Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-01-2012

Pobreza masiva y enfrentamientos sectarios
Estamos presenciando la desintegracin final de Iraq?

Patrick Cockburn
CounterPunch

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


Comparada con muchas de las bombas que estallan en Iraq, aquella no era muy grande. Acababa de llegar al Hotel Al Rashid en Bagdad el 28 de noviembre, cuando se produjo una explosin a unos pocos cientos de metros frente al edificio del parlamento. Al principio pens que deba ser un cohete o un lanzamiento de mortero efectuado desde el exterior de la Zona Verde, pero, segn iba cayendo la noche, pas por el lugar que estaba marcado por el chasis calcinado de un coche que pareca como si una bomba hubiera detonado dentro. No pude ver crter alguno, lo que indicaba que el explosivo deba, para los niveles de Bagdad, haber ocupado un lugar reducido en el coche.

No tena ni idea en aquel momento de que esa explosin marcara un cambio importante de direccin en la poltica iraqu. Puede que solo se haya utilizado como excusa, pero la bomba fue la seal para que el primer ministro Nuri al-Maliki mandara al garete a los altos cargos sunes de su gobierno. Declar que la bomba responda a un intento minucioso de asesinarle y acus a los guardaespaldas del vicepresidente Tariq al-Hashami de estar implicados en el mismo. Se emiti una orden arresto contra Hashami, culpndole de dirigir un escuadrn de la muerte, con una serie de acusaciones relacionadas con los aos 2006-2007. Hashami se vio obligado a huir al Kurdistn; una vez all, denunci que el gobierno de Maliki era una dictadura.

Es esta la desintegracin final de Iraq? Est Maliki convirtindose en una versin chi de Sadam Husein, abandonando acuerdos, centralizando el poder y confiando tan solo en la fuerza? Tiene acaso medios para hacer eso? Incluso con unos ingresos anuales procedentes del petrleo por valor de 100.000 millones de dlares, una inmensa, aunque catica, maquinaria estatal y unas fuerzas de seguridad que alcanzan la cifra de 900.000 efectivos entre soldados y policas, no ser nada fcil.

Sadam tena medios de coaccin mucho mayores y no obstante no consigui establecer un poder absoluto. Fracas porque no pudo tener permanentemente intimidadas a las tres principales comunidades de Iraq chies, sunes y kurdos- . l y anteriores gobernantes utilizaron la masacre y el terror contra los kurdos durante ms de cuarenta aos, pero no pudieron aplastarles. Los sunes rabes estn en mejor posicin para desestabilizar Iraq de lo que estaban los kurdos, dice un observador iraqu.

Para centralizar el poder en Iraq es preciso superar grandes obstculos porque todos los partidos tienen aliados extranjeros y, bajo presin, van a llamarles. Los sunes en Iraq mirarn hacia Arabia Saud, Qatar, Turqua y EEUU si se sienten marginados y convertidos en ciudadanos de segunda clase. Aunque an no son demasiados, algunos polticos sunes en Bagdad se han estado marchando de all con sus familias, aduciendo que quedarse es demasiado peligroso.

Puede parecer que Maliki tiene ventaja en cuanto a poder fsico, pero esta percepcin es ilusoria. Sus fuerzas armadas son numerosas, pero cuentan con medios muy desfasados y a menudo ineficaces. Al-Qaida en Mesopotamia no tiene mucha presencia, pero todava pudo arreglrselas para colocar ms de una docena de bombas en Bagdad el 22 de diciembre.

Ms importante es que el liderazgo de Maliki fue el resultado de un compromiso cuando fue elegido primer ministro por vez primera en 2006 y luego en 2010. Ha tenido siempre muchos enemigos, pero demostraron que estaban demasiado desunidos para poder elegir un candidato alternativo que fuera aceptable para todos ellos. Todos, los polticos kurdos y los seguidores del clrigo nacionalista chi Muqtada al-Sadr, denunciaron a Maliki como persona poco fiable y dictatorial durante su primer mandato en el poder, pero terminaron unindose a su nuevo gobierno.

Tan importante como lo anterior es el hecho de que Maliki es quiz el nico dirigente aceptable para EEUU e Irn. Debido a que los estadounidenses y los iranes se pasaron mucho tiempo insultndose uno a otro sobre Iraq, se ha prestado muy poca atencin a sus tcitos acuerdos all. En 2006 y 2010, Maliki se benefici de todo eso. Cuando le eligieron, un funcionario iraqu me dijo rindose: El Gran Satn [que es como los iranes llaman a EEUU] y el Eje del Mal [nombre que EEUU utiliza para describir a Irn y a sus aliados] han unido sus fuerzas de nuevo y han elegido a Maliki como su hombre.

Es una poltica que ha tenido sus opositores en el extranjero. Creo que EEUU cometi un error muy grave al no decir en 2010 que no podan aceptar a Maliki, dijo un diplomtico occidental destinado anteriormente en Bagdad. Sostuvo que tendran que haber rechazado a Maliki por ser un chi sectario que trataba de construir un estado autoritario y que ese estado es corrupto y disfuncional. La corrupcin alcanza un nivel en el que los fondos estatales se transfieren sencillamente al extranjero a empresas-fantasma de las que son propietarios en secreto los funcionarios de casa. La tasa de desempleo se sita entre el 25 y el 40%. La incapacidad para proporcionar un adecuado suministro elctrico ha sido uno de los bien conocidos fracasos del estado post-Sadam, pero el ministerio de electricidad se las arregl para acordar hacer un pago de 1.300 millones de dlares a una compaa alemana en bancarrota y a una inexistente empresa canadiense. El presupuesto del gobierno se gasta sobre todo en pagar salarios y pensiones, cuyos receptores estn a menudo conectados con los partidos gobernantes.

Es fcil ser demasiado po acerca de todo esto. La mayora de los estados del petrleo del Oriente Medio y otros lugares utilizan los ingresos del petrleo para financiar inmensas maquinarias clientelistas, abundando la corrupcin. Pero, segn hombres de negocios, aunque el soborno lo invade todo en el Kurdistn iraqu respecto a las carreteras, aeropuertos, puentes, centrales energticas y casas que all se construyen, en Bagdad no es as. Hay pocos bancos y los que hay son abiertamente saqueados por los funcionarios estatales. A la larga, la continuada pobreza masiva y las penurias, a pesar de los crecientes ingresos del petrleo, pueden ser tan desestabilizadoras para Iraq como las diferencias sectarias entre sunes y chies.

Puede que se produzca un desastre, pero quiz no sea an inminente. La poltica iraqu puede inducir a error porque como el pas sufre tanta violencia casi siempre, las feroces confrontaciones polticas no llevan necesariamente al conflicto total. Cada parte tiene mucho que perder de la desintegracin final del estado.

El futuro de Iraq bien pudiera decidirse en las capitales de sus pases vecinos durante el prximo ao. EEUU sigue teniendo fuerte influencia en Bagdad a pesar de la salida de sus tropas. Cuanto ms divididos estn los iraques, ms aumentar la influencia de las potencias exteriores. Lamentablemente, la Primavera rabe ha desestabilizado todo el Oriente Medio, con Irn temiendo perder a su ms importante aliado, Siria, mientras la lucha entre sunes y chies se hace ms intensa en pases como Bahrein.

De vez en cuando, Maliki parece que fuera un nacionalista iraqu pero, si se siente bajo presin, juega la carta sectaria, aterrando habitualmente a los chies con el fantasma de una contrarrevolucin sun y baazista. Pero, como los baazistas y los estadounidenses aprendieron a costa propia, cualquiera que intente monopolizar el poder en Iraq, ignorando otros centros de poder, est creando las condiciones para su propio fracaso.

Patrick Cockburn es autor de The Occupation: War, resistance and daily life in Iraq y Muqtada! Muqtada al-Sadr, the Shia revival and the struggle for Iraq .

Fuente: http://www.counterpunch.org/2012/01/02/are-we-witnessing-the-final-disintegration-of-iraq/





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter