Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-01-2012

Latinoamrica 2011-2012
Balance y perspectivas

Luismi Uharte
Rebelin


El recin terminado 2011 nos ha dejado una fotografa geopoltica de Amrica Latina bastante estable en lo que respecta a la composicin de los bloques en disputa (exceptuando el previsible viraje peruano), y una dinmica macroeconmica relativamente exitosa en un contexto de aguda crisis internacional, unido a una conflictividad recurrente en lo que respecta a las luchas sociales contra proyectos de corte extractivista, que estn siendo administrados ya no slo por Ejecutivos de derecha sino tambin por gobiernos progresistas y de izquierda.

Para el ao entrante, no se prevn cambios bruscos en los ejes citados por lo que sern dos contiendas electorales las que acapararn la atencin de toda la regin e incluso del mundo entero: las elecciones mexicanas de julio y las presidenciales venezolanas de octubre.

Bloque rosa y Mercosur

El bloque liderado por Brasil y vinculado al Mercado Comn del Sur, probablemente aumentar su radio de accin e influencia a lo largo del prximo ao por dos razones fundamentales. En primer lugar, por la incorporacin definitiva de Venezuela al Mercosur y el acercamiento progresivo de Ecuador, como lo manifest su presidente. En segundo lugar, por la apuesta del nuevo gobierno peruano de alejarse del eje conservador del Pacfico e insertarse en la lgica funcional al gigante carioca.

Brasil se caracterizar por un marco de estabilidad tanto poltica como econmica. En el terreno poltico, tras un ao de mandato, Dilma Rousseff ha demostrado su habilidad para continuar el modelo lulista y afianzar su liderazgo personal, con una popularidad cercana al 72%. En el plano econmico, Brasil acaba de convertirse en la sexta economa del mundo superando a Gran Bretaa y con proyecciones de sobrepasar al Estado Francs en un trienio. La apuesta por el apoyo estatal a la internacionalizacin de sus empresas (Vale do Rio Doce, Odebrecht, Petrobras, etc.) ha sido una decisin estratgica de consecuencias mltiples: liderazgo econmico regional y expansin del sub-imperialismo brasileo. De hecho, un buen nmero de los conflictos sociales y ecolgicos en diferentes pases del entorno (Bolivia, Ecuador, Per, Paraguay) tendrn como punto de origen los megaproyectos financiados por Brasil.

La reciente victoria de Cristina Fernndez en las elecciones argentinas con un apoyo de ms del 50% en primera vuelta, superior al cosechado por ella y su marido en los dos comicios anteriores, evidencian el xito del kichnerismo como el proyecto poltico hegemnico de la ltima dcada. Las proyecciones de crecimiento econmico por encima del 5% en un contexto de desaceleracin mundial y la prolongacin del enfrentamiento con la derecha meditica (Clarn y La Nacin), tras la supresin del control monoplico que estos ejercan sobre el papel-prensa desde la dictadura, signarn el ao entrante.

La identificacin del nuevo gobierno peruano presidido por Ollanta Humala como potencial integrante del bloque rosa es quizs la novedad ms destacada en lo referente a la recomposicin de bloques de poder. El reciente conflicto minero en el sur del pas que termin con la salida de un sector de la izquierda del gobierno y el apoyo de Humala a las empresas extractivistas es un episodio que seguramente se repetir en el futuro. La apuesta del gobierno ser utilizar los impuestos de la minera para financiar los nuevos programas sociales. Este es el marco ideolgico en el que se mover el Ejecutivo, ni ms a la izquierda ni seguramente ms a la derecha.

Paraguay, por su parte, entrar en el 2012 con una fuerte dinmica preelectoral, con las primarias del bloque izquierdista (el Frente Guasu) y el Partido Liberal para elegir a sus candidatos a presidente, tras la imposibilidad legal de la reeleccin del actual mandatario, Fernando Lugo. Mientras tanto, el Partido Colorado, con su candidato-empresario (acusado de vnculos con el narcotrfico y el contrabando) Horacio Cartes, continuar preparando el terreno para un probable regreso al Poder Ejecutivo en 2013.

Bloque gris

Las luchas estudiantiles del ao 2011 han supuesto las primeras fisuras en el orden neoliberal asfixiante que se sufre en pases como Chile y Colombia. El gobierno de Piera ha mantenido las polticas derechistas de la Concertacin pero su adscripcin simblica con la dictadura y la extrema derecha, han facilitado la movilizacin social, fuertemente neutralizada en los gobiernos precedentes.

En Colombia, la habilidad diplomtica de Santos ha sido una de las mayores sorpresas, al romper con la lnea uribista de confrontacin regional con sus vecinos. Al interior, ha mantenido y continuar vigente el proyecto neoliberal-militarista, pero hacia afuera, ha conseguido recomponer las relaciones con Venezuela y reinstaurar el negocio de los exportadores colombianos. La apuesta por la recuperacin plena de las relaciones con Ecuador ser un asunto de primer orden en 2012. Santos es consciente de que el capitalismo colombiano no puede quedar fuera del nuevo orden latinoamericano.

Bloque bolivariano

En el ltimo ao se ha evidenciado el desgaste relativo del Ejecutivo de Rafael Correa en Ecuador. La victoria ajustada en la consulta popular de mayo de 2011 es uno de los sntomas ms relevantes. El otro es la consolidacin de una oposicin de izquierda al gobierno articulada alrededor de la Coordinadora Plurinacional. Para el ao entrante se prev una agudizacin de los conflictos socio-ambientales producto de la apuesta gubernamental por las grandes inversiones en proyectos mineros de notable impacto. Sin embargo, paralelamente, es innegable que el incremento continuado del gasto en polticas sociales, educativas y sanitarias va a seguir concitando el apoyo mayoritario tras el saqueo neoliberal de los ltimos veinte aos.

El gobierno boliviano se encuentra tambin debilitado tras los dos primeros aos del segundo mandato de Evo Morales. Diversos conflictos con algunos sectores de sus propias bases han jalonado el devenir del actual periodo de gobierno (imposicin de candidatos a municipales de 2010, rebelin de Potos, gasolinazo y el ms reciente conflicto del TIPNIS, entre otros). La recomposicin de confianzas y de alianzas con grupos estratgicos del movimiento indgena y social en general ser uno de los retos fundamentales del Ejecutivo boliviano. La dinmica socioeconmica no ser un obstculo para esto, ya que las cifras son notablemente positivas y parece que seguirn sindolo. Por un lado, el ndice de desempleo se redujo de un 8% al 5,5% actual. Por otro lado, la sempiterna debilidad econmica de los gobiernos progresistas bolivianos, es decir, la inflacin desmesurada, sigue estando bajo control. En cuanto a los ingresos por hidrocarburos, el decreto de nacionalizaciones posibilit unos ingresos de 2.250 millones de dlares en 2011, ms del doble de lo que se hubiera obtenido sin la nacionalizacin (950 millones aproximadamente).

Paradjicamente, el gobierno que ms desgaste debera haber sufrido tras trece aos de mandato ininterrumpido se encuentra ahora en franca recuperacin. Nos referimos al Ejecutivo venezolano. El ao 2011 ha estado marcado por el cncer del presidente y las fatdicas consecuencias de su muerte tanto para la Revolucin Bolivariana como para el proceso de integracin latinoamericano. Sin embargo, su evidente recuperacin fsica viene acompaada de un aumento del apoyo ciudadano a su figura y a su gobierno. Y este es un asunto clave, teniendo en cuenta que en octubre de 2012 se celebrarn las elecciones presidenciales. A da de hoy, el chavismo ha conseguido remontar sus momentos ms crticos (2009-2010) y para finales de 2011 casi todas las proyecciones electorales otorgan alrededor de un 50% de intencin de voto al lder bolivariano, frente a un raqutico 30% de la derecha unificada.

La recuperacin del chavismo est intrnsecamente relacionada con la creacin de nuevos programas sociales y con la aceleracin de la poltica de nacionalizaciones. La Gran Misin Vivienda est siendo, sin duda, el programa estrella, en un terreno en el que se haba hecho muy poco hasta ahora. La entrega de ms de 125.000 viviendas en 2011 y la previsin de entrega de ms de 200.000 para 2012, ser la carta estratgica para los comicios presidenciales de octubre.

Centroamrica y el Caribe

Las elecciones mexicanas sern uno de los eventos ms relevantes del 2012 en toda la regin. La posibilidad del regreso del PRI al gobierno federal es cada vez ms factible tras sus xitos en varios comicios regionales. La izquierda, finalmente, consigui nuevamente reunificarse en torno a la figura carismtica de Antonio Manuel Lpez Obrador (AMLO), a pesar de la feroz resistencia de las elites que controlan el PRD. De cualquier manera, el fraccionamiento instigado por las cpulas perredistas deja un lastre difcil de superar en la larga campaa que tendr por delante AMLO.

En Centroamrica, por otro lado, la reeleccin de Daniel Ortega con ms de un 60% de los votos en las presidenciales de noviembre pasado, evidencian la capacidad del FSLN de ampliar su base de apoyo (38% en 2006) y facilitan la continuacin de su actual proyecto reformista. En Guatemala, por su parte, la victoria electoral de un general vinculado a la represin frente a un empresario ultra-liberal, vuelve a constatar el xito de la poltica de tierra arrasada instaurada en el ltimo medio siglo. Mientras tanto, Honduras ser objeto de seguimiento para evaluar la eficacia de Zelaya como dirigente del Frente Nacional de la Resistencia, en un contexto de represin salvaje. Desde el Caribe, Cuba seguir siendo objeto de atencin por sus reformas econmicas y quizs migratorias.

CELAC

En materia geoestratgica, el ao 2011 culmin con la celebracin de uno de los eventos ms trascendentales de los ltimos 50 aos: el nacimiento de la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeos), institucin que de facto va a sustituir a la OEA, ente impuesto por Estados Unidos en el marco de la guerra fra para someter a todo el continente. Su nacimiento en Caracas no es accidental, ya que evidencia el papel central que ha jugado el presidente venezolano Hugo Chvez en todo este proceso. A partir de 2012, la CELAC jugar un rol estratgico como institucin al servicio del proyecto soberano latinoamericano.

 

Luismi Uharte es Socilogo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter