencias del Ministerio de Defensa. Tambin es la empresa de seguridad privada contratada para custodiar los atuneros vascos en el ocano ndico.

El impulsor del tremendo derroche militar: una deuda de ms de 30.000 millones de euros

El pasado 13 de agosto, El Pas publicaba que Defensa renegocia 26.000 millones en armamento que no puede pagar. La noticia haca referencia a un mecanismo de financiacin puesto en marcha a finales de los 90, que buscaba no contabilizar como gasto militar lo derrochado en los grandes programas de armamento. Consista en que el Ministerio de Industria conceda a las empresas adjudicatarias de los grandes programas de armamento unos anticipos reintegrables sin intereses, con la finalidad de que las empresas fabricantes hicieran frente a las fases de desarrollo y al inicio de la produccin; cuando Defensa recibiera el armamento deba realizar el pago a las empresas para que, entonces, estas devolvieran los anticipos a Industria.

Con ese mecanismo, como seala Constantino Mndez -hasta hace unos das Secretario de Estado de Defensa-, en un reciente informe sobre la situacin financiera presupuestaria de los programas especiales de armamento que han generado esa deuda, el proceso seguido se ha desarrollado de forma incoherente y poco planificada, sobre la base de un modelo obsesionado en las adquisiciones pero indiferente al impacto financiero de las mismas y a su sostenimiento posterior. Un modelo que cre una ilusin financiera totalmente alejada de la senda de gasto que los presupuestos de Defensa podan y pueden soportar, un modelo alejado de la disciplina propia del gasto pblico. Esa falta de disciplina es la causa central de los problemas analizados y est referida a un tiempo concreto: el periodo que va desde el ao 1997 al ao 2004 en el que se generan ms del 80% de las obligaciones que han de ser atendidas en el presente y futuro.

Pues bien, cabra preguntarse quin ha sido el responsable directo de lo que el Secretario de Estado de Defensa cesante califica tan duramente, y parecera lgico responderse que no es otro que el Secretario de Estado de Defensa que lo puso en marcha, en 1997, esto es, Pedro Morens Eulate, el actual Ministro de Defensa. l fue quien impuls los principales programas de armamento (Avin de Combate Europeo Eurofighter; Carro de Combate Leopard y las Fragatas F-100) cuyo coste supone hoy ms de la mitad de la deuda acumulada por Defensa. Y para completar el rizo, de 2002 a 2004 sigui aprobando nuevas partidas para las empresas de armamento a travs del sistema por l impulsado, solo que en esta ocasin desde su cargo de Secretario de Estado de Ciencia y Tecnologa, que sustitua al Ministerio de Industria.

Pero, claro, cuando Morens presentaba en el Congreso ese mecanismo de financiacin para ponerse en marcha en los presupuestos de 1997, lo haca como si fuera a ser la panacea: () ha arbitrado mecanismos para la financiacin, por va del Ministerio de Industria, de proyectos de armamento y material, que sin duda redundarn en beneficio de la condicin industrial de Espaa en este rea y en otras afines. En el ejercicio de 1997 este mecanismo financiero del Ministerio de Industria incluir crditos por valor de 35.000 millones de pesetas () Este acuerdo entre Defensa y Industria permitir a la primera iniciar inmediatamente programas que, de otra manera, deberan posponerse con incidencias desde el punto de vista de la operativa militar () En las actuales circunstancias de austeridad presupuestaria, el Ministerio de Defensa debe ser capaz de arbitrar soluciones a los problemas de modernizacin de las Fuerzas Armadas en paralelo y como parte fundamental del proceso de profesionalizacin. En ese entorno es a lo que se debe la participacin del Ministerio de Industria ().

Estas apreciaciones de Morens chocan de frente con lo declarado por el citado Constantino Mndez en una comisin parlamentaria el 6 de octubre de 2010, cuando afirm que No deberamos haber adquirido sistemas [de armas] que no vamos a usar, para escenarios de confrontacin que no existen y con un dinero que no tenamos entonces ni ahora.

Y sin embargo, la autntica carrera armamentstica impulsada por Morens no termin ah. Tambin fue l quien puso en marcha el mecanismo por el cual el Ministerio de Defensa poda dedicar el importe de su particular desamortizacin a la adquisicin de ms armamento (vendiendo terrenos que, en su da, expropi a ayuntamientos y poblaciones, a los que deberan haber revertido). As, en la presentacin de los presupuestos para 1997 afirmaba que En cuanto a la Gerencia de Infraestructura, deseo manifestarles que es firme voluntad del Ministerio y del Gobierno darle una agilizacin a sus procedimientos que permita una mejor gestin del patrimonio inmobiliario de la Defensa. En ese sentido se ha introducido en la ley de acompaamiento al presupuesto una disposicin mediante la cual se permitir destinar fondos provenientes de la gestin inmobiliaria de la Gerencia de Infraestructura no solamente a infraestructura, sino tambin a modernizacin del armamento y material de los Ejrcitos. Esta nueva operacin de financiacin de la carrera armamentstica se calcula que ha supuesto, en estos aos, ms de 3.000 millones de euros adicionales para nuevas compras de armamento.

Con todo el dineral que, gracias a las gestiones de Morens, hemos visto derrochado en gasto militar para la adquisicin de nuevo armamento, aun a costa de vaciar las arcas pblicas, cmo no iba a encontrar a numerosas empresas de armamento dispuestas a incluirle en sus Consejos de Administracin al terminar sus cargos pblicos!

Concluyendo

El nombramiento del vasco Pedro Morens como ministro de Defensa espaol deja claras una serie de graves cuestiones. En primer lugar, la podredumbre de un sistema que permite que un alto cargo del Estado, responsable, en buena medida, de una serie de tropelas que han supuesto esquilmar las arcas del Estado impulsando una absurda y obscena carrera armamentstica con partidas multimillonarias entregadas a empresas de armamento, pase a formar parte de los Consejos de Administracin de empresas de este sector una vez finalizan sus competencias como cargo pblico. Y no solo eso: que sea posible un camino de vuelta para que, ahora como mximo responsable del Ministerio de Defensa pueda conceder nuevas partidas millonarias a esas empresas del sector entre las que se encuentran aquellas que le han tenido en sus Consejos de Administracin.

Y mucho ms grave an: cmo se puede entender -ms all de la demostracin evidente de que se ren de la poblacin, en nuestra cara- que se pueda premiar con el nombramiento como ministro del ramo a uno de los principales responsables de un colosal despilfarro en gasto militar que ha generado una deuda de ms de 30.000 millones de euros, el doble de lo que, segn el gobierno espaol, se ha de recortar en gastos -principalmente sociales- para hacer frente al dficit pblico? No tenemos respuesta para esto, pero lo que s sabemos es que una de las principales causas de la crisis econmica con la que intentan someter y rebajar todos nuestros derechos sociales y laborales es el obsceno gasto militar y la criminal carrera de armamentos que este financia. Sin duda, si acaban de nombrar ministro a uno de sus impulsores, podemos temernos lo peor para los prximos cuatro aos.

Mientras cientos de miles de personas en el Estado espaol (y miles de millones en el mundo) sufren diariamente las consecuencias de haber sido empobrecidas y esquilmadas por el sistema, el poder poltico muestra el verdadero rostro de sus entraas. En casos como el analizado con Pedro Morens, premiando con el Ministerio de Defensa a un distinguido impulsor y colega de los mercaderes de la muerte, corresponsable del gasto militar que ha esquilmado las arcas pblicas en los ltimos aos. Ser porque ese sistema necesita del monopolio de la violencia para mantenerse que le ofrecen las fuerzas militares y policiales, tanto como estas deben su existencia a los mercaderes de la muerte que les suministran las armas.

Quiz llegue el da en que las poblaciones seamos conscientes de ello y actuemos en consecuencia. Solo as se les acabar el chollo a personajes como Pedro Morens y a quienes le nombran. Por el bien de todas, hagamos que sea pronto.

Estitxu Martnez de Guevara, en nombre del Colectivo Gasteizkoak

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter