Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-01-2012

Nace Asalto, faccin literaria de Fundacin Robo
Cerca del corazn salvaje

Fundacin Robo


Lemos Cmo hacer crac (instrucciones). Jo, se poda. Quienes componan las canciones y la msica se haban puesto de acuerdo para "poner en comn la frustracin y convertirla en energa poltica". Qu pasaba con la literatura? Solo para leer un rato antes de dormir? Esas historias seguiran, pero para Ronnie James Dio querer matar siempre al dragn no era un problema, y eso es lo que hay que decir ahora. Imaginamos Asalto, faccin literaria de Robo, textos breves a los que acudir, tristezas no completas y angustias sofocadas que en lugar de conducirnos al hundimiento se deslizan movilizadoras, puede que bellas, casi retndonos. Empezamos.

Objetivo y explicacin: Planteamos un experimento en el mbito de la ficcin literaria, que la ficcin se aproxime a lo real a partir de un campo semntico concreto. El campo semntico de lo diario, aquellas palabras que designan objetos, frases hechas o estructuras de vida con las que convivimos y que se encontrarn en el ttulo del texto. ste puede ser de cualquier gnero. Breve, de momento.

Firma: Invitamos a participar a quienes se cuestionan si es posible una escritura colectiva que acte como punto de apoyo o palanca en la organizacin del descontento. Constarn los nombres de quienes participen en Asalto pero no la autora concreta de cada texto, pues ms que la voz propia se busca un montn de voces que se expanda.

Faccin: Con esta presentacin nos constituimos en faccin hermana de la Fundacin Robo, consideraremos cualquier propuesta para incorporar al proyecto o producir nuevas ramificaciones.

www.fundacionrobo.org/asalto asalto [arroba] fundacionrobo [punto] org

PRIMER ASALTO CREMA (Texto para pegar en la crema antiarrugas. Helvtica. Cuerpo de letra: 6.)

Breves toques faciales, de derecha a izquierda y de dentro a fuera. No significa nada. Tampoco sonrer mientras se aplica. Para la mujer, el hombre y el hbrido de hoy. Porque maana no estar.

ABRIGO

Es barato pero bueno. Lo has comprado en una tienda de segunda mano. Como tu cultura. Es barata, pero todava te protege. Otros no la tienen y te la reprochan. Y puede que tengan razn.

ETXETRESNAK

Argindarra joan zen, kale osoan. Sukaldeko mahaian ipini zuen kandela eta zain gelditu zen. Iluntasun hura baino okerragoa zen isiltasuna.Ahizpari deitu zion, baina zinemara sartzera zihoan eta azkar despatxatu zuen. Joni deitu zion, baina ez zion erantzun. Abesti pare bat murmurikatu zuen. Bere gorputzaren barne zaratak entzun zitzakeen: listuaren joan-etorriak, orno baten kirrika, nondik zetorkion ez zekien hots hura. Argindarra etorri zenean etxetresna guztiak batera piztu ziren. Ezin emozioari eutsi eta hozkailua besarkatu zuen. Biak dardaraka zeuden.

ELECTRODOMSTICOS

Se fue la luz, en toda la calle. Puso una vela sobre la mesa de la cocina y esper. El silencio era menos soportable que la oscuridad. Llam a su hermana, pero estaba entrando al cine y la despach de inmediato. Llam a Jon, pero no le contest. Tarare un par de canciones. Poda or el ruido que haca su cuerpo por dentro: el ir y venir de la saliva, el crujir de una vrtebra, aquel sonido cuyo origen no consegua descifrar. Cuando volvi la luz los electrodomsticos se encendieron al unsono. No pudo contener la emocin y le dio un abrazo al frigorfico. Ambos temblaban.

ESTRATEGIA

Hacer la pelota al jefe de tu jefe, con la debida cautela. Del angloverbo laboral posicionarse. Si te equivocas mueres. No se hacen prisioneros.

KLEENEX

No limpiarse tanto las manos poco sudadas es una opcin. Cuando se trabaja por necesidad del dinero que al final llegar no hay pauelo que valga y se precisa un ocano, todo ese sueo. Luego est el estornudo. Otra opcin es arreglar esa cra de cucaracha que el rmel ha puesto junto al ojo de la coqueta. Otra, limpiar el moco y la baba de la nia con rabieta o la sangre de la rodilla recin rascada. Otra, cubrir la cara del mayor cansado de mirar. Otra, sta que acabas de realizar; llammosle una forma de llanto.

MOTIVOS PARA LA DESCONFIANZA EN LA VIDA INTERIOR

Llega un mal viento (un miedo) y te doblas (genuflexo) y crees que cuando amaine (o se disipe) volvers a enderezarte (como los juncos). As lo tienes ledo. Pero llega la calma y no pasa nada: sigues doblado.

JALEA REAL (Texto para pegar en bote de Jalea real. Cuerpo de letra: Verdana. 13)

Por la maana una pequea dosis para las defensas. Para que no entiendan que quien tiene sed les arroje el agua a la cara. Por la maana, orgullo.

BATERA

AS HABITANTES DUNHA XORNALEIRA CON SONO OU UNHA PARADA COS OLLOS PECHADOS.

VOZ INTERIOR 1: Que ser ese ruido? VOZ INTERIOR 2: O telfono avisando que est sen batera. VOZ INTERIOR 3: Pois haber que enchufalo. VOZ INTERIOR 4: Xa... pero est na cocia. VOZ INTERIOR 5: O que haba era que apagalo antes de poerse a durmir. VOZ INTERIOR 6: Xa... pero temos menos batera ca el. VOZ INTERIOR 7: Tamn podemos ir e tiralo pola fiestra. VOZ INTERIOR 8: Xa... pero e se nos chaman para traballar? VOZ INTERIOR 9: Tirmonos atrs del? VOZ INTERIOR 10: E se xa nos tiramos? E se esta descarga o que hai despois de caer?

BATERA

LAS HABITANTES DE UNA JORNALERA CON SUEO O UNA PARADA CON LOS OJOS CERRADOS.

VOZ INTERIOR 1: Qu ser ese ruido? VOZ INTERIOR 2: El telfono avisando que est sin batera. VOZ INTERIOR 3: Pues habr que enchufarlo. VOZ INTERIOR 4: Ya... pero est en la cocina. VOZ INTERIOR 5: Lo que haba era que apagarlo antes de ponerse a dormir. VOZ INTERIOR 6: Ya... pero tenemos menos batera que l. VOZ INTERIOR 7: Tambin podemos tirarlo por la ventana. VOZ INTERIOR 8: Ya pero y si nos llaman para trabajar? VOZ INTERIOR 9: Nos tiraramos detrs? VOZ INTERIOR 10: Y si ya nos tiramos? Y si esta descarga es lo que hay despus de caer?

PAUSA

Cuando se quita el zapato izquierdo tiene la sensacin de estar librndose de buena parte de la acumulacin primitiva de capital. Cuando, sin prisa, se quita el otro, encuentra en los pies plusvalas inesperadas. Luego, cuelga de la percha el valor de uso y el salario de supervivencia, se arropa bajo las domsticas costumbres, repasa durante unos minutos las condiciones objetivas y, finalmente, apaga el valor de cambio. Poco despus la lucha de clases cierra los ojos y duerme.

AS CINTAS CONVERSACIN CUNHA CELADORA UN DOMINGO DE ELECCINS

-Mam, sabes onde est o teu casete de Leo? -As cintas deben estar todas no rtico. -Onde? -No tico, no rocho do tico. -Dixeras no rtico. -Non, dixen no tico. -Non, dixeches no rtico. -... -Promtocho. -Pois se est nalgn sitio al. -Mam... -Que? -No hospital hai tantos brancos diferentes coma no Polo Norte? -Si, a mis categora laboral uniforme mis branco puro.

LAS CINTAS CONVERSACIN CON UNA CELADORA UN DOMINGO DE ELECCIONES

-Mam, sabes dnde est tu casete de Leo? -Las cintas deben estar todas en el rtico. -Dnde? -En el cuartucho del tico. -Habas dicho en el rtico. -No, dije en el tico. -No, dijiste en el rtico. -... -Te lo prometo. -Pues si est en algn sitio es all. -Mam... -Qu? -En el hospital hay tantos blancos diferentes como en el Polo Norte? -S, a ms categora laboral uniforme ms blanco puro.

CUENTOS

Mucho mejor el primer piso propio que el primer beso adulto, dnde va a parar. Para abrazo intenso y afectuoso el de la escritura pblica inscrita en el Registro de la Propiedad.

LLAVE DE CASA

Tu llave es tu contrasea. La pronuncias cuando la haces entrar en la cerradura. Luego giras hacia la izquierda y se abre la puerta: suelo, muebles, techo. Si la olvidaras tendras que pedrsela a alguien que la sepa o llamar a un cerrajero y demostrarle que tienes derecho a esa cuenta de correo o a esa cuenta de twitter o a tu propia vida.

GANAR EN BOLSA

Igual que Harrod's encontr un filn en las bolsitas plastificadas con su logo para llevar el 'tupperware' a la oficina, es posible que El Corte Ingls acabe redondeando su fortuna con unas bolsas similares para ir a recoger comida a los contenedores de la calle. O a Critas.

BSCULA DE COCINA DIGITAL

Con precisin pes el padre el montculo de harina. 200 gramos bastaban para la tarta de zanahoria. La harina, al menos la antigua, proceda del trigo, del cuento del molinero. La zanahoria era tubrculo, como el nabo y la patata; hortalizas como las del perro del hortelano. Este padre se encontraba en paro. Licenciado en sociologa; notas excelentes. Durante ocho aos fue conserje en una empresa de jardinera de rpido crecimiento. Treinta y dos aos y un beb de seis meses al que cuidaba y fotografiaba con esmero. Horarios de cambios de paal. Horarios de tomas y de purs. Horarios para estimulacin. Horarios para imprevistos. La tarta sali del horno cuando la mujer lleg a casa tras una jornada de casi nueve horas en la agencia de noticias. Se quit el abrigo y no tard en soltar la noticia que le nublaba la vista. El paro tambin haba recado sobre ella. Cmo pagaran la hipoteca? Qu se avecinaba?

GAME OVER

Fueron nuestros juguetes pero ya no ms: con los robots ya no se juega, se trabaja. Con el baln ya no se juega, se millonarizan los dolos.

PARACETAMOL (Texto para ser aadido al prospecto del medicamento. Universe 11.)

No tengo fiebre. Saltan gacelas , se les parte el espinazo en el aire y caen vencidas. No me duele la cabeza. Duele que quererte era ms fcil cuando todo iba bien.

ALARMA LLAR

La meva mare no va donar-me quelcom de molt important per a la vida, potser perqu no ho tenia, o sho va quedar tot per a ella, o no en va tenir cap coneixement, o no ho va trobar, o qu nhaig de saber jo. Seguretat.

ALARMA HOGAR

Mi madre no me dio algo muy importante para la vida, quiz porque no lo tena, o se lo qued todo para ella, o no tuvo conocimiento de ello, o no lo encontr, o qu voy a saber yo. Seguridad.

REBAJAR(NOS)

Lo llamaron 'low cost' y lo confundimos con 'low price'.

VIDA ANTERIOR

Al dar la vuelta a los guantes encontr el tacto muerto de la infancia. Por un momento se me llenaron los dedos de palabras. Haca fro. Me puse al abrigo del abrigo y me abrac al gesto de la bufanda contra el aire. Luego sal a la calle a esperar el recuerdo de mi padre.

LIBRO

A recomendacin ofreceuna un vello escritor alemn: lean todos os libros como se fosen escritos por xente sospeitosa, pois son escritos por xente sospeitosa. Valoren calquera mercadora como se fose unha coleccin de cicatrices, pois unha coleccin de cicatrices. Estoutro consello ofreceuno outro vello escritor, pero francs: debaixo da buliciosa superficie do mercado atpase o inferno da producin. Os libros do desasosego, a vizosa industria do cinismo, o rostro brillante da literatura de metacrilato, esa incrustacin en ouro roubada ao poeta sovitico e que di: non esquezas a quen fabrica a bicicleta en que levas ao prelo os teus poemas.

LIBRO

La recomendacin la ofreci un viejo escritor alemn: lean todos los libros como si hubiesen sido escritos por gente sospechosa, pues son escritos por gente sospechosa. Valoren cualquier mercanca como si fuese una coleccin de cicatrices, pues es una coleccin de cicatrices. Este otro consejo lo ofreci otro viejo escritor, pero francs: debajo de la bulliciosa superficie del mercado se encuentra el infierno de la produccin. Los libros del desasosiego, la prspera industria del cinismo, el rostro brillante de la literatura de metacrilato, esa incrustacin en oro robada al poeta sovitico y que dice: no olvides a quien fabrica la bicicleta en la que llevas a la imprenta tus poemas.

EDREDN

Me acerco de noche, s que no importa que haga ruido, tu sueo es profundo. Pero voy de puntillas, te beso, te tapo. Despus me meto yo debajo del edredn, hasta desaparecer.

DRON

O piloto do dron non morrer en accin de guerra. Sentado diante da pantalla, co joystick na man, fai realidade unha das promesas do capital serodio: o traballo un xogo, o deber, pracer. A tecnoloxa cumpre de novo co seu papel de substituto do humano: xa non se precisan heroes, s vtimas. Se o fascismo histrico (Jnger) procuraba a proximidade da morte, este neofascismo converte en burocracia os guerreiros de antano. O capital disolve todos os mitos, xa o sabiamos. Tal vez por iso o medo que chega do 11-S non a un inimigo poderoso, a valenta do inimigo o que se teme. Unha valenta que ns xa non cultivamos, unha valenta que os deshumaniza (o fantico), e prepara a sa conversin en vtima. O dron, en definitiva, para covardes.

DRON

El piloto del dron no morir en accin de guerra. Sentado ante la pantalla, con el joystick en la mano, realiza una de las promesas del capitalismo tardo: el trabajo es un juego, el deber, placer. La tecnologa cumple de nuevo con su papel de substituto de lo humano: ya no se necesitan hroes, slo vctimas. Si el fascismo histrico (Jnger) procuraba la proximidad de la muerte, este neofascismo convierte en burocracia a los guerreros de antao. El Capital disuelve todos los mitos, ya lo sabamos. Tal vez por eso el miedo que nos llega del 11-S no es a un enemigo poderoso, es la valenta del enemigo lo que se teme. Una valenta que nosotros ya no cultivamos, una valenta que los deshumaniza (el fantico) y prepara su conversin en vctima. El dron, en definitiva, es para cobardes.

ENCUBRIMIENTO SOLIDARIO

Pongamos aqu esto, caigamos en la tentacin de la observancia: si en la balda de arriba se pudre algn tomate sealaremos el moho, la piel reblandecida por aos itinerantes, el mismo aluminio en la nevera. Dejo la pulpa secarse hasta que alcanza colores granates. Acerco la nariz: hay un rictus de vaco en mi boca. El silencio me rodea. No estoy segura de mis conclusiones.

BILLETE SENCILLO

En el metro todo el mundo gasta una cara rara. Cara de que la vida sucede en otro lugar. No vienen de ese lugar, ni van a ese lugar. Igual ese lugar sucede en la noche. O, tal vez, en los fines de semana. Pero en los fines de semana vas al metro y ves que todo el mundo gasta una cara rara. Cara de que la vida sucede en otro lugar.

INSTRUCCIONES DE REVELADO

Los padres le dejaron aquellas cintas sobre sus viajes, posando delante de los monumentos famosos; le debe a los abuelos el USB con miles de fotos (cmputo aproximado) que testimonian su amor por los cruceros; a veces confunde a los bisabuelos con los tatarabuelos en esas grabaciones donde se pasean por los mismos paseos martimos; pero sabe que son los padres de sus tatarabuelos (el trmino preciso no viene en su ayuda) los que dijeron: "te has dado cuenta que seremos la primera generacin cuya memoria en imgenes no se perder nunca?". Slo despus se preguntar porque ha metido todo ese material en un bolsa de basura y la bolsa de basura en el contenedor, mientras lo hacia lo ha visto claro, absolutamente claro.

LA MODA, A TU ALCANCE

Por la calle avanza una chica. Es preciosa. Sus ojos parecen el mar de otro planeta y su ropa est repleta de colores divertidsimos. Cada pocos pasos, se ajusta la falda. Debe hacerlo. Hay algo que falla en esa falda. No encaja en su cuerpo. La que encajaba era ms cara. No pudo ser. Esas personas nos reconocemos por la calle. Hace generaciones, tambin nos reconocamos por la ropa. No era de colores. Estaba sucia y rota, de la fbrica. Nos saludbamos.

ENCUENTRO

Una vez se me acerc un hombre mayor. Me dijo: por favor, sabe usted dnde est el metro? Yo le dije: aqu no hay metro, seor. Y tambin: esta ciudad no es tan grande. l se me qued mirando y puso cara de haber recibido una noticia difcil de creer. Yo le dije: adnde quiere ir?, y l me dijo: al cementerio. Le pregunt que si se refera al de Ceares, y l me dijo: al cementerio. Le pregunt si iba a ver a alguien. l me dijo: no, dicen que es muy bonito. Yo le dije que ah, y luego que s, que adems tena muy buenas vistas, y despus de decir eso me sent un poco tonto. Le pregunt que de dnde era y me dijo que de aqu. Le dije: entonces, es usted de aqu? l me dijo: antes, s. Y luego: trabajaba, aqu, por aqu, y al decirlo estir un poco el brazo y dibuj crculos en el aire con el dedo ndice. Yo gir la cabeza; estbamos detrs de la antigua fbrica de Tabacalera. Le dije: all?, trabajaba usted all?, y l me dijo: por aqu, s, por aqu. Me fij en su cara y pens que tal vez no era tan mayor como me haba parecido al principio. Le indiqu el camino al cementerio y le dije que tena para un rato. l me mir a los ojos y me dijo: me das un euro? Yo le dije que claro, met la mano en el bolsillo y le di las monedas que tena, que sumaban en total un euro y pico. l me dijo: es para el metro. Luego me dio las gracias y se fue, y yo segu mi camino. Estaba algo intranquilo, y di grandes zancadas como si quisiera llegar muy pronto a alguna parte.

PROHIBIDO JUGAR A LA PELOTA

La comunidad de vecinos del ao 1964 encontraba francamente molesto el avispero de nias y nios rompiendo a las cinco de la tarde el silencio de siesta franquista que con tanta dedicacin se acunaba en el patio de luces. Por la maana se envolva la moral domstica con los suaves silbidos de las vlvulas de las ollas exprs y, al medioda, el ronroneo de la AM introduca a los bebs en una duermevela sin sobresaltos. Hasta que salan los nios de los colegios, a ensuciarlo todo, a romperlo todo. Por ello, en el verano de 1964, Rtulos Martnez instal un cartel, a imitacin de las placas que dan nombre a las calles, que informaba a propios y extraos que en ese patio se prohiba jugar a la pelota. En el verano de 2011 un espectro de placa permanece colgado en esa esquina, letras blancas sucias sobre fondo azul desvado, "PROHIBIDO JUGAR A LA PELOTA". Aquello que Rtulos Martnez prohibi fue respetado con ese feror infantil por los mandamientos escritos y ya no se vieron ms pelotas por aquel patio. Como detrs de una pelota siempre viene un nio, tambin dejaron de verse los nios. La comunidad de vecinos del ao 2011, antes de disolverse, celebr con sonrisas la armoniosa paz en la que haban vivido durante los ltimos cincuenta aos.

Xiana Arias, Elena Cabrera, Natalia Carrero, Colectivo Todoazen, Roberto Enrquez, Beln Gopegui, Alberto Lema, Antonio Martn, Guillem Martnez, Elvira Navarro, Eider Rodrguez, Fito Rodrguez, Daniel Salgado, Gonzalo Torn, Nacho Vegas.

Las personas aqu ordenadas alfabticamente han decidido mantener el anonimato sobre sus textos. Que cuenten ms los textos que los nombres.

En prximos asaltos, probablemente: Oscar Abar, Santiago Alba, Kiko Amat, Mario Cuenca, Myriam Daz Diocartez, Eva Fernndez, Nacho Fernndez, Roberto Herreros, Begoa Huertas, Luis Magriny, Teresa Moure, Pablo Muoz, Miqui Otero, Javier Rodrguez, Isaac Rosa, Francisco Javier Satu, Marta Sanz, Recaredo Veredas, Manuel Vilas, Remedios Zafra. Es una lista abierta a la participacin. Solo el principio.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter