Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-01-2012

Historia de dos pases

Sal Landau y Nelson Valds
Progreso Semanal


no pueden perdonarnos, que estemos ah en sus narices y que hayamos hecho una Revolucin socialista en las propias narices de Estados Unidos! -Fidel Castro, 16 de abril, 1961

Y perdnanos nuestras faltas, como perdonamos a los que nos faltan. -English book of Common Prayer, 1662

Despus de 53 aos, nos preguntamos, cumpli sus objetivos la revolucin cubana? Del mismo modo, qu sucedi en los Estados Unidos que han intentado sin descanso bloquear el sendero revolucionario de Cuba?

Tras la victoria revolucionaria de 1959, la lite de Washington comprendi que en Fidel Castro podran encontrar una seria resistencia a la nocin aceptada e impuesta de que Washington gobernaba este hemisferio.

En 1954, Washington castig al presidente Jacobo rbenz por nacionalizar propiedades de la United Fruit en Guatemala (un golpe de estado apoyado por los EUA), para una vez ms representar cmo los EUA trataban la desobediencia.

A pesar de la larga historia de represalias norteamericanas a lderes latinoamericanos insubordinados, Castro y sus compaeros permanecieron centrados en aquellos objetivos surgidos en la rebelin del siglo XIX contra los espaoles: independencia, soberana y justicia social.

Al enfrentar la oposicin intransigente de Washington, los lderes cubanos aceptaron las consecuencias de una suerte de seguro poltico acordado en Mosc para su revolucin. No tenan otros protectores.

Saban que los lderes latinoamericanos que no cumplieran con la lnea norteamericana enfrentaban el asesinato o el golpe militar.

A diferencia del tipo de influencia norteamericana, los soviticos no se apropiaran del territorio cubano. Los EUA llegaron a poseer en Cuba las mejores tierras, los mayores ingenios azucareros, las minas, compaas de telfonos y utilidades, bancos, polticos, casinos y mucho ms. Los soviticos nunca poseyeron ni un acre de terreno. Esperaban, sin embargo, el compromiso ideolgico.

Del 59 hasta mediados de los 70, los cubanos se hicieron ms saludables e instruidos. Sus servicios sociales se expandieron junto con un gobierno bsicamente honesto. Cuba se convirti en un estado nacional integrado con un propsito. Pero los dirigentes de la poltica norteamericana comprendieron que una amenaza externa obligara a los revolucionarios a organizar su defensa.

Captaron el sentido de la Federalista No.8 de Alexander Hamilton: La seguridad con respecto al peligro externo es la directiva ms poderosa de la conducta nacional. Incluso el amor ardiente por la libertad ceder, tras algn tiempo, a sus dictados.

En Cuba, Batista no haba permitido la libertad de expresin ni de accin poltica; as que no tuvo lugar ningn cambio dramtico. A diferencia de Batista, los revolucionarios tenan algo ms que el poder personal que defender. Y comprendieron las posibles consecuencias.

Las fuerzas armadas norteamericanas mataron casi 4 millones de vietnamitas (en su mayora civiles) y perdieron 58 000 de sus soldados, mientras la revolucin cubana se desarrollaba. Pocas personas pueden explicar hoy en da o pudieron hacerlo entonces- el propsito de esa guerra.

Al tiempo que actuaba en Vietnam, Camboya y Laos, la CIA tambin apoy una cadena de golpes militares contra gobiernos democrticamente electos en Brasil (1964), Chile (1973) e interfiri en procesos polticos de otros estados clientes al invadir la Repblica Dominicana y conspirar en Argentina y Uruguay.

Los doctores y maestros cubanos salieron del pas para ayudar a otras naciones, los artistas de la pintura, escultura, cine, poesa y literatura, msica y danza- se ganaron renombre mundial. La CIA asesin en frica al lder independentista congoleo Patricio Lumumba y apoy a despiadados dictadores. Las tropas cubanas contribuyeron a mantener la independencia de Angola a pesar de serias amenazas por parte de Sudfrica y tropas apoyadas por la CIA que invadieron el pas por el sur y el este.

En 1994, en su toma de posesin como presidente de Sudfrica, Nelson Mandela reconoci ante Fidel Castro: Ustedes hicieron esto posible. Se refera al papel de las tropas cubanas en 1987-88 al ayudar al ejrcito angolano a causar graves prdidas a las fuerzas sudafricanas que invadieron por el sur del pas, obligando al rgimen del apartheid a cambiar su estrategia de militar en poltica.

Durante los 80, Washington apoy a regmenes criminales en todo el planeta, como los de El Salvador, Honduras y Guatemala, la misma poltica de siempre justificada por la retrica de Guerra Fra.

Tras la desaparicin de la Unin Sovitica en 1991, el jbilo en los crculos de exiliados en Miami y en sectores oficiales de Washington lleg al tope: colapsara la revolucin cubana en un ao, o menos?

Ahora, 21 aos ms tarde y an viva, la revolucin cubana comienza a cambiar su economa y administracin. La prensa norteamericana describe de modo rutinario a Cuba como un pas pobre, miserable. Pero en el 2012, en las calles sin violencia de la isla no hay, como en los EUA, grandes nmeros de personas sin techo ni nios hambrientos (uno de dos nios norteamericanos sufrieron de hambre el ao pasado).

En los libres y democrticos Mxico y Centroamrica, miles de asesinatos relacionados con las bandas y la drogan ocurren anualmente. Cuba no tiene crteles de la droga ni sus nios deben temer una bala perdida. Mientras que las guerras norteamericanas causaron la muerte a miles de iraques y afganos as como a miles de soldados norteamericanos, los mdicos cubanos han ayudado a recobrar la visin a miles de personas del tercer mundo.

Los EUA mantienen ms presos polticos en Cuba en Guantnamo- que la propia isla, y ahora tienen leyes que permiten al presidente asesinar, perdn, ejecutar a ciudadanos estadounidenses que l considere terroristas (sin procedimiento jurdico). Los ciudadanos estadounidenses son encarcelados de forma indefinida sin recurso a proteccin constitucional. Pero Washington acusa alegremente a Cuba de violaciones de los derechos humanos.

Cuba ciertamente enfrenta una economa fracturada, una burocracia enorme y otros problemas serios, como la ausencia de prensa libre. Sus lderes han emprendido un proceso de reformas, y un amplio dilogo ha emergido en la poblacin.

En Washington prevalece la ceguera. Los aspirantes presidenciales de ambos partidos ignoran los trillones desperdiciados en guerras destructivas, la diseminacin de la pobreza y el descenso en el estndar de vida.

La poltica respecto a Cuba permanece inflexible. Los defensores de la lnea dura requieren cada vez ms tiempo para que sus polticas funcionen. Han pasado solo 53 aos desde que la lite de Washington decidiera forzar un cambio de rgimen!

Nadie pregunta: Y ahora qu fue lo que nos hizo Cuba?

Fuente: http://progreso-semanal.com/4/index.php?option=com_content&view=article&id=4210:historia-de-2-paises&catid=3:en-los-estados-unidos&Itemid=4



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter