Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-02-2012

Alemania, un lder que an no ha conseguido serlo

Ingo Niebel
Gara

El liderazgo de Alemania en la Unin Europea va a ser uno de los temas que se trata desde ayer en la Conferencia de Seguridad de Munich, que rene a destacados personajes de la vida poltica, militar y econmica del hemisferio norte. Dado que se trata de un encuentro considerado privado, los crticos consideran antidemocrtico un evento que ms bien sirve para cambiar gobiernos y preparar guerras o revueltas en estados que se oponen a los intereses de Washington y sus aliados de Europa occidental.


La crisis financiera, Irn y el liderazgo de Alemania sern los temas que centrarn la Conferencia de Seguridad de Munich, que se celebra este fin de semana, segn manifest el exembajador alemn ante la ONU Wolfgang Ischinger en una entrevista, lo que llam poderosamente la atencin.

No es ningn secreto que Berln est llevando la voz cantante en la Unin Europea (UE), es algo que se puede leer a diario en la prensa internacional. Pero el dictado alemn de austeridad y el envo de un comisario a Grecia no sirven para probar que el Gobierno de Angela Merkel sepa liderar, lo que va ms all de aceptar un papel de liderazgo. El problema principal de la poltica alemana es que le falta la facultad para pensar estratgicamente, tal y como ha indicado el diario centroliberal Sddeutsche Zeitung en un reciente anlisis.

El otro gran problema alemn es el relativo al objetivo de la poltica de Berln respecto a la UE post-crisis. Se puede suponer que Merkel y los poderes fcticos quieren mandar en Europa pero la cuestin es en qu Europa, cmo y con quin.

Parece que la canciller y el principal partido de la oposicin, el socialdemcrata (SPD), optan por llenar los fondos de rescate con ms euros para mantener el actual bloque comunitario, pero sin solucionar los problemas. Obviamente el modelo de austeridad a la alemana es daino para Grecia, pero la opcin de separar Atenas de la zona euro no se plantea, por ahora. Sin embargo, tal y como se ha evidenciado en la reciente cumbre europea, la ruptura de la UE se hace cada vez ms patente. Por segunda vez consecutiva Londres no comparte la decisin de la mayora, pero esta vez cuenta con el apoyo de Praga. Ya no est sola frente a Berln.

La actitud de la Repblica Checa no sorprende, porque en vsperas del inicio de la guerra contra Irak (2003) formaba parte de la alianza belicista, dirigida por EEUU, lo que desde el punto de vista geoestratgico mantena cercado al ncleo europeo pacifista, con Pars y Berln en el centro. De hecho, Varsovia y Praga, Roma y Madrid ms Londres vuelven a estar de nuevo ms cerca de las posiciones de Washington que de las de Berln.

Adems, ahora Pars se muestra como un aliado inseguro para la poltica alemana. Merkel ha apostado por la reeleccin del actual presidente, Nicolas Sarkozy, pero, qu pasar si gana Franois Hollande o incluso Marine Le Pen? El ltimo caso sera muy grave, porque frente a una victoria del PS la canciller podra reaccionar con la constitucin de un bipartito con el SPD, una opcin que de cara a las elecciones generales de 2013 cada vez toma ms peso.

Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, la diplomacia de la Repblica Federal de Alemania supo instrumentalizar la amistad francogermana para disminuir la hegemona de EEUU durante la Guerra Fra. Sobre este eje principal, Helmut Kohl pudo realizar la unificacin de los dos estados alemanes en 1990 cuando su amigo Franois Mitterand reconoci el derecho a la autodeterminacin de los alemanes frente al rechazo de Margaret Thatcher, la indiferencia de George Bush y el consentimiento de Mijail Gorbachov. En la misma dinmica se situaba la cooperacin entre Jacques Chirac y Gerhard Schrder, cuyo denominador comn era erigir la UE como otro polo poltico ms en un mundo multipolar. Al final, estos europestas perdieron terreno y poder frente a los transatlnticos cuando los admiradores de EEUU, Merkel y Sarkozy, tomaron las riendas. Poco a poco Washington ha logrado reconducir la Alemania merkeliana hacia su vera, aunque sigue observando con escepticismo el nuevo papel de lder que la UE ha concedido a Berln.

An as, o justamente por ello, Merkel ha dado luz verde para que el centro de control del futuro escudo antimisiles sea instalado en la base estadounidense de Ramstein. Esta decisin va a tener un efecto negativo en las relaciones germanorrusas porque Mosc se siente amenazado por este nuevo sistema militar, dirigido por su rival estadounidense.

Igual de unilateral transcurre la visita de Merkel a China, donde pide mucho: dinero para la UE y que Beijing deje de proteger a Siria en la ONU. De forma parecida opera el ministro de Exteriores, Guido Westerwelle, quien tras una visita amistosa a Israel ha exigido la dimisin del presidente sirio, Bashar al-Assad. Mientras tanto, el ministro de Cooperacin Econmica, Dirk Niebel, ha criticado las condiciones de vida de los palestinos en Cisjordania y, al mismo tiempo, les ha invitado a seguir conversando con Tel Aviv.

Alemania est an lejos de asumir cualquier tipo de liderazgo internacional.

Fuente: http://gara.net/paperezkoa/20120204/320004/es/Alemania-lider-que-aun-no-ha-conseguido-serlo



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter