Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-01-2012

El cuerpo expropiado

Enrique Stola
Pgina12


No es una historia talibn. Ocurre en Entre Ros, Argentina, siglo XXI. Una nia de 11 aos, violada y embarazada. Tempranamente ella aprende los cdigos machistas: el cuerpo de las mujeres pertenece a los hombres. Su humilde mam pide ayuda profesional. Rpidamente aparecen quienes son los guardianes de la moral, de las leyes y los representantes del Estado provincial y decretan que el cuerpo de la nia les pertenece.

La nia pide volver a ser como antes, seguir siendo nia. Los guardianes dicen NO. El NO se ve reforzado por la presin de los aliados de la muerte, fanticos que se llaman pro-vida y suspiran cada vez que una mujer pobre muere por un aborto clandestino: la muerte es la forma en que Dios hace pagar el pecado de abortar. Ningn mdico/a, cuando diagnostic el embarazo, inform a la mam sobre los derechos que la nia tena (tena, porque sus derechos fueron confiscados por el Estado). Nadie le dijo que la Organizacin Mundial de la Salud la tiene en cuenta y que ella, con slo 11 aos, no goza de buena salud por el disparo al psiquismo sufrido y que sufrir an ms cuando le impongan ser madre, ya que no tiene autonoma para decidir.

Mientras, el director del Hospital Masvernat de Concordia inform al juez que ella era un buen armario-contenedor y que podra parir sin riesgo. Si no, que no se preocupara: el ministro de Salud haba pensado ya en una cesrea. Todos hablan de la buena salud del armario-contenedor! Nadie le dice a esta nia que si fuera hija o nieta del juez, del ministro o de los mdicos, en estos momentos estara jugando y ya habra vuelto a ser la que era. Si ella fuera de clase media o alta, no se violaran la Convencin Internacional de los Derechos del Nio ni las leyes 26.061 y 26.485. El aborto no punible se habra realizado sin inconvenientes para su salud, y el estrs postraumtico por la violacin podra resolverlo con psicoterapia.

Ella slo es una nia pobre que sufre un atentado a su salud psicofsica, un festn para la ignorancia, la hipocresa y la cobarda social.

Enrique Stola. Mdico psiquiatra. Psicodramatista.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/subnotas/185863-57462-2012-01-20.html

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter