Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-01-2012

Entrevista a los economistas Fumagalli, Marazzi y Vercellone
Cinco preguntas sobre la crisis

Sandro Mezzadra y Toni Negri
UniNomade

Traduccin Susana Merino y revisin de Manuel Talens


La profundizacin de la crisis, con sus devastadoras consecuencias sociales, contina desplazando consolidados paradigmas interpretativos. De los que se derivan no slo la bancarrota de la ciencia econmica mainstream, sino tambin inditos desafos para cuantos han continuado practicando de manera original durante estos aos la crtica de la economa poltica. En suma, cada vez se ve con mayor claridad la relacin existente entre la categora econmica y la categora poltica. Para iniciar la discusin en el seno del sitio UniNomade hemos planteado cinco preguntas a Andrea Fumagalli, Christian Marazzi y Carlo Vercellone. Incluimos a continuacin las respuestas de Andrea y Christian en forma de dilogo. Carlo ha desarrollado algunas reflexiones sobre la totalidad de los temas propuestos: se pueden leer como conclusiones.

Piensan verdaderamente ustedes que no tienen un lder latente, alguien que sugiera cmo operar? Esto al margen de toda teora del complot, simplemente dentro del anlisis de cada mecanismo de decisin, que prev momentos de unificacin consciente y no simplemente de concentracin espontnea.

Andrea Fumagalli: Las grandes empresas financieras se comportan de una manera que podramos definir como de oligopolio colusorio. Su objetivo es generar plusvala. En esta fase las mayores plusvalas son extrables del cambio de los derivados CDS, sobre todo de aquellos relacionados con el riesgo de default privado o pblico. La naturaleza colusoria del oligopolio financiero est garantizada por la intermediacin llevada a cabo por las empresas de clasificacin crediticia. A partir de la crisis de las subprimes (a fines de 1007) se ha asistido a un ulterior proceso de concentracin de los mercados financieros. He aqu algunos datos: Si el PIB del mundo entero en 2010 ha sido de 74 mil billones de dlares, las finanzas lo superan: el mercado mundial de obligaciones vale 95 mil billones de dlares. Las bolsas de todo el mundo 50 mil billones, los derivados 466 mil billones. En su conjunto los mercados mueven una riqueza ocho veces mayor que la producida en trminos reales: industria, agricultura, servicios. Todo eso es evidente, pero lo que se olvida a menudo es que ese proceso, adems de desviar el centro de la valorizacin y de la acumulacin capitalista de la produccin material e inmaterial y de la explotacin del trabajo manual y del conocimiento, ha dado origen a una nueva acumulacin originaria, caracterizada por un elevado nivel de concentracin. En lo que se refiere al sector bancario, los datos de la Reserva Federal informan que entre 1980 y 2005 se han producido cerca de 11 500 fusiones, con un promedio de 440 por ao. Reduciendo por lo tanto la cantidad de bancos a menos de 7500. En 2011, cinco SIM (Sociedades de Intermediacin Inmobiliaria y divisiones bancarias: J.P Morgan, Bank of America, Citybank, Goldman Sachs, Hsbc Usa) y cinco bancos (Deutsche Bank, UBS, Credit Suisse, Citycorp-Merrill Lynch, BNP-Paribas) han asumido el control de ms del 90% de los ttulos derivados. En el mercado accionario, las estrategias de fusin y de adquisicin han reducido ampliamente la cantidad de sociedades cotizantes. Hoy en da las diez primeras sociedades con mayor capitalizacin burstil, equivalente al 0,12% de las 7800 sociedades registradas, detentan el 41% del valor total, el 47% de los beneficios y el 55% de las plusvalas registradas. En estos procesos de concentracin, el papel principal est desempeado por los inversores institucionales (trmino que designa a los operadores financieros desde el SIM a los bancos, a las aseguradoras que manejan por cuenta de terceros las inversiones financieras: son aquellos que en los aos 30 del siglo pasado Keynes defina como especuladores profesionales). Hoy en da, siempre segn los datos de la Reserva Federal, los inversores institucionales manejan ttulos por un valor nominal equivalente a los 39 billones, el 88,4% del total con un aumento 20 veces mayor con relacin a hace veinte aos. Adems, esta cifra se ha incrementado en el ltimo ao gracias a la difusin de los ttulos de deuda soberana. No creo que haya alguien que aconseje seguir las estrategias de los administradores de las grandes sociedades financieras, menos an algn poltico Como explicar ms adelante el poder econmico-poltico se encuentra en sus manos y pueden ejercerlo sin que sea necesario que alguien se lo sugiera. El aliciente, como siempre en el capitalismo se halla en la ganancia y la riqueza, al margen de cualquier comportamiento sopra le righe. El problema no es la sed de ganancias de los mercados financieros, sino ms bien de los que funcionan como sus vasallos y sbditos.

Christian Marazzi: Vaya si existe el liderazgo latente! Como bien ha sintetizado Andrea Fumagalli y Carlo Vercellone, el liderazgo de los mercados reside en la fenomenal concentracin del capital industrial-financiero que se ha venido creando en los ltimos aos sobre la falsedad del stop-and-go de la financiarizacin. Bancos de inversin, empresas multinacionales, hedge funds, fondos institucionales y fondos de pensin constituyen su corazn: son ellos los que crean el mercado, los que orientan las fases especulativas normalizando lo que Keynes llamaba las convenciones, como la convencin latinoamericana, la interntica, la de las subprimes y luego la de las deudas soberanas. El ataque al euro lo decidi en febrero de 2010 en Nueva York un grupo de fondos especulativos, para dar un ejemplo reciente. Luciano Gallino, en su libro Finanzcapitalismo, ha cuantificado adems, si no me equivoco, en 10 millones los hombres que cuentan en el mundo. Desde el punto de vista de la pirmide del poder, los lobbies que cuentan, porque ellos adems de los altos niveles del G20, del FMI, de la UE y del BCE, actan en el interior de los Estados nacin, articulando a escala local los alineamientos gua del capitalismo financiero. Sin embargo, lo me parece ms importante lo siguiente: el liderazgo latente existe, pero no siempre. El poder financiero crea ciertamente el mood del mercado, define por as decirlo la marcha normal de la fase de acumulacin, la fase central de la campana de Gauss durante la cual los inversores se mueven mimtica, gregariamente, segn el principio (precisamente) de las convenciones histricamente determinadas. Pero en las fases de pnico en la cola de la campana gaussiana, cuando aparecen los cisnes negros de Taleb, el liderazgo entra precisamente en crisis, se convulsiona con lo imprevisto y lo imprevisible. Los cisnes negros no son precisamente las crisis financieras, implcitas y cclicas en la teora de la inestabilidad financiera de Minski. Son, ms bien, los eventos sociales y polticos que escapan a cualquier modelizacin poltico-financiera. Cuando se instala el pnico, tambin el liderazgo queda desplazado. Un aspecto que, al menos para m, no existe an con suficiente claridad terica, es el origen de las convenciones. Por ejemplo, yo no creo en la espontaneidad de la formacin de las convenciones de los tericos de la finanza autorreferencial en especial de Andr Orlan, que est entre los que mejor han explicado el funcionamiento de los mercados financieros. Creo que las convenciones son convenientemente determinadas, teniendo en cuenta toda una serie de factores estratgicos (adems, obviamente, de las oportunidades de ganancia), entre los cuales se encuentran los desequilibrios macroeconmicos y geopolticos, las configuraciones monetarias (las diferencias, por ejemplo, entre el FED y el BCE no son bagatelas, as como el hecho de que existen pases con supervit y pases con dficit), etc.

Muchos analistas polticos piensan que los mercados han arruinado en los Estados su capacidad de centralizacin y que, por lo tanto, la accin de los Estados no es simplemente una accin soberana sino una accin soberana supradeterminada por un cmulo de intereses financieros. La fase de refinanciacin de los bancos por parte de los Estados que sigui al 2008 terminara con una ulterior sujecin de los poderes soberanos a los intereses de los mercados. Cmo funciona todo ello en la crisis actual?

AF: El hecho de que la crisis de las subprimes no haya llevado al colapso de los mercados financieros se ha debido a que se pas del endeudamiento privado (causa de la crisis del 2007) al pblico (causa de la crisis actual), que se ha sumado a la privada. Los datos sobre la deuda pblica bruta y sus componentes (en relacin slo a Europa se debe actualizar) muestran que en el bienio 2008/2009 la deuda nacional bruta (pblica y privada) ha aumentado en dos aos desde un 382% del PBI a un 443% (+ del 8% anual) contra un aumento del 5% anual en el perodo 1995-2007. El endeudamiento privado ha aumentado un promedio del 8% anual, mientras que el pblico lo ha hecho casi un 14% anual, despus de haber cado en la dcada precedente. Con relacin al sector privado, el mayor endeudamiento est en Irlanda, Holanda, Dinamarca y Gran Bretaa. La situacin del endeudamiento pblico es inversa: los pases con menor endeudamiento privado (Italia, Grecia y Blgica) son los que tienen mayor endeudamiento pblico. Puesto que el endeudamiento pblico es inferior al privado, como parte del PBI, es posible que Grecia, Italia y Blgica puedan soportar mejor el riesgo de default de lo que podran Gran Bretaa o Dinamarca (y, por lo tanto, resultaran ms apetecibles, como gallinas capaces de poner huevos de oro, sin el riesgo de que las estrangulen). Cabe recordar tambin que Gran Bretaa y Dinamarca, a diferencia de Grecia e Italia, gozan del derecho de seoro. Un caso particular es Irlanda, que tiene una elevadsima deuda privada y que ha visto casi cuadriplicada la relacin deuda/PBI en el bienio 2008/2009.

Partiendo de esta situacin, las polticas impuestas en el mbito europeo han estado dirigidas a lograr dos objetivos: a) crear liquidez a fondo perdido para el sistema financiero y evitar el efecto domin de las quiebras privadas y b) una vez provista la liquidez gracias al endeudamiento pblico, impedir que dicho endeudamiento supere cierto umbral crtico, definido por las expectativas de la oligarqua financiera. La especulacin no ha golpeado a los pases con mayor riesgo de quiebra como, por ejemplo, USA (que ha visto cmo su propia relacin deuda/PBI pasaba del 60% en 2007 al 105% a finales de 2011, ante una elevada deuda privada y tambin una elevada deuda externa), Gran Bretaa y Dinamarca, aquellos que no pueden gozar del derecho de seoro y que son estratgicamente menos relevantes dentro del paradigma tecnolgico y de valorizacin dominante en el mbito del actual biocapitalismo cognitivo. El panorama descrito refuerza la dependencia de los Estados con respecto a la lgica financiera manejada por la oligarqua financiera. No es una novedad. Desde 1994 las instituciones poltico-monetarias (Estados, Bancos centrales) han comprendido que la existencia de una convencin financiera es mucho ms poderosa que cualquier otra estrategia poltica que no sea cmplice. En esa poca, 1994, fue la sublevacin de Chiapas la que abri el camino a la retirada de los fondos de inversin de Mxico (considerados no totalmente seguros) hacia los mercados financieros de Asia oriental (Tailandia, in primis). A pesar del esfuerzo conjunto de la Reserva Federal y del Banco Mundial no fue posible evitar la devaluacin del peso mexicano y la postergacin de la firma del NAFTA (1 de enero de 1994). Se comprendi por primera vez que la poltica financiera privada es ms poderosa que la poltica monetaria pblica (incluso la de USA) Desde entonces, las decisiones sobre polticas monetarias dependen de la dinmica de las convenciones financieras. En consecuencia, se ha perdido la autonoma de los bancos centrales en momentos en que dicha autonoma estaba formando parte de la teora del pensamiento neoliberal. Eso ha conducido a la autonoma poltica de los Bancos centrales de las naciones en declive, reforzando de este modo la dependencia de los mercados financieros. Nace la gobernanza financiera.

Lo nuevo hoy en da es que esa gobernanza est en condiciones de elegir directamente los lderes polticos a ubicar en el gobierno. La gobernanza financiera se ha convertido en dictadura. Los expertos en ciencia poltica y jurdica deberan decir tal vez algo al respecto.

CM: Cmo funciona la soberana supradeterminada? Puede decirse, simplemente, que con el chantaje. Es un hecho que la crisis del sistema bancario-financiero ha sido administrada por los Estados con inyecciones de enormes cantidades de liquidez y con la recuperacin por parte de los bancos centrales de una buena cantidad de ttulos txicos, que ahora tienen en su seno y que todos nosotros debemos validar con los impuestos fiscales sobre los rditos. Entretanto, para liberarse de las injerencias polticas, los bancos beneficiarios de la ayuda pblica han devuelto gran parte del dinero recibido en el momento de la crisis. Y ahora estn en posicin de dictar leyes, de este modo su poder, adems, ha aumentado, tanto que las medidas de intervencin del BCE estn sistemticamente dirigidas a sostener el sistema bancario (a expensas de los pases miembros de la UE) igual que la poltica del quantitative easing de la Reserva Federal y del Banco de Inglaterra. Sin embargo, parece que estas medidas de creacin de liquidez no parecen funcionar, tanto es as que se habla, con referencia a Europa especialmente, de la gran trampa de la liquidez a una situacin en la que la inyeccin de liquidez no genera recuperacin a causa de la desconfianza de los emprendedores y de los consumidores (y tambin a causa de las altas tasas de inters que exigen sus bancos comerciales) En suma, la crisis no ha resuelto los problemas que originaron la crisis. Nada se ha hecho desde el punto de vista de la re-reglamentacin del sistema bancario (porque el lobby bancario mundial ha logrado volver vana toda veleidad en tal sentido) y, en consecuencia, los desequilibrios fundamentales que desembocaron en la crisis continan impertrritos su labor de zapa. La soberana comisaria, por as decirlo, es la expresin de una situacin en la que es tan enorme el poder financiero que las medidas de reactivacin de la economa resultan impotentes. En esa comisara la apresada es la crisis.

En la ltima fase muchos comentaristas sostienen que algunos gobiernos, entre ellos el italiano y el espaol, corren el riesgo de ser golpeados en el terreno de las negociaciones sobre la deuda, mucho ms eficazmente que antes y, por lo tanto, de la introduccin de una dimensin poltica irrelevante en la gestin de la crisis. Piensan que estamos frente a una tendencia que puede incluir con xito a los gobiernos europeos una vez eliminada Inglaterra del mazo? Logra el euro mantener unida a la Unin Europea o debemos pensar en una Europa que se mantiene como un edificio gtico, remodelando un orden variado y variable?

AF: A comienzos de diciembre el Director Ejecutivo del Deutsche Bank, Ackermann, declar que su institucin aumentara la adquisicin de bonos del Estado italiano, pasando de mil millones a 2,3 mil millones. Recuerdo que el Deutsche Bank haba inducido expectativas negativas con relacin a los bonos del Estado italianoa principios de 2011, vendiendo 7 de los 8 mil millones que tena en su cartera y desencadenando la crisis italiana. La declaracin de Ackerman ha sido la seal de que se poda alentar la presin especulativa sobre Italia. Esto sucedi luego de la asuncin de Monti. Una situacin anloga (pero de mayor envergadura) se produjo en Espaa, en donde las elecciones polticas con la neta victoria del centro derecha (que deber ahora demostrar que es tan fiable que no necesita ningn comisariato, como s sucedi con Berlusconi en Italia). Por otra parte, ha sido importante la decisin de Draghi de proporcionar prstamos ilimitados al sistema bancario, con el objeto de favorecer la capitalizacin de los bancos. Todava no ha disminuido la inestabilidad y, en lo se refiere a Italia, el spread es todava alto, pero creo que por diferentes razones desde los tiempos de Berlusconi: en primer lugar, porque se acercan tiempos de recesin a una velocidad mayor que la prevista, no slo en Europa, sino en todo el planeta: en segundo lugar, porque habr que ver cules sern las reformas que se hagan en el mercado laboral y est planteado el negocio de la privatizacin de la sanidad (las pensiones ya han sido modificadas). Recuerdo (grosso modo) que cuanta ms libertad hay para los despidos, ms privatizacin de la salud y de los servicios pblicos, ms aumenta el papel de los mercados financieros como aseguradores sociales privados y ms se amplan los mercados financieros. Personalmente, no creo a diferencia de Christian que el euro implosionar, por dos motivos: 1) No creo que le convenga a Alemania, a menos que la situacin poltica internacional cambie repentinamente (est por ver qu sucede con Irn: se retira USA de Bagdad para poder invadir Irn? O pedir la intervencin conjunta europea, despus de haberla probado en Libia, pero esta vez apoyada tal vez en el eje franco-alemn? y 2) Tampoco le conviene a los grandes mercados financieros, porque mientras exista un doble nivel de gobernanza monetario y fiscal es un banquete de bodas!

 

CM: Lo que no me parece en absoluto es que Italia y Espaa estn atravesando un perodo de fortalecimiento del poder de negociacin de la deuda. De modo que el pattico eje Monti-Sarkozy me parece fatigoso. La situacin de la deuda est empeorando y la reivindicacin de los eurobonos o de la Tasa Tobin no tienen ninguna posibilidad de xito. Estoy convencido de que ser precisamente Italia (y Espaa) la que har saltar Eurolandia como resultado final del sindrome griego, o sea de la espiral recesin-aumento de la deuda recorte de los gastos pblicos-recesin-nueva austeridad. Ya hemos entrado en la recesin y estamos cerca de la depresin.

 USA no ha querido jams a la Europa poltica y mucho menos el euro. A veces me pasa por la mente que un viejo reflejo unilateralista haya actuado en el interior de los llamados mercados financieros en el ataque al euro. Es imaginable, mutatis mutandis, un renacimiento imperialista, organizado alrededor de la defensa de la hegemona del dlar en el desorden global?

AF: No, no lo creo. El nico que tendra inters en la implosin del euro sera USA para sancionar no slo en forma poltica, sino tambin econmico-financiera la relacin bilateral con China: una especie de imperio bipolar. Pero USA no dispone de la fuerza militar ni poltica ni econmica para sostener polticas imperialistas. Tambin USA es scubo de la gobernanza financiera global. Los fondos chinos aumentaron en los ltimos meses como proporcin de los intercambios totales. Habr que supervisar las elecciones financieras de los chinos. Hasta ahora los fondos financieros chinos estn manejados por las 10 hermanas del mercado financiero, pero hasta cundo? He ledo en el Financial Times de hace unos das que China est por legalizar la venta de ttulos financieros al descubierto autorizando la especulacin puramente financiera.

Con qu provecho? Para comenzar a participar del Gotha de los mercados financieros y para tratar de controlarlo? Si as fuere, el liderazgo del dlar corre serios riesgos

CM: No excluyo, ms bien al contrario, que en la fase inicial de la crisis del euro no haya estado la patita de USA a travs de los grandes bancos de inversin y de los hedge funds. Demoler el euro era funcional, en efecto, para poner a la sombra el problema usamericano del enorme dficit-deuda pblica, como tambin el comercial. Por lo tanto, demoler el euro significaba eliminar un potencial competidor y favorecer la continuidad del flujo de capitales para permitir la financiacin de la deuda usamericana a tasas muy bajas. La estrategia tuvo un xito superior a las expectativas y ahora USA est preocupado por las consecuencias econmicas y financieras de la crisis de Eurolandia, que podran provocar una fuerte desestabilizacin del sistema bancario yanqui, y tambin por las consecuencias polticas, porque la grieta en el euro podra volver a Alemania y a parte de Europa, con independencia de USA, fortaleciendo el eje estratgico con Rusia y China. Un renacimiento imperialista en torno a la hegemona del dlar no parece posible, aunque de todos modos el dlar se est fortaleciendo como consecuencia de la crisis de Eurolandia (fuga de capitales del euro, justo hacia el dlar).

Puesta en evidencia la hegemona del capital financiero como forma de produccin en la actual crisis financiera, juega de algn modo (y cmo) la relacin entre finanzas y produccin industrial, con referencia, por ejemplo, a Alemania y a China?

AF: Esta pregunta requerira tiempo La relacin entre finanzas y produccin real no se refiere a la produccin industrial, sino ms bien a la produccin inmaterial. El punto nodal tras el desplome de Breton Woods est en la definicin de la unidad de medida del valor de la produccin inmaterial, es decir del intelecto en general. Por el momento, eso es inestable, definido por la valorizacin financiera, pero esa medida es precisamente estructuralmente muy inestable para poder considerarla fija. Aqu entran en juego las excedencias de las multitudes de vida y de trabajo. De la misma manera que en 1994 los zapatistas pusieron en crisis al NAFTA, as hoy potencialmente los movimientos desde la primavera rabe hasta los ocupa xxx pueden incidir en la definicin de esa medida, que no es otra cosa que la medida de la vida puesta en valor, lo inconmensurable que trata de convertirse en mensurable.

CM: Si Alemania no se somete al diktat de las finanzas internacionales se debe especialmente a que el poder industrial no se ha visto an sofocado por las finanzas. En Alemania es la industria la que manda en China pasa lo mismo al menos por ahora: China ha tenido la inteligencia de autoexcluirse de las finanzas globales. Ciertamente no hay libertad para el movimiento de capitales, un extranjero no puede invertir en la bolsa de Shanghai, ni tampoco un chino puede invertir en las plazas europeas o usamericanas. De modo que las relaciones de China con el resto del mundo son econmicas, comerciales y polticas, mientras que las financieras estn manejadas directamente por el gobierno de Pekn. El paradigma del libre mercado (financiero) no ha llegado an all.

CV: Sus preguntas tocan algunos puntos cruciales. La primera y la ltima, configuran particularmente un verdadero programa de investigacin que requerira al menos un seminario ad hoc. Tratar de darle por escrito una respuesta un poco estructurada requerira un poco ms de tiempo para reflexionar y para reunir material emprico. Por lo tanto, me limitar por el momento a tratar de proporcionarle en crudo y de manera muy sinttica algunas pistas para reflexionar, partiendo de la cuestin relativa a la organizacin de los mercados como hilo conductor. El trmino mercados financieros, que parece referirse a una lgica annima conformada por una mirada de sujetos sin coordinacin entre s, es a mi parecer equivocado o al menos fuertemente inexacto. La organizacin de los denominados mercados financieros, uno de cuyos componentes centrales son las grandes multinacionales que operan en la esfera de la produccin (frente a toda presunta dicotoma entre esfera financiera y esfera productiva), se halla en efecto fuertemente concentrada en lo referente a las estructuras propietarias, que sobre todo son las estructuras de control. Sobre este tema, un reciente e innovador artculo de tres investigadores (Vitali, Glatfelder y Battiston) del Instituto Federal de Tecnologa de Zurich, Le rseau de contrle global des grandes entreprises (La red de control global de las grandes compaas) ha permitido poner en evidencia la extrema centralizacin del poder del capital a escala global. Segn esta investigacin, las multinacionales forman una estructura de nudo mariposa gigante y gran parte del control se ha derivado hacia un ncleo cerrado de instituciones financieras. Ese ncleo o corazn puede considerarse como una superentidad econmica cuya existencia genera nuevas e importantes preguntas, tanto a los investigadores como a los rganos que elaboran polticas (policy makers). Ms especficamente, sobre una base de alrededor de 43 060 compaas multinacionales se estima que 147 poseen, a travs de un complejo nodo de relaciones propietarias, el 40% del valor econmico y financiero de las mencionadas 43 060. Se comprueba, adems, que en el interior de este conglomerado de 147 Imultinacionales se puede identificar el eje central del capitalismo global, cformado por 50 superentidades, esencialmente (alrededor del 64%) por grandes instituciones financieras usamericanas y britnicas. Es de destacar la escasa representacin de los grandes grupos de la zona euro (cerca del 20%), aunque Francia, con la AXA, se encuentra en 4 posicin entre las 50 primeras y Alemania, con el Deutsche Bank (en decimosegunda posicin) se encuentran por as decirlo en el corazn del corazn. Otro aspecto importante de este grupo de los 50 principales slo forma parte por el momento una sola gran multinacional china del sector de la petroqumica (ubicada en la ltima posicin), aunque este dato infravalora ciertamente la forma con la que China, como sabemos, est construyendo su propio poder financiero a travs de diferentes vas polticas, distintas ala pura y simple integracin al capital global. Comprobamos que otros datos confirman esta extrema concentracin del poder econmico y financiero del capital, como, por ejemplo, el hecho de que dos tercios de los famosos CDS estn en manos de menos de diez actores. Teniendo en cuenta estos datos, es posible tratar de desarrollar alguna rpida hiptesis en respuesta a sus preguntas: 1) El poder del capital est al mismo tiempo centralizado y articulado a una escala global que se apoya en una red financiera estrechamente interconectada. En este contexto, una limitada cantidad de grandes grupos financieros y de multinacionales toma las principales decisiones relacionadas con la especulacin sobre las deudas soberanas, sobre las materias primas, la vivienda, la reestructuracin y la localizacin de las grandes compaas productivas, la orientacin de las polticas econmicas. Se podra hablar de una organizacin de tipo oligoplico (pero siempre solidario y siempre dispuesta a constituirse en capital colectivo en los momentos clave) del que parten los impulsos estratgicos iniciales, que encuentra su relevo en la lgica mimtica de los mercados, inmediatamente convalidado (en la mayora de los casos) por los otros operadores financieros, lo que da lugar a un proceso de autovalidacin de las anticipaciones. En este sentido, me parece posible conciliar y articular la hiptesis de un liderazgo latente con la clsica descripcin de la impronta keynesiana de la psicologa de los mercados basada en comportamientos mimticos; 2) Esta extremada interconexin vuelve an fuertemente sensible y vulnerable al riesgo sistmico y a la lgica del endeudamiento del que se nutre la acumulacin del capital, al corazn mismo del capital financiero; 3) Los Estados parecen cada vez ms simples relevos de los intereses del capital financiero globalizado. Todava, segn mi opinin, esta subordinacin depende no slo de los factores econmicos objetivos, sino de la mutacin antropolgica de la clase poltica y tecnocrtica que dirige los Estados y de las principales instituciones de poltica econmica y monetaria que los ha convertido en verdaderos funcionarios propios de la renta del capital. Esta situacin es mucho ms cierta en Europa, donde por razones histricas que se remontan en gran parte a la especfica dinmica de la lucha de clases que la atraves durante la crisis del fordismo, se ha asistido a una verdadera y propia constituncionalizacin del poder de la renta particularmente encarnada en el estatuto de la llamada independencia del BCE.; 4) El resultado es que en la eurozona los Estados se encuentran privados de la existencia de un prestatario de ltima instancia y dependen de los mercados para su financiacin. De este modo ha podido instalarse el gobierno de la renta a travs de la deuda soberana, un gobierno ya explcito que dicta las polticas econmicas de austeridad y de expropiacin de las instituciones del bienestar social. Todava y an en este caso (como en el de la crisis de las subprime), la deuda como instrumento esencial de la acumulacin de capital corre el riesgo de transformarse en su lmite principal. Un problema fundamental, desde este punto de vista, es que en razn de la misma ausencia de este papel clsico de garante del banco central, los ttulos de la deuda pblica pierden su carcter de refugios seguros y se convierten, en cierto sentido, en ttulos como los dems, cuyo valor de mercado se desvaloriza segn los balances de los bancos y de las instituciones financieras. La lgica depredadora y especulativa del capital financiero globalizado y el pnico de los mercados se pueden reforzar mutuamente en una situacin que yo creo sin salida, salvo que se produzca una inversin radical de sentido en la poltica del BCE. Lo cual me parece altamente improbable, como lo muestran las ltimas medidas del BCE, que una vez ms ha inundado de liquidez sin contrapartida al sistema bancario, rechazando al mismo tiempo monetizar en el mercado primario las necesidades financieras de los Estados. En este escenario, la recesin que inevitablemente provocarn las polticas de austeridad reabrirn la espiral del dficit y agravarn la relacin deuda/PBI y darn la razn a las efmeras ilusiones suscitadas por el gobierno de Monti, as como tambin las suscitadas por el gobierno espaol.

Fuente: http://uninomade.org/cinque-domande-sulla-crisi/

 


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter