Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-01-2012

25 aos despus vuelve a reeditarse Jos, uno de los primeros libros sobre la militancia de los 70, escrito por Matilde Herrera a quien la dictadura le desapareci a sus 3 hijos
En el nombre del hijo

Ral Arcomano
Miradas al Sur


Una madre con sus tres hijos ilustra la foto de esta nota. En primer plano est la mam, Matilde Herrera. Periodista, escritora, poeta. La rodean sus hijos, que tuvo con Rafael Belustegui: Valeria, la mayor; Jos, el del medio (con bigote); Martn, el ms chico (con cara aniada). Haba en ellos un sentimiento premonitorio? Se podra inferir por esos rostros graves, las miradas duras, las sonrisas que no aparecen, las ropas de un nico color negro. Presagiaban lo que vendra: la muerte, la aniquilacin, la oscuridad? Esos tres chicos que inquieren desde esta pgina ya no estn. Militantes del PRT-ERP, fueron desaparecidos en 1977, al igual que sus parejas. Matilde siempre los busc. Exiliada en Pars, form parte de la Comisin Argentina de Derechos Humanos (Cadhu). Desde all denunci al terrorismo de Estado y pidi por la aparicin de sus hijos y nietos. Volvi al pas en democracia y fue una activa Abuela de Plaza de Mayo. Muri de cncer en 1990, sin respuestas.

Tres aos antes de morir dej un legado histrico: el libro Jos, publicado por primera vez en 1987, despus de dos dcadas de ausencia. Agotado durante muchos aos, ahora fue editado por Ediciones Punto Crtico, gracias a la decisin de los nietos de Matilde, Antonio y Tania. Matilde explica en las primeras pginas el motivo de Jos: Resucitar la voz de un militante popular de los 70. Tambin lo expone Osvaldo Soriano, desde el prlogo de la primera edicin: sta es la historia de una vida que se cuenta a s misma. El personaje de este libro es un smbolo de aquella poca: Matilde se hace intrprete de las pasiones, los anhelos y los errores de Jos, de sus hermanos y por extensin de todos los militantes que intentaron cambiar por la fuerza un orden de injusticia y engao.

El libro rene en 400 pginas el relato de Matilde sobre la historia familiar, fotos, dibujos y poesas de Jos, el recuerdo de amigos, las entrevistas que Matilde hizo a las personas que lo conocieron. Y muchas cartas: de un nio a su madre, de un adolescente que viaja, de un joven que intenta tranquilizar a su madre desde la clandestinidad. Nada aqu es ficcin. Todo pas y estremece leerlo. A diez aos de la desaparicin de Jos, Matilde escribi: Han quedado tus cartas, tus escritos. Ha quedado tu voz, y yo me permito darla a conocer. Quiero que permanezca tu palabra, la de tus hermanos, y a travs de ustedes, la de todos aquellos que fueron secuestrados durante la dictadura. Los que estn desaparecidos, pero que no han de aparecer jams.

Matilde trabaj en la Argentina en agencias de publicidad y tambin en las revistas Primera Plana y Crisis, entre otras. Fue amiga de Paco Urondo, Rodolfo Walsh, David Vias y Julio Cortzar. Con Rafael Belustegui tuvo a sus tres hijos. Se separaron y tuvo un segundo matrimonio con Roberto Bobby Aizenberg, un reconocido artista plstico. El libro es, primero, un hermoso relato sobre la cotidianidad de una madre y sus tres hijos. Sobre los problemas de la crianza, los pormenores de la convivencia. Y el despertar poltico y el compromiso de esos chicos en los convulsionados aos del Mayo Francs, la muerte del Che, Vietnam, el Chile de Salvador Allende, Ezeiza. Matilde recuerda que en 1962, con ocho aos, Jos le pregunt: Mam, por qu los hombres no se quieren?. Lo abrac fuerte. Toda su vida sigui hacindome esa pregunta. l am mucho y no poda soportar el odio. Cuando fue creciendo trat de revertir esa situacin.

El inters de Jos por la militancia empez de muy joven. A los 13 aos se acerc al Partido Comunista Revolucionario (PCR). Fue tambin dirigente del Frente de Lucha de Secundarios (FLS) y de la columna Inti Peredo de las Fuerzas Argentinas de Liberacin (FAL). Para esa poca, Valeria haba optado por el Movimiento de Liberacin Nacional (MNL) que lideraba Ismael Vias.

Matilde recuerda una noche con Jos, cuando le inform sobre la muerte de un sobrinito de Aizenberg. Se puso a llorar y le deca: Por qu, mam? De golpe tuve una imagen clarsima del hecho de morir. Fue como un latigazo. Lo mir y pens que la ausencia definitiva era posible. Que nadie poda defenderse si la muerte atacaba. En ese momento present por primera vez que algn da no lo tendra a mi lado.

Su intuicin de madre se hara realidad. De la militancia estudiantil, los tres hermanos pasaron al PRT-ERP. Matilde recuerda cuando Jos se lo inform. No quiero saber!, le dijo y se tap los odos. Mam le dijo apartando suavemente sus manos no puedo vivir de espaldas a la injusticia. Te van a matar! No quiero que te maten!, le respondi y lo abraz llorando. Durante los aos 74 y 75 la militancia haba acrecentado los riesgos de seguridad de los tres hermanos, con el acecho constante de las tres A y la polica. Todo se agravara, claro, con la llegada al poder de las fuerzas armadas. Jos fue secuestrado el 30 de mayo del 77, con su esposa Electra. Tena 22 aos. Una semana antes haban chupado a su hermana Valeria, de 24 aos, con su esposo Ricardo Waisberg. Martn, de 19, fue apresado junto a su esposa, Mara Cristina Lpez Guerra, dos meses despus. Slo se supo que Jos pas por el centro clandestino de detencin El Atltico. Y que Valeria y su esposo por El Campito. Valeria y Mara Cristina estaban embarazadas de tres meses al momento de su desaparicin. No se sabe el destino de esos bebs. Quedaron dos pequeos hijos: Tania Waisberg, de quince meses, que fue devuelta a su familia. Y Antonio Belustegui, de dos aos, hijo de Jos.

Seores, en menos de un ao ha desaparecido toda una familia. Nadie me ha dicho de qu se los acusa. No s dnde se encuentran. No s si estn enfermos. No s si son sometidos a torturas, no s si estn vivos o muertos, escriba en septiembre de 1977, desde el exilio. Se haba ido a Pars con Aizenberg. Ni bien lleg, se puso en contacto con otras vctimas. Una de sus primeras cartas fue traducida al francs y al ingls y circul por todo el mundo. Al poco tiempo, testimoni en la ONU. Matilde ya era parte de la Cadhu. Volvi, como muchos otros, en el 83. La lucha la seguira desde su trabajo en Abuelas. Su compromiso dur hasta el da de su muerte, en 1990. Una dcada despus, en 2001, lleg el reconocimiento: la Legislatura portea la eligi como una de las mujeres argentinas del siglo XX.

El prlogo actual de Jos lo escribi el secretario de Derechos Humanos de la Nacin, Eduardo Luis Duhalde. Matilde fue una entraable amiga. Recorri Europa denunciando a la dictadura terrorista, anteponiendo su fuerza espiritual por sobre su precariedad fsica y continu su lucha durante la democracia. Con su palabra, su fuerza, su historia dio sentido al ejercicio de una tica irrenunciable reclamando una y otra vez no slo por la aparicin con vida de sus hijos, sino de todos los desaparecidos, recuerda para Miradas al Sur. Y agrega: Puso al servicio de esta lucha, sobreponindose a la brutal tragedia, su fino intelecto y la cultura que posea. Nos queda el recuerdo de su extraordinaria personalidad y sus tres libros del cualJos es su obra mayor cuya relectura nos calienta el alma.

El texto termina con un poema de Jos, escrito en 1968, cuando tena 13 aos. Dice: S que algn da dejar de pertenecer al mundo/ y nunca ms podr escribir/ ni hacer el amor/ ni disfrazar la naturaleza con un poema/ ni viajar en los libros/ ni exponer mis ideas./ Por eso es que en este poema dejo mar, cielo y luna/ mariposas, besos y sirenas/ y me dejo a m/ porque cuando muera seguir viviendo en estos versos.

Fuente: http://sur.infonews.com/notas/en-el-nombre-del-hijo


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter