Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-02-2012

Spinoza y Nietzsche: tica y poltica

Luis Roca Jusmet
Rebelin


Los manuales de historia de la filosofa tienen normalmente un efecto negativo. Lo que debera ser una reconstruccin de problemas y de ideas se convierte en un repertorio de tpicos. Los filsofos se encasillan y pierden as su fuerza y sus matices. Si tomamos como ejemplo a Spinoza y a Nietzsche comprobamos que al primero se le considera pantesta y racionalista y al segundo irracionalista y ateo. Pero si somos capaces de leer ms all de lo superficial podemos captar secretas afinidades entre ambos. Lo primero que hemos de hacer es contextualizar su lenguaje, propio de sus respectivas pocas : el siglo XVII y el S.XIX . As podemos interpretar el vocabulario que utilizan y ver las ideas que se esconden tras l.

Nietzsche se refiere a Spinoza de manera ambivalente, que no es poco. No es poco porque Nietzsche quiere derribar dolos y no perdona a nadie : normalmente lo descuartiza. Que reconozco lo que tiene de bueno es ya un sntoma de respeto por parte de Nietzsche. A veces se re de Spinoza porque no soporta su ideal de conocimiento basado en el Amor de Dios. Aqu Nietzsche, cegado por su agresividad contra cualquier forma de desmo cae en la trampa y no es capaz de una lectura ms sutil. Pero en su correspondencia Nietzsche seala lo mucho que le une a Spinoza. Deleuze fue el primero en unirlos.

En primer lugar lo que une a Nietzsche y a Spinoza es su tica afirmativa de la vida. Para Nietzsche es la voluntad de poder que se expande, para Spinoza es la alegra de vivir siguiendo el conatus de querer ser. Los dos denuncian el supuesto Orden Moral del Mundo : el Bien y el Mal no existen, son inventos para someternos al poder sacerdotal. Bueno es lo que proporciona placer y alegra y malo lo que nos produce sufrimiento y tristeza. Pero hay ms: Nietzsche defiende la accin contra la reaccin : hay que actuar por el propio impulso y no como respuesta a la accin del otro. Hay que ser creativo. Spinoza dice en esta lnea que hay que hacer y no padecer : lo primero es poder y lo segundo impotencia. Ambos critican la ficcin del libre albedro. Estamos determinados pero la libertad es autodeterminacin : ser capaces de decidir por nosotros mismos y no por la presin de los otros. Es una determinacin interna contra la determinacin externa. Spinoza considera igualmente, con Nietzsche, que la culpa y la compasin son pasiones tristes, negativas, intiles. No hay voluntad libre : hay voluntad fuerte y voluntad dbil. Spinoza no es racionalista : es el deseo lo que mueve y debe mover al hombre. Pero hay que distanciarse serenamente de los condicionamientos externos e internos. En esto me parece mejor que Nietzsche, que hace una especie de apologa de la vida como exceso.

Podramos hacer una analoga, algo arriesgada pero posible entre el Eterno Retorno de Niezsche y el Amor a Dios de Spinoza. El Eterno Retorno de Nietzsche es un misterio, una especie de visin global de la Naturaleza como un proceso. Pero el Amor a Dios de Spinoza es lo mismo. Spinoza es tan materialista como Nietzsche pero lo dice en el lenguaje que le permite su poca. Si Dios es la Naturaleza quiere decir que no hay nada ms que ella. La Naturaleza es infinita. Los dos son deterministas y Schopenhauer quizs sea aqu su enlace : todo es necesario porque las cosas ocurren de la nica manera que pueden suceder. Podran suceder de otra manera si el mundo fuera otro. El mundo es lo que es y no puede ser otra cosa. Amor Fati deca Nietzsche: hemos de querer las cosas como son porque es lo que hay. Pero la Naturaleza es un proceso abierto y creativo, es un encadenamiento en el que nuestra accin participa.

Pero la gran diferencia entre Nietzsche y Spinoza es poltica. Nietzsche tiene una concepcin jerrquica y antidemocrtica, es antiigualitario. Spinoza, en cambio, defenda la democracia radicalmente. Es el sistema poltico que desarrolla todas las capacidades, todas las potencias. El hombre es un esclavo cuando se somete a sus pasiones o cuando lo hace a una Autoridad. La democracia conduce a seguir las leyes que la comunidad como conjunto ha decidido. Es desde la libertad que asumimos la obediencia a las leyes, es desde el reconocimiento y el respeto del otro.

Anticipa aqu lo que en la filosofa poltica deca hace poco Castoriadis. Obedecer las leyes en las que hemos participado nos hace libres, no esclavos.

Spinoza es, en este sentido, muy superior a Nietzsche. Su tica de los lmites le conduce a la democracia. La tica sin lmites de Nietzsche le conduce a la jerarqua, al dominio de uno sobre el otro. El reconocimiento de Nietzche es como la dialctica del amo y el esclavo de Hegel. Conduce al exceso. Walter Benjamn ya advirti de los peligros de una apologa del exceso en

la figura del nietzscheano Georges Bataille: conduce al fascismo.

El poder del que habla Spinoza es el poder de cada uno que confluye en la sociedad. Es el desarrollo de las capacidades de todos, como deca Marx y hoy dice Rancire. No es el poder del amo sobre el escalvo, como deca Nietzsche.

De la tica de Nietzsche podemos aprender, pero no de su poltica. Spinoza, en cambio, nos da grandes lecciones de tica y de poltica.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter