Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-02-2012

EEUU e Israel anhelan la "libializacin" de Siria

Said Alami
Rebelin


La mayora de los observadores occidentales y muchos de sus colegas rabes de medios de comunicacin no independientes, se han lanzado, al unsono, a criticar fuertemente la decisin de Rusia y China de utilizar el derecho al "veto" en el Consejo de Seguridad de la ONU, el pasado 4 de febrero 2012, para impedir la aprobacin del proyecto de resolucin de la ONU sobre Siria. Washington y sus aliados se han rasgado las vestiduras ante el doble veto ruso-chino, en un ejercicio inigualable de hipocresa olvidndose de que Wshington lleva ms de sesenta aos recurriendo sistemticamente al veto en el Consejo de Seguridad para impedir que prospere cualquier resolucin que condene o critique a Israel por sus interminables crmenes contra los palestinos y contra otros pueblos rabes.

La hipocresa de Estados Unidos y de las potencias europeas no tiene lmite y pretenden que su punto de vista sea el nico vlido y merecedor de imponerse en el mundo entero y que sus intereses sean los nicos a tomar en cuenta, en un vergonzoso ejercicio de desprecio al resto de la humanidad, aun cuando EEUU y UE juntos no suponen ms del 10 por ciento de la poblacin mundial.

Sabemos de sobra que el rgimen sirio ha cruzado todas las lneas rojas en los crmenes que perpetra contra la poblacin indefensa, sumando ya miles de vctimas mortales, cuyo nico delito ha sido exigir que se le devuelva al pueblo sirio su libertad y su dignidad. El rgimen sirio es crminal a todas luces, pero no nos engaemos, pues el rgimen de Washington es el ms despreciable del mundo y tiene en su haber, a lo largo de las ltimas dcadas, millones de victimas rabes, afganos, coreanos, vietnamitas, alemanes, japoneses y de muchas ms nacionalidades. Es el rgimen criminal por antonomasia y el Pentgono es la sede mundial del terror y de la destruccin a escala universal.

Por lo tanto, EEUU no es quien para decir si el veto ruso-chino es o no es razonable y desde luego nadie con dos dedos de frente puede creer que a Wahington, que acaba de masacrar a ms de 600.000 civiles irakes, destruyendo a Irak hasta sus cimientos, - y que est an en Afganistn esparciendo muerte y destruccin- le inquieta lo ms mnimo la muerte de miles de civiles a manos del rgimen sanguinario de Bashar Al Asad.

Lo nico que le interesa al rgimen de Obama, y detrs de l las principales potencias europeas, es servir los intereses de Israel a quien le beneficiara sobremanera la destruccin de Siria de igual modo que le benefici enormemente la destruccin de Irak.

Occidentales e israeles consideran la destruccin de Siria como paso necesario antes de declarar la guerra a Irn, siempre con el mismo e invariable objetivo de servir a ciegas a los intereses de Israel, cueste lo que cueste, pues para esto estn los Rotschild, los Rockefeller, los Morgan, los Kunh, los Lehman, los Cooldman Sachs, los Warburg, los Loeb, los Lazard y otras familias judo-sionistas que con sus bancos y sus multinacionales controlan el destino, la banca, la industria civil y militar, los medios de comunicacin, los partidos polticos y los parlamentos estadounidenses y de otras potencias europeas, aunque nunca se hable de estas familias ni se las mencione.

La aprobacin de la mencionada resolucin del Consejo de Seguridad de la ONU contra el rgimen sirio no iba a cambiar un pice la realidad sobre el terreno en Siria, pues Al Asad ni iba a dejar el poder ni iba a poner fin a la violencia contra la poblacin en rebelin, como exiga el texto de la resolucin.

Por otra parte, los rusos y chinos podran haber hecho una operacin de imgen ponindose deacuerdo con el Gobierno de Damasco para que siga sus intentos de controlar la rebelin por todos los medios mientras ellos se limitaban a abstenerse de votar la resolucin. Sin embargo no lo han hecho as y fueron consecuentes con ellos mismos y con sus propios intereses en la regin, no sometindose a la voluntad ciega de Estados Unidos que no quiso esperar dos das ms para discutir a fondo el proyecto de resolucin con rusos y chinos, tal como pedan estos, y se apresur con sus aliados a presentar el texto a la aprobacin del Consejo de Seguridad, en una operacin de hechos consumados en la que EEUU sala ganando tanto si lograba pasar la resolucin como si fracasara en el intento, pues su gigantesca maquinaria propagndistica se encargara de utilizar este veto ruso-chino para demonizar a Mosc y a Pekn ante la opinin pblica mundial, especialmente la del mundo rabe, lo que de hecho est sucediendo a gran escala. Al mismo tiempo, esta potente propaganda presenta a Estados Unidos y a sus aliados como si fueran los ngeles de la guarda del pueblo sirio.

En realidad la resolucin no le iba a servir al pueblo sirio de nada, pero s iba a ser el prembulo de una resolucin posterior que diera luz verde a USA y a su OTAN, como sucedi en Libia, para devastar el pas rabe con bombardeos que slo ellos controlaran y en los que seran destruido el Ejrcito sirio, todas sus instalaciones militares, su armamento y su infraestructura, lo que pondra en manos de un nuevo rgimen sirio, nacido de la actual rebelin, un pas desmilitarizado e incapaz de ejercer la ms mnima resistencia armada frente a Israel y su insaciable apetito expansionista.

Y no slo esto, pues Siria no es Libia y su Ejrcito seguro que ofrecera resistencia ante los golpes de la OTAN lo que sera utilizado por los agresores como perfecto pretexto para asolar al pas y a su poblacin, al estilo israel en el Lbano en 1982 y 2006 y en Gaza en enero del 2009. As, frente a Israel habra una Siria desolada que no levantara cabeza en 2 o 3 dcadas, lo mismo que se encuentra Irak tras la infame ocupacin estadounidense.

O sea, lo que iba a ser esta resolucin en realidad es un primer paso para convertir a Siria en un pas inerte en el que un nuevo rgimen, muy probablemente islamista, no tenga la ms mnima fuerza militar y econmica y que fcilmente sera sometido a la volntad de Israel y de sus aliados americanos. Eso es lo que podran estar planificando los estrategas en Tel Aviv y Washington.

Adems, no podemos ignorar que en Israel estn retumbando con fuerza los tambores de guerra contra Irn y son numerosas las noticias difundidas en las ltimas semanas en el sentido de que Estados Unidos est desplegando un gran esfuerzo intentando convencer a Israel para que retrase en lo posible su ataque contra Irn, al que se sumara Estados Unidos con toda probabilidad.

En la localidad israel de Herzelia se celebr entre el pasado 31 de enero y el 2 de febrero la duodcima Conferencia del Institututo para la Poltica y la Estrategia, al que asistieron responsables polticos, militares, de Seguridad y de Inteligencia de Israel, incluido el presidente Simn Peres, adems de ilustres participantes e invitados de numerosos pases occidentales.

Los participantes de la Conferencia de Herzelia han redactado varias conclusiones y recomendaciones, adems de dar respuestas a cuestiones que fueron expuestas en sus sesiones como la titulada "Atacar Israel al proyecto nuclaer iran?" pregunta esta que tuvo como respuesta por parte de diversos conferenciantes israeles la siguiente aseveracin: "Israel no puede hacer otra cosa que atacar el proyecto nuclear iran y los misiles y cohetes que la amenazan en Irn, Siria y Lbano".

As, y segn las conclusiones de Herzelia, el el golpe militar israel contra Irn es cuestin zanjada y slo resta elegir el momento adecuado y las circunstancias regionales favorables, adems de contar con la aprobacin estadounidense para semejante y vasta operacin que seguramente desencadenara una guerra en toda regla en las regiones del Golfo y de Oriente Prximo. De all que acabar con Siria, su fuerza militar y econmica y convertirla en un pas catico y desestructurado es cuestin necesaria antes de iniciar el ataque contra Irn, fiel aliada de Siria. Y que mejor para alcanzar este objetivo que una resolucin del Consejo de Seguridad de la ONU que diere luz verde a EEUU y su OTAN para intervenir en Siria "para socorrer a la poblacin civil" y derrocar al rgimen de Al Asad.

Algunas fuerzas de oposicin del mundo rabe, tal como dice el conocido articulista jordano, Ali Jaradat, pretenden llegar al poder "a cualquier precio, aunque cueste la destruccin entera de la patria y del Estado y la aniquilacin del pueblo, sin dar mayor importancia a que si este objetivo es alcanzado atravs del choque directo entre las fuerzas de Seguridad y del Ejrcito por una parte y el pueblo en rebelin por la otra, o si esto es alcanzado llamando a la OTAN para que intervenga militarmente en el pas en nombre del pueblo en cuestin, habiendo sido probado, independiente de intenciones y pretextos, que la segunda eleccin es mucho ms catastrfica, no slo a nivel nacional sino tambin en lo que se refiere a la democratizacin del pas". All tenemos los ejemplos de Libia, Irak y Afganistn.

En resumen, Siria, pas limtrofe con Israel, dista mucho de ser la lejana Irak o la muy lejana Libia en lo que a los intereses de Israel se refiere. Por ello, Israel cree firmemente que su destruccin sera esencial con vistas a anular el papel de Siria de cualquier confrontacin armada futura en la regin.



Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter