Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-01-2012

Se desinfla otra campaa contra Cuba

ngel Guerra Cabrera
La jornada


Al seguir las noticias internacionales podemos constatar patrones de comportamiento. Los consorcios mediticos montan campaas sistemticas nicamente contra los gobiernos que no se someten a Washington, defienden su soberana nacional e intentan conducir polticas econmicas ms justas. Estas campaas se basan, como regla, en mentiras, medias verdades y tergiversaciones. En cambio, dirigen cuando ms un tibio sealamiento para aparentar objetividad, a los gobiernos dciles que hacen pagar dursimas penalidades sociales a sus poblaciones con la obscena concentracin neoliberal de la riqueza y las reprimen con el pretexto de la lucha contra el terrorismo y el narco.

Para comprobar lo que afirmo no hay ms que comparar la cobertura de CNN en espaol sobre Venezuela, Cuba, Ecuador, Bolivia y Argentina con la que hace de gobiernos aliados de Estados Unidos. All esta Chile, al que contina citando como paradigma de economa liberal exitosa y robusta democracia mientras el gobierno reprime con saa a estudiantes y mapuches y se derrumba la popularidad del presidente. Cito a CNN en espaol por su inigualable manipulacin informativa tal vez comparable slo a la del Grupo Prisa-, pero lo mismo puede decirse de todos los medios corporativos. Ahora bien estas prcticas, no slo de desinformacin, tambin de empobrecimiento espiritual de las audiencias, exigen un requisito. Se deben fabricar estereotipos, machacndolos un da s y otro tambin, de modo que los receptores del mensajes acepten posteriormente cualquier idea relacionada con aqullos por ms irracional y descabellada que pueda ser. Se trata, como ha explicado pormenorizadamente el lingista Noam Chomsky, de la manipulacin del consenso.

Segn esto, Cuba es una tirana, violadora sistemtica de los derechos humanos que oprime a su pueblo, patraa que desde 1959 se ha dicho y repetido en las escuelas, los plpitos, las reuniones sociales de las clases acomodadas, los libros tarifados y, por supuesto, en los medios de difusin masiva; usando todos los instrumentos de control culturales e ideolgicos de la dominacin capitalista. En las ltimas dcadas la maquinaria de propaganda estadunidense se ha empleado a fondo para hacer creer que existe una oposicin dentro de la isla, entendiendo como tal a vividores pagados por la potencia del norte, cuya agenda no interesa a los cubanos. Todo esto es conocido no slo por las irrefutables pruebas presentadas al respecto por La Habana, sino debido a las inapreciables revelaciones por Wikyleaks de los cables secretos(desde o sobre Cuba) cruzados entre sus diplomticos y el Departamento de Estado. Es muy elocuente que sean los vividores, como la bloguera Yohany Snchez, el activista Elizardo Snchez o las llamadas damas de blanco, las fuentes sobre Cuba de los citados medios. Es el caso de la ltima campaa contra La Habana por la muerte en una inexistente huelga de hambre- del preso comn Wilmar Villar, convertido en poltico de la noche a la maana por estas fuentes. Los medios participantes, siguiendo el testimonio de los mercenarios lanzaron el ataque sin escuchar la versin del gobierno cubano. Como es de rigor Washington y algunos de sus amigotes europeos y latinoamericanos les dieron crdito y otra vez atacaron a Cuba con la cantaleta de los derechos humanos. El burro hablando de orejas.

Basta recordar el cuento de las armas de destruccin masiva en Irak, o el bombardeo de Kadafi a sus propios compatriotas, del cual nunca mostraron una sola prueba, o las cientos de muertes de Fidel Castro. En el caso de Irak y Libia la mentira sirvi de pretexto para destruir y desangrar Estados. Usndola desaforadamente, se cre el clima sicolgico propicio para las agresin a Libia no obstante ser ms evidente que nunca que el capitalismo no puede ofrecer otra cosa a los pueblos que hambre, ignorancia, insalubridad, guerras injustas, devastacin ecolgica y notables descensos del nivel de vida y las conquistas sociales. Ya no slo en los pases pobres sino en los mismo centros imperiales, como Estados Unidos y la Unin Europea. La mentira es un arma de guerra que puede ser muy peligrosa si no es desenmascarada enarbolando la verdad, como ha hecho Cuba una vez ms.

Las calumniosas campaas contra la isla intentan justificar el odioso bloqueo, pero tambin persiguen sedimentar la hipcrita y criminal nocin de moda, el derecho a proteger aplicado en Libia.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter