Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-02-2012

Engels y Marx: la idea comunista (II)

Nicols Gonzlez Varela
Rebelin


Para superar la idea de propiedad privada,

basta y sobra con pensar el Comunismo.

Para superar la propiedad privada

en la realidad, hace falta una accin comunista real.

(Karl Marx, 1844)


El Comunismo son las condiciones

de emancipacin del proletariado.

(Friedrich Engels, 1847)

 

El Comunismo (como) superacin (Aufhebung) positiva de la propiedad privada, es la expresin positiva de la propiedad privada abolida (aufgehobenen Privateigentums) el Comunismo como real apropiacin (Aneignung) de la Esencia (Wesen) humana el Comunismo como Humanismo (Humanismus) y, simultneamente, como Naturalismo (Naturalismus) el Comunismo como Humanismo positivo (positiv Humanismus), en estas variables frmulas entenda Karl Marx entre 1843 y 1844 su idea de Kommunismus. Existe una convencin con bastante linaje acadmico que sostiene que Marx devino comunista autntico durante su estada en Pars (1844-1845), la etapa ms importante de sus aos de aprendizaje y peregrinacin segn Mehring, y que su conversin desde el liberalismo de izquierdas se anunci en el texto de introduccin de su Kritik a la filosofa poltica de Hegel, o sea hacia febrero de 1844.1 Recordemos brevemente que Mehring se refiere a la Zur Kritik der Hegelschen Rechtsphilosophie. Einleitung,2 y no a la fundamental y completa pero indita Zur Kritik der Hegelschen Rechtsphilosophie. Kritik des Hegelschen Staatsrechts de 1843,3 publicada en la revista Deutsch-Franzsische Jahrbcher editada en Pars.4 En el artculo, pensado como introduccin a su trabajo crtico sobre la filosofa poltica de Hegel, Marx no menciona el trmino Communismus en ningn momento, aunque reconoce como central el sujeto y la forma de su emancipacin: ya no una mera revolucin poltica, ah estaban sus diferencias con el liberalismo de Bauer o de republicanos como Ruge, sino una revulsin social cuya base material (materiellen Grundlage), cuyo elemento pasivo (passiven Elementes) es una clase de la sociedad civil burguesa con cadenas radicales pero al miso tiempo universales: el proletariado.5 Podemos forzar la exgesis afirmando que Marx entiende que detrs de este reconocimiento de la centralidad poltica del proletariado se esconde la idea que el Comunismo puede definirse como la negacin de la propiedad privada (Negation des Privateigentums), aplicando la mxima spinoziana, luego retomada por Hegel (que deca que era de importancia infinita), de determinatio est negatio.6 Un principio que Marx nunca abandonar y que cruzar como un hilo de Ariadna todos sus textos: en el primer tomo de la segunda edicin de Das Kapital, en la seccin VII, El proceso de acumulacin del Capital, recuerda una vez ms la feliz frmula spinoziana-fichteana-hegeliana criticando la metodologa escolar y torpe de la Economa Poltica vulgar bourgeois: Estos seores (Senior, Cazenove, Stuart Mill) haran bien en meditar alguna vez acerca de la tesis de Spinoza: Determinatio est negatio.7 El Comunismo moderno puede ser explicado en trminos filosficos por Marx como una oposicin reflectiva, tal como lo entenda no slo Hegel, sino el mismo Fichte, muy valorado por los jvenes hegelianos.8 La idea de que, por un lado, la relacin del Yo consigo mismo y la Identidad y, por otro lado, la relacin del Yo con lo otro y la Negacin, se aclaren recprocamente (no puede entenderse la Identidad y la Negacin independientemente de la relacin Subjekt-Subjekt y de la relacin Subjekt-Objekt), proviene de Fichte. Por supuesto que Hegel adopta el concepto fichtiano de Autoconciencia para la primera figura de la Conciencia y el primer paso hacia el saber. Comunismo es re-flexio, reflexin (por oposicin) y determinacin negativa desde el propio estado de la clase obrera y los presupuestos de la sociedad civil capitalista; el Comunismo es al mismo tiempo una inteleccin (racional) y una subjetividad concreta, por lo que, parafraseando a Fichte, para el joven Marx vale aquello de es slo a travs de la Oposicin resulta es posible obtener una conciencia especfica y clara de lo que sea.9

En el mismo nmero de la revista donde apareci su Einleitung a la crtica de la filosofa poltica hegeliana (aunque ni Mehring ni Althusser lo tomen en cuenta) Marx s habla concretamente de la idea comunista de manera polmica: en una ficticia seccin denominada Ein Breifwechsel von 1843 (Intercambio de correspondencia en 1843), escribe que tenemos que actuar sobre el presente, a travs de la crtica radical de todo lo existente (die rcktsichtlose Kritik alles Bestehenden) esta es la razn por la que nosotros no tendramos que alzar ninguna bandera dogmtica. Todo lo contrario. Tenemos que intentar acudir en ayuda de los dogmticos, a fin de que se aclaren a s mismos sus propios principios. As, sobre todo, el Comunismo (Communismus) es una abstraccin dogmtica (dogmatische Abstraction), con lo cual me refiero no a cualquier presunto y eventual Comunismo, sino ms bien al Comunismo realmente existente (wirklich existirenden Communismus), tal y como lo profesan Cabet, Dzamy, Weitling, etc. Dicho Comunismo no es ms que una particular manifestacin del principio humanista (humanistische Princips) contaminado por su opuesto, el elemento privado. Abolicin de la propiedad privada y Comunismo no son en absoluto idnticos, y no por casualidad, sino necesariamente, el Comunismo ha acabado enfrentndose con otras doctrinas socialistas, como las de Fourier, Proudhon, etc. precisamente porque dicho Comunismo no era sino una particular puesta en prctica, unilateral, del principio socialista.10 Marx entiende que la idea comunista nada tiene que ver con su aplicacin o traduccin en la prctica terica, con el Comunismo realmente existente, que no puede hacer un signo de igualdad entre las dos dimensiones (idea-empioria): la historia de la idea comunista es una genealoga discontnua entre teora y praxis; en segundo lugar, tanto el Protosocialismo como el Comunismo prctico no cumplen la universalidad y la omnilateralidad de una universelle Klasse, de su elemento material pasivo, ya que no abarcan todas las facetas, necesidades e intereses de la sociedad: cristalizan momentos unilaterales de la crtica a lo realmente existente. En este punto es evidente que el joven Marx ya ha tomado la polmica diferenciacin entre Communismus y lo que llama el Principio socialista (socialistische Princip), es ms: aclara que el Comunismo histrico (tal como exista en 1843), por su unilateralidad, necesariamente se enfrenta al Socialismo, por eso aclara que todo el principio socialista no es ms que uno de los aspectos concernientes a la realidad, de la autntica esencia humana. La paradoja es que el Comunismo prctico, el efectivamente existente, no la propia idea comunista, es en realidad una puesta en prctica del ya superado en la prctica (histricamente) Principio socialista. La idea comunista, sigue Marx, debera ocuparse de todos los aspectos de la existencia terica (theoretische Existenz) del Hombre, es decir: Religin, Poltica, Ciencia, etc. y no de momentos unilaterales o ser contaminada mecnicamente por su opuesto (propiedad privada), y de nada vale contraponer un sistema (Marx menciona como paradigma a Voyage en Icarie de Cabet) a los intereses y necesidades reales, materiales e histricos de la masa. En el mismo nmero, en un artculo titulado Panorama de los peridicos alemanes. Diario apgrafo de Ferdinand Coelestin Bernays,11 Marx, que compone con su pluma los ltimos cuatro apartados, vuelve en tono satrico sobre el Comunismo en Alemania bajo el ttulo de Der Communismus deutsch (El Comunismo a la alemana) y Der Communismus des Schwanenordens und des berliner Hofluxus (El Comunismo de la Orden del Cisne y el lujo de la corte berlinesa).12 En ellos, hacindose eco de las crticas anteriores, se mofa de la pretensin de los crculos filosficos que el Comunismo y el Socialismo sean robustos hijos del Espritu alemn, y de la banalizacin&vulgarizacin ideolgica de la idea comunista en los salones literarios y en la corte prusiana de Berln. Es claro que entre 1842 y 1843 Marx tienen un inters especial por la idea comunista en cuanto crtica de todo dogmatismo, y que diferencia los comunismos terrenales, los intentos histricos de traduccin de la teora a la praxis, como fallidos por su unilateralidad o su hipoteca ideolgica con el principio socialista.

Marx se encontr con el Comunismo a lo largo de los aos 1842-1843? No est del todo clara para la marxologa oficial. Y no se trata nada ms de los viejos bigrafos y hagigrafos de Marx de la ptrida Socialdemocracia alemana que tanto odiaba Althusser y el Marxisme francs in toto.13 En una vuelta de tuerca, tanto l mismo como sus discpulos y continuadores acadmicos afirman que incluso la aparicin de la idea comunista, que Althusser define como la gense dramatique de la pense de Marx, fue ms adelante, en el 1845. Es el momento en el cual surgen las obras de la ruptura epistemolgica, cuando el futuro Marxismo-Leninismo da sus primero pasos cientficos, como se seala equivocadamente en el Dictionnaire du Marxisme: No ser hasta la gestacin de La ideologa alemana, que Marx utilice el trmino Comunismo en tanto temtica de la revolucin social de una sociedad, que antes de 1845 utilizaba en cambio el trmino Socialismo, y que entre 1842 y 1845, Marx utiliza Comunismo para identificar ciertas doctrinas utopistas, como las de Cabet o la de Weitling, tanto como al movimiento de crtica terica y prctica de la sociedad existente.14 Althusser mismo afirma que que entre los aos 1842-1845 no puede hablarse en Marx de una idea comunista, aunque vimos que en el Marx histrico si aparece con frecuencia, tamndo de manera positiva ocmo polmica. Althusser encontrar, en cambio, no un Comunismo in nuce, sino la presencia de un cartesiano Racionalismo comunitario(sic). Es paradjico que Althusser aunque pretende ser el abanderado del Marxisme-Lenisme, que pretenda oponer tanto a la historiografa reformista del Marxismo humanista de la II Internacional como a Sartre desde la pureza cientfica, en realidad repite y profundiza su error en la exgesis de Engels y Marx. Precisamente un filsofo marxista heterodoxo llamado Karl Korsch, tomando los mismos textos juveniles de Marx que Althusser haba colocado en el Index condenatorio del M-L, realiza una operacin exegtica crtica e inversa, que gener, junto con Lukcs, lo que se conoce como el Marxismo occidental. Korsch tambin tuvo la oportunidad de conocer el Nachlass indito de Marx gracias al trabajo de difusin editorial de Riazanov desde el IME en Mosc en los aos 1920s y con este punto de partida documental valioso rompe la heterodoxia sobre la idea comunista en Marx, llegando a afirmar que ya exista un Comunismo latente, inconsciente, un materialismo revolucionario (revolutionary Materialist), aunque con un ropaje basado en la jerga hegeliana, no en 1845, ni siquiera en 1843, sino ya en el Marx periodista de la Rheinische Zeitung de1842.15

Si hay un filsofo marxista que nunca subestim al joven Marx, todo lo contrario, ese es el hngaro Georg Lukcs. Lukcs pudo consultar in situ, en lo que llamaba en sus memorias un golpe de la suerte, los escritos inditos de Engels y Marx, su valioso e indito Nachlass, en el IME dirigido por Riazanov en 1930, y reconoca su enorme valor no slo meramente filolgico sino poltico-filosfico: Desde la publicacin de los escritos juveniles de Marx por el Instituto Marx-Engels-Lenin de Mosc ha sido visible su camino evolutivo por lo menos en sus rasgos fundamentales. Se nos presenta hoy mucho ms clara y completa la fisonoma espiritual del joven Marx, de lo que haba sido posible en la edicin pstuma de Franz Mehring.16 Curiosamente no habla de Comunismo en esta poca temprana de Engels y Marx, sino de un pasaje acelerado de la Democracia revolucionaria al Socialismo proletario.17 Para Lukcs el joven Marx cae hacia 1843 en una crisis terica, de la que surge despus, en tiempo desconcertantemente breve, el Socialismo cientfico, junto con su fundamento de cosmovisin, el Materialismo dialctico e histrico. Adems seala que las caractersticas que Marx critica en los hegelianos radicales de izquierda, es que tengan predileccin a coquetear frvolamente con el Comunismo, introduciendo clandestinamente frases comunistas en crticas de teatro, etc., y que la primera fundamentacin de la idea comunista aparece en los Manuscritos de 1844, aunque sigue sosteniendo que son meros ejercicios preparatorios de aquella madura y clsica elaboracin del Materialismo Histrico que poco despus se dar en la Die deutsche Ideologie de 1845 y en el anti-Proudhon, la Miseria de la Filosofa de 1847.

Engels lleg de la misma manera a la idea comunista? Engels por esta poca tambin coincidir, de manera increble, con el joven Marx en muchas de sus posiciones tericas y prcticas, afirmando que el crecimiento del Comunismo ha sido saludado por la mayora de los espritus eminentes de Francia: Pierre Leroux, el metafsico, George Sand, la valiente defensora de los derechos de la Mujer, el abate de Lamennais, autor de Las palabras de un creyente, y otros muchos, se muestran ms o menos afectos a las doctrinas comunistas. Pero el escritor ms notable en este respecto es Proudhon, hombre joven, que hace dos o tres aos public su obra titulada Qu es la propiedad?, pregunta a la que responde: la propriet cest le vol (la propiedad es el robo). Es sta, la obra ms filosfica en lengua francesa escrita por un comunista18 El joven Engels ha llegado a la idea comunista a travs de un camino de alguna manera inverso y ms lineal que el de Marx: su pasaje ha sido de la vivencia ntima de la miseria social en su natal Wuppertal y en Reino Unido (Manchester), a integrarse en la denuncia periodstica a travs de los jvenes hegelianos, para arribar a la idea comunista gracias a los socialistas verdaderos y al influjo del rabino rojo Moritz Hess. No hay, como en el angustioso derrotero de Marx, momento monrquico constitucional, ni etapa liberal en la maduracin intelectual de Engels. En el mismo artculo, Engels llama la idea comunista un sistema, System, y relaciona su bsqueda con la aparicin de la cuestin social, con el surgimiento de un movimiento desde abajo de reforma social y la tmida consolidacin de un partido reformista (Partei von Sozialreformern). Weitling es calificado como fundador del Comunismo alemn (deutschen Kommunismus), el primero que intenta la construccin de einem geschlossenen System des Kommunismus, de un sistema coherente de Comunismo, e incluso en sus limitaciones y tosquedades tericas, para Engels habra sido superior a lo que divulgaban en la poca la mayora de las revistas comunistas francesas, mejor incluso que el Populaire del padre Cabet. Lo que es ms importante: Weitling tambin intenta traducir el Kommunismus en una forma de organizacin, dar una respuesta organizativa a la idea comunista, primero organizando un ncleo comunista centralizado y luego comenz a organizar un partido bajo el nombre de sociedades corales (Gesangvereine), fueron crandose agrupaciones en las que se discuta la nueva configuracin de la sociedad. Pero, seala Engels, aparte de este partido prctico popular (volkstmliche Partei) e ideolgicamente confuso de Weitling, existe en Alemania otro partido que aboga por la idea comunista: es un partido filosfico; nada tiene que ver en cuanto a su origen con los comunistas franceses ni con los ingleses y ha brotado de la Filosofa Kant inici esta revolucin, al derrocar el viejo sistema metafsico de Leibniz, implantado a fines del siglo XVIII Fichte y Schelling acometieron las obras del nuevo edificio y Hegel se encargo de darle el remate final al nuevo sistema. El peculiar philosophische Partei que portaba la idea comunista in nuce, in pectore en Alemania es para Engels el amplio movimiento inspirado en Hegel, el Hegelianismus, pero en especial el ala radical de los jvenes hegelianos, que tienen como partida de nacimiento el libro La vida de Jess de David F. Strauss (al que no por casualidad le dedic todo un libro crtico el reaccionario Nietzsche).19 Strauss como grmen de la idea comunista? Si la idea comunista implica un momento negativo, una afirmacin en la negacin, el martillo de la crtica radical, se cumple aquella afirmacin de Marx que la Crtica a la Religin es la condicin necesaria de toda Crtica. Como Spinoza como antecedente evidente, Strauss exhiba crudamente y con gran erudicin que las narraciones evanglicas eran tan contradictorias en s mismas, que no existan los menores motivos lgicos o racionales para considerarlas historias verdicas: los Evangelios son el resultado de la conciencia mistificadora del Geist des Volkes de la primitiva comunidad cristiana. Con una extraordinaria simplificacin radical del mtodo, Strauss anunciaba que toda verdadera Kritik de los Dogmas consiste en su historia. La cuestin de una nueva hermenetica cristolgica (Christologie), otro tema muy spinoziano, que Strauss afirmaba que deba desarrollarse con una filologa cientfica y materialista, desembocaba en demostrar la presencia de mitos (Mythus) en el alma misma de la dogmtica de los Evangelios. Strauss adems afirmaba que el contenido de verdad de la Religin y de la Filosofa eran idnticos, pero se diferenciaban en la forma: para la Filosofa es concepto, para la religin es la representacin sensible y sentimental. Hegel, en sus Vorselungen ber die Philosophie der Religion, para justificar al Cristianismo desde una perspectiva filosfica, haba otorgado a los Dogmas un sentido metafsico y transformado a Cristo en un Dios impersonal (encarnacin del WeltGeist).20 Se identificaba sin ms, descuidando el contenido positivo (era banal la realidad histrica-textual de los Evangelios), el pensamiento con la fe. Este punto de vista fundamental es el que critica Strauss: no se pueden metamorfosear los Dogmas en conceptos filosficos sin alterar a su vez el contenido mismo de la fe. Los relatos bblicos no eran smbolos filosficos (Hegel), sino meros mitos que traducan las pulsiones histricas de un pueblo determinado: el judo. Igual haba procedido Spinoza. Adems recogiendo la idea hegeliana de un Dios impersonal, Strauss demostraba que Cristo no tena, como individualidad, ninguna realidad histrica y que lejos de ser una revelacin total de la Idea divina, no constitua ms que un momento, ya que no un hombre sino tan slo la Humanidad entera puede dar, en el curso de su desarrollo y progreso, una imagen completa de Dios. La Verdad, entonces, puede unificarse en una Sustancia como unidad y logro de la sntesis necesaria entre la Naturaleza Humana y la Divina. Strauss, como Spinoza, negaba los milagros o el mandato divino de cualquier iglesia organizada afirmando que mi tarea es investigar las razones internas de la veracidad, en relacin con cada pormenor narrado en los Evangelios y probar la probabilidad e improbabilidad de que fueran producto de testigos oculares o de escritores informados de manera competente. Los Evangelios son meros philosophische Mythen y las conclusiones que se derivaban de este resultado de la crtica eran radicales, convincentes y claros. Strauss comenzaba hablando del Gnesis para concluir en la coronacin de Hegel. Otro colorario importante de la crtica de Strauss era la Filosofa de la Historia que emanaba como residuo final del trabajo de zapa exegtico: bsicamente era una variante idealista del optimismo evolucionista del Geist hegeliano. El significado de la Historia se revela en la sucesin de acontecimientos empricos que, a lo largo de acumulaciones, produce un salto cualitativo hacia la meta final de la Humanidad: la Auto-Conciencia (Selbstbewusstsein), como deca Hegel el punto ms alto que puede alcanzar la propia filosofa especulativa. Aunque muy cercano a Hegel, Strauss dejar como conclusin que la Historia es una crnica de la conquista por el Geist humano de un material inerte y que se resiste a ser trabajado (la idea hegeliana de trabajo), humanizando cada vez ms niveles extensos de la vida social; la nica explicacin valedera y adecuada en la que este proceso se lleva a cabo en un momento particular, slo puede ser comprendida dentro del Sistema como un todo, en la Sustancia universal. La otra radical conclusin era que si existe un agente efectivo sobre el desarrollo de la Historia, no es otro que la Comunidad (Gemeinschaft). Los individuos, sin ser plenamente conscientes, son meros portadores de las ideas histricas y sus intereses egostas y subjetivos se anulan en una suma cero en las armonas sucesivas del desarrollo de la sociedad.21 La Crtica a la Religin, adems de ser la condicin necesaria de toda Crtica, era el presupuesto a la idea comunsita en la Alemania de la poca.

La descomposicin del Hegelianismo se acelera en el mismo momento en que Engels y Marx se convierten en Jungerhegelianer. Suscribirse mecnicamente a la ecuacin Crtica de los Evangelios=Crtica progresista-liberal es errneo, ya que la Kritik a los Dogmas religiosos es consustancial al Protestantismo ms conservador de lengua alemana a lo largo de los siglos XVIII-XIX.22 Recordemos que David Friedrich Strauss no encontr la menor aprobacin por parte de los hegelianos berlineses, incluso Marx no fue deslumbrado por la aparente novedad de su crtica hermenetica a la Cristologa, ya que en realidad retomaba el trabajo que ya haba realizado con ms profundidad y radicalidad dos siglos antes Spinoza. Marx, a travs de su estudio detallado de Spinoza23, ya estaba pertrechado para iniciar una crtica a Hegel in toto, aunque Strauss le demostr la potencia subyacente a un uso crtico de la filosofa hegeliana. Pero incluso desde la crtica textual de las fuentes de los Dogmas, Strauss estaba por detrs de Spinoza.24 En suma: el joven Marx estaba ms all de Strauss antes de conocer a Strauss, pero no era el caso de Engels. Por ejemplo la inicial fascinacin de Engels por el libro, al que calificaba de obra pantesta irrefutable, explica que lo coloque como un antecedente importante en el surgimiento de la idea comunista. Hasta bien entrado 1844, Engels no desperdici ninguna ocasin para manifestar su adhesin y admiracin por Strauss. Sus primeras cartas desbordan de elogios de alto vuelo, en una carta a su amigo W. Graeber de octubre de 1839 escribe: He jurado fidelidad al pabelln de D. F. Strauss y me he convertido en un Mitlogo de primera categora. Te digo que Strauss es un tipo estupendo (herrliche Kerl) y un genio (Genie), y su sutilidad no pueden compararse con nadie. 25 Incluso en 1886 el viejo Engels seguira recordando que en aquellos tiempos, la Poltica era una materia espinosa; por eso los tiros principales se dirigan contra la Religin; si bien es cierto que esa lucha era tambin, indirectamente, sobre todo desde 1840, una batalla poltica. El primer impulso lo haba dado Strauss, en 1835, precisamente con su Vida de Jess. Engels inclua a Strauss en una lnea de ruptura poltico-filosfica que permiti el surgimiento de la idea comunista junto a Bruno Bauer, Feuerbach y Gans. Debemos aclarar que la distincin izquierda y derecha en el Hegelianismo slo puede comprenderse en el interior de la propia escuela, pues sta como totalidad se sita por completo a la izquierda, tanto respecto a la ortodoxia religiosa como al absolutismo monrquico como a la tradicin reaccionaria de Prusia. La reflexin filosfica del DoktorKlub puede entenderse como un conato de respuesta a la crisis de un Ancien Rgime con un estado teocrtico, de una sociedad dividida en obsoletos estamentos (Stnde) y el esfuerzo por reconstruir racionalmente una nueva relacin entre individuo y estado. En este aspecto Hook seala que intentaban actualizar las formas polticas del estado prusiano de acuerdo con las relaciones sociales alteradas del perodo post-napolenico los primeros tiros entre la burguesa liberal y su propio proletariado por un lado, contra el ejrcito tremendo de seores semifeudales, monarcas absolutos de Alemania y Austria, contra la oficialidad burocrtica y una iglesia reaccionaria, por el otro, se cruzaron en el campo de la filosofa y la religin.26 En el aspecto ms interno de los Junghegelianer, como comunidad intelectual o escuela de pensamiento, tambin haba comenzado su propia descomposicin interna, es decir: ya est en proceso la consolidacin del terreno que har posible la creacin de una izquierda filosfica, esencialmente antihegeliana, antecedente del Marxismo. De tal manera que Krisis/Kritik en el post-Hegelianismo son no opuestos sino momentos indisolubles en la misma reflexin poltico-filosfica. La crtica ser una prctica de la crisis.

Como dijimos Junghegelianer, el ala liberal, enfrentados a los Viejoshegelianos, el ala conservadora, una distincin que se defina no tanto por el dato generacional, sino en su relacin con la cuestin religiosa, ya sea crtica o dogmtica, y todo el Hegelianismo utilizar esta distincin poltico-filosfica para diferenciarse en su lectura e interpretacin de las Sagradas Escrituras. La definicin generacional dio paso a una ms filosfico-poltica, la misma que se deriv del Parlamento francs: una Derecha (que aplicaba la historia evanglica como autntica: Gschel, Gabler y durante un tiempo el mismo Bruno Bauer); un Centro que intentaba compatibilizar las posiciones de los extremos (Rosenkranz, Schaller, Conradi, Michelet); finalmente la izquierda (Strauss, ms tarde Bruno Bauer, Ruge y el propio Marx). El propio David Friedrich Strauss fue quin por primera vez describi esta divisin interna del Hegelianismus: A la pregunta de si la historia evanglica est contenida , y con qu amplitud, como Historia en la Idea de la Naturaleza Divina y Humana, pueden darse tres respuestas: a saber, que, a partir de este concepto, puede deducirse de la Idea, como Historia, el conjunto narrativo evanglico, o slo una parte de l, o, por ltimo, ni el conjunto ni siquiera una parte. Si estas tres respuestas o direcciones estuvieran representadas cada una de ellas por una rama de la Escuela Hegeliana, podramos seguir el ejemplo tradicional y denominar a la primera direccin la Derecha, como la ms prxima al antiguo sistema, a la tercera la Izquierda, y a la segunda el Centro.27 La existencia misma de un vago Zentrum en la ideologa neohegeliana demostraba que las divisiones no estaban muy claras; por ejemplo, el telogo Bruno Bauer (de gran influencia en Marx durante un tiempo), que haba sido designado para escribir la crtica oficial de los hegelianos de derecha contra Strauss, era al mismo tiempo el lder de los ataques a la ortodoxia desde la izquierda.28 O el mismo Eduard Gans, a quin Strauss mismo consideraba perteneciente a la derecha, era un liberal radical y saintsimonista declarado. El mismo Strauss, que se autoinclua en el ala izquierda, se transform, en la revolucin de 1848, en un perfecto conservador. Lo cierto es que hasta el momento anterior a la publicacin del libro de Strauss, filosofa hegeliana y religin haban convivido en un armonioso matrimonio. La idea comunista en sus inicios tanto en Engels como en Marx nace irremediablemente unida a la lgica de la Kritik de la Religin.

Notas

1 Tesis lanzada por el historiador clsico de la socialdemocracia alemana Franz Mehring: Karl Marx. Geschichte seines Lebens; Leipziger Buchdruckerei, Leipzig 1918; tambin seguida por marxistas como Auguste Cornu o el liberal Isaiah Berlin.

2 Marx, Karl; Zur Kritik der Hegelschen Rechtsphilosophie. Einleitung, en: Marx, Karl/ Engels, Friedrich; Werke; Band 1, (Karl) Dietz Verlag, Berlin/DDR, 1976. pp. 378-391; en espaol: Marx, Karl; Escritos de Juventud, Obras Fundamentales 2, FCE, Mxico, 1981, pp. 491-502.

3 Marx, Karl; Zur Kritik der Hegelschen Rechtsphilosophie. Kritik des Hegelschen Staatsrechts; en: Marx, Karl/ Engels, Friedrich; Werke; Band 1, (Karl) Dietz Verlag, Berlin/DDR, 1976. pp. 203-333; en espaol: Marx, Karl; Escritos de Juventud, Obras Fundamentales 2, FCE, Mxico, 1981, pp. 319-438.

4 En el nico nmero doble publicado debido a la censura: Deutsch-Franzsische Jahrbcher, Ausgaben 1-2, Februar 1844, p. 71-85.

5 Marx, Karl; Zur Kritik der Hegelschen Rechtsphilosophie. Einleitung, ibidem , pp. 390-391

6 La frmula determinatio est negatio figura en una carta de Spinoza del 2 de junio de 1674 a Jarig Jelies, en relacin con la figura como negacin positiva del espacio: pues como la figura no es otra cosa que determinacin y determinacin es negacin, no podr ser otra cosa que negacin.; vase: Spinoza, Baruch de; Correspondencia completa, Hiperin, Madrid, 1988, carta L, p. 139. El progreso enorme de Spinoza, segn Hegel, consiste en su principio metdico omnis determinatio est negatio, segn el cual el ser se da nicamente como Totalidad de todos sus modos y formas; cf.: Philosophie der Religion, Band I, Begriff der Religion, Lasson, Leipzig 1925, p. 288. En espaol: Lecciones sobre Filosofa de la Religin, I, Alianza Editorial, Madrid, 1984, p. 152. El punto de vista spinoziano es reconocido por Hegel como esencial y necesario, groe Satz des Spinoza, antes de pasar adelante y proceder a la formacin del sistema completo; cf.: Vorlesungen ber die Geschichte der Philosophie, I, Kap. I, Werke, Suhrkamp, Frankfurt, 1979, p. 288, pargrafo sobre Parmnides. En espaol: Lecciones sobre la Historia de la Filosofa, I, Editorial FCE, Mxico, 1985, p. 233.

7 Marx, Karl; Das Kapital ; I, Ullstein, Frankfurt, 1983, p. 545. En espaol: El Capital, Tomo I, Volumen 2, Siglo XXI editores, Mxico, 1983, p. 737.

8 La Reflexiongesezt der Entgegen Sezens fichtiana, en su Wissenschaftslehre nova methodo. Kollegnachschrift K.Chr.Fr. Krause 1798/99, Meiner Verlag, 1994, GA IV/3, p. 352 y ss.

9 Nur durch Gegensatz ist ein bestimmtes klares Bewustsein mglich; en: J. G. Fichte, ibidem , p. 348. El papel de Fichte en la formacin de un Materialismo crtico y maduro est todava por estudiarse.

10 M. an R. Kreutznach, im September, 1843 (M. pseudnimo de Marx; R. del republicano Arnold Ruge); Deutsch-Franzsische Jahrbcher , Ausgaben 1-2, Februar 1844, pp. 37-38.

11 Deutsche Zeitungsschau. Apogryphische Zeitung von Ferdinand Coelestin Bernays; en: Deutsch-Franzsische Jahrbcher , Ausgaben 1-2, Februar 1844, pp. 215-237.

12 Ibidem, p. 234 y ss.

13 Althusser, Louis; Sur le jeune Marx (Questions de thorie), en: La Pense, mars-avril 1961, pp. 3-26, el ttulo era una fina irona que apuntaba a Sartre; luego publicado en el libro Pour Marx, Maspro, Paris, 1966, pp. 45-67; en espaol: La revolucin terica de Marx, Siglo XXI, Mxico, 1967, pp. 39-70. Para Althusser la exgesis del joven Marx era una operacin literario-poltica contra un sistema denominado Marxismo-Leninismo, que haba sido iniciada por Landshut y Mayer en 1931; olvidndose que el joven Marx fue editado por primera vez en las obras completas de Riazanov en la propia madre patria del M-L., la URSS, ya ha partir de 1924. La obra a la que se refiere Althusser era una compilacin de Siegfried Landshut, J. P. Mayer y F. Salomon, titulada Karl Marx. Der Historische Materialismus. Die Fruhschriften, Krner, Leipzig, era de 1932 y constaba de dos volmenes, contempornea a la que se publicaba en ruso y en alemn por el IME (Instituto Marx&Engels) de Mosc, ya a cargo de Adoratskii, y aunque incompleta y sin aparato crtico, sirvi de difusin de un Marx desconocido que, al revs de lo que afirmaba temerariamente Althusser, haba sido despreciado y ocultado en los archivos de la Socialdemocracia reformista.

14 Voz Communisme, escrita por Jean Robelin; en: Bensussan, Grard/ Labica, Georges; Dictionnaire Critique du Marxisme, PUF, Paris, 1985, p. 202; se trata de la segunda edicin, aumentada y corregida.

15 Korsch, Karl; Karl Marx, London, 1938, el libro se escribi para el pblico ingls; en espaol: Karl Marx; Ariel, Barcelona, 1975. Korsch cita ampliamente la mayora de los textos inditos de Marx segn la preciosa edicin de la MEGA (1) editada entre 1927 y 1935 por Riazanov.

16 Lkacs se refiere a la tmida y despareja poltica editorial de Mehring y del SPD, albacea del Nachlass de Engels&Marx, hasta 1918; Mehring edit, con la ayuda de Riazanov, algunos inditos en la primera compilacin: Briefe von Ferdinand Lassalle an Karl Marx und Friedrich Engels 1849 bis 1862; hrsg. von Franz Mehring; J. H. W. Dietz, Stuttgart 1902; y Freiligrath und Marx in ihrem Briefwechsel, Singer, Stuttgart 1912.

17 Tambin le llama, invirtiendo la frmula de Korsch, Socialismo consciente; vg.: Lukcs, Georg; Zur philosophischen Entwicklung des jungen Marx (1840-1844); en: Schritften zur Ideologie und Politik, Neuwied, Lushterhand, 1967, pp. 506-592, luego publicado como libro como: Der junge Marx: Seine philosophische Entwicklung von 1840-1844; Neske, Darmstadt, 1965. Lukcs hizo varios informes de este Marx desconocido en la seccin de reseas del rea de filosofa de la revista oficial de la famosa Escuela de Frankfurt: Sammelrezension, en: Zeitschrift fr Sozialforschung. Jahrgang II/1933, p. 396 y ss.; Karl Marx und Friedrich Engels, Werke und Schriften von Mai 1846 bis Mrz 1848. Marx-Engels-Gesammtausgabe. Hrsg. von V. Adoratsky. I.Abt. Bd.6. Marx-Engels Verlag. Berlin 1933, en: Zeitschrift fr Sozialforschung , N. 2, p.280-81. Sealaba sugestivamente Lkacs: el Marxismo estalinista no... public tampoco todos los textos de Marx... Estos textos estn todos en el Archivo Marx-Engels; Riazanov me dijo un da, all por los aos treinta, que el manuscrito de El Capital comprenda alrededor de diez gruesos tomos, en: Abendroth, Wolfgang, Holz, Heinz, Kofler, Leo y Pinkus, Theo; Conversaciones con Lukcs, Alianza Editorial, Madrid, 1967, p. 192.

18 Engels, Friedrich; Fortschritte der Sozialreform auf dem Kontinent, originalmente aparecido en ingls en el peridico owenista The New Moral World and Gazette of the Ractional Society , Nr. 19, 4. November 1843 como Progress of Social Reform on the Continent, luego parcialmente publicado en el peridico cartista The Northern Star, 11-25 November, 1843; ahora en: Marx, Karl/ Engels, Friedrich; Werke; Band 1, (Karl) Dietz Verlag, Berlin/DDR, 1976. pp. 480-496; en espaol: Engels, Federico; Escritos de Juventud, Obras Fundamentales 2, FCE, Mxico, 1981, pp. 145-159.

19  Strauss, David Friedrich; Das Leben Jesu kritisch bearbeitet, Osiender, Tbingen, 1835/1836. Existe una nueva edicin crtica : Das Leben Jesu, kritisch bearbeitet , In Ausw. hrsg. und eingeleitet von Werner Zager, Waltrop, Spenner, 2003. A modo de ejemplo, Nietzsche fue un gran lector del libro y no por casualidad Strauss ser uno de los objetos preferenciales de la crtica a la Modernidad in genere y al Hegelianismus de izquierda en la segunda de sus Consideraciones Intempestivas de 1873: David Strau, der Bekenner und der Schriftsteller, poco apreciada o estudiada por los nietzscheanos.

20 Hegel, G. W. F.; Lecciones sobre Filosofa de la Religin, Alianza Editorial, Madrid, 1984-1987, volumen 3, p, 78 y 232. Estas lecciones fueron presenciadas por el mismo Strauss.

21 Strauss, David Friedrich; Streitschriften zur Vertheidigung meiner Schrift ber das Leben Jesu, Osiander, Tbingen, 1838, III, p. 202.

22 Desde Ziegler, Bertholdt pasando por Schleiermacher, hasta el mismo Strauss, que se defina como conservador. Lo mismo puede aplicarse a la Kritik de la religin cristiana de un reaccionario de antecedentes pietistas como Nietzsche.

23 El gran marxlogo Maximilien Rubel reconoce que ello podra explicarse por la lectura que hizo del Tractaus teologicus politicus de Spinoza, verdadera revelacin para l a juzgar por los numerosos extractos contenidos en uno de sus cuadernos de Berln, en 1840. El Tractatus de Spinoza, que fundamenta la crtica racional de la Biblia, se adelantaba en dos siglos a la poca en que fue escrito. Rubel, sin embargo, subestima las influencias anteriores de Spinoza sobre el joven Marx; el ao de confeccin de los extractos que seala Rubel est equivocado: es 1841, no 1840. En: Rubel, Maximilien; Karl Marx. Ensayo de biografa intelectual, Paids, Buenos Aires, 1970, p. 32. Vase nuestra traduccin y estudio preliminar a la primera edicin en espaol: Karl Marx; Cuaderno Spinoza, Montesinos, Matar, 2012.

24 Justamente Bauer criticara a Strauss en su libro Kritik der evangelischen Geschichte der Synoptiker sostener un punto de vista misterioso, falto de lgica y teido de no poca religiosidad.

25 En: Karl Marx, Friedrich Engels; Gesamtausgabe. MEGA (2), Abt. 3: Briefwechsel , Bd. 1: Karl Marx / Friedrich Engels: Briefwechsel bis April 1846 , Akademie Verlag, Berln, 1975, p. 163.  

26 Cf.: Sidney Hook, La gnesis del pensamiento filosfico de Marx. De Hegel a Feuerbach ; Barral Editores, Barcelona, 1974, pp. 101-102.

27 Strauss, David, Friedrich ; Streitschriften zur Vertheidigung meiner Schrift ber das Leben Jesu , Osiander, Tbingen, 1838, III, p. 95 y ss. En este libro se compilan tres fascculos con los que Strauss respondi a sus crticos.

28 Los ataques ms furibundos contra el libro de Strauss fueron los ensayos que Bauer public en el rgano de la derecha hegeliana, el Jahrbcher fr wissenschaftliche Kritik entre 1835 y 1836. Sobre el atesmo humanista y el compromiso social de Bruno Bauer, adems del rol central en su filosofa de la crtica, vase: Koch, Lothar; Humanistischer Atheismus und gesellschaftliches Engagemente. Bruno Bauers Kritische Kritik; W. Kohlhammer, Stuttgart, 1971. Especficamente sobre la Strausskritik de Bauer inspirada en Schelling; cf.; pp. 98-101.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter