Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-01-2012

La guerra econmica entre EE.UU. e Irn

Pepe Escobar
Asia Times Online

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Intentemos un curso rpido sobre cmo arruinar la economa global.

Una enmienda clave de la Ley de Autorizacin para la Defensa Nacional firmada por el presidente de EE.UU., Barack Obama, el ltimo da de 2011 cuando nadie prestaba atencin impone sanciones a cualquier pas o compaa que compre petrleo iran y lo paguen a travs del Banco Central de Irn. Desde este verano, cualquiera que lo haga no podr realizar negocios con EE.UU.

Esta enmienda para todos los fines prcticos una declaracin de guerra econmica se la debis al Comit EE.UU.-Israel de Asuntos Pblicos (AIPAC), por rdenes directas del gobierno israel bajo el primer ministro Benjamin "Bibi" Netanyahu.

Torrentes de discursos poltico han tratado de justificarla como el plan B del gobierno de Obama en lugar de permitir que los perros de guerra israeles realicen un ataque unilateral contra Irn por su supuesto programa de armas nucleares.

Sin embargo, la estrategia israel original era realmente an ms histrica que se impidiera efectivamente a todo pas o compaa que pagara por petrleo iran importado, con las posibles excepciones de China e India-. Adems, los que ponen a Israel por sobre los intereses de EE.UU. trataron de convencer a todos de que esto no conducira a interminables aumentos del precio del petrleo.

Exhibiendo una vez ms su incomparable capacidad de disparar a sus propios pies calzados de Ferragamo, los gobiernos de la Unin Europea (UE) estn discutiendo si o no seguir comprando petrleo de Irn. La duda existencial es si deberan comenzar o esperar unosmeses. Inevitablemente, como la muerte y los impuestos, el resultado ha sido qu iba a ser un aumento astronmico de los precios del petrleo. El barril Brent de crudo gira ahora en torno a los 114 dlares y la nica posibilidad es que suba.

Entrgame el crudo a tiempo

Irn es el segundo productorde la Organizacin de Pases Exportadores de Petrleo (OPEP), y exporta hasta 2,5 millones de barriles diarios. Cerca de 450.000 de esos barriles van a la Unin Europea, el segundo mercado iran despus de China.

El necesario burcrata annimo, el comisionado de Energa de la UE, Gunther Ottinger, ha estado divulgando que la UE puede contar con Arabia Saud para compensar la falta de petrleo de Irn.

Cualquier analista petrolero que se respete sabe que Arabia Saud no tiene la necesaria capacidad adicional disponible. Adems, y crucialmente, Arabia Saud tiene que ganar mucho dinero con petrleo caro. Despus de todo, la contrarrevolucionaria Casa de Saud necesita urgentemente esos fondos para sobornar a sus sbditos para que descarten toda posibilidad de una Primavera rabe autctona.

Hay que agregar la amenaza de Tehern de bloquear el Estrecho de Ormuz, impidiendo as que un sexto del petrleo del mundo y un 70% de las exportaciones de la OPEP lleguen al mercado; no es sorprendente que los negociantes petroleros hagan todo lo que pueden por asegurarse la posesin de todo el crudo que puedan conseguir.

Hay que olvidar el petrleo asequible a 50 dlares o incluso 75 dlares por barril. El precio del petrleo puede estar destinado a llegar pronto a 120 dlares por barril e incluso a 150 dlares para el verano, precisamente como en el ao 2008 afectado por la crisis. La OPEP, a propsito, bombea ms petrleo que nunca desde finales de 2008.

Por lo tanto, lo que comenz como un artefacto explosivo improvisado del camino urdido por Israel, se ha convertido ahora en un mltiple atentado suicida contra sectores enteros de la economa global.

No es sorprendente que el presidente de la comisin de seguridad nacional y poltica exterior del Parlamento iran, Ala'eddin Broujerdi, haya advertido de que Occidente puede estar cometiendo un disparate estratgico con estas sanciones al petrleo.

Traduccin: tal como van las cosas, el nombre del juego para 2012 es una profunda recesin global.

Obama se la juega

Primero Washington filtr que las sanciones contra el Banco Central de Irn no estn sobre la mesa. Despus de todo, el propio gobierno de Obama saba que se convertiran en un aumento del precio del petrleo y solo pueden conducir a ms recesin global. El rgimen iran, adems, obtendra ms dinero por sus exportaciones de petrleo.

No obstante, el combo Bibi-AIPAC no tuvo problemas para imponer la enmienda a travs de esas Mecas de los que ponen primero a Israel, el Senado y el Congreso de EE.UU. incluso si el secretario del Tesoro de EE.UU., Tim Geithner, se opuso expresamente-

Es posible que la enmienda que acaba de aprobarse no represente las sanciones paralizantes exigidas a gritos por el gobierno israel. Tehern sentir la presin, pero no a un nivel intolerable. Sin embargo, solo esos irresponsables del Congreso de EE.UU. aborrecidos por la abrumadora mayora de los estadounidenses segn numerosos sondeos podran llegar a creer que conseguirn sacar los 2,5 millones de barriles diarios de Irn del mercado mundial sin consecuencias drsticas para la economa global.

Asia necesitar cada vez ms petrleo y seguir comprando petrleo de Irn. Y los precios del petrleo seguirn flirteando con la estratsfera.

Entonces por qu firmo Obama la enmienda? Para el gobierno de Obama todo depende actualmente del clculo electoral. Esos dementes terminales del circo presidencial republicano con la honorable excepcin de Ron Paul pregonan la guerra contra Irn desde el momento en que resultan elegidos, y algunos sectores sutanciales del electorado estadounidense son lo bastante despistados como para aceptarlo.

Nadie, sin embargo, hace algunos clculos elementales para concluir que las economas estadounidense y europea, ciertamente no necesitan que el petrleo flirtee con el nivel de 120 dlares si se espera una recuperacin mnima.

Mustrame lo que tienes

Aparte de ese grupo contraproducente de la OTAN en crisis terminal, todos sus vecinos dejarn de lado la declaracin israel-estadounidense de guerra econmica:

China, India, Corea del Sur, todos tienen complejos vnculos comerciales en ambas direcciones con Irn (el comercio China-Irn, por ejemplo, es de 30.000 millones de dlares anuales, y subiendo). Nada de esto se acabar porque lo diga el eje Washington/Tel Aviv. Por lo tanto se puede esperar una racha de nuevos bancos privados establecidos en todo el mundo en desarrollo con el propsito de comprar petrleo iran.

Washington no tendr el valor de tratar de imponer sanciones a bancos chinos porque estn tratando con Irn.

Por otra parte, hay que elogiar la valenta de Tehern. Despus de una implacable campaa de asesinatos encubiertos; secuestros de cientficos iranes; ataques a travs de la frontera en la provincia Sistan-Baluchistn; sabotaje israel de su infraestructura, con virus y otros medios; invasin de su territorio por drones espas estadounidenses; interminables amenazas israeles y republicanas de un inminente ataque de Conmocin y pavor; y la venta de 60.000 millones de dlares en armas de EE.UU. a Arabia Saud, Tehern todava no cede.

Tehern acaba de ensayar exitosamente sus propios misiles crucero, precisamente en el estrecho de Ormuz. Entonces, cuando Tehern reacciona ante los continuos actos agresivos de Occidente, le acusan de actos de provocacin.

El viernes pasado, el consejo de redaccin del New York Times se mostr totalmente enamorado de las amenazas del Pentgono a Irn, mientras peda mxima presin econmica.

El resultado final es que los iranes de a pie sufrirn, afectados por la crisis, y los endeudados europeos de a pie tambin sufrirn. La economa de EE.UU. tambin sufrir. Y cada vez que perciba que Occidente exagera su histeria, Tehern seguir reservndose el derecho de provocar un aumento astronmico de los precios del petrleo.

El rgimen en Tehern seguir vendiendo petrleo, seguir enriqueciendo uranio y, sobre todo, no caer. Como un misil Hellfire que cae sobre una fiesta pastuna de matrimonio, esas sanciones occidentales fracasarn miserablemente. Pero no sin haber provocado mucho dao colateral, en el propio Occidente.

Pepe Escobar es autor de Globalistan: How the Globalized World is Dissolving into Liquid War (Nimble Books, 2007) y de Red Zone Blues: a snapshot of Baghdad during the surge. Su nuevo libro, recin aparecido, es Obama does Globalistan (Nimble Books, 2009). Contacto: [email protected].

Copyright 2011 Asia Times Online (Holdings) Ltd. All rights reserved.

Fuente: http://www.atimes.com/atimes/Middle_East/NA07Ak01.html

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter