Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-01-2012

Otro ao ms para Palestina

Khaled Amayreh
Al Ahram Weekly

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


Como en aos anteriores, 2011 fue ms o menos otro ao normal para los palestinos mientras que Israel, gobernado por una coalicin racista de extrema derecha y varios partidos religiosos, continuaba estrechando los horizontes palestinos, poniendo fin con toda eficacia a cualquier esperanza realista de llegar a establecer un estado palestino viable con contigidad territorial en Cisjordania.

Psicolgicamente, la mayora de los palestinos tuvieron un estado de nimo ligeramente mejor en 2011 debido al estallido de la Primavera rabe, que muchos palestinos consideran como un prometedor desarrollo de proporciones estratgicas y un activo potencialmente importante para la causa palestina.

No obstante, este sentimiento estuvo acompaado de cierta comprensin de que tendran que pasar aos antes de que las revoluciones rabes pudieran llegar a buen trmino y los nuevos regmenes rabes pudieran dedicar una verdadera atencin a la cuestin palestina.

Adems de las banalidades generales, 2011 fue testigo de la continuada expansin de los asentamientos judos por todos los territorios ocupados. En efecto, no pas ni una sola semana sin que el gobierno israel desplegara un nuevo plan para apoderarse de nuevas franjas de territorio palestino para la expansin de sus asentamientos.

Segn fuentes israeles, en 2011 se construyeron en varias zonas de Cisjordania alrededor de 2.500 nuevas casas para colonos. Tambin se construyeron o ampliaron asentamientos en Jerusaln Este, donde el actual gobierno israel ha acelerado el proceso de judaizacin acosando sin descanso a las comunidades rabes.

El gobierno israel aprob planes para construir 5.000 casas ms para colonos, lo que har, segn los expertos en demografa, totalmente inviable, fuera de toda realidad e imposible de llevar a cabo la solucin de dos estados, la base misma del proceso de paz.

Israel se ha negado en redondo a congelar la expansin de los asentamientos en los territorios ocupados palestinos mientras EEUU demostraba no estar dispuesto o no ser capaz de ejercer presiones contundentes sobre el gobierno de Netanyahu para detener sus esquemas colonialistas.

La proximidad de la poca de las elecciones presidenciales estadounidenses ha envalentonado an ms a Israel, permitindose Tel Aviv rechazar las objeciones de EEUU a la expansin de asentamientos con mayor confianza y atrevimiento. Esto suceda mientras los candidatos a la presidencia en EEUU seguan rivalizando entre ellos para complacer y apaciguar a Israel. Un ejemplo especialmente vergonzoso se produjo cuando el candidato republicano Newt Gingrich dijo recientemente ante una audiencia juda que los palestinos eran un pueblo inventado.

Enfrentado en casa a una poblacin vigilante y altamente politizada, la Autoridad Palestina (AP) insista todo el tiempo en su rechazo a reasumir las estancadas conversaciones de paz hasta que Israel congele la expansin de asentamientos. Sin embargo, adems de eso, la AP pudo hacer bien poco -si es que hizo algo- en cuanto a obligar a Israel a reconsiderar su poltica.

Como alternativa, que refleja bien las dificultades palestinas, especialmente el sentido de frustracin e indignacin con una comunidad internacional que trata a Israel como si estuviera por encima de las normas y leyes internacionales, la AP busc el reconocimiento en las Naciones Unidas de un estado putativo palestino.

El presidente de la AP Mahmud Abbas pronunci el 23 de septiembre un discurso ante la Asamblea General de la ONU que constituy un hito y en el que expuso los sufrimientos palestinos, subrayando las medidas israeles en contra de la paz, incluyendo la construccin de asentamientos y la limpieza tnica.

Poco despus, la AP pudo conseguir ser miembro de pleno derecho en la UNESCO, un desarrollo que enfureci a Israel y al Congreso estadounidense, que corrieron a imponer duras sanciones contra el rgimen de Ramallah. Israel decidi congelar la transferencia mensual de 100 millones de dlares de los pagos de impuestos de aduanas a la AP, mientras que el Congreso de EEUU, bajo la frula de la fuerte influencia juda, adopt una resolucin que cortara la ayuda a la AP si sta era reconocida en las Naciones Unidas sin el consentimiento de Israel.

As es, la AP ha podido conseguir que la inmensa mayora de los estados-nacin del mundo reconozcan a un estado independiente palestino dentro de las fronteras anteriores a 1967, con Jerusaln Este como capital. Sin embargo, el efecto prctico de este xito sobre el terreno sigue siendo dudoso ya que Israel y EEUU continan insistiendo en que las conversaciones de paz sin condiciones previas siguen siendo el nico camino para asegurar la paz.

Muchos palestinos se burlan de tal lgica argumentando que eso es como si un juez le dijera a un violador y a su vctima que resolvieran el asunto entre ellos. Mientras tanto, el gobierno ha apoyado que los colonos judos intensificaran su campaa de terror contra indefensas comunidades palestinas, especialmente en pueblos y aldeas situados en la vecindad de los asentamientos judos. A menudo, los colonos arrasan los olivares rabes, inflingiendo prdidas que ascienden a millones de dlares. Los colonos suelen dedicarse tambin a incendiar y los campos de trigo y los coches de los palestinos.

Sin embargo, la forma ms descarada y expresamente criminal del terror de los colonos ha sido la escalada terrorista contra las mezquitas y, en menos extensin, contra las iglesias de Cisjordania. Conocidos como ataques de alto coste, los criminales actos de terror tratan de castigar a los palestinos por el traslado ocasional que el ejrcito israel est haciendo de puestos de avanzada de colonos aislados en el corazn mismo de Palestina. Los ataques, que hasta ahora se han dirigido contra ms de veinte mezquitas y seis iglesias, intentan tambin provocar a los palestinos para que ellos a su vez ataquen a los colonos y as estos justificar sus ataques y la quema de mezquitas.

Los observadores en la ocupada Palestina postulan que los ataques de los colonos contra los lugares sagrados no podan haberse perpetrado sin la luz verde, o al menos la luz mbar, del establishment del ejrcito israel. Hasta ahora, el ejrcito israel, que despliega sus fuerzas por todas partes, no ha conseguido detener a los autores de esos recientes ataques. Y los terroristas parecen tener un inslito aliado en el sistema judicial israel, que trata a los judos que atacan a los palestinos con increble lenidad.

Las ltimas dos semanas de 2011 han trado buenas noticias a los palestinos que haban estado esperando con impaciencia que se consolidara la reconciliacin nacional entre Fatah y Hamas. Delegaciones de los dos grupos, encabezadas por Mahmud Abbas y Jalid Meshaal, se reunieron en El Cairo el 22 de diciembre y acordaron consolidar un anterior acuerdo de reconciliacin alcanzado hace varios meses. Segn el acuerdo, Hamas se unir a la Organizacin para la Liberacin de Palestina (OLP), como paso clave para la unificacin del liderazgo palestino. Las dos partes se pusieron tambin de acuerdo en una serie de cuestiones polmicas, incluyendo la celebracin de elecciones, la liberacin de prisioneros polticos y la formacin de un gobierno de unidad nacional.

La OLP es el grupo paraguas del movimiento por la independencia. Incluye principalmente a grupos laicos. Hamas y la Yihad Islmica (que tambin se unir a la OLP) no lo son y no es probable que reconozcan a Israel. Israel no reconoce un estado putativo palestino que se base en las fronteras de 1967. En efecto, el gobierno de coalicin israel incluye partidos polticos que no reconocen la existencia del pueblo palestino.

Muchos palestinos se muestran optimistas acerca de este ltimo acuerdo en El Cairo. Sin embargo, otros muchos defienden que la prueba de fuego ser el ponerlo en prctica sobre el terreno. Gracias a Dios, las cosas van en la buena direccin, pero la prueba real es su puesta en marcha sobre el terreno, como por ejemplo, liberando a los presos polticos, especialmente en Cisjordania, dijo Ismail Haniyeh, primer ministro del gobierno en Gaza dirigido por Hamas.

Nos incorporamos a la OLP con nuestros planteamientos y estrategia intactos, pero buscamos un terreno comn con nuestros hermanos, aadi.

Fuente:

http://weekly.ahram.org.eg/2011/1078/re11.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter