Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-01-2012

Entrevista al Hernn Zin, reportero freelance
"Los conflictos son ms complicados de explicar que nunca"

lvaro Ramrez Calvo
Gea Photowords


Discernir los hilos de las relaciones internacionales es como adentrarse en una maana de niebla: lo visible est sumergido en lo invisible. La guerra y el conflicto responden a esta lgica. Sin embargo, la actual es una coyuntura de cambios, de surgimiento de nuevos actores. Cmo sern las guerras en los prximos aos? La cooperacin ayuda a aliviar la angustia de las sociedades en conflicto? Vamos hacia un mundo verdaderamente multipolar? Hernn Zin, reportero freelance, responde a algunas de estas cuestiones en la siguiente entrevista.

De toda la vida me gusta viajar y contar historias. Con 22 aos decid hacer la maleta, salir de Argentina y no volver ms. Pas cinco aos en Asia, hice un documental para TVE sobre Calcuta, tengo mi propia productora, y siempre he trabajado como freelance con otros medios. Nada especial. Al otro lado del telfono habla Hernn Zin, quien suelta ese nada especial con cierta desgana, como si no se lo creyera realmente. Zin, reportero, observa y se empapa de un mundo a caballo entre lo viejo y lo nuevo: de la trinchera real de Somalia a la digital de su blog en 20 minutos. A pesar de las incertidumbres y tensiones del mundo actual, para Zin hay algo que permanece impasible: contar historias. Es la mejor forma posible de vivir. Por lo que aprendes, por lo que viajas, por los amigos es el mejor trabajo del mundo.

-Dices que la vuestra es la ltima generacin de reporteros que trabajarn cubriendo conflictos. Es un arranque de optimismo?

-Es un hecho claro que esta ser la ltima generacin cubriendo conflictos blicos tradicionales, es decir, entre Estados. Hoy la guerra es de insurgencia o de guerrillas. Por la propia dimensin del mundo hoy en da, es muy difcil repetir el escenario de dos pases, sobre todo grandes potencias, invadindose y atacndose. Hay mucha violencia en el mundo, y la seguir habiendo, pero de otras caractersticas. Ah estaremos para contarlas. Slo ha cambiado la lgica de la guerra.

-Qu cosas cambian en la forma de narrar con este nuevo escenario?

-Los conflictos son ms complicados de explicar que nunca: en Somalia hay veinte facciones, en Congo existe el FDRL, diecisis grupos Mai Mai es muy complejo para los que estn lejos. Y tambin es difcil moverse cuando trabajas all. No hay un solo frente, los civiles tambin forman parte de una forma u otra en el conflicto hoy es ms catica que nunca la violencia. Es un desafo narrativo, y lo es tambin lograr que la gente en Europa se interese. La gente conoce la lucha entre palestinos e israeles, pero nadie entiende nada de Congo, con tantos grupos armados y cinco millones de muertos desde 1994. Lo mismo si hablamos de Mxico o Venezuela.

-Pensemos en Mxico, y en sus insoportables niveles de violencia. O en la conflictividad social por la situacin econmica de Europa. Son otras formas de conflicto? Te interesa centrarte en este tipo de historias?

-Siempre he estado centrado en Afganistn, Somalia, Congo, Sudn, pero tambin en las favelas de Brasil. Estos escenarios tienen en comn la ausencia de Estado. Ante la carencia de Estado, los grupos armados copan ese vaco de poder, ya sean los Zetas en Mxico o Al Shabab en Somalia, subyugando a la poblacin civil con fines econmicos. En Europa, por ejemplo, hay mucha histeria y mucho miedo, pero no se puede comparar con la vida en las otras tres cuartas partas del planeta. Si pensamos en el corralito de Argentina, la cosa fue ms all de lo que pasa hoy en Europa: el PIB baj un 10%, hubo muertos fue mucho ms traumtico.

-Hablando de la histeria colectiva, crees que los medios de comunicacin actuales pueden servir como una forma de catarsis, de descarga?

-Las redes sociales es comunicacin horizontal, ms democrtica. Ya no se pontifica, hay un dilogo con los lectores. Hay ms informacin, pero tambin poco anlisis. La figura del tertuliano en Espaa es nefasta y no existe en otra parte del mundo. Hablan de Mxico, Somalia y la Duquesa de Alba en el mismo programa, y dejan fuera a los verdaderos especialistas. Generan mucha opinin sin fundamentar, lo cual implica una gran distorsin. Ahora debemos apostar por informacin de calidad, que no genere miedos.

-Eres especialista en frica. Este continente est produciendo mucha informacin durante 2011. Por centrarnos en algo reciente, dos cooperantes espaoles estn secuestrados, presumiblemente por grupos vinculados a la rama del Magreb de Al-Qaeda. Cmo gestionar esto?

-No soy analista, pero hay dos modelos de gestin de secuestros. Uno es el sajn, en el que no se explica ni comenta nada, con lo que no se publicita a los grupos armados, pero tampoco se pagan rescates. Muere alguien, pero no se fomenta un negocio. Es muy pragmtico, muy protestante. Nosotros somos latinos, y no tenemos esa sangre fra, no pensamos en dejar a su suerte al compaero, al amigo. Los espaoles pagan, por eso secuestran a espaoles. Es un magnfico negocio, y no todos tienen la valenta de dejar dos aos abandonada en Mogadiscio a Amanda Lindhout (NdE: periodista canadiense que fue secuestrada en 2008). Si eso pasa aqu se arma una revolucin. Al final todo depende de la idiosincrasia de cada pueblo.

-No crees entonces que el secuestro sea una forma de presin poltica a los gobiernos occidentales?

-Eso es un negocio. Al Qaeda en el Magreb son los salafistas de toda la vida, pero se han puesto una etiqueta que les da ms dinero. Gente con kalashnikovs, es una tomadura de pelo. Pueden ganar dos millones de dlares y se la juegan, tiene sentido si lo ves desde su perspectiva. Reparten el dinero con su familia, sus primos, abogados en Dubai, Londres, la gran industria funciona de maravilla. Hay 1.000 millones de musulmanes en todo el mundo, cada uno de su padre y de su madre. No es lo mismo Tnez que Libia, ni Marruecos que Arabia. No podemos ser reduccionistas, no todo es homogneo. Pensar Al Qaeda como una unidad es un disparate. Los analistas hablan de franquicias autnomas de Al Qaeda en Magreb, supuestamente Al-Shabab en Somalia tambin lo es pero no tiene sentido verlo como un todo.

-Cmo poder prevenir futuros secuestros?

-Lo bueno del secuestrado es que no le van a matar. Tiene un valor de cambio, que desaparece si muere. Estar cinco meses pasando hambre y enfermo, ser una terrible experiencia pero si lo eliminan, se va el negocio. Sobre el futuro de esto, hay un cambio de tendencia. La mayor parte de ONGs que vi ahora eran rabes o del Magreb, trabajando al estilo occidental, con sus chalecos y sus tiendas. Toman la iniciativa en varias situaciones, y no les van a secuestrar porque son turcos y tunecinos. Es gente que coincide en parte con la idiosincrasia de la poblacin, estn bien vistos. En el mundo plural que estamos viviendo, tiene sentido que la cooperacin no sea solo por parte del hombre blanco.

-En The Economist leemos que 6 de los 10 pases que ms han crecido en los ltimos diez aos son africanos. Sin embargo, siguen siendo los ms pobres. Cul es el precio humano de este supuesto desarrollo?

-El precio es positivo: cualquier ingreso de divises a pases tan raquticos es bueno. Desde 1993 hasta hoy, el cambio all es enorme. La gente tiene autoestima, no son slo cifras macro, estn conectadas con el mundo. Veo muchas esperanzas en frica, en Amrica Latina, en India. Por supuesto que hace falta mucho por recorrer, pero no debemos despreciar estos progresos, a pesar de los niveles de mortalidad. Empiezan a comprender que el Gobierno debe protegerles, no debe ser corrupto, ni tnico, ni tribal. Soy muy optimista.

-A veces parece que los remedios de la cooperacin son parches que no logran transformar radicalmente una realidad injusta. Debera haber polticas a un nivel mayor?

-Nunca he entendido eso de ir a frica a hacer escuelas: los africanos tienen manos y pies. Son bastante ms listos a la hora de afrontar los problemas. He vivido muchas veces en la India, y empez a salir adelante en 1994, cuando apost por sus ingenieros y por abrir mercados: hoy, India gasta 12.000 millones de euros en cooperacin, mientras Espaa tiene 1.000. La caridad no es lo mejor.

Cambiando de tema, qu piensas del cambio en la poltica internacional de Zapatero? Qu ha cambiado para que el anterior Ejecutivo pase de un inicial antimilitarismo a la actual intervencin de Libia?

Esa pregunta da para una tesis doctoral. Nadie tiene la respuesta. En el tema palestino el cambio fue radical. Recuerdo cuando se puso la kufiya mientras Israel estaba bombardeando a los palestinos. Tres aos ms tarde estaba firmando acuerdos militares con Israel. Supongo que el poder exige una serie de negociaciones. Los poderes hacen mucha presin, y al final te distancias de la gente. Gobiernas para unos pocos. No debe ser fcil.

En qu lugar dejamos entonces la Alianza de Civilizaciones?

La llegada de Obama a la Casa Blanca desactiv muchas iniciativas. Los neocon tenan una agenda racista basada en el choque de civilizaciones. La Alianza de Civilizaciones no era mala idea: muchos se apoyaron en ello, distanciados de esa visin maniquea que deca que se iban a construir minaretes en todas partes de Europa. Hay un gran negocio con la seguridad: ha habido quien ha ganado mucho dinero, basndose en la tesis de Occidente contra el Islam. Cuando lleg un presidente razonable a la Casa Blanca y fue a El Cairo, el choque de civilizaciones cay por su propio peso. Y por tanto, la Alianza de Civilizaciones pierde su sentido.

 -Espaa es un importante exportador de armamento. Crees que deberan someterse estas operaciones a un control pblico?

-En teora, es necesaria una aprobacin parlamentaria para cada venta de armamento. Con el PSOE ha habido una gestin bastante transparente, por ejemplo cuando se decidi dejar de producir bombas de racimo. Hemos dejado de ser el principal proveedor de armas para frica, y eso es un paso.

-Cito una frase tuya: Los reporteros somos invitados VIP, con pasaje de ida y de vuelta. Somos gente que decide ir. En lo que tenemos que fijarnos es en la gente que est atrapada en la guerra, que no la eligi. T has vivido con en esa gente. Qu has aprendido de ella?

-Lo mejor y lo peor de la condicin humana. En una hambruna ves gente heroica, que por su familia lo deja todo, y gente miserable. La vida es blanca y negra. Todo es efmero y no hay que preocuparse demasiado por nada. La guerra ha sido un lugar de maduracin para m.

-De toda tu experiencia en territorios en guerra, te quedas con alguna ancdota que te haya devuelto la esperanza?

-Lo constante es ver la normalidad de la gente. Caen bombas, no hay luz, y la poblacin sigue con su vida cotidiana. La gente en Gaza acaba de perder su casa, y si te acercas a ellos te preparan un t porque eres un husped y tienen que ser generosos. Esa capacidad de mantener la normalidad entra dentro de la locura de esta situacin.

lvaro Ramrez Calvo, riojano, ha trabajado en televisin, radio, gabinete de prensa y consultora. Master en Comunicacin social, actualmente colabora en diferentes proyectos relacionados con el cambio social y el desarrollo, y prepara una tesis doctoral sobre comunicacin y conflicto.

Fuente original: http://geaphotowords.com/blog/?p=11557 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter