Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-02-2012

Comunicado de protesta por la emisin del reportaje "Siria, la lucha sin fin" en TVE

La Plataforma No a la Guerra Imperialista


La Plataforma No a la Guerra Imperialista de Madrid quiere denunciar la tendenciosidad y manipulacin de la informacin sobre la realidad siria del reportaje Siria, la lucha sin fin emitido por el programa Informe Semanal de TVE el sbado 4 de febrero.

En un reportaje donde se daba por supuesto la naturaleza antidemocrtica del Gobierno sirio, y se ceda todo el protagonismo de las manifestaciones pro-democrticas a los grupos armados insurgentes, cuyas imgenes eran difundidas en el reportaje realizando labores de vigilancia y patrullaje de las calles.

No se daba el mismo lujo de detalles de los funerales de policas y militares muertos en los enfrentamientos contra las bandas insurgentes, ni tampoco de las manifestaciones pacficas a favor del proceso de reformas y del dilogo nacional, silenciando a la oposicin legal del interior del pas que busca cambios sin recurrir a la violencia.

Se responsabilizaba, en cambio, de la violencia nicamente al Gobierno, silencindose todas las reformas ya aprobadas y en curso, el multipartidismo, la libertad religiosa y de expresin, las diferentes amnistas otorgadas por el Gobierno sirio, la ltima en enero pasado.

El reportaje, alejndose completamente del rigor periodstico y de la contrastacin de fuentes, se planteaba exclusivamente como un documento tendencioso cuya nica finalidad era justificar un hipottico cambio de rgimen, invocando consignas vacas, que no atendan a la verdad de los hechos, y que partan de la manipulacin y falsificacin de la historia siria.

El nico inters de dicho reportaje que, en realidad, no era otra cosa que un documento de propaganda anti-sirio, era el de homologar al sistema poltico sirio con Monarquas o Dictaduras hereditarias o de partido nico, impuestas mediante el miedo y la represin, y a partir de una ideologa oficial de corte totalitario.

Si los realizadores de dicho documento quisieran encontrar algo as lo hubieran podido encontrar con mayor lujo de detalles y honor a la verdad en regmenes como los de Arabia Saud o Qatar. Sin embargo, de estos regmenes dictatoriales y verdaderamente hereditarios no hay ninguna referencia en el documento televisivo, excepto con un vaga referencia al resto de autocracias que hay en el mundo rabe, colocndose la cadena televisiva pblica espaola en el papel del que da lecciones a un mundo brbaro.

Ninguna referencia a las elecciones presidenciales por las cuales ha sido elegido el actual Presidente sirio, ninguna referencia a la libertad de prensa, o al laicismo en la educacin y dems esferas de la vida pblica, ninguna referencia a la igualdad entre hombres y mujeres en la legislacin siria, o a la constitucin de una Asamblea Popular con representacin multipartidista. Lamentablemente, de nada de esto se pueden vanagloriar las autnticas dictaduras que todava hay en el mundo rabe, que reciben puntuales apoyos polticos y econmicos de Occidente, y de las cuales se silencian sus crmenes y represin que ejercen contra su propio pueblo.

La manipulacin que ejerce tal documento televisivo (sera imposible calificarlo, en sentido estricto, de reportaje periodstico) llega hasta el punto de darnos la opinin de supuestos expertos de la situacin en Siria sin ni siquiera acompaar su presentacin con una breve referencia a su especialidad profesional. Sin embargo, y a pesar de que el documento da por vlidos sus testimonios sin aclararnos quienes son, identificamos perfectamente a un periodista de El Pas, al presidente de Amnista Internacional en el Estado espaol, y a un representante del ilegal Consejo Nacional Sirio.

El periodista de El Pas puede tener formada la opinin que mejor le parezca sobre los acontecimientos sirios, en cualquier caso, no muy diferente a la opinin que ese peridico se form en cuanto a los acontecimientos libios o kosovares. Pero sobre lo que pasa completamente de lado es sobre la guerra librada entre Siria e Israel, que le ha costado al pas rabe muchas vidas humanas y que ha tenido como consecuencia que Israel lograra ocupar parte de su territorio, que todava no ha abandonado, pero una guerra que para el periodista de El Pas tan slo es una excusa ideolgica. Sobre lo que tampoco puede pasar de lado el periodista de El Pas es sobre el firme compromiso de Siria por la estabilidad y la paz de Oriente Medio, contribuyendo a poner fin a la guerra civil que viva el Lbano en la dcada de 1980, y dando refugio a los diferentes pueblos desplazados por las guerras que ha sufrido la regin (palestinos, kurdos e iraques). Esto para el periodista de El Pas tan slo es una excusa ideolgica y una forma de manipular los sentimientos, pero muy probablemente las vctimas de esas guerras piensen de otra forma. La ceguera intelectual y el odio que inspiran las palabras de dicho periodista, adems de suponer una vergenza y un ultraje para su profesin, slo provocan pena y lastima en todos aquellos hombres y mujeres que albergan deseos de paz y perdn para Oriente Medio.

Con respecto al presidente de Amnista Internacional en el Estado espaol, slo preguntarle cul es la fuente de sus informaciones sobre detenidos, torturas y muertos en Siria. Si su fuente es el informe de la ONU publicado en diciembre pasado, manifestarle nuestra incredulidad ante informes que, como el de la ONU, slo hacen responsables de las muertes y heridos en el conflicto a una de las partes, y que presentan listas de nombres imposibles de verificar o que, cuando se verifican, resulta que pertenecen a personas vivas. Por otra parte, animamos a Amnista Internacional a que realice un verdadero ejercicio de proteccin de los derechos humanos y denuncia de sus violaciones viajando al pas, y no limitndose a utilizar informes de terceros, y a que, entre sus denuncias, tambin incluya el contrabando de armamento por las fronteras de Turqua, Lbano y Jordania, los campamentos clandestinos de entrenamiento militar, y los atentados terroristas, secuestros, asesinatos y torturas que realizan los grupos insurgentes que operan en Siria.

Por ltimo, y para mayor bochorno, hablar del represente del as llamado Consejo Nacional Sirio. Este Consejo, efectivamente, fue creado en Turqua el ao pasado, por polticos y hombres de negocios sirios en el extranjero. Este Consejo slo representa a aquellos que, por diversas razones, salieron de su pas y, ahora, intentan cambiar su rgimen violentamente. Estos emigrantes no pueden ser representativos de la voz de los sirios que permanecen en Siria y, ni siquiera, de todos los emigrantes sirios. Independientemente de cules sean sus motivaciones para apoyar la solucin violenta y la guerra en su pas, han sido abiertamente utilizados por las potencias occidentales que buscan redefinir el mapa geopoltico del mundo rabe, como Francia o Estados Unidos. Turqua, pas que, hasta hace poco, manifestaba relaciones de buena vecindad con Siria, y entre cuyos presidentes existan relaciones de amistad, sirve ahora de base de operaciones al llamado Ejrcito Libre Sirio, brazo armado del Consejo Nacional Sirio, y que los realizadores del documento televisivo emitido por la televisin pblica hacen pasar por una guerrilla popular, con total desprecio por la verdad de los hechos y para mayor insulto de las vctimas civiles, policiales y militares de sus acciones. No hay que buscar muy lejos de este llamado Ejrcito Libre Sirio para encontrar a los responsables de los atentados terroristas en las principales ciudades del pas, de los asesinatos de periodistas y escritores sirios, del asesinato del jefe de la Media Luna Roja en el pas, de los actos de sabotaje y de los secuestros de extranjeros en Siria.

En definitiva, el falso reportaje, en realidad, un documento televisivo al servicio de la campaa poltica, econmica y militar de injerencia y desestabilizacin del pas rabe, tendente a cambiar su rgimen poltico, es un canto al idiotismo y la barbarie, que se esconde tras una llamada indiscriminada a los sentimientos y una manipulacin fraudulenta de toda la realidad siria. Los telespectadores de la TVE no nos merecemos semejante exaltacin de la sinrazn y la brutalidad, presentada como documento rigurosamente periodstico, y sufragado por el dinero de todos nosotros, en un presunto marco constitucional de libertades.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter