Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Revoluciones en el mundo rabe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-02-2012

Los interiores del Observatorio Sirio de Derechos Humanos

Asa Winstanley
Al-Akhbar English

Traduccin para Rebelin de Loles Olivn


El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos se ha convertido en la principal fuente de cifras de muertos, la ms citada y la ms polmica de Siria. Tras una reciente controversia sobre su propiedad, Al-Akhbar est investigando las disputas polticas, los beneficios y perjuicios personales, y el papel de los medios de comunicacin.

En el transcurso del levantamiento sirio, la situacin de seguridad fue de mal en peor y el rgimen estrech el lazo en torno a los periodistas que no estaban dispuestos a acatar la lnea oficial. La cobertura de la propaganda llenaba las ondas de radio. La verificacin independiente de lo que estaba ocurriendo se haca cada vez ms difcil. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos con sede en Reino Unido (OSDH) lleg a convertirse en la principal fuente de informacin sobre violaciones de los derechos humanos en el interior del pas. Dado que proporciona diariamente cifras de muertos, tanto los teletipos de las agencias, como AFP y Reuters, y de los medios de comunicacin, como la CNN, la BBC y Al-Yasira en ingls, entre otros muchos, citan a menudo al Observatorio.

A finales del ao pasado, el fundador e imagen pblica del Observatorio, que se identificaba a s mismo como Rami Abdulrahman, fue presentado en prensa y citado como artfice de la iniciativa.

Pero a medida que el levantamiento avanzaba, las cifras del OSDH se han convertido en la manzana de la discordia entre sus detractores, entre quienes realmente estn interesados ​​en su credibilidad, y entre muchos otros, que simplemente desean minimizar la brutalidad del rgimen. Las docenas de muertes sobre las que se informa a diario se sitan en el centro del debate sobre si est justificada la intervencin humanitaria.

En noviembre surgieron rumores acerca de que Rami Abdulrahman era un seudnimo del fundador del OSDH. Muchos de quienes dudaban de la credibilidad del OSDH lo alegaron como la prueba irrefutable. Cuando la semana pasada una organizacin rival public una carta diciendo hablar en nombre del OSDH y acusando a Abdulrahman de falsificar su nombre y de secuestrar la identidad del Observatorio, la sospecha se convirti en certeza.

El debate sobre el OSDH, motivado por razones polticas, ha empaado un anlisis muy necesario de todos los hechos involucrados. Una mirada ms atenta a estos hechos sugiere que la cuestin del seudnimo es el elemento menos importante de la controversia. Ms que nada, la disputa entre las dos organizaciones rivales que reivindican el OSDH parece reflejar un enfrentamiento poltico de mayor calado que se est gestando entre los dos campos principales de la oposicin siria: el Consejo Nacional Sirio (CNS) y el rgano de Coordinacin Nacional para el Cambio Democrtico en Siria (OCN), ambos cada vez ms en desacuerdo sobre el llamamiento a la intervencin extranjera

Quin es quin?: ms que un juego de nombres

La fuerza motriz que est detrs del grupo rival (www.syriahr.org) que emiti la carta atacando al grupo de Abdulrahman (www.syriahr.com) es un mdico sirio exiliado en Londres llamado Musab Azzawi.

La campaa de desprestigio lanzada por Azzawi pareca tener connotaciones clasistas. En la carta, se describa a Abudlrahman como alguien incapaz de comunicarse profesionalmente en el idioma ingls [sic.], que tiene un un grado de formacin muy elemental y cuya profesin principal es la de instalador de antenas parablicas, pero quien lleg a colaborar con la web dirigida por Azzawi publicando artculos en rabe. A pesar de estas humildes credenciales, Abdulrahman estaba vinculado a Rifaat Assad, to exiliado del presidente sirio Bashar Assad y un disidente actual muy resentido con las fuerzas pro-y anti-rgimen por igual. Lo ms perjudicial de la carta, tal vez, era la revelacin del verdadero nombre de Abdulrahman: Osama Suleiman.

Pero aparte de utilizar seudnimo, Abdulrahman neg esos cargos antes de que se publicase la carta. Por lo que a su nombre se refiere, Abdulrahman apareci en noviembre pasado en un canal rabe radicado en Londres, Al-Hiwar, mostrando lo que dijo era su pasaporte britnico y documentos de identificacin sirios con su nombre real, Osama Suleiman, ante las cmaras. Lo hizo despus de que su identidad hubiera sido revelada en un crtico artculo en una web de la oposicin. Igualmente, neg cualquier vnculo con Rifaat.

Abdulrahman sostiene que en tanto que activista de la oposicin desde hace mucho tiempo y organizador de manifestaciones ante la Embajada siria en Londres, siempre ha preferido usar un nombre de guerra, algo que, seala, es comn entre los dirigentes polticos.

Durante la entrevista en Al-Hiwar, Abdulrahman afirm que se incorpor al servicio militar en Siria en la dcada de 1990 y que fue miembro de la 11 Divisin del ejrcito. Dijo que ms tarde co-fund el Observatorio con la esposa de un destacado disidente sirio.

Sobre el uso de un seudnimo, declaraba a Al-Akhbar que [...] Di mi nombre verdadero ante la televisin siria, en France 24, he mostrado mis pasaportes sirio y britnico, todo el mundo sabe mi nombre verdadero.

En una entrevista telefnica con Al-Akhbar, Azzawi afirm ser patlogo consultor que da clases en dos universidades, aunque prefiri no nombrarlas. El registro del Consejo Mdico General (CMG) muestra que, aunque existe un Musab Azzawi, doctor en Medicina por una Universidad siria con licencia para practicar la Medicina en Reino Unido a partir de 2009, no est en el registro de especialistas. La oficina de prensa de CMG declar a Al-Akhbar que aunque el Servicio Nacional de Salud (SNS) requiere que todos sus consultores estn en el registro de especialistas aparte de que trabajen en suplencias el trmino consultor no est en s mismo protegido, e hipotticamente, podra utilizarse de diferentes maneras por los que prestan servicios privados. Azzawi afirm que trabajaba como consultor patlogo privado y que realizaba algunos trabajos de suplencias para el SNS.

Mientras se disputa la identidad personal y las conexiones polticas de Abdulrahman, el propio Azzawi parece haber ofrecido informacin falsa sobre sus propias credenciales. Aunque en la versin inglesa de la carta se identifica como mdico y activista por los derechos humanos, haba firmado previamente una versin de la carta en rabe como miembro de Amnista Internacional. El ser miembro de Amnista est abierto a cualquiera, y que se sea miembro dista mucho de ser una persona activa dentro de la organizacin de derechos humanos, algo que los lectores ingleses probablemente saben.

Otros avales de la carta de Azzawi por parte de gente previsible, como los administradores del Observatorio, todava no se han confirmado. Al-Akhbar habl con uno de los firmantes de la carta, Husam al-Din Muhammad. Inicialmente se identificaba en la carta sobre la web de Azzawi como redactor jefe de Al-Quds Al-Arabi de Londres, pero ms tarde, en llamada telefnica, se ajust a secretario del editor.

Muhammad confirm que haba firmado una declaracin en rabe aunque se mostr reacio a hablar de la controversia y sugiri hablar con Azzawi. Cuando se le pregunt cunto tiempo haba sido administrador, respondi: No estoy seguro. Tras insistirle, dijo que haba estado involucrado con el Observatorio desde el inicio del levantamiento. No contest a un correo electrnico en el que se le peda aclaraciones sobre si una declaracin en ingls en la que figuraba su nombre y enviada a Al-Akhbar era la misma que la declaracin en rabe en la que haba puesto su nombre.

Guerra de webs

La disputa entre Azzawi y Abdulrahman no se limita a una cuestin de identidad personal y de reputacin sino tambin al papel que cada uno jugaba en el Observatorio.

La declaracin del grupo de Azzawi minimizaba la participacin de Abdulrahman en el establecimiento de la organizacin, diciendo que era un caballero que vive en Coventry, cuya principal profesin es instalador de antenas parablicas, que se ofreci como voluntario al OSDH a finales de 2010.

La pgina web del grupo Azzawi slo cuenta con entradas que se remontan a hace unos meses, aunque asegura que ello se debe a que Abdulrahman estaba a cargo de la pgina web original.

Azzawi afirm por telfono que el dominio syriahr.com haba estado inactivo hasta agosto, cuando Abdulrahman secuestr la web al hacerse con el control exclusivo. El dominio punto.com estaba libre hasta agosto, dice. Antes de su uso, el dominio se rediriga a otra direccin simplemente, syriahr.net, sostiene Azzawi. Pero un examen del Internet Archive WayBack que conserva las versiones antiguas de sitios web pone en duda esta afirmacin.

El Archivo de Internet tiene guardadas muchas ms copias de syriahr.com que de syriahr.net, lo que sugiere que el antiguo sitio ha sido mucho ms activo desde tiempo atrs. Adems, la versin de 2007 de la web ahora controlada por Azzawi estaba principalmente en rabe, con el mismo diseo que el sitio actual de Abdulrahman. Despus de eso, parece haberse abandonado hasta hace muy poco, sin que se haya archivado nada en 2010 o 2011.

Ello sugiere que Azzawi puede haber registrado un antiguo nombre de dominio previamente utilizado por el Observatorio en un intento fructfero de dirigir a periodistas en lengua inglesa a su sitio web y alejarlos de la de Abdulrahman. En el momento en que redactamos esto, la web de Azzawi aparece como el primer resultado de una bsqueda en Google para Observatorio Sirio de los Derechos Humanos. El sitio de Abdulrahman es el segundo resultado, lo que da la falsa impresin de que la nueva web de Azzawi no es sino la pgina en ingls de la misma organizacin.

En este entramado podra ocultarse el epicentro del desacuerdo entre ambos grupos: el mensaje poltico que se extrae de las estadsticas segn la forma en que se producen y se categorizan las cifras.

La intervencin extranjera: lo poltico tras lo personal

Aunque Abdulrahman y Azzawi aseguran que su trabajo no est influenciado por filiaciones polticas, sus posiciones polticas respectivas se correlacionan con una disputa de mayor calado entre grupos de la oposicin siria sobre la cuestin de la intervencin extranjera y la opcin militar.

La campaa liderada por Azzawi para desacreditar a Abdulrahman parece que est relacionada con una ms importante disputa entre el Consejo Nacional Sirio (CNS) y el rgano de Coordinacin Nacional para el Cambio Democrtico en Siria (OCN). Un controvertido acuerdo suscrito en El Cairo en diciembre entre Hayzam al-Man, del OCN, y Burhan Ghaliun, presidente del CNS, se vino abajo por la mismsima cuestin de la intervencin extranjera y la militarizacin del levantamiento. La carta en que se atacaba a Abdulrahman se hizo pblica pocas semanas despus.

El CNS ha adoptado abiertamente como poltica oficial la intervencin extranjera bajo mandato de la ONU y ha intensificado la cooperacin con el Ejrcito Sirio Libre. El OCN, sin embargo, ha condenado los movimientos hacia la militarizacin de la revolucin y rechaza la intervencin extranjera insistiendo en una revolucin pacfica.

Abdulrahman inform a Al-Akhbar de que algunos miembros de la oposicin siria estn librando una guerra contra l debido a su propia oposicin a la intervencin de la OTAN y a su continua publicacin de las [cifras de] muertos entre las tropas regulares sirias.

Ayer, alguien me llam por telfono diciendo queremos poner fin a esta guerra contra usted. Tenemos dos exigencias: tiene que hacer un llamamiento para que la OTAN intervenga en Siria, y tiene que dejar de hablar de los muertos en el seno del Ejrcito regular sirio, afirm en entrevista telefnica la semana pasada.

Alguien ha creado una nueva pgina web, ha dado un nombre falso, y dice hablar en nombre del Observatorio Sirio, lo cual es incorrecto, slo tenemos una organizacin, afirm Abdulrahman. Estas personas que estn haciendo una guerra contra m no quieren que diga la verdad.

Abdulrahman afirm que la campaa contra l comenz cuando se reuni con Al-Manna, el representante del OCN, en noviembre. Al-Manna ha sido un destacado crtico del CNS que se opone firmemente al tcito y a veces explcito apoyo a la intervencin extranjera.

Azzawi ha acusado a Abdulrahman de ser miembro efectivo del OCN, al tiempo que niega que su grupo tenga vnculos con el CNS. Por su parte, Abdulrahman ha negado que el CNS o los Hermanos Musulmanes estn detrs de los intentos de desacreditarlo. Abdulrahman haba dicho a Al-Hiwar que el Observatorio no pertenece a ningn grupo poltico en particular, incluyendo los Comits de Coordinacin Local.

Sin embargo, al-Manna ha declarado que Abdulrahman mantiene buenas relaciones con el OCN. Al-Manna aval el trabajo de Abdulrahman y dijo que este ltimo est siendo atacado por insistir en ser preciso.

El Observatorio Sirio fue creado por Rami Abdulrahman. Igualmente, ha estado coordinado en todo momento por Rami... Pocos activistas de derechos humanos dan tanta importancia a la precisin como Rami Abdulrahman... Por ello, en este sentido, Rami se ha convertido en una molestia. Insiste en ser preciso y en comprobar los hechos , declar al-Manna a Serene Assir, de Al-Akhbar, en entrevista telefnica.

En declaraciones a Al-Akhbar, Abdulrahman ha insistido en su oposicin a una intervencin de la OTAN en Siria como la de Libia. Incluso aunque mataran a toda mi familia en Siria no pedira la intervencin de OTAN, dijo. Quiero democracia, no destruir mi pas.

Azzawi, por otra parte, reclam una zona tapn en la frontera con Turqua que fuera una zona protegida por Naciones Unidas y aprobada por el Consejo de Seguridad de la ONU. Tambin apoya cualquier cosa que pueda proteger a los civiles, incluyendo una zona de exclusin area.

Azzawi ha insistido cada vez ms en la necesidad de una intervencin militar, describiendo la situacin recientemente en la ABC News Breakfast de Australia como genocidio y afirmando que al menos se debe imponer una zona de exclusin area y la zona tapn.

No debera haber una solucin militar pero si esa es la nica opcin, creo que tienen que volver a clonar lo que ocurri en Libia, dijo. Asimismo, declar a Al-Akhbar que una invasin de tropas de la OTAN sera el ltimo recurso.

En noviembre, Azzawi apareci en la CNN pidiendo la intervencin internacional en la forma en que se hizo en el escenario libio. Marcando una clara divergencia entre ambos grupos, la colega de Abdulrahman y portavoz del OSDH, Hivin Kako, insiste en que no queremos una guerra... no queremos un escenario como el de Libia.

Dinero y estadsticas para machacar

La disputa poltica no niega el hecho de que el proceso por el cual se documentan las violaciones sigue siendo difcil de evaluar. La manera en que el OSDH ha podido producir informacin actualizada sobre la violencia en un pas completamente cerrado a los medios extranjeros ha despertado, indudablemente, el inters en su metodologa.

Abdulrahman describe a la suya como una organizacin no tradicional que no se adhiere a los mtodos clsicos de comunicacin y publicacin adoptados por los grupos de derechos humanos. Ello se debe principalmente a las peligrosas condiciones bajo las que trabajan sus activistas. Abdulrahman afirma que desde que comenz el levantamiento su red de activistas sobre el terreno ha aumentado a ms de 200 personas: En Damasco, cuento con seis miembros pero no se conocen entre ellos. Si detienen a uno, no puede desvelar los nombres del resto.

Segn Kako, se lleva a cabo algn tipo de verificacin. Por lo general cruzamos las referencias de la informacin as que sta debe proceder de ms de una fuente, explica. Nunca publicamos ninguna noticia que no est confirmada, por eso la credibilidad del OSDH ha aumentado con el tiempo. Kako explica que el grupo intenta verificar su informacin mediante mltiples fuentes independientes para lo que se contacta, al menos, con tres personas diferentes que hayan visto el mismo incidente. Cuando informamos sobre la misma noticia, sabemos por el cruce de referencias quin est exagerando y quin est diciendo la verdad. Con el tiempo elevas tu nivel de confianza.

Asimismo, Kako afirma que aceptan lo que dice una sola persona si lo demuestra con una grabacin en video: no lo publicamos [desde una sola fuente] a menos que lo haya presentado en video, por ejemplo, porque no se puede negar un video si se demuestra que se trata de un vdeo original.

Cuando se le pregunt sobre el proceso para verificar la autenticidad de esos videos, y las circunstancias en que las vctimas fueron asesinadas, Kako dijo: Cuando tenemos el video de nuestros activistas no tomamos nada de ninguna otra fuente.

Ambos grupos, el de Abdulrahman y el de Azzawi, niegan los rumores de estar financiados por el Golfo alegando que se trata de aportaciones puramente voluntarias. Kako dice que su red de voluntarios en Siria no cobra, y Abdulrahman (que es dueo de una tienda de ropa) corre con los gastos como el mantenimiento del sitio web. Ella misma es voluntaria, pues dispone an de un empleo de oficina a tiempo parcial y sigue con su propia formacin. En Al-Hiwar, Abdulrahman afirm que haba rechazado dinero ofrecido por fuentes rabes y estadounidenses, incluyendo la oferta de un personaje libans-estadounidense.

El grupo de Azzawi ha publicado en rabe la lista de los muertos en su pgina web. Por el contrario, el grupo de Abdulrahman comparte su lista de muertos privadamente con la ONU, Amnista Internacional y Human Rights Watch pero dice que no la dar a la prensa. En ltima instancia, Abdulrahman sostiene que tiene la esperanza de ofrecer la lista completa de los muertos para que se utilice en futuros procesos contra quienes hayan cometido crmenes contra la humanidad.

La metodologa que Azzawi indic por telfono no resulta muy diferente de la establecida por Kako. Azzawi dijo que su grupo es una organizacin annima y que todos sus miembros son voluntarios. Afirma tener 240 afiliados y miembros, 232 de los cuales se encuentran en Siria. Dijo que tienen buenas relaciones con todo el mundo, con todo el mundo, incluyendo los Comits de Coordinacin Local.

Los afiliados trabajan con todos los grupos de activistas del pas y comprueban sus afirmaciones. Los miembros toman la informacin sin saber quin es el responsable de la misma. A continuacin los miembros tienen que encontrar a dos personas sobre el terreno que confirmen esa informacin. En ms del 90% de los casos se dirigen a los miembros de la familia, afirma Azzawi.

El 24 de enero el grupo de Abdulrahman situaba el nmero de muertos en 4.382 civiles y 1.617 militares (del ejrcito regular, de miembros de la seguridad y de desertores) excluyendo a los que murieron en los bombardeos de Damasco y de Kfar Sousa, o en Hama entre el 3 y el 10 de agosto del ao pasado. De entre los diversos grupos que recuentan este tipo de informacin, esta es una de las cifras ms bajas pero han registrado un mayor nmero de bajas entre el ejrcito. El grupo de Azzawi (en 14 de enero) estableca que haban sido asesinados 5.746 civiles y ms 529 militares (sin tener en cuenta su lealtad).

El grupo que hace campaa dentro de Avaaz public un informe el 9 de enero que afirmaba una cifra de al menos 6.874 vctimas (estas estadsticas no son claras respecto a los muertos del ejrcito). Como se difundi ampliamente el 12 de diciembre, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, afirm que el nmero de muertos probablemente sea ahora superior a 5.000, sin incluir a los soldados del rgimen. Dijo que su informacin proceda de una variedad de fuentes recibidas en mi oficina.

El mircoles, la ONU inform que haba dejado de compilar las cifras de muertos en Siria porque resulta muy difcil obtener informacin. Algunas reas estn totalmente cerradas, como ciertos sectores de Homs, por lo que no podemos actualizar las cifras. Pero en mi opinin, 5.000 y ms es una cifra enorme que debe conmocionar a la comunidad internacional para que tome medidas, segn dijo Pillay ante la prensa e informa AFP.

Pero a pesar de los grandes esfuerzos para seguir siendo diligentes en la obtencin de informacin precisa, todava quedan lagunas.

En agosto de 2011, el editor de The Electronic Intifada, Ali Abunimah, investig las denuncias que circulaban por Internet acerca de recin nacidos en un hospital de Hama que haban sido asesinados deliberadamente tras desconectar las fuerzas del rgimen las incubadoras durante la represin militar de la ciudad. The Electronic Intifada conclua que tales denuncias eran un engao distribuido por la cadena CNN. La imagen que acompaaba la denuncia en Twitter result ser de bebs egipcios, que se tom de una noticia producida el pasado abril sobre el hacinamiento en un hospital de Egipto. Mientras que la CNN citaba al Observatorio como la fuente del informe, en su pgina web, el Observatorio, a su vez, citaba como fuente a la CNN.

En posteriores correos electrnicos, Kako se reafirm en la informacin aunque sostuvo que ellos no haban facilitado la foto: [...] el Observatorio inform de que durante la operacin militar en Hama, y debido al corte de electricidad en el momento de la operacin militar y a que no haba diesel para el funcionamiento de los motores, esos bebs murieron. No dijimos que hubieran sido asesinados deliberadamente.

Medios de comunicacin y organizaciones de derechos humanos: compartir la responsabilidad?

Aunque se ha prestado mucha atencin al modus operandi de ambos grupos, no se ha cuestionado que las organizaciones internacionales y los medios de comunicacin citen sus cifras. La mayora parece favorecer a Abulrahman como fuente.

Amnista Internacional ha mantenido una larga relacin con Rami Abdulrahman. Al-Akhbar entiende que ha mantenido reuniones con l en persona durante aos. Amnista Internacional viene recibiendo informacin de la ONG OSDH, con sede en Londres, desde su creacin en 2006, segn ha declarado un responsable de Amnista que hablaba bajo condicin de anonimato. Con el tiempo, la informacin proporcionada por el Observatorio ha sido, en general creble y bien documentada y fundada.

El portavoz aadi que era muy importante aclarar que se refera exclusivamente al OSDH cuya pgina web es www.syriahr.com (en rabe, con traducciones al ingls en una pgina de Facebook enlazada). Amnista dijo que no poda dar fe de un grupo independiente bajo la URL de www.syriahr.org (la pgina web de Azzawi, aunque el portavoz de Amnista no lo nombr).

Amnista tambin afirm que, adems de su relacin con Abdulrahman, utiliza sus propias fuentes sobre el terreno en Siria. En un correo electrnico de 18 de enero sealaba que [...] Amnista Internacional ha recibido los nombres de ms de 4.600 personas, que al parecer han muerto en los disturbios en Siria desde mediados de marzo. La gran mayora se cree que han sido asesinados por el ejrcito y las fuerzas de seguridad, muchos de ellos durante las protestas y las operaciones de seguridad en zonas residenciales. Activistas sirios de derechos humanos, sin embargo, creen que las cifras son mucho ms elevadas.

Las agencias de noticias que se basan de manera importante en la fuente del OSDH se han negado oficialmente a hacer comentarios cuando Al-Akhbar les ha contactado aunque una fuente interior de una importante agencia ha confirmado haber investigado las denuncias.

La fuente, que desea permanecer en el anonimato, ha declarado mantener relacin con Rami Abdulrahman desde hace aos y que lo conocen desde antes de la crisis actual.

La falta de transparencia respecto a las fuentes de los informes sobre bajas puede tener sus races en las difciles condiciones en operan los activistas en el interior de Siria. Pero aparte de proteger seriamente a esas fuentes e insistir en la responsabilidad de todas las partes, la propaganda seguir imponindose sobre la realidad.

Antoun Issa y Bassam Alkantar han colaborado en este artculo.

Fuente: http://english.al-akhbar.com/content/syrian-observatory-inside-story



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter