Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-01-2012

25 mil personas fueron ejecutadas en Alemania entre 1500 y 1782, acusadas de brujera
A la hoguera por arruinar la cerveza

Kristen Allen
Revista Debate

(* Traducido por Ignacio Mackinze). Alemania reivindica a los perseguidos por brujera. El experto Hartmut Hegeler explica los avances y principales obstculos a vencer por las distintas comunidades germanas.


Torturados y quemados en la hoguera de a miles, los supuestos brujos y brujas de Alemania haban cado mayormente en el olvido. Pero gracias a los esfuerzos de un pequeo grupo de activistas, algunas ciudades alemanas han comenzado a absolver a mujeres, hombres y nios que fueron errneamente acusados de causar plagas, tormentas y malas cosechas.

Comenz con el juicio y ejecucin de una nia de ocho aos por brujera en la primavera de 1630. Obligada a revelar el nombre de los otros involucrados en una supuesta danza nocturna con el demonio en la ciudad de Oberkirchen, la confesin de la pequea Christine Teipel encendi la chispa de una ola de delaciones y subsecuentes juicios. En el lapso de apenas tres meses, 58 personas, entre ellas 22 hombres y dos nios, fueron quemadas en la hoguera.

Los juicios de Oberkirchen representan slo una pequea fraccin de los que condujeron a la ejecucin de alrededor de 25 mil supuestas brujas entre 1500 y 1782 en Alemania. En el pas reinaba la persecucin, recuerda el experto en juicios por brujera Hartmut Hegeler, y explica que un cuarenta por ciento de las 60 mil brujas y brujos torturados y asesinados en Europa durante esa poca infame fueron ejecutados en el territorio de la Alemania actual. Hegeler, un ministro protestante retirado de 65 aos y profesor universitario de religin en la ciudad de Alemania Occidental de Unna, se dedica ahora a reivindicar a esas supuestas brujas ciudad por ciudad. Se lo debemos a las vctimas: reconocer finalmente que murieron siendo inocentes. Pero no se trata slo de un tema del pasado. Es un mensaje contra la violencia y la marginalizacin que sufre la gente hoy en da, agrega Hegeler.

Ms all del gnero
El principal blanco eran las mujeres, aunque sorprendentemente tambin hubo un gran nmero de hombres y algunos nios, como Christine Teipel, de Oberkirchen. Se los acusaba no slo de tener tratos con el diablo, sino tambin de causar plagas de insectos, mal tiempo, de arruinar las cosechas y hasta de la fermentacin de la cerveza.

Por supuesto que no eran brujas y que todos los crmenes eran inventados, asegura Hegeler, quien ha escrito 17 libros sobre los juicios por brujera en Alemania. Y ampla: Pero en tiempos difciles era una buena herramienta que tenan las autoridades locales para culpar a alguien de la hambruna y otros problemas. Las brujas eran un chivo expiatorio perfecto para cualquier cosa que saliera mal.

En un tiempo, cuando muchas regiones peleaban por el dominio poltico, los historiadores creen que los lderes tambin utilizaban esos juicios como una muestra de su poder, segn explica el analista. Y, contrariamente al saber popular, la Iglesia no fue la nica que incentiv estas caceras. La Iglesia Protestante estuvo detrs de un significativo nmero de juicios. Es algo que descubr muy al principio de mi investigacin y que me dej atnito, sostiene Hegeler.

Los esfuerzos de Hegeler y de otros grupos de trabajo informales de alrededor de cuarenta activistas, que piensan lo mismo en todo el pas, ha provocado lo que Hegeler llama un efecto bola de nieve de exoneraciones de brujera. En los ltimos aos, ocho ciudades han absuelto oficialmente a convictos por brujera, cinco de las cuales lo hicieron durante 2011. Otras siete ciudades estn actualmente procesando pedidos para hacerlo. A medida que se difunde la palabra exoneracin de brujera, Hegeler ha comenzado a recibir gran cantidad de consultas de ciudadanos preocupados que esperan limpiar los registros de sus comunidades de personas acusadas falsamente de esos cargos.

Recientemente, Hegeler se ha puesto en contacto con funcionarios del Partido Verde de la ciudad renana de Rheinbach, donde han propuesto la rehabilitacin de 130 acusados de brujera, quienes fueron quemados en la hoguera en esa regin alrededor de 1631. La ciudad planea tratar esa mocin la prxima semana, segn el diario regional Express. Pero ningn partido en particular se adjudica esta causa, y las solicitudes y el apoyo provienen de funcionarios de todo el espectro poltico alemn, indica Hegeler.
A principios de este mes, tambin complet un pedido ante la municipalidad de Colonia para rehabilitar a Katharina Henoth, que fue estrangulada y quemada en la hoguera en ese lugar en 1627, supuestamente por causar una plaga de orugas en un monasterio. Tambin se ha puesto en contacto con la oficina del cardenal Joachim Meisner, arzobispo de Colonia, con la esperanza de que la Iglesia Catlica tambin haga pblica una declaracin de reconocimiento de las ejecuciones injustas. Si bien los tribunales municipales solan ser los responsables de esos juicios, los poderes eclesisticos muchas veces aceleraban los procesos, cuenta Hegeler.

"Deuda de larga data"
Pero no todas las comunidades se alegran de recibir esos pedidos. En noviembre, la ciudad alemana occidental de Aachen rechaz una solicitud para reivindicar a la nia Sinti, que muri en 1649, a los 13 aos. Me qued muy decepcionado con los polticos de ese lugar. No les habra costado nada y les habra dado a ellos ms credibilidad, admite Hegeler, en referencia al hecho de que la ciudad otorga anualmente el prestigioso Premio Carlomagno como distincin a los esfuerzos por la unificacin europea.

La ciudad de Bdingen, del estado de Hesse, tambin le respondi que tena cuestiones ms importantes que resolver. Segn Hegeler, las autoridades pueden haber temido decepcionar a una familia aristocrtica que permiti los juicios por brujera y que todava ejerce una influencia significativa all. Pero la mayora de las ciudades dicen que se trata de una deuda de larga data, agrega.

De todos los juicios por brujera que ha investigado, el caso de Christine Teipel sigue siendo uno de los que ms conmueve personalmente a Hegeler. Todava no ha presentado ninguna solicitud para su perdn oficial. El dilogo con los funcionarios de Oberkirchen result infructuoso, dice, aunque la ciudad tiene un recordatorio a las vctimas.

Ah la gente no quiere or hablar de reivindicacin, subraya Hegeler. Y cierra: Por algn motivo, hay muchas reservas. No quieren dar el paso de admitir que los ejecutados eran inocentes. Al menos no todava.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter