Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-02-2012

Nuestras tres A: Auditora, Accin, Anulacin

Damien Millet/Eric Toussaint
CADTM


AAA Estas tres letras que resuenan como una risa sarcstica designan la nota mxima concedida por las agencias de calificacin. Una empresa o un Estado con nota AAA inspira confianza a los prestamistas y a los especuladores, y le permite pedir prstamos a menor coste. Pero para obtener o conservar esta nota emblemtica, los gobiernos europeos se aprestan a todo, y aplican polticas de rigor que no hacen ms que someter sus economas a lo dictado por los acreedores. Detrs de estas AAA se esconden fuertes regresiones sociales, violaciones de derechos humanos, sangre y lgrimas para las poblaciones ms frgiles.

AAAes la risita de las hienas los acreedores cuando los derechos de los pueblos son sacrificados con la complicidad activa de los dirigentes de los pases europeos, de la Comisin Europea, del Fondo Monetario Internacional (FMI), del Banco Central Europeo (BCE). Prestamistas y especuladores se arriesgaron en forma insensata, seguros que las autoridades pblicas iran a rescatarlos en caso de crisis. Hasta aqu tuvieron razn. Se pusieron en marcha planes de rescate de bancos, los Estados aportaron garantas por millares de millones de euros, los deseos de los acreedores fueron satisfechos. Los Estados gastaron sumas colosales para salvar los bancos antes de imponer planes de austeridad masivos. Y contra estos planes, los pueblos se alzan a menudo con determinacin. Manifestaciones, huelgas generales, movimiento de indignados, luchas sociales son portadoras de esperanzas cuando consiguen federarse a escala europea. Pueblos de Europa, unmonos!

Desde hace tres dcadas, las polticas neoliberales elevaron el endeudamiento a un nivel insoportable para las clases medias y modestas sobre quienes pesa lo esencial del reembolso. La deuda pblica de los pases europeos tiene dos causas fundamentales: por una parte la contrarrevolucin fiscal comenzada en los aos 1980 que favoreci a los ms ricos, y por otra las respuestas dadas por el Estado a la crisis actual, causada por las inversiones desbocadas de banqueros y de fondos especulativos. La desregulacin financiera suprimi las indispensables barreras, permitiendo la creacin de productos financieros cada vez ms complejos que condujeron a graves excesos y a una crisis econmica y financiera mundial.

Ahora, las polticas aplicadas protegen a los responsables de la crisis y hacen pagar el precio a los pueblos vctimas. Es por eso que esta deuda es ampliamente ilegtima. Mientras dure la lgica actual, la dictadura de los acreedores podr imponer incesantes retrocesos a las poblaciones. Una Auditora ciudadana de la deuda pblica, acompaada de una moratoria sin penalizacin del pago, es la nica solucin para poder determinar la parte ilegtima, incluso odiosa de la deuda. Es evidente que se debe llegar a la Anulacin sin condiciones de esa parte ilegtima. Pero para que esto pueda suceder, los pueblos deben continuar con su movilizacin. Mediante la Accin, deben imponer otra poltica, que sea respetuosa de los derechos fundamentales y del planeta.

Esta Accin nos debe conducir a una Europa construida en base a la solidaridad y la cooperacin que d la espalda a la competencia y a la competitividad. La lgica neoliberal condujo a la crisis y ha revelado su fracaso. Esta lgica, que subyace en todos los textos fundadores de la Unin Europea, con el Pacto de Estabilidad y el Mecanismo Europeo de Estabilidad a la cabeza, debe ser derrotada. No hay que uniformizar las polticas presupuestarias y fiscales puesto que las economas europeas presentan fuertes diferencias, pero deben coordinarse para conseguir que surja una solucin que promueva hacia arriba esas polticas. Europa debe tambin terminar radicalmente con su poltica de fortaleza asediada frente a los candidatos a la inmigracin, para convertirse en un socio igualitario y verdaderamente solidario respecto a los pueblos del Sur. El primer paso debe consistir en anular la deuda del Tercer Mundo de manera incondicional. Como es evidente, es necesario derogar los actuales tratados europeos y reemplazarlos por nuevos, en el marco de un verdadero proceso constituyente democrtico, que permita echar las bases de Otra Europa.

Auditora, Accin, Anulacin, son las AAA que deseamos, la de los pueblos y no las de las agencias de calificacin. Ponemos esta reivindicacin en el centro del debate pblico para afirmar con fuerza que otras opciones polticas, econmicas y financieras son posibles. Pero solamente unas potentes luchas sociales permitirn el triunfo de las AAA de los pueblos, y un cambio radical de lgica que est a la altura de los desafos planteados.

Traducido por Griselda Pinero.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter